Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El cacto

Faltan 10 minutos para la medianoche y mi amor ahora despierta.
Aún no es la medianoche y ella abre los ojos, yo aguardo y la veo levantar, sonreír como cuando alguien le sonríe a un cacto cuando da una flor o muestra un verde saludable.
Aún no es medianoche y ella ya planea como volará y como sonreirá a los habitantes del viento mientras el pequeño cacto la verá elevarse y la verá reír y soñar desde lo horizontal de su existencia, pero ella a la siguiente medianoche le sonreirá y el se contentará.

etiquetas: urraca, charó
6
2comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 55
#1   Bienvenido, Santiago. Gracias por compartir!
votos: 1    karma: 13
#2   #1 Gracias Osvid, un placer estar aquí.
votos: 0    karma: 10