Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La palabra que nunca dije

Recuerdo esa noche cuando entro a mi habitación,
se sentó frente a mí; en esa silla de rojo carmesí que aun conservo.
Miro fijamente mi rostro como dibujando cada detalle,
cada gesto que le hiciera recordarme para siempre.

Comenzamos con conversaciones sugerentes, seduciéndonos con las miradas. Deleitándonos en el seductor acto de buscar insinuaciones. Esperando ansiosamente quien iba a ser el primero en tomar la iniciativa. Alguien tenía que ceder y dar respuesta a tan insinuante situación de ese juego seductor e impertinente. Sin embargo era apresurado vociferar lo que sentía y decir esa palabra que nunca dije.

El amor estaba golpeando a mi puerta nuevamente. Regresaron esas mariposas a revoletear en mi estomago como esa primera vez. No sentía el vacio, ni la soledad que me acompañaban noche tras noche diluyéndose entre cigarrillos baratos y botellas vacías de esperanza.

Sentado frente a ella. Como fisgón impertinente. Deseaba acercarme a esos labios que ansiosamente deseaban ser parte de mí. Deseaba deslizarme sobre su cuerpo y derramar el amor sobre sus voluptuosos senos; que apuntaban hacia mí. Solo quería sentir el amanecer de sentir esa piel floreciendo sobre la mía.

Dicen que el amor es para siempre y que nadie ocupara ese lugar. Sin embargo no quería volver a llorar como aquella vez,
Junto a una fotografía que ya casi no tiene rostro,
de tanto dejar mis labios impregnados en ella.
Esas lágrimas no querían escaparse; se quedaron allí por muy largo tiempo,
atrapadas en la esperanza de su regreso.

Jure en ese momento no volver a ceder ante las espinas dolorosas del amor.
Pero el amor renace de nuevo junto a ese sillón rojo carmesí. Ese amor que broto de la nada atragantándose en lo más profundo de mi ser en esa palabra que nunca dije.

La noche se durmió.
Más nunca la volví a ver.

Anduve deambulando día tras día en busca de su presencia. Quizás buscando algún indicio que me hiciera sanar ese vacío que me desgastaba por dentro. Los pensamientos se confundían en mi mente. La he buscado por miles de sitios y aun no pierdo la esperanza de volverla a encontrar en ese fatídico y largo camino del amor.

Solamente desearía tenerla frente a mí como aquella noche,
Y decirle la palabra que nunca dije
5
2comentarios 27 lecturas relato karma: 73
#1   aún sin decirla ya es hermosa, bello poema
votos: 0    karma: 19
#2   Me encanta
votos: 0    karma: 6