Mi musa

Odiaba tener que reprocharle que volviera a su pose inicial, pero su musa se abstraía con tanta facilidad que en sus despistes, cambiaba la expresión de su retrato. Una obra que llevaba semanas pintando, un cuadro que dejaba plasmada la sensualidad y belleza masculina que su amigo poseía. Y a pesar de que le llevó tiempo convencerle, la obra estaba quedando maravillosa, era tal la similitud, que parecía haber creado al gemelo de su compañero. Al principio a este no le agradó nada la idea, pues como era de esperar, le daba vergüenza estar durante horas desnudo para que él le dibujase…
4
4comentarios 12 lecturas relato karma: 38

Egoista

-“eres una cursi egoísta sin remedio” me dijo como si descubriera El mundo en aquella frase, y qué podría decir yo para defenderme si por cima de sus problemas y preocupaciones, yo solo pensaba en mi y en cómo se veía bonito así, frágil, casi tanto como era bonito verlo erguirse con todo ese visual llamativo de aquella silla en la que se sentaba a menudo tan serenamente. Era ahora solo una criatura frente a un vasto mundo.
Yo? Egoísta? Si, si lo era, y aun lo soy, pero cursi? No, esa era una falsa acusación, solo había leído demasiadas poesías y él era solo el niño de turno…
4
1comentarios 31 lecturas relato karma: 41

Así escribí mi primer poema

---A manera de introducción---

(Porque hacía falta un preso,
o por indocumentado
a la cárcel fui llevado
indiciado, procesado,
y desde luego sentenciado.

En cuatro años encerrado
escribí mi triste infancia
y aprendí que mi familia
estaba a un muro de distancia,
y que los derechos humanos
eran solo una falacia.

Mas la muerte de mi hijo
me ha dejado consternado,
cuando salí de cárcel...
¡Ya lo habían sepultado! )

(Del poema "Que le debo, autobiográfico")


... Era víspera de navidad,
como todos los domingos esperaba la visita de mi esposa y mis pequeños hijos, al…
9
2comentarios 44 lecturas relato karma: 57

Máscaras...

Al salir del concierto la noche se encontraba sumida en su existir más profundo, la calle poco a poco se vaciaba de los asistentes y todo aquel bullicio que hubieran generado las pláticas retóricas y los pasos sin rumbo, se fueron apagando como se extingue la luz de una vela con el paso del reloj.

Me gustaba disfrutar mi soledad en compañía, sentía cierto deleite en observar a las parejas discutir por trivialidades, ver cómo eran condescendientes entre sí afirmando conocer tal o cual obra, libro, persona, mundo, galaxia, constelación... para simplemente tornar los ojos admitiendo…
7
5comentarios 46 lecturas relato karma: 48

Un Hombre Llora

A Manuel





—Me siento solo.

Esa fue la última frase que pronunció, profunda y contundente, antes de inclinar la cabeza y echarse a llorar.

Yo que siempre he estado sola –aún en la compañía de otros– y de esa forma me he sentido mucho mejor, esta vez me sentí inmensamente triste de verlo allí así, compungido, al borde del desespero ante una idea tan feliz como la soledad, al menos para mí.

Mientras él se estremecía entre lágrimas al otro lado de la mesa, hipando, con el rostro hundido en las manos, sus palabras seguían retumbando en mi mente: “Me siento…
8
1comentarios 40 lecturas relato karma: 46

La ola sabia

Se cuenta que una tarde de invierno el mar embravecido rompía las olas contra los acantilados, las olas cansadas por la ira del mar decidieron reunirse a orillas de una isla solitaria. Todas protestaron por los constantes maltratos del mar. Una ola altiva pero muy sabia tomó la palabra:
_ Amigas olas, asumamos con sabiduría e inteligencia nuestra protesta. Nos dividiremos en cuatro grupos, norte, sur, este y oeste…
_ ¡Oye ola! no somos exploradoras queremos soluciones concretas para nuestro problema muchas olas han desaparecido por culpa del mar… Todas comenzaron a gritar.
_…
leer más   
5
2comentarios 29 lecturas relato karma: 46

Vergüenzas... de la evolución humana

Una cohorte de primates, escuchaba atentamente lo que les decía Doña Decencia, exponiendo ejemplos y esquemáticos resúmenes.
Los primates emocionados seguían la disertación sin pestañear.
Al momento, un ciudadano humano, asombrado con aquella pintoresca reunión, detuvo su camino y se quedó a escuchar.
– ¿Cuál es tu interés aquí? – Le preguntó extrañadísimo uno de los primates, que no podía entender, que un humano, estuviese interesado en saber de Doña Decencia. “¿Será tal vez el único reducto de su especie…?” – Proclamaba nervioso.
El humano acariciando su prominente panza y con una sonrisa irónica, le contestó – Sabrás tú, lo que es la tentación.
El primate, rascándose el cogote susurró – Cosas de la evolución humana…



