Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Sacapuntas

Las niñas juegan
trenzas bailarinas
hacen gala de gracia
paciencia inacabada
del propio amor.

La ingenuidad
comandante primera
de la voz primitiva
dialecto simple
afuera de trincheras.

La inocencia
una parte de cada sonrisa
un tesoro inmaculado
una vida postiza.

Olvidar a las niñas
mientras juegan
es perder la infancia.
Perder centímetros
de nosotros.

Perdernos en el mundo
que borramos con goma,
bosquejamos
y echamos a rodar.

El lápiz pide más punta.
Cada vez se achica más.
leer más   
11
2comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 57

Las nubes de plomo

La ciudad se ha vuelto un sitio de nubes derribadas... nubes que han caído a plomo y se han sedimentado en un arrojar lento. Fracciones embolsadas de tantos cadáveres, aglomeraciones de cáscaras y quién sabe cuántas otras cosas pútridas.

La ciudad se ha cundido de ángeles sin alas, de cabellos tormentosos con los rostros famélicos, que hurgan en las nubes en busca de migajas, esa extraña gloria de algunos... esas pizcas de suerte bienaventurada, que alargan la agonía del plexo, allí, justo bajo el limite de ese esternón marcado... que para bien o para mal, les ayuda a pasar el resto del hambre, a mitigar el ardor del día y después de una pequeña sobremesa, ponerse de nuevo a rastrear más nubes muertas.-
leer más   
11
4comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 65

Tu primavera revolucionaría

Ahora que hay un hueco entre la segunda y la tercera vértebra de tu espalda.

Que has empezado a cuestionarte la organización del mundo y tu lugar en el.

Que has leído mis poemas y has descubierto el verdadero color de mis ojos, que te estás aguantando las ganas de que no se te empalmen las alas.

Que cumples tu palabra y bajas los agudos de tu voz para que no se den cuenta que debajo de esa pinta de Audrey se esconde la señora de Perón.

Que eres tan gigante que vas a romper el techo sobre las cabezas de esos que te metieron en la jaula.

Que no me equivoqué cuando vi que empezaba a…
12
15comentarios 144 lecturas prosapoetica karma: 58

Ahora que duermes

Ahora que duermes
te contaré cosas
que no puedo decirte
en otro momento
porque cuando me miras
enmudezco.
Quiero contarte
que desde que caminas
a mi lado la vida brilla más,
los colores resplandecen
y el sol luce en todo su esplendor.
Ahora que duermes te diré
que a tu lado he vuelto a florecer,
a sentirme bella, a tu lado mis alas
vuelan de nuevo con fuerza y empuje
para alcanzar todos los deseos
dormidos durante años
de vida triste y gris.
Ahora que duermes
te contaré una historia sin final.
La historia de tu alma y la mía
que desde hace miles de años
van atadas la una a la otra
y se encuentran siempre
aunque tengan que atravesar
el mundo entero para hacer
su historia realidad una vez más.
leer más   
13
sin comentarios 92 lecturas prosapoetica karma: 56

Ella

Paz, eso es lo que ella produce, un suspiro de ferocidad, una pretenciosa profundidad, y algún que otro poema con faltas ortográficas de la ansiedad, ella es el punto medio entre la locura y la cordura, la agonía aferrada a lo testarudo de un instante, y las ganas de dormir abrazado al jamás, ella es eternidad desde diferentes ángulos, creatividad, tristeza y llanto, pero aun así, vale agregar, que tiene un humor bizarro, una comilla que no busca compañera y que aparenta que todo lo que dice lo ha citado, ella provoca palabras bonitas, la parte coqueta de algún que otro idiota, y las…
leer más   
3
sin comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 46

Donde el sol y la noche se acuestan juntos

Arde la vista.
Un zorro rojizo trota prendiendo fuego a árboles y arbustos.
Los abedules incendian sus hojas y el sol horizontal, siempre horizontal, les confiere un fulgor inefable. Corre por la estepa el otoño aullando. Laponia entera sangra con el fin del verano en un ritual estacional. Encarnado, el paisaje se consume por unas semanas antes de ceder al invierno. Vendrá la nieve pronto y lo cubrirá todo. Todo menos las huellas del pasado, estas restan bajo el manto aguardando el deshielo.

1500 quilómetros al norte de Estocolmo, 18 horas de trenes y estaciones. De ventanilla y…
leer más   
15
20comentarios 156 lecturas prosapoetica karma: 51

Werner, El Teutón

Un Herzog personificado en la ficción,
un Fitzcarraldo que vive en mí intentado atravesar montañas con una nave cargada de sin sabores, inutilidades, huellas de lo que fue y no pudo ser.

