Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El Jardinero

El solo sonido de tu risa a mi ser
convierte en espasmo,
y las rosas a tu paso se marchitan.
El soplo del viento, receloso
no comparte de tu encanto,
y alza tu vestido para robarte caricias.
Yo, con flores en mis manos,
antes, de tanta belleza hoy,
exiguas me parecen.
Afásico y atrofiado en mi sitio
permanezco, ajena cada mañana
vas matándome de a poco.
Más, gozo hasta el delirio
de tu paseo rutinario.
Tus afables ojos posas en azaleas
y gladiolas, cierras tus ojos,
escuchas, las avecillas tempranas.
Jamás, a mi lado miras.
Yo te observo, bebo,
de tu candencia, la elegancia
de tus pasos.
Mis manos duelen, por palpar
tu blanco cuello.
Y mis labios, por algún beso robarte.
Más permaneces ajena,
a mis súplicas sin habla,
a mis ansías silenciosas,
a mis miradas que llaman.
¡Cruel mujer, criatura amada,
todo el jardín te reclama!
Como quisiera ser árbol y a mi
sombra te acercaras,
o ser el agua de la fuente donde
tus delicados labios pasas.
Deseo ser la húmeda tierra,
que tus píes descalzos gozan.
!Mujer como sufre mi ser, más,
mi sufrir no lo cambio solo por verte de paso!

etiquetas: amor, rosas, jardin
14
5comentarios 120 lecturas prosapoetica karma: 71
#1   ¡Qué preciosidad de poema! {0x1f60d} Te felicito.
Saludos.
votos: 0    karma: 14
#2   #1 muchas gracias Juanma!
Saludos
Roma Luna
votos: 1    karma: 25
#3   Waoo... Te felicito...!!
votos: 0    karma: 6
#4   #3 muy amable Rafael.
Saludos
Roma Luna
votos: 0    karma: 11
#5   Muy bello luna! Felicidades!
votos: 0    karma: 20