Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Ya no eres la joven ingenua...

Desperté y aun estabas en mis insomnios te soñé.
Saliste del verde bosque con alas doradas,
de esencia divina.

Contemplé la aurora. la habitación olía a ti
me atreví a tocar tu silencio
y alcancé tu inocencia…
le robé al arco iris sus colores
al mar sus sueños azules
a la luna sus destellos virginales
.
Aprendimos de la vida…
sus circunstancias las señales infalibles
a soñar primaveras proscritas
y pensar en otoños estériles.

Pero te marchaste cerraste la entrada
a mis pasos…Cansados pasos
no alcancé tus huellas en la arena.

Ya no estoy en tus días melancólicos
ni en la sencillez de un día cualquiera
ya no estoy en tu prefacio
ni en los diálogos.
Extraño tus jeans, blusas y tus labios.
La vida es una rueda
ya no eres la joven ingenua
leer más   
6
2comentarios 28 lecturas prosapoetica karma: 67

Mi sustento

Escucho tu voz, firme, experimentada, versando un discurso sobre todo tema, sobre toda argucia de la cruenta vida. Me suena, nos suena tan cerca, a mí, al deseo, compañero de todas las noches, buscándote de la mano de la impaciencia en medio de ellas.

Puedo oírte, complaciente como un río, fuerte como un torbellino, y dices tanto que intento capturar tu timbre pausado en el trayecto de mi vasta imaginación, asaltando una idea viajera que vuela tras tus letras cariñosas y las recrea a partir de ti.

Te percibo así, como eres, inquieto ante las malas circunstancias... ese quebranto…

leer más   
5
sin comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 77

Por decirlo

Un gesto y volví a nacer, con un gesto nada más.
Un gesto de tu rostro pálido, media sonrisa trémula de la boca muerta de tu rostro pálido.
Suficiente para destripar engranaje a engranaje el cómico mecanismo de esta fatídica y condenatoria ansiedad,
sólo cuanto dura la mueca tibia.
Pero ese gesto no conforma, no llena, no cubre y no alivia por completo la soledad de tantos días.

Sólo es un artificio de tu corazón cataleptico;
de tu insensibilidad provisoria.
Voy a hablarle a una distracción de mi mismo, vuelvo de nuevo al ciclo, al espiral, al círculo, a la noria perpetua.…
leer más   
5
1comentarios 28 lecturas prosapoetica karma: 69

El céfiro atardecer almacenó mis cavidades rotas...

En la encrucijada de tu boca temblorosa
el céfiro atardecer almacenó mis cavidades rotas
la trastocada conciencia cabalga sin rumbo
y se descarrila en abandono bajo este cielo gris.

Mi corazón se acelera y el pulso tiembla
como lo hace la borrasca cargada de lluvia
cava tu silencio en este ramal de estrellas
que el ocaso se desvanece en esta noche fría.

En la encrucijada de tu ahogo crepuscular
apilé las estrellas, de mil en mil
el silencio fue profanando su vestidura
y la luna sustrajo su brillantez.
La noche quedó totalmente a oscuras
dando paso a la más oscura sensatez.

El…
leer más   
8
6comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 75

Jesús yo en ti confío...

La blanca arena batalla con el viento meridional
Los ecos del mar no se cansan de zarandear
Y de batir mi alma vital; sin inmutarse duerme
Más allá del ser racional.


El imponderable rio desemboca tímido
Como esperando la llegada de la lluvia
En la pared lacustre las trompetas de algodones
Alivian mis sentidos.
Yo Estaré ansiando con vehemencia
Presentarme como bisoño marinero
Y con brújula y tintero
Viajar por todo el mediterráneo central.
E ir en busca del verde olivo ancestral
Oleo rico, aceite gratificante;
Untado en el tierno regazo del Mesías
Muerto y resucitado esencia pura.
En el vendaval que trajo la lluvia
La aurora vespertina inmortal
Entonó un canto celestial, aroma real…
Jesús, yo en ti confío, ten piedad.
leer más   
4
2comentarios 16 lecturas prosapoetica karma: 66

Tu esencia

El problema nunca fue escribir, fueron los sentimientos. Pero ¿qué haces cuando te quedas vacía? ¿Cuándo te da igual veinte que ochenta? Cabeza fría, cuerpo caliente, porque la sangre sigue corriendo su camino, al fin y al cabo, es su trabajo.

Es de las pocas cosas en la vida que es imprescindible, porque el 98% de lo demás es reemplazable, sustitutivo, sobre todo las personas. Cabeza fría, cuerpo caliente, batalla de razón contra sentimientos, ni uno ni otro ceden. ¿Cuál lleva razón?

