Los Navegantes

Él (El Navegante)

Fue un duro invierno para él,
el frío había sido tan intenso que hasta los recuerdos parecían haber quedado congelados en su memoria. Y ciertamente, que del mismo modo que se protegía de los gélidos vientos con su raído abrigo, aprendió también a proteger su alma mediante el olvido.

Cuando amanecía y los primeros transeúntes lo despertaban de sus sueños cerraba fuertemente los ojos, como queriendo atrapar un poco más de ese tiempo, unos minutos más de esa forma de letargo, ese estado de semiinconsciente que le permitía cierta comodidad alejada…
leer más   
12
5comentarios 53 lecturas relato karma: 49

Día inolvidable

Con risas y lagrimas compartidas se despidió el día, la espuma de una cerveza escuchaba atenta los lamentos de tres mujeres que el amor no les alcanzó y lo intentan recuperar, el amor de una de ellas se despidió de forma violenta bajo la confianza eterna de un amante "dispuesto a todo", la última piensa que ese sentimiento guardado no es amor, porque ese sentimiento rebasa lo que se conoce como amor, va más allá.
La risa lejana de un bufón disipaba los temores y les invitaba a contagiarse de la chispa de la alegría, mientras él, por dentro, lloraba.
leer más   
3
sin comentarios 42 lecturas relato karma: 28

¡La avispa y yo!

Hace unos días me acerque al lavadero de mi casa y descubrí en la alberca
una avispa que había caído en ella y luchaba por salir del agua; condolida
metí la mano para salvarla y con mucho cuidado la rescate posándola
en el dedo índice.

La observe por unos minutos teniéndola aun en el dedo,
contemplando como movía sus débiles alitas y recobraba fuerzas,
¡De pronto! un dolor lacerante me atravesó el dedo, la mano
¡Todo! y el insecto alzo su vuelo, dejando en mi adolorido dedo un pequeño Aguijón…

Lo primero que se me vino a la mente fue
¡Desagradecida así me pagas el…
5
sin comentarios 32 lecturas relato karma: 30

Sin vos no soy más que verdad

Me volví un tipo honesto.
Después de todo, ¿qué cosa hay en el mundo más sincera que el dolor?
8
sin comentarios 30 lecturas relato karma: 44

Y las aguas no quedaron divididas

Un varón de la familia de Leví fue y tomó por mujer a una hija de Leví, la que concibió, y dio a luz un hijo; y viéndole que era hermoso, le tuvo escondido tres meses.
Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río.
Y una hermana suya se puso a lo lejos, para ver lo que le acontecería.
Y la hija de Faraón descendió a lavarse al río, y paseándose sus doncellas por la ribera del río, vio ella la arquilla en el carrizal, y envió una criada suya a que…
8
sin comentarios 34 lecturas relato karma: 43

Canto a la Vida

En la oscuridad siempre estás. en la puta oscuridad.
Apeándonos del mundo dejando que la cabeza nos atormente.
En realidad son las voces del silencio, con el cual cubres nuestra testa.
Pedazos de cerebro cortados de forma irregular, eso es lo que nos dejas.
Volvemos a la cálida protección de una matriz envejecidos y apestando a caos,
locura y amargura. Volver a empezar es el título de nuestras vidas.
Y con buen karma, que bueno era, tuvo buena suerte: el epitafio de nuestra muerte.
"Estar sobrio es como si cada día enterrase a un amigo diferente,
desesperación porque nada me…

leer más   
4
1comentarios 44 lecturas relato karma: 39

Yuxtaposición

-Si no es ella ¿quién va a ser? -preguntó desde su corazón.
-Tú mismo -se dijo frente al espejo siendo portavoz de la razón.
leer más   
9
1comentarios 46 lecturas relato karma: 38

Divorcio

—Hasta que la muerte nos separe, ¿recuerdas? —dijo ella.

