Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Castillos de quimeras y sueños volátiles

Invades mi espacio
con los acuerdos
que se establecen
entre tus “puede”
y mis “quiero”.

Nada está preestablecido,
quizá unas quimeras,
dos o tres besos oníricos
y una cuantas primaveras
guardadas entre hojas de versos.

(Estás sin estar,
ni te quedas ni te vas).


Me agarré a un mástil
de hierbabuena
que sólo perfuma el espacio.

Castillos de quimeras
y sueños volátiles.






Hortensia Márquez



Imagen sacada de internet
20
18comentarios 126 lecturas versolibre karma: 100

Nos fuimos

Bailo en la oscuridad. Como un nenúfar se abre mi alma con un solo roce. Y cae disuelta entre tintes de noche.

Y se agolpan los deseos y el olvido, en pugna por ver cuál de ellos me arrastra hasta que crujan mis ganas.

De pasos turquesa y de sombras cobalto. Así es mi memoria. Serpentea en surcos de voces, en susurros de bosques, en relojes de arena.

Y te vas.

Y me voy.

Nos fuimos.
leer más   
18
10comentarios 87 lecturas versolibre karma: 108

Quinientas razones para seguir amando

Quinientas veces he querido gritar la verdad
como gotas de rocío se han evaporado las palabras
como promesas sin rencores
y nostalgia pasajera en un viaje sin el último peldaño.

El tiempo es sometido
vamos creyéndonos inmortales en un mundo pasajero,
en el me he despido del engaño
inundando a mi memoria de verdades
sin mentiras que gozan deteniéndose a cada paso.

Quinientas veces he merecido la calma
sin ser solo una apariencia en los sueños
que creen merecer todo sin deber nada,
huellas secretas de un silencio que habla.

Mis letras me sanan con cada orilla de sus versos
no…
24
23comentarios 170 lecturas versolibre karma: 110

Sinfonía de desiertos

Esperar lo que guarda el silencio.
Mirar el paisaje,
el mundo está hecho para otros
y aún así sentimos
que hay algo nuestro ahí fuera.
Cerrar los ojos,
correr la persiana.
El músculo late dentro,
somos frágiles vasijas,
pura sed,
el paisaje
una sinfonía de desiertos.


_
leer más   
16
14comentarios 94 lecturas versolibre karma: 102

El principio de Heisenberg

Nunca podré saber dónde se encuentra
cada átomo de mi cuerpo
y qué está haciendo,
pero ninguna incertidumbre
como la duda de una sombra en el corazón.
13
6comentarios 62 lecturas versolibre karma: 102

Entre el mar y el cielo

Una parte de mi
viene de un pueblo pequeño
dónde huele el cielo a aceituna
y los trigales sonríen al viento.

Mientras cae el sol de la mañana
el olor a hierbabuena y violetas,
se cuela por las ventanas, cantan
ruiseñores, abejarucos y pardillos
balan, que casi hablan los corderillos
junto a cerdos y gallinas,
los sonidos del establo,
la música de mi cocina.

Junto al rocío de la mañana,
rosas, gitanillas,
claveles y buganvillas,
jacintos, y pilistras,
todas hacen de mi patio
un jardín de las delicias.

Mi otra parte del Atlántico,
la sal, el gran azul, el azul del mar,
olas violentas, rugiendo como leones,
corrientes, ballenas, atunes, y tiburones
tambores que gritan en mi alma
negra África de mis entrañas.

Annobón del golfo africano
qué no me vio nacer
Annobón la cuna de mis padres
tierra donde moriré.
leer más   
22
5comentarios 123 lecturas versoclasico karma: 98

Heridas

Tantas veces sucede
que muestras todas tus heridas
y te las hacen más grandes.
19
1comentarios 78 lecturas versolibre karma: 112

El último

La soledad habita
en el jarrón con flores mustias,
en el silbido de las ventanas,
en el granizo sobre el coche,
en el columpio oxidado,
en la pecera llena de hojas
y de peces muertos.
La soledad reina
en la sombra del patio
donde enterraron a los perros,
y en la caseta de madera
donde morirá el último
que ahora ladra solo.
11
2comentarios 51 lecturas versolibre karma: 108

Erase una vez en la historia. Mesa Compartida: Alex Richter-Boix , Transmisor de Sinestesias & Miguel Adame

El día sabe a fotografía velada,
hay bellas despedidas en el posado,
piernas cruzadas, una mano jugando con el collar,
un rostro plácido mirando a la imagen,
formándose.
Aletean las cornisas de cualquier calle,
enamoradas,
hay un temblor en tus besos.