Cabeza fría, cuerpo caliente, pero manos frías. La razón aumenta frente al sentimentalismo barato. ¿Frío o calor? ¿Cerca o lejos? ¿Aquí o allá? ¿Corazón o cerebro? ¿Cerrar los ojos u observar a tu alrededor? ¿Querer u odiar? ¿Todo o nada?

Corazón versus cerebro, al final todo se reduce a lo mismo, a la misma cosa:
Tu esencia.
leer más   
6
2comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 69

Roto

Han resucitado los espejos
en oprobiosas imágenes de olvido
rotas las hojas blanquecinas
cuyos rostros dormidos asesinan,
el rayo de sol empecinado
piedra oculta en la marea
rueda la ruda cabellera
azabache mirada sin frontera,
en los riscos callados y fríos
lujuriosos los pájaros ondean,
¿cuanta sangre derrama una bandera?
con cuchillos en sus venas
derrotan al gigante de Aramea
alaridos al cielo gris que nos congrega.
leer más   
15
13comentarios 97 lecturas prosapoetica karma: 84

Líbrame de la soledad

Y si te digo simplemente, si quiero,

quiero vivir en esa paz,

quiero me des tu amor,

sentir tus emociones en mi,

saborear el néctar de tu bondad,

a cambio de eso, sólo te pido que

des luz todo mi espacio, y

me libres de ésta soledad infinita.
4
1comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 60

La esperanza en su laberinto…

En esta ensenada austral la esperanza buscó escondrijo
Llegó huyendo del mundo, de Wall STREET, de la gran manzana,
Y de todas las ciudades que conforman la esfera terrestre.

Su garganta rota palidece por los sollozos suplicios
El sol en riela le persigue dejando pasar su estela
Y la carátula verde del bosque se torna amarilla como un ocre otoñal
Y me muestra la puerta de un laberinto
Una alfombra morado purpura se extiende
Y me conduce a su puerta cuyas bisagras rechinan
Duendes con ropas antiguas y barbas desparpajadas
Y luciérnagas parlanchinas me conducen por pasajes oscuros…
leer más   
4
2comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 67

Hay días...

Hay días en que veo en el espejo
una cara que no es la mía,
una imagen, que es extraña,
y sin embargo me saluda,
como si me conociera de siempre,
unos ojos que interrogan el cristal
intentando darle forma y contenido,
y unos labios que se estiran y se encogen
deseando balbucear unas palabras.

Pero yo, plantado ante el espejo,
no sé qué responder ni que decirle,
así que me enjuago la boca,
tomo el cepillo de dientes,
abro la pasta
y doy comienzo a ese proceso
de limpieza.
Luego vuelvo a buscar el espejo
y, poco a poco, parece que la cara
toma forma,
y en ese rostro que ya me es un poco…
12
4comentarios 69 lecturas prosapoetica karma: 82

Cuando volverá el poeta a escribir...

El poeta permaneció en silencio absorto,
distraído, atrapado en la vorágine in clemente
de castillos sin rocas, de mares sin olas
esparcidos por los azules pastizales

de sonrisas abiertas de símil y prosa
el caldo sutil de la substancia creadora.

El poeta vivía en el destiempo,
ya no entendía de calendarios pegados en la frente
grietas profundas que afloran cuando el sol arremete
entre los muros eternos de oquedades;
agujeros que perforan el alma...

El poeta subió al desván y desgarro su pluma melancólica
métrica sin rima refulgente del imaginario surrealista…
leer más   
11
8comentarios 71 lecturas prosapoetica karma: 78

Te busco

Me gusta caminar a buscarte, como si el abismo delante de mí no fuera cierto.
Ni una voz, ni un sensor, ni un estruendo viejo; sigo a la nube muerta, a la sombra blanca, al precipicio roto.

Mi cuarto es un siglo deforme y siniestro. El suelo es algo en el paisaje, y no me toca, y no me muerde, me siento calmo, exploto y duermo, me arrebujo en tus alas y redoblo el cielo, bato la espuma negra.

Soy el que espera gloria, el que atrae maleficios, el imán de toda insurrección.

Te encuentro en una carta añeja, en la huella del suplicio verde, en la tierna constelación, en la bruma del…
leer más   
7
4comentarios 73 lecturas prosapoetica karma: 83

Quiero sentir tu aliento abrasador...

Quiero sentir tu aliento abrasador
Romper esquemas y no establecer diálogos insurrectos.


