Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Leer

Le digo: la p con la a pa; la p con la i pi. Y acompaño su mano dura y torpe que se resiste a mi empeño. Veo en sus ojos impotencia y cansancio. Y su mirada de color ocre dibuja lugares en los que yo no existo.
Pero las dos somos como piedras chinas de distintos ríos pero de iguales cantos. Por esa y única razón nos une una esperanza tan antigua como el mundo.
3
sin comentarios 28 lecturas prosapoetica karma: 26