Microrrelato publicado en 5 palabras solidarias
www.cincopalabras.com
7
2comentarios 30 lecturas relato karma: 58

Certezas

Del anaquel sobresalía un tomo que no llamó más mi atención su vivo rojo y lomo dorado que por la falta de esmero con que fue colocado en el lugar no correspondiente. La oriflama hilera de los cuarenta volúmenes que conforman la Historia Universal presentaba una cavidad oscura entre los números 19 y 21.
Decidí llevarlo a su sitio cuando de sus páginas brotaron dos pedazos de papel. Añejos y cetrinos, uno se trataba de una carta mientras que el otro de una copia de una fotografía (o la copia de la copia fiel de la realidad física de un individuo). La imagen describía con…
5
2comentarios 26 lecturas relato karma: 27

El síndrome del espejo

El reflejo del espejo amenaza la rutina. A veces resulta aterrador. Cierras los ojos, lo esquivas pero a veces sin darte cuenta atisbas de reojo que ha vuelto a clavarte las pupilas. No hay escapatoria a la tortura de la visibilidad.

Resultan curiosas las formas de mirar. Cada mirada compone un mundo único, diferente al de todas las demás. Unos miran pero no ven, otros ven pero no miran, algunos reparan con pose analítica la realidad con apenas un abrir y cerrar, unos maquillan los objetos con la imaginación, otros los embrutecen con miradas rudas, incrédulas o desconfiadas, y otros…
6
1comentarios 24 lecturas relato karma: 47

Una rosa flota en mitad del agua enrojecida

El agua sale lentamente por debajo de la puerta.

La madre entra y encuentra el grifo echado, la bañera llena de agua caliente, vapor en el cristal, una carta de despedida tirada en el suelo y, una rosa roja flotando en mitad del agua.

A la rosa no le quedan pétalos, algunos se le han caído de aguantar tantas ráfagas de viento, llenas de palabras y miradas, y otras se las arrancaron poco a poco.

Sólo sabe que es roja, por el color de agua.

Quisieron esculpirla hasta la perfección, y ahora no les quedan más que pétalos descoloridos y secos.

----------------------…
leer más   
11
2comentarios 30 lecturas relato karma: 50

La foto que nos escupe a la cara

En enero de 2015, el fotógrafo turco Osman Sağırlı publicó la foto de una niña de cuatro años llamada Hudea en el diario Türkiye. La imagen fue tomada en el campo de refugiados de Atmeh, en Siria, en diciembre de 2014.
Tras un trayecto de unos 150 kilómetros, Hudea había llegado desde Hama, donde vivía con su madre y dos hermanos, al campamento que queda a unos 10 kilómetros de la frontera con Turquía. Aquí tenéis la información completa.
Mientras miro esta foto, tengo reciente la lectura del libro Understanding a Photograph de John Berger.

“La fotografía es para mí el…
10
1comentarios 124 lecturas relato karma: 33

Hechizado

Un frío intenso le calaba hasta los huesos. El abrigo de paño fino de Samantha, no servía para aplacar la tiritona, que hacía chasquear sus dientes. Después de una noche atroz, donde hasta el Alma que no tenía quedó hecha trizas, la desapacible mañana en Bruselas, estaba resultando ser un auténtico martirio. Al frío se unieron las primeras gotas de lluvia, de este mes de Febrero que comenzaba. Aceleró el paso, las gotas cada vez más frecuentes, aventuraban que iba a caer una buena. Además, debía llegar a tiempo para deshacer el hechizo. Quizá, sólo así podría recobrar la…
7
4comentarios 36 lecturas relato karma: 54

B. y B

Yo, que sé quién soy, observo a quienes quieren ser. Y aunque no deseo demorarme en pormenores como el de la veracidad de la historia siguiente, me permito dudar. Porque como todos los hombres, he dudado; no he sido atento cuando debía; y el lector, menos escéptico, más seguro de sí mismo, más inteligente y afín al detalle, ayudará a contrarrestar las flaquezas de mi espíritu.
Es Doppelgänger en alemán; Kagemusha en japonés; la sombra en la física; gemelos en la biología. Zeus recurrió al doble por amor; los escritores, por carencia de ingenio: desde las novelas…
15
2comentarios 42 lecturas relato karma: 45

Arne Jacobsen rezó

Arne Jacobsen rezó. Pidió que la riqueza material y espiritual de este año continuara sin mancha y que Dios le diera el hijo más angelical que hubiese pisado los fiordos de Hordaland. Un hijo fuerte, seguro de su propósito angelical en el mundo, digno sucesor de su padre, político conservador demócrata cristiano, que en sus ratos libres, cuando la política y los negocios privados se lo permitían, iba a la iglesia protestante a purificarse el alma y a rezar por otras almas menos perfectas y trabajadoras que la suya. Rezó toda la noche mientras la tormenta de viento, razón de ser de…
leer más   
3
sin comentarios 12 lecturas relato karma: 41

Separados

Él es luz, sale encendiendo los días.
Ella apaga los días y si faltase sólo habría oscuridad.

