Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Devuélveme

Devuélveme mis dudas
para poder hacer de mis pensamientos
una voluntad fragmentada sin deseos rotos
que me alejen de un vacío caprichoso
por no saber nada de otros.

Devuélveme la sed de amanecer sin insomnio
sin los profundos sueños que duermen
después de haber huido de un cariño que duele,
ayúdame a pintar estrellas en un ocaso sin luceros
a guiarme en los senderos para encontrarme de nuevo.

Devuélveme la conciencia pasajera
sin la timidez de esconderme de nuevo
sin la distancia que no permite una sonrisa profunda,
ayúdame a escuchar sonoras canciones
de los tiernos gorriones con sus palabras mejores.

Devuélveme mi sombra en el exilio
no quiero subordinar a mi silencio
en unas cuantas frases antiguas
que me hacen ser esclavo del calor del fuego
prefiero vivir en la clandestinidad de tus besos.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El mute
19/02/2018.
25
13comentarios 188 lecturas versolibre karma: 118

En un frasquito

Buscando un atajo
para llegar.
Las distancias cada vez
se vuelven más largas.

Distinto y distante.
Te siento extraño,
y por ello te extraño.
Continuo y discontinuo.
Unidos en un espacio-tiempo
imposible de embotellar.

Anhelos nunca logrados,
por más que intentamos.
Pero no sucumbimos.
Subimos y bajamos,
sin dejar que nada nos detuviera.

Busco el jugo, el néctar
para meterlo en un frasquito
y guardar así nuestra esencia.
Que permanezca hasta el fin
de los tiempos.
Oculto, perdido y a salvo.
17
12comentarios 150 lecturas versolibre karma: 89

En el bosque de las cenizas (con @MiguelAdame)

Adorna su cabellera de orquídeas
mentiras coloridas,
hablan las aves, interrogan,
hacen su nido en mi boca,
la jungla está en los ojos del cielo,
la serpiente fluye
por aguas marrones,
la vida se encuentra
se intentará de nuevo sin hombres.

El bosque está destrozado
ilusión de palabras que ruegan
selva umbría, sed doliente
por la moribunda laguna
que muere sin los céfiros suaves
de la paz y el canto de las aves.

Camino acariciando plumas,
croando a la mística planta,
única e inmensa en su flor
que abraza todos los giros del sol
desde que el astro brotó en la noche del espacio,
levanta verde, tiende lianas, exhala vida
sin sentido, sin pensarse,
son cientos los pájaros grandes
que me deslizan por sus sueños
de salvaje e inocente alegría.

Selva de mis ojos y mi vida
pétalos rojos que nacen con ilusión
de un verde bosque de mi amor,
aves con su canto celestial
que respiran la tierra mojada
sobre esos caudales de un río en el que voy.

En las manchas del jaguar,
sigilosas, entre claros y oscuros
de helechos y nenúfares
salto, huelo y percibo un mundo,
uno que renace continuamente,
sin filosofía, en ti sólo soy sentidos,
por eso te amo, porque no sabes,
ni piensas, sientes sin saber,
igual que te amo
sin siquiera saber lo que es amar,
me vale la inocencia
me sobra el saber.

La selva es sabia
en sus contemplaciones ineditas,
en su néctar húmedo de memorias pasadas
que saben vivir sobreviviendo
la marca del hombre y su desobediencia,
en el bosque de las cenizas
nacerá un brote nuevo de alegría
ahí viviremos con él de nuevo
entre flores silvestres y aves en vuelo
el bosque vivirá sin nuestro amor
que destruye todo a su paso
como un tifón en celo.

><>-<>< ><>-<>< >-<>-<>-< ><>-<>< ><>-
Composición de
Miguel Adame & Alex Richter-Boix
leer más   
20
32comentarios 137 lecturas colaboracion karma: 107

Sorbos de pequeñas cosas (Colaboración @_Sejmet & @sarrd8r)

Gotas de café se zambullen en la taza
besando mi nariz con un aroma delicioso,
veo cómo entra el sol por la ventana
con sus dedos de luz
acariciándome los hombros.

