Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

En un rincón de mi memoria...

En un rincón de mi memoria se esconde un recuerdo
un velo de seda lo cubre y no me permite
ver más allá de su territorio…
existe una frontera una línea divisoria
una línea recta.
Una espesa neblina se cuelga en el tendero de sombras
y el recuerdo sigue... no da tregua y la señales son confusas
van y vienen y sigo tejiendo la red como lo hace la araña
cuando hace su oficio de tejer de un arbol a otro.
Cada hilo que mis manos tocan la red crece en tamaño
y el recuerdo está ahí como llama perenne
y en la escena del recuerdo veo un mar laconico
que se desborda con cantos de sirenas
y las sirenas ahuyentan el banco de peces
y los peces escoltan la nave del olvido.
De una mampostería salen
un puñado de mariposa de varios colores
y es ahí cuando sale a luz el indescifrable recuerdo.

Cerca de las paredes del jardin de la escuela
una niña que me acompaña me dice con voz debil o trémula
...Si… te acepto como novio…
…y gracias por llamar mi atención…
…mírame de frente no esquives la mirada…
… me gustan tus ojos negros/
Y yo perplejo me quedé... solo balbuceaba... las palabras se perdieron
estaba como en trance parecía un monje tibetano
atrapado en una meditación silenciosa
y nos tomamos de la mano y
((El jardin de la escuela se convirtió en el bosque más frondoso))
un beso esquivo recorrió nuestro labios
los rostros de los incipientes enamorados
parecían olas arreando arco iris y otro rato
eramos el pincel sumergido en la acuarela.

Ese día un colibrí que aleteaba su tedio
voló tan alto que se perdió entre nubes, algas y algodones
yo comenzaba aletear las alas también
salíamos del paraíso bíblico EL EDEN...
y comenzaba a nacer la semilla de la conciencia
con las imperfecciones que la sociedad moderna establece
atrás quedaban las travesuras de juego
en ese instante se inoculó LA LLAMADA DEL AMOR.

Los días, las tardes, el sol, la luna y las estrellas
dejaron de ser importantes ///éramos novios
y empezaba a tejerse el más lindo holograma
un tatuaje de corazones pinté en la cima del viejo almendrón
cada vez que pasaba removía su cumbre y
dejaba caer sus hojas y follaje.

Autor: Ramón G. Pérez B.
Venezuela
Derechos Reservados copyright ©
10
4comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 164
#1   Bello poema!
votos: 0    karma: 18
#2   Gracias mi amigo se le agradece de corazón. Saludos y éxitos
votos: 0    karma: 20
#3   hermoso poema de recuerdos ocultos
votos: 0    karma: 19
#4   Gracias mi Edith....
votos: 0    karma: 20