Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El chico del Metro...

Ahí estaba ese chico, de
ojos verdes, y pelo castaño.
sentado en ese vagón del metro,
con sus auriculares puestos,
escuchando música. y la mirada
triste y algo perdida.

Su mirada triste, y las lágrimas
a punto de aparecer, y romper a
llorar...
pero intentaba aguantar, esas
lágrimas, ese llanto, que dentro
gritaba sin parar...

Tal vez, porque no quería que
le vieran llorar, no querría
derrumbarse allí mismo.
prefería esperar y llorar
en su soledad...

Se me encogió el corazón,
al verle así...
Tan triste y desolado.

Cuando su móvil sonó, era
una llamada, tal vez,…
leer más   
9
4comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 49

Llueve

Me haces falta porque llueve.
Llueve porque me haces falta.
leer más   
13
2comentarios 49 lecturas prosapoetica karma: 54

Orden y caos

Gotas de luz blanca entran, silenciosas,
por las ranuras de la persiana.

Líneas blancas y paralelas
sobre sábanas grises y arrugadas.

Dos elementos opuestos armónicamente dispuestos.
Un cuadro abstracto que se repite en un mosaico.

El polvo se va revelando, intermitentemente, ante la ventana.

Partículas bailan al son de mi respiración, mientras me esfuerzo en no mirar tu lado de la cama.

Pero la habitación es pequeña, y yo te echo de menos.

Me recreo en su imagen. La luz avanza, lenta e inexorablemente, a calentar mi infierno.

Luce tan inmaculadamente planchado que hace que…
leer más   
14
1comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 62

Vuelve o al menos dime donde estás

Dejemos los recelos
rompamos el hielo
Que voy a reconocer(te) que solo quiero;
verte desnuda, deshaciendo los bares, los lares, los lastres.
Puntos cardinales que marcan los putos finales...

Mordiscos en tu oreja
después cuerpo a tierra.
Tu boca inventando mi sexo
yo escondida entre versos...

De nada sirvió;
parece que el cielo no escucha mi voz.
Me dejaste cubierta de dudas
te marchaste vestida y segura...

Desde aquí puedo ver;
aún me recuerdas, mejor siénteme.
Ahí fuera un rebaño de necios,
aquí solo queda el infierno..

Y puedes hacer, que nada sirviera
da igual, márchate.
Que ya nada de esto me importa,
voy a escribir(te) en versos de sombra.

Juliet Kent
leer más   
7
sin comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 69

Diciembre

Llegaste Diciembre!
Último mes de año
agótame hasta el cansancio
abrúmame de cosas que hacer
para los que amo
que el amor nunca está de sobra
siempre es tan necesario!

Llegas cargado de fiestas y sueños,
todo es esplendor y alegría
al rededor solo hay algarabía,
hay tantos abrazos y amor
entre los hermanos
sin importar el profesar de religiones,
razas o de la piel los colores
ya sea asiático, africano
europeo o americano.

Diciembre es el mes
donde hacemos el recuento
de todo lo que hemos vivido
y el alma se alimenta de amores
y anhelos, llenamos nuestros corazones
de muchas…
leer más   
14
3comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 67

Madre mar

Podría esbozar tantos silencios
sentado en tu falda de arena,
mirándote fijo a las olas
dejando que te lleves mis penas.

Arrullandome como a un niño
tu palma de bruma me acaricia,
me duermo en la noche de armiño
besando la sal de tu brisa.

Cuando un rayo bese mi frente obscura
y se borren los bocetos de mis huellas,
seré barca encallada en tu cintura
buscando el otro cielo y sus estrellas.
leer más   
21
2comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 62

Veneno

Se que sigo estando vivo.

Lo se por todos esos sentimientos que me envenenan día tras día.

Una dósis perfectamente medida.
Una mezcla, aguada, de todo lo que fue y lo que no pudo ser.

Me mantiene ,moribundo, en un limbo.

No me permite sentir nada más allá de la luz que proyectó tu existencia.

Esa luz empieza a desvanecerse.

Empiezo a echar de menos temer a los fantasmas del pasado. A sentir ese miedo a perder las cosas que ya he perdido.

Y creo que ya he perdido el miedo a perder lo que me queda.

Quiero creer que morir es renacer y que la vida ha sido un sueño.

