Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Reminiscencia de invierno (parte VI)

En el check-in asistido por computador del aeropuerto, Solomon se siente como pez en el agua. Para Salvatore sin embargo, es como un proceso sin alma, extraña los tiempos en que una señorita amable le atendía en un mostrador; en esto él es todavía chapado a la antigua. El vuelo a Monterrey no toma más de noventa minutos (la última década de avances aeronáuticos no ha pasado en vano). Solomon está tan desvelado luego de una intensa madrugada conquistando reinos en Dota 9, se queda dormido de inmediato y ronca durante todo el camino. Salvatore, también está trasnochado pero no concilia el sueño en su asiento, de hecho nunca ha podido dormir en un avión, incluso cuando viajó a Alemania. Ha sido y sigue asediado por la incertidumbre. ¿Qué encontrará en Monterrey?

Salvatore había investigado ya que esa tarde tenían una presentación comercial (para incentivar las ventas) en el edificio de Remembrance. Mientras tanto, se hospedan en el Holiday Inn Monterrey Valle. Solomon continúa durmiendo el resto de la mañana, hasta pone el rótulo de "no molestar" en su puerta. Salvatore se recuesta, pero sigue pensando en el incidente de su pasaporte extraviado y esa hoja fantasma, digitalizada en la nube, con un sello de Monterrey. Piensa en Alessandra, en sus besos, en su cuello; y por un instante, vuelve a sentir en sus labios, el oasis de su ombligo y ese recorrido por los delicados trazos de sus piernas y por la alucinante curva de su derriere. Su paladar se endulza ante la evocación del sabor de sus pezones. Recuerda sus ojos, esos profundos ojos café oscuro donde él podría perderse el resto de su vida. “¿Qué estará haciendo esa mañana de sábado?” es una pregunta que ronda su mente mientras se queda dormido, aunque no más de media hora.

Solomon y Salvatore tienen un hambre voraz al mediodía. No desayunaron nada en el avión. Bajan al restaurante del hotel y se comen una buena cantidad de tacos al pastor bien enchilados. A Salvatore se le da bien el picante en la comida, Solomon en cambio tiene la cara enrojecida, una lágrima sale por su ojo izquierdo y en su lengua, hay un incendio que tres cervezas corona no son capaces de apagar. ─No bebas más por favor, te necesito sobrio en la presentación ─le dice Salvatore─ creo que hay secretos oscuros en la tecnología que usa esta corporación, seguro que tu agudeza de hacker ha de captar algo que yo jamás podría ver ─Un vaso de agua con hielo, urgente ─le grita Solomon a un mesero que va pasando cerca.

Un taxi verde los lleva velozmente a su destino. Un edificio de unos siete pisos a pocos kilómetros de la zona industrial de Monterrey del parque Fundidora. El taxi es un sedan Nissan que se les antoja pequeño, pero es un auto del año y de verdad se siente como nuevo. El conductor responde un par de llamadas con su auricular bluetooth durante el viaje y no deja de decir cosas como: “güey haz esto”, “¡no seas güey!”, “¿qué te dijo ese güey de mí?”, “te dije que no volvieras a ver a ese güey”. Parece que todo su vocabulario gira alrededor de esa palabra “güey”. Solomon tiene amigos Mexicanos pero no había escuchado que usaran tanto esa muleta al hablar. Entre llamada y llamada les habla de lo que él considera atracciones turísticas en el camino. A Solomon solo le llama la atención lo caprichosa forma del cerro de La Silla, Salvatore está absorto en sus preocupaciones, realmente no ha puesto atención a nada.

El edificio de Remembrance es totalmente asimétrico en todos los sentidos, tiene dos caras revestidas por completo de vidrio que asemeja espejos que reflejan todo a su alrededor. Una cara totalmente tapizada de ladrillos de un café quemado y otra cara que parece un inmenso césped vertical. Una de las caras de espejo, a ratos, según la intensidad de luz, parece esbozar la silueta de una neurona. Allí los reciben anfitrionas sumamente amables y atractivas. En un salón de conferencias les dan una presentación general de los servicios de la corporación en una pantalla que es literalmente de 360º. Una de las anfitrionas toma un grupo (Salvatore incluido) y los lleva a un recorrido por todas las instalaciones del edificio. Las áreas tecnológicamente impresionantes son las que principalmente se muestran, nadie quiere ver las oficinas de contabilidad o de recursos humanos. Otra anfitriona toma otro grupo, donde va Solomon. Los recorridos pretenden mostrar las mismas áreas, pero en orden distinto, en grupos pequeños es más fácil apreciar, comentar, preguntar y responder inquietudes. En noventa minutos concluye todo. Cerca del 20% de los asistentes terminan comprando paquetes de servicio.

