Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

En esa montaña

En esa montaña.

A lo lejos.

En medio de esa luz intensa que vislumbra los atardeceres de esos bosques impertinentes.

Camino entre matices de luces y coloridos verdes que se asoman entre los jardines de esa montaña que se esparce entre pasiones llameantes.

En medio de ese jardín de flores recónditas dejas ver tu desnudez,
desistiendo que el viento intolerante acaricie tu delicada piel.
Me detengo en tus labios y con suave mordisqueo trato de comérmelos,
con sumisos movimientos dejo caer mis labios sobre tu cuello,
Y desde allí me deslizo hasta la aureola de tus senos,
Me detengo por un momento y trato de jugar con ellos,
Sigo deslizándome sobre la piel de tu vientre hasta posarme en tus delicados pastos,
Y allí me detengo.
Juego con tus vellos delicados,
Mientras con mis dedos trato de separar los labios de tu sonrisa vertical.

Esa montaña,
Que nos separe a muchos kilómetros de distancia,
Donde mis pensamientos viajan a través de cimas y valles solitarios.
Allí entrego mis pasiones a los secretos de un bosque libidinoso,
Donde me hundo en el abismo de tus placeres,
Derramando el deseo impregnado en tu piel.
Penetrando el bálsamo de tus ensueños


En esa montaña,
Siempre estaré con mis brazos adoloridos de soportar el peso de la pasión.
Allí siempre estaré dibujando tu sonrisa,
Con un corazón herido.

A lo lejos.
En esos bosques salvajes y tierras inexploradas por el amor.
Te sumergiste en lo profundo de la intimidad de esa montaña.
Tu figura se diluyó.
Solo se escucho el gemido de esa exaltada pasión,
que cubrió nuestras ansias para siempre
5
1comentarios 56 lecturas relato karma: 46
#1   Me encanta.Tiene fuerza y pasión.
votos: 0    karma: 10