Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Huellas embarazosas

09: 05 am. Un despertar solitario; parece otro sábado sin sabor. Otro día sin colores, sin vida, sin amor, sin esperanza y sobre todo lleno de lluvias asquerosas.

Las entrañas creciendo con cada día, aguardan unas pocas semanas; solo ella sabe el suceso, aún no ha podido contarle a aquel hombre que sus encuentros de cada viernes en la noche, ha dejado una bella y sutil consecuencia.

09: 12 am. Una ducha con agua tibia, arrastra un poco más que la mugre, lleva consigo recuerdos perpetuos de otras carnes que hoy no se manifiestan con señales divinas, buscan las irreversibles redes…
leer más   
3
1comentarios 40 lecturas relato karma: 44

Te encontré

¡Hola!
Quiero dedicarle este poema a mí novia, pero no sé qur tan bueno sea, espero y me lo hagan saber.
El poema es el siguiente:

Un día te encontré
En un día de agosto
Ese día te miré
Y me cautivo tu rostro

No te dije nada
No quería hacerlo
Eras una chulada
Imposible no verlo

Ese 16 de octubre
Recuerdo aquel día
Felices como de costumbre
Nadie sabía lo que pasaría

Cerca de la banqueta
Y rodeados de amor
Me hacías una pregunta
¿Les hacemos un favor?

Sabía que me querías
Se podia notar
Aún con mis alergias
Te quisiste quedar

Me despido con este verso
Diciendo que no renunciaré
Pues soy el más feliz del universo
Por que al fin te encontré
leer más   
3
1comentarios 23 lecturas relato karma: 34

El sueño de un zapatero

Aquella mañana tu abuelo despertó quejándose de la mala noche pasada. Tu madre, sentada en la cocina, relata la visión de las aves negras que tuvo tu abuelo aquella noche acunado por el peso de los párpados. Tres cuervos, recuerda bien el número que mencionó a tu abuela, le habían atosigado. Caminaba cuesta abajo por la calle adoquinada de su casa en Croacia, dirección al mar, con el trio de córvidos a sus espaldas. Sombras indefinidas que revoloteaban arriba y abajo, sin alejarse, cerca de sus hombros, al ritmo de sus lentos y cautelosos pasos por la pendiente. El mar estaba allí,…
leer más   
6
2comentarios 26 lecturas relato karma: 51

Que cosas dejaste atras en el apuro de la vida..?

Mientras iba creciendo llevaba de la mano al niño que fui, luego apresuré los pasos y un día no estaba más, a veces lo extraño tanto que se me hace un nudo en la garganta cuando lo recuerdo, últimamente a veces lo sorprendo riendo a mi lado por tal o cual situación (casi siempre riéndose de mi), y realmente me encanta, cuando estoy a punto de pedirle perdón por haberlo descuidado ya no está... es posible que lo sepa, es posible que últimamente esté apareciendo más seguido simplemente por haberme perdonado... espero !

¡ Tal vez algún día me de la oportunidad de abrazarlo fuerte y decirle que aún lo amo !
leer más   
6
2comentarios 45 lecturas relato karma: 40

Déjame

Quizá... no soy lo que quiero ser, tal vez deseo más de lo que puedo tener.
De pronto me reprime mucho la idea de no ser feliz en mi totalidad y sobre todo de estar limitada sólo a una parte de las cosas.
Siento hacer de algunos momentos de tu vida un caos... Un estrés. Siento amargarte algunos instantes de tu vida...
Jummmmm... Pero aunque no lo creas, lo siento más YO
Siento ser así.
Siento en ocasiones pensar como siento
También siento estar cansada y que no tiene sentido estar así, vivir así

Le pido a Dios por mi por lo que soy y por lo que él quiere que sea...
Pido para que pare ya! Todo lo que me afana me aflige me frustra
Pido para que comprendas como soy que necesito... que no juzges mi forma de ser y mucho menos te alejes cuando más lo necesito
leer más   
4
sin comentarios 21 lecturas relato karma: 49

Aun................

Aun persisto en creer en el amor.
Aunque muchas veces fui lastimado.
Aunque muchas veces mis piernas desistieron en el tortuoso caminar
Aunque muchas veces las espinas dolorosas se clavaron en mi corazón
Nunca renunciare…………….
Siempre seré un eterno enamorado.
leer más   
4
sin comentarios 25 lecturas relato karma: 44