Temprano esa noche, Solomon y Salvatore se van a cenar a un lujoso restaurante en el centro de Monterrey. “Allí sirven un cabrito de primera” les dijo el encargado del mostrador del hotel antes de salir. Salvatore sabe que tiene que consentir a Solomon un poquito, que le está pidiendo demasiado, considerando que ni siquiera son amigos y hasta hace muy poco, ni se caían bien. En el restaurante, precisamente piden cabrito para cenar acompañado por unas cuantas cervezas corona. La cena en verdad es deliciosa. ─ ¿Tú en verdad crees ese cuento de que lo que te venden son vacaciones inolvidables? ─dice Salvatore antes de darle una mordida a un taco de cabrito─ Esa tecnología de nanobots capaces de implantar breves instantes memorables de unas vacaciones, es totalmente viable en estos días ─le responde Solomon con la boca llena de cabrito y un poco de la salsa escurriéndole por la comisura de los labios, manchando su roja barba─ Si lo piensas bien, cuando uno recuerda unas vacaciones de unos 5 años atrás, todo lo que queda son unas cuantas instantáneas en la mente de los mejores momentos, casi no tienes diálogos, ni escenas muy elaboradas de lo acontecido ─le sigue diciendo antes de beberse media botellita de corona en breves sorbos ─eso, considerando unas vacaciones promedio, claro está; porque si en esas vacaciones te arrodillaste ante tu novia para pedirla en matrimonio, esa es otra historia; implantar algo así lo veo difícil ─Tú eres el experto en tecnología y ciertamente lo que dices me hace sentido, pero ¿qué piensas del otro tipo de servicios? lo de borrarte momentos y hasta épocas dolorosas de tu vida ─Mira Salvatore, si te soy honesto, yo no creo en eso del alma, el espiritu o de chamanes que escupen demonios en calzoncillos; pero si te puedo decir que los sentimientos y las emociones profundas parecen guardarse en algún lugar más allá de las neuronas y sus interacciones químicas o eléctricas, hay un misterio en eso ─responde Solomon mientras limpia su plato usando pedazos de tortilla con los que recoge los últimos residuos de salsa y carne ─esta carne y esta salsa de verdad son cosa aparte, qué comida tan deliciosa ─no puede Solomon evitar hacer ese paréntesis en la charla─ entonces, pienso yo, qué es viable borrarte los recuerdos, pero en tu esencia ha de permanecer algo de esa etapa de tu vida, algo de las personas y de los sentimientos y emociones que te han borrado ─concluye Solomon─ Necesito averiguar si contraté servicios de esta empresa con anterioridad ─ le dice Salvatore y le cuenta toda la historia del pasaporte perdido y la hoja digitalizada con sello de Monterrey y las extrañas cosas que le han ocurrido al estar con Alessandra, esa sensación de conocerla de antes, de amarla de antes inclusive. Solomon le cuenta que durante el recorrido que le dieron a él, con excusa de ir al baño se escabulló hacia su centro de cómputo y sabe bien en donde es que deben resguardar las copias de respaldo de los expedientes de los clientes. Le asegura que esa misma noche regresa a ese edificio con una identidad falsa de técnico externo de mantenimiento de los servidores y va a obtener su expediente. Le ruega Salvatore que obtenga el expediente de Alessandra también.