No quiero recordar lo soñado tras despertar.
leer más   
4
1comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 58

Una cuestión de percepción

Por lo general, las cosas bellas nunca saben que lo son... sino que están allí, sencillas, "impercatadas" de sí mismas, no dándose por aludidas: Tu perro con su fidelidad a toda prueba y esa inteligencia infantil como la de un niño de tres años; una zinia roja abriéndose paso por la grieta en la lápida ultrajada; la potencialidad elástica del hijo recién nacido del que no se sabe más adelante qué será; aquel niño angelical que te cautivó en la calle con su sonrisa amena, atravesándote con esos grandes ojos vidrio. ¡En fin!, podría estar aquí un largo rato dando referencias.

Lo que es bello aún no lo sabe; aquel que lo contempla mudo es quien lo nombra así, quien lo determina y calcula el gramo exacto de su peso.

La belleza, a fin de cuentas, es no es otra cosa que pura percepción.-



@ChaneGarcia
...
leer más   
13
3comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 68

Cambia(me)

Quiero que cambies.
Quiero cambiarte.
Quiero que dejes de ser tu, así como eres.

Quiero que cambies
de ropa, de peinado,
de forma de vestir,
de gustos musicales,
de trabajo,
de casa,
de ciudad y hasta de país si quieres tu cambiar.

Quiero que cambies lo que te venga en gana, que te des la vuelta,
que te hagas jirones el alma,
que des vueltas sobre ti misma,
que te pierdas y te encuentres con otra tu frente al espejo y vuelvas a cambiarla,
que te modifiques,
que te entiendas,
que no te entiendas ni tu,
que te gustes,
y que si no te gustas vuelvas a cambiar.

Quiero que…
14
6comentarios 82 lecturas prosapoetica karma: 67

Ella...

Ella se encerró en su habitación,
tomo su móvil y puso aquella
canción, "Because you love me",
la canción favorita de Ellos dos...

Mientras, sentada en el suelo.
Con un cigarro en la mano,
consumiéndose solo.
recordaba esos momentos
vividos junto a él...

Después, de apagar aquél
cigarrillo, fue acostarse,
a su cama, con esas lágrimas
cayendo por sus mejillas.
tomó su almohada, mientras
la abrazaba, y en silencio gritaba,
mientras ella, lloraba...

- Lo superaremos, como
siempre hemos hecho...

Pero aún así, dentro
de ella sabia, que todo era
muy diferente entre
ellos dos...
Qué todo había terminado, que
la llama del amor se apago
definitivamente para ellos dos...


© Derechos de autor
leer más   
6
2comentarios 55 lecturas prosapoetica karma: 66

El Sabio

Era un sabio en edad,
su mayor certeza la eterna duda,
rasgueó un libro sobre tomar decisiones,
desde la inocencia del imprudente,
con la tinta de cien nombres
y un solo latido.

En el yermo de su sabiduría,
el fárrago era su fiel
dama de compañía,
el babel de sus juicios,
torre de palabras tornasoladas,
convergían en el nido de sus errores.

Pensó el sabio que su falta de tino
sembraría conocimiento a sus yerros,
que la certeza de lo que no anhelaba,
le arrastraría al sendero donde
el albor de lo obvio
y la lobreguez de la necedad
se amalgaman en sabiduría.

Mas la edad no cimienta sapiencia,
el sabio descifró que experiencia
no converge en clarividencia, ni juicio,
que la moraleja de la sabiduría es,
a más realidad menos se dilucida,
que no hay aciertos que ansiar,
solo errores que burlar.

Amén
leer más   
13
8comentarios 74 lecturas prosapoetica karma: 41

Mutilación de la palabra diaria

¡¡¡Dios!!! Esa mala costumbre en Twitter de abreviar cuanta la palabra se te cruce por enfrente, incluso usando abreviaturas que, si te pones a ver, legalmente no existen sino que son inventadas dentro de la "lógica" particular de quien escribe, pues, cada cabeza es un mundo que se da forma a sí mismo.

¿No sé tú!; pero pienso que para que se te entienda tienes que escribir completo. Eso de abreviar las cosas a troche y moche pues, es algo que a mi no me viene... ¡Me incomoda! ¿Sabes?, resulta hasta chocante en cierto modo, ver allí en el papel tanta "comodidad" dispersa, tanta flojera que leer.

No hay nada más sabroso que, al escribir, llamar a las cosas por su nombre íntegro... sin la necesidad de mutilar a nadie.

