Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Impetu I

La Barceloneta y sus luces.
El mar y las olas, tu mano en mi cadera.
El cielo achicando las gotas,
yo sonriente,
por qué soy de las que aman mojarse.
Tus labios y mis corneas,
entornándose, imaginándose.
Una cerveza, dos, tres, cuatro, cinco.
Caminar sin parar, sin destino, sin objetivo, como nosotros.
Hablar, sin fin,
sin un punto en concreto al que llegar.
Pararse a observar, respirar y quejarnos un poco del mundo, y acto seguido creer que lo podemos arreglar.
Ser superfluos, inconstantes e inconscientes.
Más que nada, porque siempre llega un punto en el que el beso es la claridad de la situación.
Estoy segura que si los ángeles existen,
nosotros somos su comedia.
La de dos personas que se acaban de conocer, y no hacen mas que sandeces.
Es bonito, llega el primer beso.
Sabe a estrellas.
Huele a algodón de azúcar.
Sientes lo que siente una persona cuando besa a bocajarro, extasís,
pero sin la droga.
Dicen que al besar utilizamos 34 músculos,
pero es que en realidad, el más importante es el que no se cuenta.

Mis manos dicen que si,
y mi corazón me pregunta que qué coño estoy haciendo.

Bien,
otro día seguiremos con la segunda parte.

etiquetas: historia, relato, barcelona, amor, sexo, angeles, contexto
3
1comentarios 42 lecturas relato karma: 38