Las auras no saben despedirse
dejan ese abrazo eterno
plasmado sobre óleo infinito,
el tiempo y el espacio abren un túnel
donde se extravía ese último instante,
la explosión de las pieles,
y los labios en tu frente...
Gotean lluvias lacrimosas
y sobre un jardín,
yace arrodillado aquel recuerdo...
Hay un temblor de almas.

Es el…
leer más   
18
20comentarios 169 lecturas versolibre karma: 117

Entonces...

El no lee Poesía
por que leería
entonces la mía,
tampoco cree en un Alma
sólo en el corazón
porque lo siente y late…

No le importan
las promesas,
para que pedir
que crea,
que lea
o que le importe,
si me ama
entonces, no interesa… Lola
leer más   
16
5comentarios 95 lecturas prosapoetica karma: 101

Navegar

Navegar entre diez mares
de sombras inseguras,
sucumbir al estruendo
de algo afín a la ternura,
renacer... lentamente...
en un remolino de dudas,
encadenadas y atadas
con experiencias muy duras.
Demostrar...
que el tiempo todo lo cura
eso sí...
si no nos vence la locura.
leer más   
14
12comentarios 90 lecturas versolibre karma: 92

Malas noches

Subió a las alas
de aquel viento azabache
aquella noche
de oscuro resplandor,
el ser durmiente
que aún duerme en la piedra
su arcano sueño;
sueño negro de luz.
Guijarro blanco
la luna mustia e hirsuta
dormía oculta
bajo sábana oscura.
¡Relincha un astro!
¿Y será el firmamento
un ancho establo?
Un establo inmortal.
Dardos letales
lanzas o pesadillas,
se vive o muere,
sacrificio en la roca,
árido lecho;
y el firmamento todo
es la impasible audiencia.




~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Métrica 5-7,5-7,5-7....5-7-7
Similar a un Chöka
pero con sobredosis
de rimas asonantes ;)

@AljndroPoetry
2018-jul-16
leer más   
21
20comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 94

Donde estén estos sentimientos

El camino es largo, como estos días,
como estas sinfonías estén para regalías,
sin apuntar o reflexionar el descuido de una pieza
que estaba trucada cuando se toca una pieza,
pero la perfección está perfecta cuando una pieza le perezca,
y la imperfección esté en estos días perfectos
por mucho que se merezca,
si la vida carece de caridad sensibilidad
pues que sea la imperfección que la merezca,
pues para la imperfección también es necesario perfección,
busquemos entonces el contenido existente con amabilidad,
y con educación busquemos estos sentimientos que estén con la conectividad.
leer más   
13
4comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 97

Cuando nos despertemos

Un gamo blanco en el bosque
un rostro pálido entre troncos
alfileres al cielo
un mar abriendo sus hojas
ahogando sus hijos
bajo el rostro de la madre.

Escribir cicatrices en la corteza
tinta de savia sobre la cama.
Florece bajo la sangre la letra,
el padre llora frente al espejo
se le descuelgan palabras de la frente
chapoteada en la ciénaga
el encantamiento de un coro azul de ranas.

Hay un cuerpo desgarrado en la pared
alzada por lenguas
ahogadas en saliva de piel vulgar,
harina que captura huellas.

Y la noche que pasa
sobre el colchón sin aliento.

