Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El loco Otero

El loco Otero

Así le llamaban en el barrio, El Loco Otero. Yo no alcanzaba en puntas de pie el borde de la mesa y sin embargo lo recuerdo. Recuerdo que vestía elegante, usaba sombrero, en verano traje blanco y sombrero de paja y en invierno casimir inglés y sus zapatos brillaban desde lejos.
El brillo era el anuncio de su llegada y todos corrían y se encerraban en sus casas. Menos ella, a través de la ventana yo los miraba. Ella era más que hermosa, era angelical, su rostro suave y delicado, sus cabellos negros caían a los costados de su rostro nacarado. Y el loco quitaba su sombrero y la saludaba. Ella hacía un gesto con la cabeza a modo de saludo y automáticamente el loco Otero cambiaba su paso, parecía que levitaba.
Yo sé que él la amaba, yo lo sé. Nadie me lo dijo, pero en mi infantil percepción lo note en sus ojos, que pasaban de ser febriles a ser cristalinos. Sabíamos que ella pronto se casaría, él también los sabía aunque nadie lo mencionaba en su presencia.
Todos los vecinos fuimos invitados a la boda, él no. Yo fui con mi madre, entre de su mano a la iglesia que vestía de fiesta. El órgano sonó profundamente… y yo, cada vez más impactada por la majestuosidad del momento, creí estar dentro de un cuento de reinos lejanos. La puerta se abrió y allí estaba ella, una princesa. De pronto, unos zapatos relucientes brillaron en la alfombra. Todos, absolutamente todos exhalaron un “Ohhhhhh...”, menos yo que los miraba como siempre, como lo hacía desde mi ventana.
El loco Otero, la miró con sus ojos cristalinos, ella hizo un gesto con la cabeza y el comenzó a lanzar a su paso pétalos de rosas, ella caminó sobre la alfombra alfombrada de rosas perfumadas. Al llegar al altar él con una reverencia entrego a la novia. Y se fue.
Nunca más lo vi, con el tiempo alguien dijo que el loco murió en la internación y no pude dejar de llorar. Ella murió, siendo infeliz al lado de otra clase de loco. Y yo cuando pienso en ellos me viene a la mente una bella canción de amor de los Beatles y percibo un hermoso aroma a rosas.

www.youtube.com/watch?v=xm_kqzCL7pU

A.B.A. © 2018
Amalia Beatriz Arzac
Buenos Aires - Argentina
4
sin comentarios 70 lecturas relato karma: 53