Él es ardiente, capaz de calentar por dentro y por fuera.
Ella es más sombría, y si la miras te puede hacer sentir frío y soledad.

Pero los dos brillan con toda su fuerza e iluminan, y mucho, aunque cada uno lo haga a su manera.

Estoy hablando del sol y la luna.

Cuando los miro no puedo evitar pensar que tal vez son hermanos que fueron separados al nacer y viven dando la vuelta al mundo buscándose mutuamente.
leer más   
6
sin comentarios 22 lecturas relato karma: 34

Envoltura

Aunque te despidas del desahuciado,
minutos después de su largo viaje,
plañendo en los hombros del negro traje
lágrimas ácidas , transfigurado.

Y te avecines al servil sumiso,
que ve en ti , al bienhechor inmaculado,
perdiendo ante la muerte, desolado
en desigual combate tan preciso.

Y aventes tu abnegación generosa,
y acojas encomiosos parabienes,
escuchando aclamaciones gloriosas.

Aunque entusiasmado acudes y vienes,
ideando crónicas fabulosas,
si la virtud te falta, nada tienes.

©Giliblogheces
5
sin comentarios 10 lecturas relato karma: 31

La tortuga roja

"Despierto del sueño.

Abro los ojos, y todo esta sumido en una oscuridad.
(diferente a la normal)

Parpadeo, y consigo vislumbrar una forma a lo lejos que no puedo identificar hasta que se encuentra frente a mí.

Me mira fijamente.

Es una tortuga, una tortuga roja.

Me asusto y por inercia vuelvo a cerrarlos.
(Ahora la oscuridad me es más familiar)

Cuando los vuelvo a abrir, encuentro a una mujer pelirroja acariciándome la barba, sin dejar de mirarme fijamente.

Encuentro, de una extraña manera, mi hogar.

Me atrevo a mirarla a los ojos, y veo en ellos una isla…
leer más   
4
2comentarios 28 lecturas relato karma: 46

Sumud

Sumud conocía la tierra palmo a palmo. Paseaba con un bastón hecho de rama de olivo y una kuffiya alrededor del cuello. A pesar de su ceguera, Sumud sabía que no quería abandonar la tierra de sus antepasados.

No podía ir al colegio y por eso solía sentarse en silencio frente al muro a dibujar una llave sobre la arena, porque los dibujos, al igual que las palabras, significan cosas.

Un día ese silencio le habló.

Sumud se asustó.

—Tranquila, te noto cansada —dijo el silencio.
—Sí —le contestó Sumud—. Estoy cansada de vivir como los mayores, ¡soy una niña!.

El…
3
sin comentarios 71 lecturas relato karma: 28

El chachachá del tren

Hora punta AM.

Apenas ha amanecido y el rebaño se agolpa en los andenes de la gran ciudad. Una locomotora tras otra. Cada pocos minutos se abren las puertas de un tren hacia la rutina.

Vagones atestados de hormigas rumbo a su quehacer. Se palpan, se respiran, algunos se mezclan y otros se esquivan. Sobresalen hombres trajeados y mujeres con carmín, ataviados con carteras y agendas digitales, los que empiezan la jornada más frenéticos. Otros, rostros cabizbajos, se bostezan, abatidos, es la cara de la resignación de la obligación.

Las mañanas son calladas. Viajeros solitarios entre…
4
sin comentarios 19 lecturas relato karma: 28

Querido Jorge Eliécer Gaitán Ayala

Señor Jorge Eliécer Gaitán Ayala

Mis abuelos siguen llorando su muerte,todos los 9 de abril;ese día sacan su pañuelo blanco y lo baten hasta donde les alcanza la fuerza.

Usted señor Gaitán, no lo olvida nadie.

Usted señor Gaitán,era la esperanza de todo un país en especial de las masas más oprimidas y olvidadas por el gobierno oligarca.

Señor Gaitán,hoy en pleno siglo XXI anhelamos un líder como usted,ya que ningún político le llega a la oratoria pura y sincera,desgarrada y atrevida de usted señor Gaitán.

Señor Gaitán, debió escribir un libro,para que le enseñará…
leer más   
4
sin comentarios 19 lecturas relato karma: 31
« anterior123458