Haces de calor, evocaciones
que suspenden la imaginación,
abstraída por éste incienso,
cuál atajo a otras vidas, otros destinos,
desvistiendo el presente de proposiciones.

Suave brisa que eleva el vuelo
de palomas de sudor
instaladas en mi frente.
Su voz pronunciando mi nombre,
oyéndose, de pronto, entre la multitud.

Laudo que me aísla de toda verdad,
hálitos desleídos que maquillan mi memoria,
cuando éramos una sola mano de veinte dedos,
asidos a sonrisas, acuarelas de lo natural,
miradas que cuentan los segundos
sembrando resuellos entre los embozos.

Melodía inherente a nuestra historia
es zumbido que decora la afonía
de los días aciagos.
Alborozo que se mide en sorbos,
entusiasmo contenido en los trazos
dibujados por las horas a diario.

Besado por el aromático testigo,
me devuelve mechones de felicidad,
como plumas de cisne monógamas del sol,
que al entrar por el ventanal recrea,
como diminutos cristales,
el amor de poliedros en las pequeñas cosas.
leer más   
21
21comentarios 123 lecturas colaboracion karma: 92

Vida de luna y cielo

Ensamblándome una vida
con trozos de mar
y ventanas de luna,
una puerta de cielo
hacia la calle de enfrente
y una puerta de averno
en el patio trasero.
Un balcón hacia la laguna
donde los cisnes negros
flotan majestuosos.

Una gaviota revolotea,
a veces en mi sotano,
a veces en la azotea.

Un monzón de emociones
sopla el índigo
de mis sensaciones,
y un tsunami
de circunstancias
arrastra desechos marinos
adornados
por restos de almejas y coral.

Me llueven inviernos fríos
y me atosigan ardientes veranos,
y cuando la melancolía de otoño
aconjoga mi alma,
vienes tú;
ataviada de pétalos
de mil primaveras,
con tu perfume de geranios
y luces de gardenias,
con tu melodía de amapolas,
y tus sensaciones
de violetas y buganvilias.
Y enciendes la chispa
que inflama la fogata,
y me siento vivo,
me siento pleno,
me siento musgo y raíces,
ramas y frutos,
trinos y cantos,
sol de la vida.





@AljndroPoetry
2018-feb-20
leer más   
20
22comentarios 121 lecturas versolibre karma: 104

Hierro y Sal

Lluvia de sal, triste tormenta,

en efímeras arrugas

ante el frío de un espejo.

Los truenos contra el silencio

que es llanto de mi reflejo.

Y contra blanco, bermejo

desde el codo hacia la mano.

Se ha tornado ya cascada,

bajo la lluvia salada,

un hilo de vino añejo.
leer más   
10
5comentarios 109 lecturas versolibre karma: 99

Playa de estrellas

Micro poema

Cielo azul, arena blanca,
mar mezclado con brisa,
estrellas blancas de mar
que del sol toman su magia.

MMM
Malu Mora
leer más   
13
12comentarios 102 lecturas versolibre karma: 95

Tatuajes de tinta y saliva

Abriéndose paso a base de pespuntes de piel, la aguja inyectaba tinta en un lienzo en blanco.

Expectativas, ilusiones, historias y abrazos de mil maneras pueden caber en un pequeño dibujo.

Besos rodados, besos soñados, besos imaginados, besos robados, besos en bucle, uno detrás de otro, se iban grabando en color negro en la memoria.

Acariciaban las agujas con regusto afilado. Sentada, la impaciencia esperaba, ansiosa, en un banco.

