Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Despues de la tormenta

Esa delirante tormenta que se diluye en el incesante recuerdo,
cuando decidiste marcharte una vez más.
Fue el más estruendoso sonido de tus aguas turbulentas,
bajando apresuradamente por los cauces de la incomprensión,
Arrastrando todo a su paso.
Ilusiones,
Recuerdos,
Pasiones.

Trate de arrumbar en esas aguas impetuosas,
todas mis pasiones,
Y naufragar en tus delicias.

Trate de defender nuestro amor en la incesante búsqueda de recuerdos en tan vertiginosa tormenta.
Me sumergí en lo más profundo de tu borrasca,
Y en las aguas intranquilas de tu naufragio.

Me arrastre en el fango.
Quise besar tus pies.
Suplique amarte de nuevo,
Y me hundí en el más profundo océano de la humillación.

Llore mucho.
Llore torrentes de aguas turbulentas e incomprensibles,
que se vaciaron en lo más profundo de mi alma,
Pero preferiste ahogarte en océanos desconocidos,
simulando el olor de otro cuerpo deslizándose por tu piel.

Preferí ante mi propia sumisión ser esclavo de tu mentira.
Y espere ocultando mi dolor,
hasta que pasara la tormenta.

Ya todo paso,

Se disolvió tu tormenta.
Ya no hay cielo.
Ni siquiera estrellas que contar.
Solo quedo la suave brisa tratando de desnudar mi cuerpo azotado por tu despreciable tempestad.
Solo quedo la delicada noche abrigando mi piel,
Retorciéndose entre mis piernas,
simulando escupir el amor a montones.

Jamás podre olvidar esa tormenta que dejo rastros impregnados en mi piel.

Después de esa tormenta,
Cerré los ojos por un momento y llore
3
sin comentarios 34 lecturas relato karma: 46