Ese soy, un bosque verde continuo, un río temido en la mitad de la selva, una ópera inaudible en el caudal del cosmos.

Qué puedo esperar, lo único relevante es la sangre del indígena que ebulle del barro, un cuerpo, dos o más, eso no importa. Solo yo y un carrete de cinta que se termina en una tarde de martes.

Soy la tarde y el carrete.
leer más   
4
sin comentarios 28 lecturas prosapoetica karma: 47

Vislumbre

El sueño más loco del mundo:
bajo la copa de un árbol
escucho una voz,
era el árbol.

"Joaquín, niño mío
has sido bendecido con la felicidad eterna,
las mujeres más bellas,
la belleza en cada una de tus proezas,
la virilidad y la gran prestancia.
Irrigarás la sangre tan ansiada
por los vampiros del deber
cuyas calles anegadas
no han parado de llover;
lloran sus rubias y vigiladas
promesas del saber.
Serás único e irrepetible”.

Le dije: "No soy Joaquín,
soy otro intruso
que hubiera deseado llamarse así”.
leer más   
5
4comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 41

Vida

Hay momentos en la vida,
que debemos decir hasta aquí,
basta de tonterías,
basta de absurdas palabras,
piensa que sólo hay una,
que no vale la pena vivirla tontamente,
abre tus ojos,
mira a tu alrededor
y verás que no todo es hermoso,
que hay maldades rondando por ahí,
maltratadores donde menos te lo imaginas,
violadores mancillando mujeres indefensas,
buling en los colegios e institutos,
pero hay otro lado de la historia,
gente joven ayudando a los ancianos a cruzar una calle,
niños cediendo su asiento a embarazadas,
personas dándole monedas a un vagabundo,
ver todo esto es el significado de la existencia,
no te quedes con las cosas malas,
quédate... Con lo bello de ella.

Davinia Mesas Lorenzo
20 de Noviembre de 2017
La Poesía De La Vida - Artes Literarias -
© Derechos de autor.
4
sin comentarios 23 lecturas prosapoetica karma: 44

Fugaz

De vez en cuando llegan sus aguas
a besar mi alma, a tocar mi calma,
una estrella fugaz que estalla
entre los huesos y me desarma.
Duele en el pecho su luz
el fuego que devora mi aire,
aún hay tiempo de cargar la cruz
del deseo que amanece en la carne.
Despierta un nuevo mundo pequeño
una locura clavada en la espalda,
abro los ojos a este nuevo sueño
y sigo durmiendo, hasta la mañana.
leer más   
3
sin comentarios 49 lecturas prosapoetica karma: 45

Dos gajos de mandarina

La temeridad de unos labios felices que me miran de frente, aunque más jóvenes que yo, conocen más mundo de lo que he imaginado.

Eres mi niña-maestra: El pequeño frasquito de pus, color de veneno como el de una berenjena con ese suave olor a melocotón granado, envuelto en su perfecto abrigo de pelusa leonina como para atrapar, por tracción capilar, tu propia capa de atmósfera diminuta casi como la piel de un film adherido envolviéndote todo el cuerpo.

Mirar tus labios es un miedo anticipado. ¡Sí! Púrpura como las mejores bocas de guerra, las que saben de golpes y de gajes... las…
leer más   
6
sin comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 50

Mi Refugio Es La Vida

Cualquier lugar hermoso,
cualquier imagen bella,
mis estados de ánimo,
ya sean tristes o alegres,
son mis refugios que le dan inspiración a mis letras,
tan sólo una palabra,
un sueño, un deseo o la vida misma,
son ellos, vosotros, él o ella, tú o yo,
mi refugio es la vida,
porque en ella se siente, se sueña y se ama.

Davinia Mesas Lorenzo
16 de noviembre de 2017
La Poesía De La Vida - Artes Literarias -
© Derechos de autor.
7
3comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 66

Las dunas del recuerdo

Perdido en las dunas del recuerdo,
recomponiendo las piezas
de éste puzzle que la vida
y los errores dan forma,
con la pala de lo imprevisible,
encuentras tesoros con el calor
que da los brazos del niño
que se niega al abandono del olvido.

Me siento en el refugio
de la sonrisa tatuada por instantes,
diapositivas de un pasado bordado
en la camisa de la melancolía,
recuerdos que detienen el tiempo
y ensancha la memoria.

En esta duna de recuerdos,
un niño aun corre por su albedrío virgen,
guiado por la inconsciencia,
por su falta de comprensión
por los vocablos y las promesas.…
leer más   
15
4comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 58

Sin titulo...

