Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Desierto, Soledad y Tú

En el desiertos de los olvidos
Donde las dolientes arenas
Son besadas por el mar de los silencios
Donde la soledad duele en la piel
Pasan frente a mí los recuerdos vividos,
Y por última vez gritare tu nombre ADELE
Y al darme cuenta que me muero poco a poco
Con mi corazón sangrante y roto
Mi alma fría desangrándose y enmudecida
Puedo presentir que voy amarte
Más allá de esta vida.
Me llevare tu sonrisa grabada en la memoria
Y al darme cuenta que jamás te he tenido
Soy un triste pájaro solitario y sin nido
Que se olvidó de cantar
Errante, vencido y sombrío
Su trinar es como un melancólico lamento
Gris, lastimoso y con su doliente acento
De la rustica armónica que lleva en su garganta
Que se olivo de cantar y sin saber lo que es amar
En la horqueta del árbol de su vida
Se quedó esperando la primavera que no ha de llegar.

En este silencio tan sincero como cruel
Donde los recuerdos te queman en la piel
Rodeado por las oscuras sombras,
Son las voces mudas de la noche
Tan crueles y amargas como la hiel.
En este desierto de soledades árido y sofocante
Vacío de sueños, sediento de esperanzas
Donde puedes morir de sed en un instante
No hay un oasis, un pozo una pequeña vertiente
O una copa con una gota de ilusión
Para calmar a este sediento corazón
Fueron secados por los soles ardientes de
la realidad
En sus cauces solo hay restos quebrajados
Ilusiones perdidas, Sueños muertos y olvidados
En sus lechos fangosos lleno de sombra y soledad.

Como una sombra más abandonada por el destino
Tambaleante por las tormentas del desierto
Parece ya sin vida, más bien como algo casi muerto
Que se aleja por los arenosos caminos
Dejando sus huellas que las arenas borraran
Por el viento y su fantasmal e hiriente silbido.
Se aleja el Poeta y Mendigo
Para descansar sus huesos
Cubiertos por su negro abrigo
Parecerá muerto pero aun
Los recuerdos no lo han vencido
Queda fuego en su mirada
Tan negra como la noche de su penar
Y aunque solo sabe por su ADELE soñar
Se parte su corazón al saber que nunca la podrá AMAR,
Que solo es la más bella de sus quimeras
Aunque una noche cualquiera
Le quitara vida esta pena tan profunda
Y antes que su cuerpo entre las arenas se hunda
Gritara fuerte por última vez su nombre ADELE
Se quemara por el fuego de su pasión
Se volverán cenizas sus huesos
Pero tú nombre por siempre
Quedará escrito en mi PIEL.

Mario Anónimo.
5
1comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 67
#1   Bienvenido Mario !

Impregnas mucha intensidad a tus letras ...
votos: 0    karma: 20