Esa noche, Solomon llega a la garita de seguridad de Remembrance y presenta una tarjeta de acceso de la empresa que les da servicio técnico a los servidores de cómputo. Solo él sabe cómo ha podido averiguar el nombre de la empresa, falsificar una tarjeta de acceso e introducir un registro de autorización en la bitácora de visitas programadas en el sistema de seguridad de Remembrance (cosas de hackers, eso es seguro). Dentro de las instalaciones se mueve con una naturalidad escalofriante. Va y viene por los pasillos de los servidores. Revisa una cosa y la otra. Asegura cables conectados. Hace chequeos a los routers, etc. Y asegurándose de estar en un punto ciego ante las tantas cámaras de seguridad, inserta una memoria USB, con un software especial que rastreará los archivos del historial de Salvatore y Alessandra. Deja la memoria conectada y se va por allí a fingir que hace más chequeos de rutina. En menos de treinta minutos concluye todo. Retira la memoria, se asegura que tenga una carpeta de Salvatore y otra de Alessandra. Y se retira de las instalaciones tan naturalmente como llegó. Uno imaginaría que estas cosas conllevan un gran riesgo y que la posibilidad de que lo descubran es sumamente alta. Pero el que sabe, sabe. Y por lo visto, Solomon, sí que sabe de estas cosas. De regreso en su hotel inserta la USB en su notebook y hace una llamada: ─ ¿Salvatore? ¡Lo tengo! Me vas a quedar a deber una muy grande con esto compañero ─ ¿De verdad? ¿No te han descubierto ni nada? Disculpa, pero honestamente nunca pensé que todo ese alarde de tus dotes de hacker iba en serio. Te debo una muy grande de por vida, tenlo por seguro amigo ─ Solomon le continúa contando algunos pormenores de su visita a la corporación y de como obtuvo las dichosas carpetas. Le cuenta que todos los archivos están fuertemente encriptados. Pero que no se preocupe, que va a diseminar (sin riesgo de que alguien más vea el contenido) la tarea de decodificación ante una red de usuarios que permiten acceso a sus computadores mientras ellos duermen, para distribuir tareas que requieren alto volumen de procesamiento y aún entre otros usuarios conectados a redes de juegos de video que no han dado su consentimiento, pero igual, existen pasadizos para lograr que cooperen. “Total, no se les hace ningún daño” le dice también. Solomon se queda dormido monitoreando el avance de la tarea que ha diseminado.

A la mañana siguiente piden el desayuno en la habitación de Salvatore. Solomon se reúne con él allí para ver los archivos en cuestión. Entre varios papeles legales y formularios se encuentra también una amplia variedad de videos. En ellos se documenta a detalle las razones por las cuales Alessandra y Salvatore, primero en pareja y luego en solitario, declaran en su propia voz la justificación y la amplia liberación de responsabilidades hacia Remembrance. En uno de los videos, Alessandra, ahogada en llanto, confiesa lo infeliz que ha llegado a ser con Salvatore, la escasa atención que éste le presta, lo evasivo que se ha vuelto, su frialdad e indiferencia, abundando en anécdotas al respecto. En otro video, Salvatore, con la voz entrecortada, como con un nudo en la garganta confiesa lo posesiva que Alessandra se ha vuelto, lo insistente y controladora que es. Que le pide justificación, minuto a minuto de sus horas en la calle, que espía constantemente toda su actividad en las redes (la cual es tan reducida de todos modos) y todas las apps de su móvil. Y detalla los ataques de histeria de ella, muchos de los cuales han desencadenado en violencia física, quizás superficial en su mayoría, pero con tendencias a empeorar al punto de creer él, que su vida podría correr peligro en algún momento crítico y trágico que aún no se da; pero que no descarta del todo. Entre formularios, contratos y videos queda muy claro que ambos, por voluntad propia, y en pleno uso de sus facultades mentales, han autorizado a Remembrance a borrar de sus vidas todo rastro de que alguna vez fueron pareja y estuvieron enamorados. Lo cual incluye visitar y persuadir por todos los medios a los familiares, amigos y conocidos de ambos, eliminar todo objeto físico y actividades en las redes, y borrar de su cerebro los principales enlaces que activan tales recuerdos, usando la patentada tecnología de nanobots de Remembrance. Salvatore está en shock ante tales videos. A Solomon le parece que todo es muy viable, tecnológica y logísticamente hablando, su pragmatismo se antepone a cualquier emoción que quisiera aflorar al respecto, pero no hay mayor riesgo de emociones; a decir verdad, su personalidad parece estar marcada por una gran falta de empatía. ─Insisto en lo que te dije ayer ─rompe el silencio de quince minutos en que ambos han quedado luego de ver el último video─ si los sentimientos en verdad fueron muy profundos, rastro de ellos debe quedar en algún otro lugar, más allá de la red neuronal de la memoria, y acuérdate que no hablo de infantiles misticismos de ningún tipo─. Luego del desayuno, abandonan Monterrey sin decir más. El silencio reina entre ellos durante el viaje en taxi hacia el aeropuerto y durante el viaje de regreso a casa. Esa noche, sin embargo, Salvatore recibe llamada de Solomon. ─ ¡No vas a creer lo que he descubierto! ─ y Solomon prosigue contándole que en ambas carpetas había unos archivos que parecían basura, residuos de alguna eliminación de archivos, o una especie de archivos temporales incompletos ya inservibles, pero que despertó su curiosidad, alguno que otro patrón que vio en ellos. Más impresionante fue que ninguno de sus medios convencionales para decodificar archivos le había sido útil. Estos tenían algún mecanismo de codificación cuántica con una llave de encriptación tan larga, que le llevaría muchas vidas humanas a la espera de incontables servidores de alta potencia de computación de la época para lograr descifrarlos. Pero que, siendo el reto tan mayúsculo, él no había de quedarse quieto hasta hackearlos, costara lo que costara, aunque su contenido fuera inservible al final. De modo que haciendo acopio de todas sus habilidades tecnológicas y hasta de las que no, pudo acceder a la ultra nube cuántica experimental en el proyecto de aceleración de partículas que hace un par de años arrancó Japón en combinación con la China y algunos países árabes en algún lugar aún secreto de Oceanía. Y luego de un par de horas de batalla campal para derribar sus múltiples sistemas de seguridad de un orden avanzadísimo, logró acceder y descifrar los archivos en cuestión de unos noventa minutos. ─Ya tengo los archivos y he visto su contenido. No tienes idea de la relevancia de ellos para tu caso. Ese contenido lo cambia todo radicalmente. No debo decirte nada más por teléfono. ¡Ven a mi casa cuánto antes! ─Salvatore no responde nada, pero no se lo piensa dos veces. Se pone unos jeans, un suéter y un abrigo, toma las llaves de su automóvil y agarra camino a casa de Solomon. Son las 11:55 de la noche de un domingo de invierno especialmente gélido, la realidad misma parece congelarse y hacerse añicos ante los ojos de Salvatore mientras conduce rumbo a casa de Solomon.


