Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Laberinto

Un corazón que se encuentre entre telarañas, suele sufrir pinchazos. El veneno, puedes resistirlo con ciertos tratamientos, pero, has de hallar un antídoto a no ser que quieras morir por dentro.
En el camino transitas por callejones oscuros en los que solo se escuchan los maullidos de gatos negros.
Bebes de la experiencia de lo ajeno, pero, siempre quedas sediento.
Reclamas fieles oídos que se lastimen por ti.
El tiempo, caprichoso, es quien imparte justicia,
a veces con víctimas y otras vencedores con heridas.

etiquetas: amor, poema, prosa
6
1comentarios 97 lecturas prosapoetica karma: 51
#1   El tiempo es siempre quien dicta la última palabra...

Saludos {0x1f60a}
votos: 0    karma: 20