La vida parece un filo
a punto de…
leer más   
13
18comentarios 99 lecturas versolibre karma: 92

Ella

Ella me pidió un beso
y le ofrecí la luna ,
me dijo te quiero
y la senté junto al sol ....
Le baje las estrellas cuando
me tomo de la mano ,
me miro enamorada
y la cubrí con mi amor...
leer más   
13
6comentarios 50 lecturas versolibre karma: 94

Sabes

Sabes,
cuando los amores se estropean,

es porque los corazones aún funcionan.
14
sin comentarios 108 lecturas versolibre karma: 110

Aventura muerta

Como hojas que yacen en el olvido
crujiendo hasta morir
humillándose con cada huella que les queda encima.
Como viento que merodea un paisaje nocturno
donde todos duermen
y solo quienes piensan hacer un mal deambulan.
Como mente sin causa, sin juicio, sin ideas.
Es ahora devorada una vida, devorada por la rutina,
cuyo cielo es el techo de un edificio,
cuyo camino son las calles que recorre a diario.

Y le caen lágrimas: todas de tristeza, ya sin esperanza.
Pero no brota un deseo de cambio;
se alterna entre la costumbre y el dormir,
entre el mirar y suspirar hacia la nada.

Como estrella fugaz que se desprende del universo,
como fantasma que se mueve sin haberse convencido,
como libro a medio leer;
es un fulgor desvanecido,
una caricia congelada,
un momento evaporado
un reloj ya sin horas que entregar.
Es una vida concluida antes de tiempo,
sin fuerzas para volver a comenzar.
leer más   
12
9comentarios 80 lecturas versolibre karma: 94

Melancolía

Hay melancolía en mí
y pienso en vos
como ave que vuela sobre mil montañas
enfrentando derroteros
y abriendo sus alas al viento.
Majestuosidad inalcanzable
encumbrada en lo mas alto de los pensamientos.

Oscuridad, olvido,
palabras silenciosas
que se quedan a medio camino
entre tus soledades y mis delirios.

Locura,
insana acción
de presionar letritas plásticas y frías
para que en el espacio
vuele a ti mi pensamiento.

Almas lejanas,
solitariamente acompañadas
en partículas de aire.

Tú, enredado en mi cabello.
Yo, aferrada al susurro de tu aliento.
leer más   
13
3comentarios 60 lecturas versolibre karma: 100

Mi sonrisa voló

Voló la sonrisa de mi rostro,

se fue en su carroza fúnebre

galopando presurosa.


En sus aguas

brota

el sabor amargo de la melancolía.

Sus cabellos se mojaron

porque sus ventanas opacas lloran.


¡Cuánta nostalgia de hielo frío

penetra mis tuétanos,

en esta noche silenciosa

con cara de asno!


Acribillada muere la esperanza;

gime en su banca solitaria.

¿Quién me trajo a esta penumbra sin fondo?

¡Para qué tanto llanto rodando!


El sabor de la alegría

es alimento escaso por aquí.

Pues,

se relame y relame constantemente

el pastel del infortunio

con sus cuchillos agudos de tormento.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
10
5comentarios 93 lecturas versolibre karma: 96

Por ver llover lágrimas de poesía

No recuerdo la última vez que vi llover,
lágrimas de poesías por todo tu cuerpo
inundando de sentimientos vanos,
por no ver la luz
por no reír,
por no ver.

No recuerdo la última vez que te mojaste,
con las gotas ardientes de los versos
que recorren tu todo tu ser,
llenos de rencores y tristeza
por no ver la luz,
por no reír,
por no ver.

No recuerdo la última vez que te vi reír
pero sí recuerdo la vez que te vi llorar,
porque dejó de llover los versos
que te alegraban los días,
para ver la luz,
para poder reír,
para ver.

Y aún recuerdo la última vez que te vi feliz
leyendo con entusiasmo una poesía,
con lágrimas en tus ojos cayendo en tu cuerpo
e inundando de sentimientos alegres.

Por ver la luz,
por reír,
por ver.


Fdo.: Alfonso J. Paredes
Todos los derechos reservados
SafeCreative/Copyright
14
6comentarios 89 lecturas versolibre karma: 96