(continuará…)


AljndroPoetry
2018-ene-1

etiquetas: reminiscencia, invierno, romance, misterio
13
28comentarios 183 lecturas relato karma: 65
#1  
votos: 0    karma: 20
#2   Vaya que guay ... el comentario aparece en blanco ...

Como era eso ... te había puesto un comentario fantástico pero ...

En fin muchos aplausos ...
votos: 1    karma: 39
 *   rebktd rebktd
#3   #2


jaja... Remembrance pasó borrando el comentario :-)
(están en todo)
votos: 1    karma: 39
 *   AljndroPoetry AljndroPoetry
#4   #3 jaja eso debe de haber sido ...

Segundo intento ...
Te decía .. que esta segunda parte trae una de cal y otra de arena ... qué parece que descubrimos algo de ... pero no !!!.. Solomon guarda un As en la manga para seguir dejándonos abierta la incógnita que ronda esta historia tan bien desarrollada y alimentada ... que nos sigue dejando con las ganas de llegar al epicentro sobre el que ha sido cosido este marivolloso relato( ( algo así .. te contaba )

Muchos aplausos !!!
votos: 1    karma: 39
#5   Como que conozco esa historia.
Bueno
Un poco
votos: 1    karma: 39
#8   #5 quizás, eh?!
Es Sci-Fi y en ese género hay muchas historias alrededor de un tema Sci-Fi similar, con muchos matices. Como los viajes en el tiempo. Cuántas historias giran entorno a eso. Pero cada uno con sus matices y originalidad.
votos: 1    karma: 40
#6   Mientras lo leía y ese frío gélido Domingo a las 11.55 y aquí Lunes con frío congelante y Monterrey casi nevando, pues queremos saber lo que sigue, me quedé con mi cafecito caliente a medias! brrrrrr!
Aplausos! me uno a Rebequita!
votos: 1    karma: 40
#7   #6 gracias Malulita
ya viene pronto el desenlace :-)
votos: 0    karma: 20
#9   La seis ya?? La seis??? Por dios, me he perdido unas cuantas... :palm:

No leo esta parte para no hacerme spoiler a mí misma... a ver si tengo algún día libre para recuperar la historia...
votos: 1    karma: 40
#10   #9 jajaja
ya sé Ze
no sé si a ti te pasa, pero yo últimamente en Poémame me pierdo entre tanto poema
tanto que leer y no se sabe por donde irse uno
y que pena, que se me quedan hasta los escritores favoritos pendientes de leer
en fin...

