Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El camino como el final ?

El entendimiento del hombre es muy limitado, pero su corazón equilibra tal limitación.
para el que piense que un camino tiene un final está en lo cierto tanto como aquél que piense que el mismo no existe, siempre que su corazón lo entienda.
Una vez un hombre amigo de su Ángel le preguntó, entonces si para Uds. arriba el tiempo es inexistente, y la mayoría de los hombres están allá, ¿ no significa que el hombre es inmortal ? puesto que nunca muere ?
- Puesto de esa manera se puede decir que si - respondió dicho Ángel
- ¿ Y de que otra manera lo podemos ver ? - inquirió aquél hombre que siempre tenía más preguntas que respuestas.
- Es verdad que el hombre vive arriba (como dicen Uds.) para siempre, pero para ello tiene que morir aquí en la tierra, para luego renacer puro en "el cielo" -
- ¡ pero renace consciente de si mismo y su existencia !, es como que sigue con su vida de acá abajo.-
- es verdad - asintió el Ángel - pero para renacer tiene que haber muerto en él, todo lo "terrenal" que le impedía "entender"... -
Como ven amigos míos no es importante si esta historia sucedió o no, lo importante es entenderlo...
3
1comentarios 54 lecturas relato karma: 64

Solo doble

Cuando llamaron a la puerta, abrí y vi a mi doble que miraba y se encogía de hombros con gesto de perplejidad.
- ¿Qué quieres? – le pregunté.
- Entrar.
- Entra.
Entró y yo salí. La puerta se cerró tras de mí. Entonces me percaté de que me había olvidado el móvil dentro, así que llamé a la puerta. Cuando ésta se abrió vi que mi otro yo me interrogaba con la mirada. Yo le respondí con un gesto de perplejidad al tiempo que me encogía de hombros.
- ¿Qué quieres? – me preguntó.
- Entrar.
- Entra.
Entré y él salió, pero antes le introduje mi móvil en el bolsillo de la chaqueta y a continuación cerré la puerta.
leer más   
3
2comentarios 24 lecturas relato karma: 51

Llámalo Antonio

La lejanía del campanario, es suya.
El dolor por aquél amor también.
Cerraba los ojos, y podía sentirla todavía
como si presente estuviera.
Noches de gozo, mañanas de paz a su lado. Siempre las recordará así, aunque hubiese tenido que aguantar algún berrinche de su amada, porque ella era toda la paz que necesitaba.
Se toca la frente, ya casi sin pelo y piensa en que diría ella si aún estuviera a su lado, si haría alguna broma. Mantenía mentalmente conversaciones con ella, le gustaba hacerlo. Y daba las respuestas que hubiese gustado escuchar.
Ella todavía era su vida. E intentaba llenar ese hueco tan profundo en el pecho con noches bohemias, conversas de bares y alguna compañía de bares noturnos. Porque no?
Si al llegar a casa estaría ahí su amada.. En una de esas conversaciones que la traía de vuelta junto a él. Aunque mentalmente, la volvía a tener cerca.
Un café...un último cigarro...un último recuerdo de ese amor que apesar de lejano seguiría siendo suyo. Mientras viviera.
leer más   
4
sin comentarios 51 lecturas relato karma: 50