Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

H. Lavoe

Y dice ! "la calle es una jungla de cemento...
Y de fieras salvajes como no!"

Cada vez que escucho esta canción. Se me viene a la mente un cuadrado de 40 por 40 cuadras, la gran ciudad de la Plata...

Martes, invierno, un frío tremendo, vientos que parecieran que venían directamente del Ártico hacia aqui, abrí la puerta para que se secara el piso recién trapeado, y 2 chicos andaban afuera de mi puerta, hablando, les saludé y parecían simpáticos, cruzamos un par de palabras, los mande seguir.

Fui a la heladera a buscar 3 latas de buen material alcohólico,
Di una, a cada uno, y sonó en unisono un "tssss" que pareció muy planeado al abrirlas.

Cerré la puerta y puse la calefacción a pleno, uno de los tipos se sacó la campera, y llevaba una camiseta del boca juniors, el otro se percató del piano.
-sabes, mi hermano mayor tiene uno parecido, de 8 octavas, -dijo entusiasmado
Que música toca? - dije
Trap - luego le dió un sorbo a la lata, y se le deslizó una gota negra y espesa por la mejilla, que dejó caer en mi piso recién trapeado,
Entonces supe que había dejado entrar personas equivocadas a mi casa, luego me comentaron que estaban en la facultad estudiando periodismo deportivo, (hacia el futbol, claro ahora todo tiene sentido, pensé), se quedaron un rato más hablando de fútbol, hasta que se fueron,

Me tranquilizó despedirles, fui al balcón, pensé en toda la gente que había afuera, era un atardecer naranja, rojizo, parecía que las nubes estaban llamando fuego, mientras se mezclaban con el gris pintado de hollín resultado de las emanaciones de los autos en los edificios, se podía dar uno cuenta como el sol hiba desapareciendo junto con mis ganas de trabajar ese día,
Fui a la cocina de nuevo,
Salí al balcón de nuevo y ya era de noche, fue como si hubiera estado horas adentro... Pensé que me había perdido ese atardecer, pensé que me había perdido la repartición de sueños, la doble moral, y el sentido de las cosas, entonces sonó el teléfono

-Hola?
- Deivyd soy Mariano,(mi jefe)
- hola Marian cómo andas?
- bien, te acuerdas que te dije que te confirmaba si hoy abríamos ?
- si... (Menti, no lo recordaba)
-bueno perdona la hora hoy no abrimos
- ok Marian nos vemos mañana
- dale

Mire la noche, mire toda esa gente que debería estar dentro de sus jaulas, pagadas por ellos mismos, viendo la televisión, preocupándose por todo.
La noche era mía, era un regalo valioso, había tenido algo de suerte,

"Tssss" bebi un trago.
3
sin comentarios 37 lecturas relato karma: 21