Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Abatimimiento elíptico

Raquítica ramificación que comparo a una fuerza que desgrana hacia abajo,
La intensidad que se desprende, a una forma oblicua,
Desde su fuente hacia la sima.
En reversa e inversa
Y decae impaciente.
Es una gota de rocío que en continuo desciende,
A la curvatura invadida de mi frente.
Que ahora esta mojada.
La ramificación me evoca a los vasos sanguíneos de mi cerebro,
En asimetrías biológicas.
En imponderables formas abstractas.
En disimuladas amplitudes icónicas
Un triangulo se mece se abate sobre una elipse
La elipse esta en mi vista y no en mi mente
A ella llegan exacerbadas todas las formas imponentes,
De la conciencia.
Y así un esqueleto aparece, el esqueleto de la gota,
Que cae en una flor que florece, en advenimiento.
Mi silencio me retoma, concentrado e impaciente.
Si! No es dibujo técnico, ni un escotoma centellante.
Si! Florece en advenimiento, de una paz creciente.
Puede perderse toda noción que quiere subsanarse
Para poder entender esas formas imposibles.
Que yo desconozco de momento.
Aquello fue como un impacto estelar.
Una gota de rocío que cayó con la fuerza terramar de la gravedad.
A mi frete desde la madera.
Si mi corazón era de piedra, ahora en el crecen hongos y verduras faustas,
No quiero dibujarlas ni enseñarlas.
¡Bastante vergonzoso me siento yo ya de ellas!
Ya quisiera yo que fuesen un secreto.
Pero al voltear veo, tras de mi y detrás del tronco del árbol, Una vista me reclama.
Una chica de instituto me mira fijamente.
¿Eres un extraterrestre? Me pregunta.
¿O eres un hombre deshecho?
Cuanto ve ella de mi nada puede capturar.
Yo le enseño: nada de la naturaleza es capturable.
Todo es abstraíble.
Nada es capturable.

etiquetas: poesia nueva, lirica
1
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 10