Al fin se reveló el universo particular. Asomaba al día un diminuto tatuaje. Tan grande que en él cabían deseos, estrellas, ecos, energías, constelaciones. Tan pequeño. Tan poco. Y tanto.
leer más   
13
17comentarios 97 lecturas versolibre karma: 97

Pupila Florecida

Con la pupila florecida
el insomnio
me toma por el cuello
lame mis ojos
y obliga a tragar
tan gran sorbo de recuerdos
que asfixia...

el aire
denso bocado
el techo
blanco fijo
paraíso de pensamientos

los quizás
papalote de las horas
los porqués
calderos de la noche

sábanas
en manos cerradas
almohada
recinto de lágrimas

salivas
dulces y amargas

el ruido del segundero
ruiseñor de la alcoba

el trance
de un último pensamiento
párpados caídos
el abrazo de la nada...

de nuevo…
la pupila florecida
y el sol...

******************
Pupila Florecida
2018
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
13
16comentarios 93 lecturas versolibre karma: 95

Primavera que no vuelve

Escribo con tinta de océanos
sobre primaveras que no vuelven,
souvenirs de manzanas caídas,
abono inocente de nostalgias
sembrando nuevas estaciones.

[Recuerdos que florecen como Primaveras....]

Peluches con mi nombre,
trenes ondeados
en los raíles de pañuelos oxidados,
del verde de las aceitunas
embriagadas en el deseo del moiré[muaré] rojo
de aguas lisas, brillantes.

Primavera concubina de desvelos,
de quejíos cantados en vasos de tubo,
cafés como elixir de la juventud,
de yunques triturando la inocencia torcida,
mentida en los espejos del desengaño.

[Mi mejor primavera está por llegar....]

Primavera pasada,
convertida en otoño,
recuerdo apilado en hojas blancas;
renuncio a equinocios de invernadero
mientras espero las que están por llegar.

Te seguiré esperando ,

primavera de suspiros negados,

columpiando besos, derramando sentidos....


Amén
leer más   
17
9comentarios 91 lecturas versolibre karma: 116

Tanka (noche ajenjo)

Y se distiende
la seda del crepúsculo,
y va arropando
la tez de tus suspiros;
abrigo en noche ajenjo.



@AljndroPoetry
2018-feb-19
leer más   
21
9comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 97

Mi mundo

Cuando salgo a la calle
con el corazón disponible,
abro la ventana
de mi crisálida,
y siento aire limpio,
el olor a raíces
devorando la tierra,
el aire nuevo renovado,
mirándome a los ojos,
rendido a los pasos
del mundo,
sin tristezas,
sin alegrias,
sin nada.

Piedras que ruedan
sobre arenas solitarias,
brillos herméticos
llenos de luces de plata,
cascadas transparentes
con forma de doncellas
coronadas de orquídeas,
de largas melenas de leyenda,
cuerpo de pistilo silvestre,
pulido como los guijarros
del mar hechizado,
surgen relucientes
raíces flexibles,
de juncos palpitando
y doblegando el temblor,
donde se abren los cielos,
y se escucha,
el murmullo de las sombras,
tendiendo sus alegrias,
de besos amamantados
sobre nubes vespertinas
de vientos siderales,
escucho, mi sangre
llena de interrogaciones,
de sonidos llenos
de risas y sombras.

Angeles Torres
leer más   
7
12comentarios 90 lecturas versolibre karma: 91

Hogar

Me he peinado al alba
con rayos de tu fuego...

Bajas sobre mi cuerpo
y derramas tus dulces almendras.
Cercas mis senos
pese a las súplicas,
advirtiendo al sol tu acercamiento.

El espejo breve nos imita.
Amanece la luz naranja y firme
de tu viril belleza
y tu boca yace
a punto de ser mi noche.
Versas de obsidiana
moldeando el cristal
y sus coyunturas...

Beberás de mi cerviz
con el fulgor de tu ingravidez,
cuando me prolongue
hasta ungirme
en tus húmedos óleos
y dibujar en los secretos lienzos...

Rebelde inconexo
del que hago propiedad
por abandonarse...
Mío.
Abductor impaciente
del remolino
de mis placeres:
¡no ignores
el amor
que escribo
sobre tu pañuelo apasionado!

Heme aquí
con toda mi blancura...
que eres mi palabra;
que me perteneces.