¿¿No sé!!... Yo aquí, pensando en mi cabeza de loco.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
5
sin comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 61

La tórtola y el águila

Era un acorde de voz musitando libre en sus cadenas de ensoñaciones. No alcanzaba su canto la felicidad, ni hallaba en su entonación el espectro de colores y la calidez de su gorgojear. Revoloteando perdido por el tiempo y espacio de su curiosidad infinita, seguía buscando aquello que ahogaba sus ilusiones, arrancarle la venda a aquel acorde, trocar su música en palabras.

Mas era libre, acompañado de la soledad e incomprensión, ¿como renunciar al plumaje de su esencia más íntima, a pesar del dolor, el arrebato….?

En la primavera, el acorde mutó en gorrión. En su volar…
leer más   
12
5comentarios 55 lecturas prosapoetica karma: 83

Cuento

Armaré un cuento,
donde puedas vivir tus fantasías,
más locas e impredecibles.

Los amaneceres y las lluvias
que tanto amas estarán siempre a tu puerta,
para guiarte a soñar hermoso.

Vamos apalear juntos a los monstruos
que no te dejan dormir,
para que vuelvas a soñar conmigo.

Te animaré a que uses tus armas de amor
para que me mates con tu risa de láser,
que me tatúa tu nombre
en el ser del mundo,
que en él eres lo más hermoso.

Donde estés protegida siempre,
y siembres magia donde quieras que vayas.

Porque creo que no hay imposibles.

Porque creo que contigo soy invencible.

Porque sé que tú y yo podemos,
hasta inventar otro universo
y vivir en un cuento.
5
2comentarios 17 lecturas prosapoetica karma: 66

Ascuas

Estoy cansado de no ver nada nuevo en el espejo.

Estoy cansado de esas palabras que nunca pronuncio y de esas que nunca me dicen.

Estoy cansado de las plantas muertas del jardín cuyos nombres desconozco,
de los rincones que ya no piso
y de las canciones que no puedo escuchar.

Estoy cansado de que no me importe el polvo que se acumula en las esquinas.

Estoy cansado de no ver lo que estoy viviendo
y de ver lo que ya no existe.

Estoy cansado de la luz de la mañana,
de que bañe de oro frío cualquier vestígio de felicidad:

Ascuas remanentes de soñar que duermo contigo y, a veces, de que despertamos juntos.
leer más   
15
4comentarios 91 lecturas prosapoetica karma: 56

Sacapuntas

Las niñas juegan
trenzas bailarinas
hacen gala de gracia
paciencia inacabada
del propio amor.

La ingenuidad
comandante primera
de la voz primitiva
dialecto simple
afuera de trincheras.

La inocencia
una parte de cada sonrisa
un tesoro inmaculado
una vida postiza.

Olvidar a las niñas
mientras juegan
es perder la infancia.
Perder centímetros
de nosotros.

Perdernos en el mundo
que borramos con goma,
bosquejamos
y echamos a rodar.

El lápiz pide más punta.
Cada vez se achica más.
leer más   
11
2comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 57

Las nubes de plomo

La ciudad se ha vuelto un sitio de nubes derribadas... nubes que han caído a plomo y se han sedimentado en un arrojar lento. Fracciones embolsadas de tantos cadáveres, aglomeraciones de cáscaras y quién sabe cuántas otras cosas pútridas.

La ciudad se ha cundido de ángeles sin alas, de cabellos tormentosos con los rostros famélicos, que hurgan en las nubes en busca de migajas, esa extraña gloria de algunos... esas pizcas de suerte bienaventurada, que alargan la agonía del plexo, allí, justo bajo el limite de ese esternón marcado... que para bien o para mal, les ayuda a pasar el resto del hambre, a mitigar el ardor del día y después de una pequeña sobremesa, ponerse de nuevo a rastrear más nubes muertas.-
leer más   
11
4comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 65

Tu primavera revolucionaría

Ahora que hay un hueco entre la segunda y la tercera vértebra de tu espalda.

Que has empezado a cuestionarte la organización del mundo y tu lugar en el.

Que has leído mis poemas y has descubierto el verdadero color de mis ojos, que te estás aguantando las ganas de que no se te empalmen las alas.

Que cumples tu palabra y bajas los agudos de tu voz para que no se den cuenta que debajo de esa pinta de Audrey se esconde la señora de Perón.

Que eres tan gigante que vas a romper el techo sobre las cabezas de esos que te metieron en la jaula.

Que no me equivoqué cuando vi que empezaba a…
12
15comentarios 144 lecturas prosapoetica karma: 58