Te siento tan dentro que
a veces presiento que
estas a mi lado.
me gusta contarte lo que me
ha pasado, hasta que descubro,
que estoy hablando en voz alta,
yo sola...

Y me moriré de ganas, de decirte
que te voy a echar de menos.
lo grito al mismo cielo, pero me
faltaban fuerzas, para decirte,
¡Quédate de nuevo!...

Pero es que sin querer, es
inevitable, no puedo dejar
de querer, ni puedo
olvidarte, porque con
más fuerza yo te recuerdo.

¿Y cómo olvidarte, si no quiero?...

Solo en mis sueños habitas aún,
y nos ponemos a bailar, no
necesitamos palabras ni
hacernos de…
leer más   
7
sin comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 58

Imagina

Imagina que solidificamos el mar,
no te preocupes por los peces
los guardaremos en una bolsa.
Imagina que caminamos por ese mar,
pisando con cuidado de no tropezar con las olas.
Imagina que fuéramos tantos
que no cupiésemos en uno solo.
Imagina que llegamos a un lugar
donde nadie pudo llegar antes,
y allí mismo un hombre viejo
sentado en un taburete nos saluda,
se ríe y nos desea buena suerteo co.
Imagina que las noches son frías y largas.
Imagina que el sol no sale una mañana,
y que muchos que nos trajimos
no comprenden y se vuelven.
Imagina que nos cruzamos
con quienes ya están de vuelta,
y parecen cansados, ásperos, sin esperanza.
Imagina que nos quedamos solos.
Entonces seguiremos adelante,
y si nos encontramos a alguien,
y si nos pregunta, le diremos
que estamos recorriendo
todos esos lugares inhóspitos
a los que nos llevamos nosotros mismos.
leer más   
5
sin comentarios 20 lecturas prosapoetica karma: 57

Poema Natural

Escucho tu piel
durante el ocaso,
y las sombras reflejan tu ausencia.

Busco en la arena
que grita en el desierto,
el calor de tus pies dormidos.

La lluvia canta en el viento
y las rosas iluminan tu rostro.

Vuelvo a escucharte en tus silencios
que susurran en el viento.

Voy a morderte las cadenas
y jurarás sobre mi nombre y mi piel.
leer más   
14
sin comentarios 93 lecturas prosapoetica karma: 75

Poesía ida (reconstrucción de memoria)

La poesía —o más bien el hecho poético— es algo que no controlo del todo. A mi me sucede más bien al revés: Tan sólo soy un vector de sus manos. Ella, deformando el haz de mi plastilina, cual si fuese yo una piedra roja, filosofal modelada a su antojo.

Me llega cuando quiere, me usa según lo que dicte su capricho, me contrata a destajo y me paga mal de paso.

Cuando de repente me posee es como sentir un golpe de frescura que no se aborrece... ¿Sabes? Y estoy consciente de que ya no soy yo: El mismo triste gris de siempre, otoñando mi pereza, deshojando la angustia muda sin…
leer más   
16
1comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 64

Nuevos aires, querida Wendy

Decía Benedetti que el tiempo es como el viento, empuja y genera cambios. Qué te voy a decir a ti, querida Wendy, dríade abrazada a árboles de nieve, deslucida sombra en noches de insania y, de vez en cuando, marioneta subida a caballos de acero, desbocados. Qué te voy a decir a ti, depósito de miedos y albergue de almas opacas... Todo eso eras, hasta que dejaste de serlo. Porque siempre hay un comienzo, ¿verdad? Porque la espera irrita, indigna y desalienta; pero, también, es capaz de acaparar toda la energía que deberíamos invertir en VIVIR, antes de que la palabra «tarde» se…
17
10comentarios 107 lecturas prosapoetica karma: 61

Retazos

El roce ansiado de tu voz en mi oído que ya no volveré a escuchar, sobre nuestra ventana mi cabeza descansa mirando anochecer. Quiebra la noche si no te veo, susurra la noche en un velo de nostalgia, cierro los ojos y al despertar una sonrisa que me ilumina ¿Eres tú quien me mira? ¿Quien en triste ausencia me hiela mi alma y quema por dentro? Siento el peso de tu mirada. Miro al cielo. Es un sueño.
Vivo momentos que no llegan. Rezo silencios que gritan tu nombre y ensordecen mi alma.
Te miro, dentro muy dentro de mi y ahí te veo. Tu sombrero de ala ancha, un velo que cubre tu cara,…
7
2comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 55