Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La madre que no emigró

Hija que te me fuiste...
Allá donde estás; quisiera llenarte tus ojitos con mi sonrisa y mis canas,
con los colores de mis palabras que se han convertido en tapetes tejidos.
Me dicen que doña Ana se ha enfermado. Quisiera ir a visitarla, pero no puedo salir de casa porque las piernas ya no me dan.
Mi último pastel no ha quedado tan bueno, pero estoy segura que si estuvieras aquí, te lo comerías todito.
Voy a levantar a Tío Tigre, si le digo que los mimos son de tu parte enseguida se pone a ronronear.
Quisiera darte muchos besos y mirarte a los ojos
para que sientas mis afectos y añoranzas y toda la fuerza de ese cariño que nos sustenta a las dos.
Y que, aún estando en el estrecho de Magallanes,
puedas sentirte como en casa.
Mi chiquita linda; sólo nos bastaría un aparato de esos, con pantalla y con audífonos
para volver a llenarnos las retinas de amor
y los oídos con esperanzas.
Que Dios te bendiga.

etiquetas: madre, emigrar, amor
3
2comentarios 40 lecturas prosapoetica karma: 47
#1   Maravilloso... me ha emocionado.
votos: 0    karma: 19
#2   #1 Que bueno que te haya gustado. Saludos.
votos: 0    karma: 9