Tan solo dejemos que mis manos busquen
En su memoria rápida y hagan el escaneó
Sobre tus anchos pechos y tu cintura de porcelana;
Permite que te susurra al oído con voz calma
Y venenosa; intranquila la noche nos apremia.
Esta noche nos despojamos de conceptos
Traumas y necedades inventadas por los clérigos
Solos tú y yo el más bello boceto
No detengamos el impulso es reversible el ataque
Tan solo sostén mi mano fuerte que los alaridos
Se escuchen hasta en las mismas puertas del cielo.

En el desván trasiego No 217
Del hotel pasaje invernadero.

Autor: Ramón G. Pérez B.
Venezuela
Derechos Reservados copyright ©
leer más   
9
2comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 137

Sin título...

Se encontraron
en el mismo
barrio.
Después
de haber
pasado
varios años...

Sus miradas
se cruzaron,
por tres escasos
segundos,.
Y a la vez,
sus manos
rozaron

¿Pero?...

No se
dijeron
nada.

Aunque las
miradas de
ambos,
hablaban
por si solas...

(y ellas decían)...

< Aún
te amo
y de ti
no me he
olvidado>...


© Derechos de autor
Isa García
leer más   
6
sin comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 70

Carta de Dreamer a Aramits

“En el silencio cualquier ruido es leve,
se escuchan bien hasta las propias palabras,
te centras en ellas,
el pensamiento pone rumbo a donde quieres,
tú controlas…no tienes que dar muchos pasos.

En el silencio escuchas la campana,
que llama a humildad a los hermanos,
junto a ellos,
sientes que el alma prescinde del cuerpo y se integra en la creación;
el cántico es de alabanza….hasta que…un amanecer…

En silencio partiré de nuevo hacia mi destino,
dejando atrás estos mis eremítas amigos,
quedándome en espíritu con ellos.

No partiré desde este desierto…
leer más   
9
11comentarios 111 lecturas prosapoetica karma: 58

Lo mejor que puede pasar que nos despidamos...

Te pregunto… ¿A qué has venido?
Contestas… ¿Nos vamos a reconciliar?
y sigues…
Mil razones expuestas una a una sin altibajos
Con buen criterio y lógica inductiva avanzamos.

Pero te digo…

Todo ese argumento lo conozco desde hace rato
Puede ser válido pero lo rechazo
Mejor que cada quien tome su camino
Y rehace su vida hasta cuándo.
Tú allá…Y yo de este lado…
Tamizamos el agua clara muy limpia sin trago amargo
Lo mejor que puede pasar que nos despidamos.
El amor cambia de piel y con el tiempo cicatrizamos.
Y así nos vamos por el mundo pegando hipérboles
Robando besos y tempestades lejos del ocaso…

Autor: Ramón G. Pérez B.
Venezuela
Derechos Reservados copyright ©
leer más   
9
4comentarios 70 lecturas prosapoetica karma: 139

Mi vida apoyada en tu alma

Una tenue luz,
ilumina la atmósfera que deja,
a la tarde mojada,
el domingo quieto

Nada más cruel que no encontrar mis manos,
asidas a su frágil e imanante cintura,
y acariciar de arriba abajo,
su refinada, ya madura,
y bien moldeada figura

Intimísima ropa de seda,
esparcida por el suelo de la habitación queda,
testimonio de prisa, deseo ardiente,
desatada pasión,
incontinencia adolescente

Rojo carmín encendido,
que besa mi cuerpo con avidez,
piel impregnada a propósito,
de caro perfume francés

Pausa de recreo en la almohada,
mientras en un CD estéreo sonaba,
“Vive…
leer más   
14
6comentarios 83 lecturas prosapoetica karma: 69

Confusión

A veces confundo
el hambre
con las mariposas
en el estómago.

A veces confundo
tus ojos
con las olas rotas
donde duermo yo.
leer más   
4
sin comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 58

Te Esperé Delirio Febril...

La espera ha sido larga como beso tirado al viento.
~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~ ~
El viento mueve los ventanales de telarañas
cubiertos por las tempestades del alma
y arrincona tu esculpido cabello suelto
enredado en las mesetas de bronce y
mampostería de plata.
~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~ ~
En el mar peces redimidos como cristal pulido
le arrancan un sortilegio a este verano coloreado
en la retina e iris de tus ojos pedernales.
En tu cuerpo esbelto me recreó y floto en el aire
como carro tirado por caballos alados
y aprietas con ganas la raíz del castaño.
~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~ ~
Lejos del redil donde nadie nos observa
y la calzada duerme en tierra mojada
del campo silvestre volveremos a existir
del suelo nos levantamos y nos fuimos
a perseguir mariposas monarcas.

Autor: Ramón G. Pérez B.
Venezuela
Derechos Reservados copyright ©
leer más   
11
6comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 164
« anterior1234586