Acaríciame la sangre;
enloquece el silencio
para que huya extraviado.
Reconócete
en el murmurar ensordecedor
y el súbito pulso
que me invade
de tu cuerpo,

al mirarte así...
dentro de mi cuerpo.




Yamel Murillo



Confesionario II
Lunas de mayo©
D.R. 2017
leer más   
8
15comentarios 89 lecturas versolibre karma: 103

plano

he querido sentir
he buscado en los cajones
la imagen del verso
el descalabro en el cuerpo
ese recuerdo...

y sin querer,
el corazón plano,
liso y plano,
apenas un susurro de tibieza
una caricia áspera
una lágrima tensa

como un vegetal aniquilado
al que le van a quitar
la tierra

y el eterno latido
suspendido
en una pena
leer más   
20
7comentarios 88 lecturas versolibre karma: 100

Sentimientos Encontrados

También era lluvia, lluvia que salía por sus tristes ojos,
la gente pasa a su lado, nadie voltea, no la miran, mariposas en el estómago
revolotean en ésta tarde de lluvia que a veces hacen estragos,
sentimientos encontrados que a su edad las niñas padecen.
Mariposas tiernas de color azul, nostálgicas vuelan también en el pecho causando dolor,
se entristecen y bajan el ritmo del corazón, se marchitan, se adolecen, agonizan lentamente,
desangrándose, resignadas con lasitud y esperando la muerte, pero guardando la esperanza,
dolorosa dulce espera, de un soplo de amor que de pronto viniera a darles vida.

Entre las oscuras húmedas callejas, cabizbaja camina, nadie la mira, se pierde entre la gente,
nadie ve su llanto, confundido con la lluvia, nadie escucha sus suspiros y quejas,
confundidos con el ruido del tráfico, dulce niña con amor tan puro y tierno, espero que el dolor
y desamor con el tiempo no lo endurezca.
De pronto un repentino relámpago ilumina la calleja,
entre la lluvia ve una cara conocida, unos brazos extendidos,
un vuelco al corazón le vuelve la vida, sus lágrimas ahora de alegría con la fina lluvia se confunden.
El amor salió a su encuentro se besan y como magia, mariposas antes moribundas,
han vuelto a tomar vida, revolotean llenando su pecho de amor y dando resplandor a su sonrisa.

Hacía minutos las mariposas se moría y ahora su corazón late entonando notas musicales,
y mariposas en su estómago revolotean de alegría al ritmo que el corazón les toca.
El primer amor, sentimientos encontrados.

MMM
Malu Mora
leer más   
12
14comentarios 84 lecturas prosapoetica karma: 105

Dalia Negra, Blanco Beso (De la mano de @ARheinn)

Lágrimas
recorrían mi rostro
en un infierno iluminado
por la luz de la Luna;
ardorosas
me condujeron
al caudal
de tu rivera traslúcida...

El beso
de una Dalia Negra;
el amor
de la belleza pura;
las pinceladas
sobre un negro cielo,
en los trazos
de una Luna Oscura.

La conjunción
de dos celestes cuerpos
en su desvarío
intermitente,
descendieron
supremos
al ras de la superficie
de la sabana estrellada.

El beso
de labios de marfil
sobre un frío pecho de mármol;
un infierno helado
que me hizo amar
la pureza del blanco.

Suelo gélido
que te mira impávido
a tu tocar
de su cráter brillante.

Su blanco,
inerte destino;
su misterio
indescifrable,
ahora tuyo es
en su inevitable alunizaje...



@ARheinn & @moonlighting85
(Colaboración)
leer más   
10
9comentarios 77 lecturas colaboracion karma: 101

Algunas carencias

Este mundo no urge muros
ni ciento diez mil policías
hostiando negritos bien duro
hasta sangrarles las encías,
no exige este mundo hamburguesas
guisadas al fuego del dólar
y menos aún las promesas
de aquellos que mienten y roban,
apenas requiere este mundo
tópicos, lemas y proclamas
salidas del grito iracundo
que pasa las huelgas en cama.