gracias por pasarte por aquí
votos: 1    karma: 40
#11   #10 Sí, es que crece esto! Y en estas fechas, es complicado disponer de tiempo para tantas lecturas.... poco a poco..... Abrazos!
votos: 1    karma: 40
#12   Ya me tienes más intrigado, por cierto el cabrito frito es un plato típico de mi tierra, a mi personalmente no me gusta, pero dicen que está muy bueno. Ah cómo se nota tu dominio de la informática. Venga a seguir con la historia.
votos: 1    karma: 40
#13   #12
jaja... le he puesto cualquier cantidad de salsa picante a esos tacos de informática, lo sé
es mi especialidad ciertamente, es de lo que estoy bien seguro de saber unas pocas gotas certeras del inmenso océano de ese conocimiento

mira que interesante lo del cabrito, yo anduve en Monterrey a principios de este siglo y lo probé, no me súper encantó pero estaba rico, y bueno, algunos amigos poetas de México me dieron una manita con el tema del platillo regional

(este año voy a leer todo tu relato, que me ha encantado también, pero el fin de año me tenía con muy poco tiempo)
votos: 1    karma: 40
 *   AljndroPoetry AljndroPoetry
#14   Con los ojos como platos... tremendo!
Lo que dudo es si me he saltado la parte anterior... tengo que mirarlo.
{0x1f44f} {0x1f44f} {0x1f44f} {0x1f44f}
votos: 1    karma: 37
#15   #14
. . .
jeje... quizás
votos: 1    karma: 39
#17   #15 No... lo he comprobado... y he refrescado la memoria jeje {0x1f609}
votos: 1    karma: 39
#18   #17 esos de Remembrance ya llegaron a Poémame no cabe duda... {0x1f604}
votos: 2    karma: 59
#22   #18 jajajajajaaa
votos: 1    karma: 39
#23   #18 cuidado mis estimados @Transmisor_d_Sinestesias y @Galilea
no vayan los de Remembrance a hacer experimento raros con Uds. también
jaja ;)
votos: 1    karma: 40
#26   #23 {0x1f602}
votos: 1    karma: 40
#16   Parece que nos acercamos al final, o al menos a descubrir lo que sucedió antes del inicio de la historia... parecía que ya quedaba todo descubierto, pero no podía ser tan fácil :-) y le has dado un nuevo giro, bravo, a ver que esconde ese fichero del que desconocemos su contenido y que puede que la historia real sea otra diferente a la que se nos ha desvelado hasta el momento.

No tardes tanto en traernos la nueva parte, apresúrate :-D

Un abrazo
votos: 1    karma: 38
#19   muy bien! Lo conseguiste!!!
nos tienes al Borde de la silla Poetry
y comiéndonos las uñas...
ha! y con un antojo de Tacos al pastor y cabrito que no tienes una Idea!...
Excelente trabajo y excelente la forma cómo nos has traído hasta éste capitulo, Muchos aplausos de pie!!! {0x1f44f} {0x1f44f} {0x1f44f} {0x1f3a9}
votos: 1    karma: 40
#20   #19
muchas gracias Bro
un abrazo Transmisor !!
votos: 1    karma: 40
#21   #20 y aunque parece en tono de broma... nos llevaste hasta esa charla en medio de la cena, puede uno imaginarse las escenas mientras ellos hablan y comen animados el platillo la cerveza, el ambiente... han sido capítulos en donde nos metes en la historia a manera de estar alli de tercero presenciando los hechos y eso se aplaude!
votos: 1    karma: 40
#24   #21 esa voz me agrada
esa es la idea definitivamente
si eso se logra, me doy por muy bien servido
gracias mi estimado Transmisor por el halago :-)
votos: 1    karma: 40
#25   #21 te imaginaste al Solomon bien enchilado
y luego limpiando con la tortilla el plato
verdad?! se hizo agua la boca un cachito, jaja ;)
votos: 1    karma: 40
#27   #25 Literal! {0x1f606}
votos: 1    karma: 40
#28   Ya se ve el final, pero aún queda su aquel:
- Archivos encriptados que no se pueden decodificar.
- Cuando se sabe el contenido es de vital importancia.

siguiente.......................


{0x1f44b} {0x1f44b} {0x1f44b} {0x1f44b}
votos: 1    karma: 40