Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El relato de un Sociólogo

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

EL RELATO DE UN SOCIÓLOGO.


He sido más ausencia que hijo, amigo o hermano.
Tuve que callar tanto que he perdido todo mi ruido, al parecer, también mi voz.
Mi silencio supo obsequiarme un buen oído, de todo podría hoy saber, más sin embargo, prefiero ser sordo por no aceptar ignorancia cargada a granel por hombres y mujeres incultos, cuya ausencia de leticia y cerebros en sequia de rica información, solo tratan de destruirse a sí mismos.
Mi vida ha sido demasiado corta.
-Es mi culpa, obviamente.-
Perdí casi toda está entendiendo al otro.
Cuando elegí ser sociólogo, pensaba que entender a los demás, y por demás agregar también a la sociedad, me ayudaría en gran parte a entenderme a mí mismo.
-Al parecer me equivoque.-
Sólo por estudiar individuos; he estado presente en distintos grupos.
-¿Qué es un grupo?.-
Desde mi punto de vista, un grupo es un conjunto pequeño de personas, ligadas o no, por tiempo y espacio. Pueden llegar a representarse entre ellos, en algunos casos. También casi siempre un grupo conlleva a una finalidad, la cual es comunicativa entre participes en base a adjudicación y asunción o no de roles.
-En la mayor parte de casos los grupos se forman para satisfacer necesidades universales.-
He formado parte de grupos políticos, familiares, recreativos, entre otros. Cada Uno de estos grupos sociales satisface alguna necesidad principal, en algunos casos pueden ser varias.
Intenté generar costumbre con mi presencia para examinar luego mi futura ausencia. Al ausentarme, desaparecí como si hubiese muerto. Créanme que nadie fue presente a mi velorio.
-Fue una pérdida de tiempo. Podría haber disfrutado en soledad de mi ego tanto tiempo mal invertido.-
Desde pequeño siempre he sido de mucho hablar, aunque nunca he forzado palabras sólo por no dejarlas secas de buen genio.
-En general soy muy acertado al expresarme.-
Durante 180 días, cuando mi carrera ya se encontraba a medio camino de la meta, entreviste cada día a un individuo distinto.
-Lejos de pensar que sería algo tedioso; pensaba disfrutarlo.-
Preparé 5 preguntas, las cuales hacia rotar dependiendo el carácter de cada individuo.
-No aportaría mucho que las agregue al relato.-
Las preguntas eran bastante cortas y muy acertadas, con esto buscaba yo poder escuchar más y hablar menos.
Durante 5 meses escuche casi 900 veces las mismas respuestas a mis preguntas.
La mayor parte de los individuos, tal cual yo pensé que pasaría, se salían de tema abarcando asuntos personales.
Esto me llevo a pensar que el hombre por instinto y en un modo inconsciente de defensa, se torna egoísta, pelea por su propio beneficio y que volveremos siempre a donde hemos sentido.
-En qué punto?, pensaran.-
Dato 1: Todas las citas que organice en mi agenda fueron pactadas en el mismo lugar y durante el mismo horario.
Dato 2: Cada pregunta ocultaba un pie de desenlace que me llevaría a que cada individuo entre en un estado emocional en el cual quiera este liberar presiones.
Dato 3: Al terminar la cita, agregaba a cada individuo la frase: “Voy a estar en contacto con vos nuevamente.”
A medida transcurrían las citas, repito: todas en el mismo horario, en el mismo lugar. Podía notar que mientras entrevistaba a un individuo, otros, ya entrevistados, acudían al lugar solo por intentar encontrarme allí.
Casi todos ellos, excepto algunos, invadían la mesa en la cual estaba entrevistando intentando agregar más de su vida. Parecía no impórtales que había otra persona justo en ese momento.
Aquí es donde se tornan egoístas.
-El ser humano por instinto busca el beneficio propio.-
Al transcurrir los 180 días, regrese luego de 2 sábados al lugar, en el mismo horario en el cual realizaba las entrevistas. Pude notar que gran parte de ellos continuaba asistiendo allí.
Intente comunicar mis asuntos personales a varios individuos, todos ellos me silenciaron y comenzaban a hablarme de su vida.
-Yo había callado tanto durante las entrevistas que al momento de intentar hablar, para ellos, no tenía voz ni importancia.-
Deje pasar el tiempo y casi estando por terminar mi carrera y recibirme, quise intentar algo nuevo.
Durante algunos días de descanso salía por las calles a escuchar lo que las personas hablaban, tratando de encontrar similitudes entre toda la sociedad.
Escuché charlas de abuelos, de adolescentes, de adultos; la mayoría de estas no tenía un tema de cultura, no hablaba de política ni educación, algunas ni siquiera tenían compatibilidad entre emisor y receptor.
Mi experimento social, termino cuando ya me había recibido.
-No obtuve ninguna conclusión en ese momento.-
Luego de años, sentado en un sillón de la sala de estar de mi madre, llegue a la conclusión de que todos los métodos de estudio que utilice eran desacertados.
Yo buscaba que la gente sea casi políticamente correcta, aunque también socialmente imperfecta.
Pensé.
-¿Qué pasaría si en realidad no busco similitud?
-¿Qué pasaría si solo busco libres expresiones?
Deje de ver a estos individuos como posibles seres “correctos” y disfrute de cada uno de sus errores, aprecie cada actitud que los caracterizaba uno a uno.
Sin darme cuenta obtuve una sola conclusión:
“Somos todos indiferentes sociopolíticos.”
-Eso también denota perfección.-

-JOEL B. LEZAMA.

etiquetas: hombre, mujer, sociedad, prejuicios, psicología, sociología, pensar
5
2comentarios 54 lecturas relato karma: 40
#1   Menudo texto, es una bomba de crítica e información, efectivamente… “Los humanos buscamos nuestro beneficio propio” Y no por el lecho de que seamos egoístas, proviene del mas básico instinto de supervivencia, solo que adaptado socialmente.

Y concuerdo con tu experiencia (u opinión) a veces cuando buscamos entender a los demás (para entendernos a nosotros mismos) acabamos más confundidos aún, o de perdida, ves todo más claro, pero el problema sigue allí…
votos: 1    karma: 19
#2   #1 Muchas gracias por tu devolución, Don.
Me da gusto saber que pude captar tu atención. Me gusta crear relatos; me permite dar giros y expresar de manera más libre mi opinión.
En este intente dar mi opinión en base a una perspectiva más joven, la cual me da pie a utilizar mí inmadurez social.
Aunque sea una sátira o parodia del pensamiento sociológico y cultural que puede tener un sociólogo, en el deposite datos que son verdaderos elementos de sociología universal.

Desde mi…

  » ver todo el comentario
votos: 1    karma: 19