Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Un sueño..., con inspiración de Hugh Laurie

La muerte y el desastre nos acosan cada segundo de nuestras vidas dispuestos a pillarnos. La mayoría de las veces no lo consiguen. Miles de kilómetros de autopista sin un reventón de una rueda delantera. Centenares de virus que pasan por nuestros cuerpos sin matarnos. Montones de pianos que caen un minuto después de haber pasado, o aunque sea un mes, no significa nada.

Así que, sino tenemos intención de ponernos de rodillas y dar gracias cada vez que nos libramos de un desastre, no tiene sentido lamentarse cuando nos pilla. A nosotros, o a cualquiera. Porque no lo comparamos con nada.

En cualquier caso, todos estamos muertos, o no hemos nacido, y todo esto no es más que un sueño.

(Hugh Laurie)



Un sueño…, tan absurdo como nosotros mismos. Un sueño en el que la única certeza es que no existe verdad ninguna. Un sueño en el que el ayer es tan real como el mañana y el presente ni si quiera está aquí.

Un sueño…, y es que, ¿quién sabe? Puede que los atardeceres no sean el Sol marchándose, sino el cielo incendiado porque la Luna es una pirómana llena de ira por la envidia que la invade al producir menos luz que el Sol.

Puede que la música sólo sea silencio sonando en nuestras cabezas.

Puede que el amor quiera tanto al odio que llegue a odiarlo, y que el odio ame tanto al amor que no pueda separarse de él.

Puede que el esfuerzo tenga su recompensa…, o no, ¿qué más da? No sé soñar sin esfuerzo.

Puede que no nos queramos tanto como creíamos y sólo hemos soñado lo mismo por algún tiempo.

Puede que Romeo y Julieta fueran reales. No, que tontería, puede no, lo fueron seguro.

Puede que en la palabra nosotros haya mezcla de tú y yo.

Puede que soñar sólo sea despertar del sueño y el sueño sólo sea la realidad más lógica que vivimos.

Puede que ya estemos en la nada y que la nada sea el todo.

Puede que la vida nos aceche mientras morimos.

Puede que el óvulo fecundase al espermatozoide.

Puede que nadie sea quien dice ser; que el amor sea la mayor locura que se puede cometer; que el Sol le regale cada día la belleza de su adiós a la Luna; que la nostalgia nos haga viajar para recordar lo que realmente importa; que la luz ame a la oscuridad y por eso siempre aparece; que el tiempo no se detenga para, así, darnos sueños constantemente; que el tú y el yo, quizá, algún día sea un nosotros; que no hayamos nacido porque siempre estuvimos muertos y que nunca llegaremos a vivir, por eso, mejor soñar; y que el desastre venga para recordarnos que vivimos en la nada y que todo es un sueño en el que aún no hemos nacido.

etiquetas: mis letras, un sueño, hugh laurie, desastre
6
sin comentarios 49 lecturas prosapoetica karma: 56