Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Insomnio

Para mantenerse despierto, la señora Belmutz lee el terrorífico cuento de aquel pastor que decía que venía el lobo y no era verdad y que así se pasó haciendo el ganso hasta que un día que el lobo vino de verdad nadie le creyó y el lobo se comió a las ovejas y el pastor dio parte al seguro agropecuario y cobró una pasta gansa. Y que el lobo, sintiéndose traicionado y castrado por el capital, dio rienda suelta a su afán vengativo y secuestró a cuanta caperucita se le ponía por delante. Y fue así que las aldeas vecinas se llenaron de abuelitas oligofrénicas a la caza y captura del legendario depredador. Y resultó que, ante el síndrome de Estocolmo que anidaba en los corazones de las caperucitas, que cohabitaban en alegre comuna libertaria, las gentes de las villas contrataron los servicios de tres cerditos mercenarios que, tras acabar con la legendaria bestia y ordenar monjas a las caperucitas, fundaron la factoría Disney con subvenciones del ministerio de cultura, réditos del narcotráfico, la bendición urbi et orbe y el apoyo incondicional de la sexta flota.
4
1comentarios 40 lecturas relato karma: 32
#1   jajajajaja. Muy bueno.
Saludos
votos: 0    karma: 7