Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Para un naufragio

Lo sabía desde el principio. Estaba convencido. No te culpo, al fin y al cabo, era yo quien te buscaba sabiendo que me despreciarías por no alcanzar tus expectativas doradas, y porque nunca verías en mí con los ojos abiertos lo que yo era capaz de ver en ti con los ojos cerrados.

No te guardo rencor, aunque tu marcha sonó como un temblor agónico en mi pecho.
Pero sigo respirando. Pronto te engullirá la terrible maquinaria de toda esa gente arrastrada por un sistema atroz de usar y tirar. Usarás y serás usada, olvidarás y serás olvidada, rechazarás y serás rechazada…

Probablemente, una madrugada, te quedes mirando a la nada sintiendo el frío de los barrotes de la celda que habita en ti, y descubrirás que regresaste a donde nunca te habías ido.

Me recordarás aunque te pese, porque todas las noches de tu vida soy yo.


©Alejandro P. Morales.

etiquetas: desamor, problema
3
sin comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 29