Acto seguido, jaló el gatillo.
12
3comentarios 62 lecturas relato karma: 27

Soy yo

Se había oído una llamada en la puerta. A nadie aguardaba a esas horas. Tras unos segundos de espera volvieron a repicar los tres toques en la aldaba. El gato negro ni siquiera se sobresaltó y continuó dormido sobre la alfombra. El sofá todavía conservaba el calor del anciano cuerpo arropado. Con mucho esfuerzo se levantó y, a pasos cortos, recorrió el pasillo hasta llegar a la entrada de la casa. Retiró la chapa metálica de la mirilla y un rostro, desconocido pero esperado, permaneció inmóvil, clavado en ojo cristalino de la vivienda.
 -¡No puede ser! ¿Por qué llega en este…
leer más   
12
2comentarios 114 lecturas relato karma: 31

Cicatriz

Circunstancias siempre ocurren
a lo largo de la vida,
van dejando cicatrices
en profundas heridas..

El alma frívola queda
de tanta decepción
desnuda la melancolía
en cofradías de oración.

Trémulo y penitente afloran
sentimientos del corazón,
como flor marchita
van perdiendo su color..

Cicatrices que perduran
como destigios de una guerra,
en trivial derrota..
los años la encierra.

Aliciente de alegría será
aquel que pueda cicatrizar,
exiliar a un nuevo futuro
para volver a empezar.
leer más   
4
1comentarios 23 lecturas relato karma: 27

Carta a la amante de mi marido

Querida amante

Te lo llevaste sin manual de instrucciones, sin preocuparte de lo que quiere y sin saber quién es en realidad.
Tiene sus cosas buenas y malas como todos.
Se preocupó por mostrarme las malas, por sí quería huir antes de empezar, le mostré las buenas cuando decidí quedarme a su lado.

Le gustan los lunes, él es diferente a todos los demás, y lo celebra al llegar a casa con comida japonesa que compra cuando sale del trabajo, siempre en el mismo lugar, es un hombre de costumbres.

Los martes recorta su barba antes de desayunar, le gusta hacerlo mientras preparo café y…
leer más   
4
2comentarios 181 lecturas relato karma: 32

&

Realmente no pude apreciarlo en toda su dimensión hasta que comenzó a ocupar un lugar primordial en la simbología de mi efímera existencia. No sé si pecaré de exageración, pero el ocho se me hizo más presente que, supongamos, cuando tenía 79 años de edad.
Cumplidos los ochenta, empecé a verlo por doquier sin caer en las tentativas tautológicas de la numerología, y cierta fascinación se apoderaba lentamente de mis razonamientos; a tal punto que hace unos días, en uno de mis paseos rutinarios, pude observar que la lluvia compartía mi obsesión: el ocho se había dibujado sobre…
13
2comentarios 79 lecturas relato karma: 40

La Niña

Ella era su preferida. Le gustaba cuando jugaban las dos y todas las noches la miraba dormir.

—Aún no es tiempo, no está preparada, pero llegará su hora. —decía mientras la miraba desde el estante de los juguetes.

Mientras tanto, peinando su cabello, la niña miraba detenidamente su reflejo mientras éste le respondía:

— Aún no, no estoy preparada…Pero llegará su hora.

P.E.S.S
leer más   
8
4comentarios 95 lecturas relato karma: 28

La actriz

Cae el telón. La obra ha sido un éxito. La actriz aplaude con una gran sonrisa interpretando un papel de óscar.
Sin embargo no está en el escenario sino entre el público.
Cuando la gente se va se queda sola frente al escenario y sentada en su silla de ruedas imagina que esos aplausos fueron para ella.
leer más   
9
4comentarios 31 lecturas relato karma: 41

