Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Soy apenas lo que soy

Yo que soy apenas lo que puedo
Quiero poder llegar a ser
lo que realmente quiero,
soy un rústico aprendiz de poeta
sin maestros y sin escuela
que escribe los poemas
con tímidos colores
de su nostálgica acuarela.

Yo soy unos más esos tantos
Y uno de aquellos pocos
Que por ti suspiran como un loco
Soy el que pasa las noches en vela
soñando con tu imposible amor
solo es amor cuando devela,
Cuando las horas se vuelven eternas
Y los meses parecen años
Soy el que te piensa 365 días en el año.

Soy simplemente El Mendigo
El aprendiz de poeta
El ladrón de las hojas
que el Otoño va dejando esparcidas
como una alfombra en las veredas
de rojizos bronces ancestrales
en esta mañana lluviosa y fría.

Yo que soy un simple soñador
Un romántico empedernido
Un solitario y errante Mendigo
Que en las frías madrugas
se vuelve pescador y aventurero
En el infinito mar de la noche
con sus redes de sueños
pescando estrellas y luceros.

Yo con la vieja canoa de mi corazón
Por los ríos de la vida
Lancé mis redes de esperanzas
Para poder pescar una ilusión
Que me permitiera seguir viviendo
Y hoy que ha pasado el tiempo
Al igual que ayer soy simplemente
Lo que sigo siendo
Un Mendigo con sus poemas
Llenos de nostalgia y sentimiento.

Hoy siento que la vida
Poco a poco se va marchando
Cuesta abajo por la vieja avenida
Por donde las esperanzas y los sueños
Se van quemando
en la hoguera de las lágrimas derramadas
Y sigo siendo el mismo de ayer
Sembrador de fantasías
Coleccionista de madrugadas
Y al pensar en todo lo vivido
Me doy que en realidad
Que solo sé, que no sé nada.

Yo que apenas soy lo que pude
Un rústico aprendiz de poeta
Con su palabras triviales y modestas,
Con su lenguaje humilde y sencillo
Con mis defectos acuestas
Y mis aciertos en un bolsillo,
Tengo una ilusión en mi pecho escondida
Sueño con que se cumpla algún día
Esta loca fantasía
Que anido en mi corazón,
Que algún día tu mirada
Contemple algunos de mis poemas
donde a ti te nombran Adéle
En ese instante tu nombre
me quemara como fuego en la piel.

Yo que soy apenas lo que soy
Camino con mis hojas a donde voy
Soy una romántica partitura
Que se quedó sin su final
Soy la sombra que se perdió
En la noche más oscura,
Soy simplemente una utopía
Por las noche Mendigo y Poeta
y una hoja más del otoño
que el viento cruel arrastra cada día,
soy una doliente caricatura sin nombre
que vaga por las noches
con una mueca como sonrisa
y un lagrimón pintado
soy una triste y melancólica ilusión
que el destino dejó abandonado en un rincón.

Todos los derechos reservados del autor.

Simplemente para Ella " Adéle "

Mario Anonimo
3
1comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 25
#1   Que bien escribes Marioanomino
votos: 0    karma: 13