El mundo precisa sin falta
recobrar la normalidad,
montañas de cimas más altas:
al mundo le falta igualdad.

Este mundo no urge guerras
ni rayas de coca en el baño
ni granos de oro en la tierra
ni criticar más al rebaño,
no exige este mundo milagros
forjados en papel moneda
y menos aún los macabros
métodos de un orden de mierda,
apenas requiere este mundo
comprar el perdón de los vicios
que han convertido en nauseabundos
algunos sueldos vitalicios.

El mundo precisa sin falta
desempolvar ciertos preceptos,
montañas de cimas más altas:
al mundo le falta respeto.

Este mundo no urge autopistas,
ni casas, ni trajes, ni tele
capaz de aupar al periodista
y hacer de la audiencia un pelele,
no exige este mundo perfumes,
frasquitos de crema antiarrugas
y menos áun que se inhume
la belleza en edad madura,
apenas requiere este mundo
doce mil canales de porno
que intenten en varios segundos
colmar apetitos sin fondo.

El mundo precisa sin falta
evocar una vieja caricia,
montañas de cimas más altas:
al mundo le falta justicia.

Este mundo no urge misiles
ni bancos, ni coches, ni ropas,
ni espectaculares desfiles
de tanques, banderas y tropas,
no exige este mundo esperanzas
cosidas en cromos sagrados
y menos aún ordenanzas
que reporten más deshauciados,
apenas requiere este mundo
partidos de fútbol, cerveza,
darle un portal al vagabundo
o ahogar en alcohol la tristeza.

El mundo precisa sin falta
antiguas lecciones de ciencia,
montañas de cimas más altas:
al mundo le falta conciencia.
leer más   
12
10comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 94

Como si aún no nos quisiéramos

Cómo explicas el hecho de que te he llamado
y has contestado,
si antes odiabas las llamadas
pero esta vez me has hablado.
Así,
como si nunca nos herimos,
como si esperaras que te invitara a mi casa
la tarde de un domingo,
como si quisieras que dijera
que aún sueño contigo.

Jamás admitiría que a veces
(cada noche) te escribo,
que camino y espero encontrarte de frente
con el vaso vacío
para así tener la excusa más tonta;
Invitarte a beber agua
o café
o unas diez cervezas hasta emborracharnos
y terminar enamoradas
compartiendo mis almohadas,
de nuevo.
9
2comentarios 75 lecturas versolibre karma: 92

Llega la primavera...

Tendida en la pradera,
en la tarde de mayo, luminosa,
se mece tu cadera,
vibrante y armoniosa
al son de aleteo de mariposa.

Es época embustera,
esa tarde de sol torna en lluviosa,
llenando las riberas,
con agua melodiosa,
y el campo de fragancias olorosas.

Te vistes altanera,
colmada de color y tan hermosa,
con punto de fruslera,
a veces caprichosa,
llenándote de flores vanidosas.

Del verano agorera,
tras el sombrío invierno, bulliciosa,
llega la primavera,
con un ramo de rosas,
dibujando sonrisas amorosas.
10
4comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 100

Tormentas de arena y fuego

Abrasan cuerpos, destapan los trucos bajo el sombrero.

De la mano te llevo a través de las dunas. Los pies descalzos, las manos desnudas.

Como el que muere de sed, esperamos impacientes las primeras nubes. Cargadas, henchidas. Rosadas, plomizas.

Rompió la tormenta, y por fin empapamos los ojos, los labios, las palmas, los dedos.

Oasis de palmeras abrazan los miedos. Los amansan. Hasta convertirlos en pequeños granitos de arena que caen y se amontonan, se pierden en la inmensidad.

Somos halcones libres. No volvemos a ninguna mano cetrera. Ningún lienzo de cuero curtido nos pesa en las plumas.

Charcos mágicos en mitad del desierto. Los genios de las noches, cargadas de estrellas. Pintadas de ternura.
leer más   
8
6comentarios 74 lecturas versolibre karma: 107
« anterior1234