Bienvenida Ingratitud

Bienvenida Ingratitud !!
Aquí estoy nuevamente
para recibirte
con mis brazos abiertos
para volver a saborear
tus días oscuros
llenos de una triste soledad pasajera
de una indiferencia que mata
pero sé que tu estadía
es una instancia momentánea
suelo así recibirte con todo
me caracterizo por ser una guerrera
que lucha constantemente
y esta vez no será la excepción
te daré amor las caricias
la lealtad el abrazo
escucharé tus miedos
y siempre estaré dispuesta
a darte lo mejor de mí
aunque tu siempre me des
con lo peor de tí ...
Bienvenida Ingratitud !!
Kary®
@deluzenluz
leer más   
8
3comentarios 49 lecturas relato karma: 54

Fugaz Camaleón

Camuflaje en ternura
atrapante tu pasión,
eres sutil camaleón
inerte de bravura...

Astuto y confiado
embelesaste mi corazón,
premulo sin razón
te nombre Amado.

Tu piel de carácter
sellaste suplantando,
de a poco abandonando
la ilusión en partes..

Insípido y frío
volviste mi dolor,
cambiaste de color
camino al exilio.

Camaleón fugaz e inquieto
hoy extraño ese querer,
te llevaste hasta mi aliento
ya no sé en quien creer.
leer más   
3
1comentarios 13 lecturas relato karma: 31

Pronombres

Ella no sabía porque debía aprender sobre la crueldad; Él en cambio, no sabía por qué debía aprender sobre las emociones. Ambos habían vivido una vida entera sin esos conocimientos. ¿¿Por qué ahora era el momento?? ¿¿Por qué ese alguien al que llaman Destino, notó que les faltaba esa lección??
Ella comprendió que podía ser como los demás, agresiva, posesiva, más sobreprotectora que el promedio de los mortales, que podía ser letal causando un rasguño al pasar. Él, que había algo más, que podía ser distinto, que a todo podía llegar.
Ella trató de entender y se perdió…
leer más   
3
4comentarios 24 lecturas relato karma: 40

Mi mirada y yo

Y es que no puedo hacer silencio indefinido en mis ojos, no tengo tanto control sobre mi mirada. Se pierde y no puede callarse, si hasta deja sin voz alguna canción cuando encuentra un espacio por el que colarse o un reflejo en el que mirarse.
Se muestra en paz, pero sus dichos son la guerra y me la declara todos los días. Podría vestirme de blanco, agachar la cabeza o arrodillarme con las palmas hacia arriba mostrando que no tengo más armas, pero nada le importa, ya no acata; tampoco ejerzo como razón o voluntad.
Es la que domina, la que me esclaviza y me somete. Hace y deshace a su…
leer más   
4
sin comentarios 33 lecturas relato karma: 31

Su cama

“Muerta en vida, muerta en vida…”, se repetía una y otra vez en su cama, eso que había pasado de ser su dulce lecho, el lugar donde amó al hombre que la hizo feliz, a ser su ataúd abierto.

Deseaba la muerte, anhelaba que llegase la dama negra, para llevársela, para descansar…, y también, porque ella sí creía en otra vida, en el cielo y el infierno, esperaba, ansiaba reencontrarse con su amor, con quien nunca debió dejarla en este mundo de los vivos.

Muerta en vida, así se sentía, sola. Estorbaba, lo sabía, y quería morir, pero no podía controlarlo: “llegará cuando…
4
sin comentarios 18 lecturas relato karma: 37

La Violinista

Como cada noche, miraba a través de mi ventana del cuarto piso, como ella delicadamente tomaba su violín y se disponía a tocarlo. En esta noche me regala las dulces notas de Adagio for strings, por lo que cerré mis ojos y sentí como la música en el alma me elevaba. Sus dedos acariciaban cada cuerda y verla, era ver una pintura cobrando vida.
Su cabello negro cuidadosamente peinado y ese vestido rojo que enmarcaba su figura me enloquecía, le disfrutaba mientras se movía al compás de cada sonido cual si bailara con las notas: quiero tocarla, pero interrumpiría esta paz que cada noche…
leer más   
11
10comentarios 96 lecturas relato karma: 27
« anterior123456