El sonido de la esperanza

Paseaba su arte haciendo sonar las cuerdas de su violín por los escenarios más importantes del mundo. Pero esa tarde, su actuación no sería en uno de esos impresionantes auditorios. Tenía un talento especial para los niños, y hoy, tocaría sólo para ellos. A través de su música les transmitiría la cultura de su país de origen, y les llevaría un poquito de alegría, a ese lugar aséptico donde libraban su particular batalla contra la enfermedad. Lo recibieron como se recibe a un Ángel, con los ojos llenos de esperanza y de sueños. Y él, tocó como jamás lo había hecho... Hizo sonar la esperanza y bajó el cielo para ellos.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/07/15/escribe-tu-relato-de-julio-iii-con-las-pa
15
14comentarios 115 lecturas relato karma: 64

El loco Otero

El loco Otero

Así le llamaban en el barrio, El Loco Otero. Yo no alcanzaba en puntas de pie el borde de la mesa y sin embargo lo recuerdo. Recuerdo que vestía elegante, usaba sombrero, en verano traje blanco y sombrero de paja y en invierno casimir inglés y sus zapatos brillaban desde lejos.
El brillo era el anuncio de su llegada y todos corrían y se encerraban en sus casas. Menos ella, a través de la ventana yo los miraba. Ella era más que hermosa, era angelical, su rostro suave y delicado, sus cabellos negros caían a los costados de su rostro nacarado. Y el loco quitaba su sombrero…
leer más   
4
sin comentarios 57 lecturas relato karma: 53

El hombre- Bala

Subió tan alto y a tanta velocidad que no encontró la forma de volver. La multitud, testigo de la hazaña, esperó y esperó hasta que las autoridades competentes informaron de la imposibilidad de que el héroe celebrara con ellos el record conseguido. No lo verán sus ojos, pero esta hazaña que honra a nuestra ciudad pasará a la historia, dijo el más autoritario de las autoridades presentes. Y añadió: desalojen la calle.
La historia nunca lo ha nombrado, pero sí los cuentos que esconden los tejados y rincones de las calles. Y los bancos de las plazas que guardan los sueños de algunas ancianas que, cuando el sol les acaricia los huesos, hablan del hombre-bala, vecino del barrio, que se quedó a vivir en las nubes.
leer más   
4
sin comentarios 34 lecturas relato karma: 38

Caída del Cenit

Vagamente me adentro a un espacio que no es mío; ¿por qué me sorprendo? Si al salir del abismo que se encierra mi mente lo único que encuentro son destinos sombríos. Como ver una tortuga sin caparazón, como ver un ave sin alas, como encontrarme en altamar naufragando en la nada. -Es más profundo que eso pienso…-

Al perecer mi voluntad me ahondo cimbreante por escombros masas que tal parecen dóciles a su regocijo ¿Regocijo? ¡Desgraciados! Pero ¿a dónde se fue el deleite de encontrarse a uno mismo? Ese que los rebaños no han encontrado por su nefasta fidelidad al amo y su…
leer más   
13
2comentarios 64 lecturas relato karma: 40

En esa montaña

En esa montaña.

A lo lejos.

En medio de esa luz intensa que vislumbra los atardeceres de esos bosques impertinentes.

Camino entre matices de luces y coloridos verdes que se asoman entre los jardines de esa montaña que se esparce entre pasiones llameantes.

En medio de ese jardín de flores recónditas dejas ver tu desnudez,
desistiendo que el viento intolerante acaricie tu delicada piel.
Me detengo en tus labios y con suave mordisqueo trato de comérmelos,
con sumisos movimientos dejo caer mis labios sobre tu cuello,
Y desde allí me deslizo hasta la aureola de tus senos,
Me detengo…
leer más   
4
sin comentarios 41 lecturas relato karma: 46

La navidad de Juanito (Cuento)

Juanito era un niño de diez años, que trabajaba para poder vivir, como todos los días bajaba desde arriba, desde el cerro San Cosme, allá en Lima, para poder sus caramelos, pues así ayudaba su madre que había sido abandonada por su padre y también a sus cinco hermanitos pequeños. Le gustaba vender por en el centro de la ciudad, especialmente por el Jirón de la Unión, pues allí habían muchos centros comerciales y mucha afluencia de gente y podría tener más ventas: ¡Caramelos de eucalipto para la garganta¡¡Caramelos a cinco por cincuenta céntimos¡
Ese día, era un día…
leer más   
6
sin comentarios 51 lecturas relato karma: 65

Entre vistas

- Y su nombre es...
- Roxana. Pero me llaman Ro.
- ¿Sexo?
- Todas las veces que tenga ganas.
- ¡Sra.! Me refería a su género.
- Femenino. Sin x de inclusivo al final. Escriba bien, por favor.
- ¿Edad? Claro que si se puede saber. Ya todos conocemos la coquetería femenina.
- Exacto. Y por la misma coquetería, le cuento que cuento con 52.
- Ufff son un poco muchos. ¿Le pesan?
- Ellos a mí, no. Yo a ellos... estimo que bastante.
- ¿Se cuida?
- ¡Claro! Cruzo la calle mirando hacia ambos lados aunque sea de una sola dirección.
- Me imagino. Pero me refería a su físico y su salud.…
leer más   
13
12comentarios 108 lecturas relato karma: 57

Huerta

Una noche de verano en la huerta es para dejarse llevar. Una mínima brisa muy húmeda balancea tres farolillos de papel con una luz tenue que no da para leer pero sí para ver los mosquitillos revolotear. El transcurrir del maltrecho río, unos metros más allá, da vida al terrenico de cada vecino que tan celosamente cuida y custodia de manos ajenas.

