Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

¿El amor muerde?

«Los sentimientos duelen en los pensamientos y en la piel... »
Así empezaba aquella frase colgada en un pequeño cuadro de mi habitación;
Necesitaba más que la cura unos minutos de placer, me dispuse a desnudar mis palabras y a tirar a la ropa sucia las mentiras que me acaloraban aquella tarde. Cogí un poco de aliento, ya no tenía lágrimas que llorar,
no lo podía negar me pesaban aquellas huellas de dedicarle mil noches enteras mientras él jugaba a perderme,
podía sentir sus manos heladas tocando mi pecho, arrancándome de a pedazos su compañía.
Era evidente me había vuelto sedentaria de su amor de carácter sofocante y voz débil.
dejaba de sentir: ya no estaba bien, ya no estaba mal.
y cuando por fin se marchaba, volvía con cien verdugos que castigaban el querer olvidarle.
¿Qué será de mí si escribo desde el dolor?
¿En que me convertí al entregarme a las letras?
ya no alcanzaba alzar ni un poquito la voz porque mi boca estuvo llena de vidrios molidos que por infortunio confundí con azúcar,
¡Así se sentía su dulzura, y sus extrañas formas de amarme!
finalmente entendí que no regresabas por mí, regresabas porque no hallabas a dónde más ir, pues, era el único camino que sabías con perfección,
pero me satisface saber que con nuestro último beso también te romperás.

etiquetas: siluetas, caminos, amor, piel, beso, letras, dolor, entregar, único
4
1comentarios 83 lecturas relato karma: 40
#1   ya no alcanzaba alzar ni un poquito la voz porque mi boca estuvo llena de vidrios molidos que por infortunio confundí con azúcar

Muy bonito!!!
votos: 0    karma: 12