Las acequias1 árabes se dan un festín cuando borbotean con el agua de riego y los árboles parecen saber que van a beber. El azahar perfuma la tranquilidad de la noche y alguna chicharra se atreve a interrumpirla frotando su…
leer más   
3
sin comentarios 40 lecturas relato karma: 47

Entre marismas y jardines

Entre marismas y jardines.


Existen jardines óptimos para el descanso,
donde se permite tender la sombra sobre el césped
-depilado o no- pero exento de bichos.
Jardines, donde poder sentarse a leer y a pensar en usted;
justo al lado de la niebla, mientras el sentimiento
juegue pelota por entre la hierba mojada.
Jardines, donde los ya cansados,
nunca reposan sobre un banco de madera oxidado.
Un lugar para recrear los versos inexpresados,
bajo la luz de una vela llena de esperma;
las que por el efecto del alcohol se prende una vez al mes.
Santuarios, carentes de hombres lobos
ni monstruos ni…
leer más   
6
sin comentarios 37 lecturas relato karma: 42

La mujer de al lado

¿Alguna vez te has preguntado si alguien piensa en ti?

Elevas la mirada hacia lo profundo de tu ser. En ese lugar donde se esconde la intranquilidad de hacer algo que no sabes. Solo las gotas de sangre que ruedan por tu vientre descubren el inminente recuerdo de inmortalizar pasiones vacías.

El sudor se desliza.

La demencia se apodera de tus labios.

Tu cuerpo delata tu respiración acelerada de ese profundo y mortífero recuerdo.

El adiós.

Recuerdos que relucen en tu mente y en las palabras que se ahogan en un intento desesperado de articular algún sentimiento que se refleje en…
leer más   
7
sin comentarios 39 lecturas relato karma: 41

Y sigo sintiendo

La niña se detuvo frente al espejo.
disimulaba mientras abría un poco mas sus piernas.
con ágil movimiento introdujo su dedo.
logro sentir la profundidad de sus deseos e inmediatamente sintió que todo era diferente.
por un momento pensó que necesitaba algo de mas tamaño, de mas grosor.
algo que la hiciera sentir que su vida giraba a velocidad orgasmica
leer más   
4
1comentarios 37 lecturas relato karma: 28

Amor a la orilla del mar

Un día te despertare con una caricia suave,
será como el beso de una ola a las rocas del mar.
Sentirás silbidos, estruendos y gruñidos
de mi boca para tus labios al rozar.

Te tomare con un abrazo de mis olas
y rodeare tu cuerpo como él sol al atardecer.
Sera un baño de sentimientos bajo el océano
y todos nos miraran besarnos al amanecer.

Nos encontraremos en un estuario de pasión
donde se unirán nuestros ríos y mares interiores.
En un solo cuerpo agónico y en una misma
noche de ilusiones seremos muy felices.

Habrán movimientos de olas en nuestros
cuerpos y me ahogare en tus…
leer más   
3
sin comentarios 45 lecturas relato karma: 31

Lesbianas

Allí estaban ellas.
Entretejiendo sus miradas.
Sobrevolando en planos horizontales.
Deslizándose en pieles sudorosas.
Buscando salidas entre labios.
Imaginando ser amo y esclava.
Acometiendo contra el pudor de la verdad.
Narcisas del acto lujurioso del amor.
Amantes del abrigo de sus pieles.
leer más   
14
6comentarios 77 lecturas relato karma: 52

Cuando salgo de su casa

después de visitarla otra vez, escojo la calle que peor me va para regresar. Lo hago porque ella siempre sale al balcón para alargar la despedida. Me busca con la paciencia de quien puede abarcarlo todo y cuando, al fin, da con mi silueta en el tapiz de la plaza, alza y mueve despacio su mano, con la misma cadencia que muestran los años pasando ya para los dos, y yo me giro varias veces para imitarla mientras camino, sin detenerme, para no quitarle valor a un nuevo "hasta luego". De todo lo que me da, ésto es lo que recuerdo con más ternura. Bueno, habría que añadir que, una lejana mañana de octubre, dio a luz a mi madre.
leer más   
7
4comentarios 53 lecturas relato karma: 56
« anterior1234539