Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El síndrome del "quisiera ser"

Hace ya algunos años charlando con mi hijo Gabriel (en ese momento 17) salió a colación el tema del síndrome del “quisiera ser”, comentábamos que normalmente nos ocurre a todos, el hecho de siempre querer ser otra cosa (en este caso querer tener otra edad), entre los 5 y los 7 miramos con cierta envidia a los de 13/14 que pueden ir solos a andar en bicicleta o que pueden armar partidos de fútbol y alquilarse una cancha en un fútbol 5, etc...
A los 13 observamos con recelo a los de 18 que ya no tienen que “bancarse” la matiné y pueden ir a bailar donde quieran, entrar a un cine y ver una prohibida... fhaa!, fulano ya tiene registro... quien pudiera...!
A los 18 estamos superenamorados de nuestra novia y lo único que queremos es estar con ella... mañana, tarde, noche... (sobre todo noche!) no veo la hora de tener 25/30 así no me rompen los viejos con el horario, el estudio, responsabilidad... si tuviera 25/30 años podría laburar, alquilarnos algo con la flaca y estar juntos todo el día (y las noches).
Cruzamos la barrera de los 20 y todo se vuelve vértigo, días, semanas, meses... a los años los vemos pasar con la sensación de ser arbolitos que miramos desde un auto en una ruta...20, 21, 22, 23, 25, 28... nos encontramos ya con la flaca en una casa alquilada (en el mejor de los casos será nuestra luego de tan solo 127 cuotas más) las cuentas se nos acumulan...
- Como ya vence ? si lo pagamos hace 2 días !-, ya tenemos que ir comprando las cosas. el nene comienza el cole... y hablando de Roma allá está nuestro primogénito en el patio jugando con unos autitos, lo miramos con una mezcla de ternura y orgullo y allá vamos con la tiza a marcar las calles para jugar con el, sacamos la bolsa de soldaditos y la desparramamos (pensando si se los vamos a prestar) y nos ponemos a jugar con el queriendo ser por un instante aquél niño de 6/7 años y por un indescriptible momento desaparecen las cuotas, las cuentas, los problemas de “adultos”, pero es solo un instante, por que a los pocos días nos damos cuenta que nuestro vástago (que hasta ayer jugábamos juntos) hoy cuenta ya con 17 años !, ya no nos pasa tanta “bola” por que si hasta ayer nos miraba desde abajo y estábamos tan alto! nos miraban sorprendidos,¡ éramos gigantes! y encima estábamos en un pedestal... hoy ya nos miran casi desde arriba, pero si están más altos que nosotros !, a una distancia de algunas generaciones, imaginate ! hoy ya somos unos jovatos de 45 ! si hasta ayer eramos Superman sin miedo a nada, hoy somos unos viejos miedosos que no queremos que salgan tarde, que no anden solos de noche por la calle, cuidate del Sida, trata de no fumar... (sobre todo yerba), fijate en lo que te da la gente que no conoces cuando vas a bailar (y las que conoces fijate más), no los dejamos “ser”, no le damos “libertad”...y en el fondo tienen razón...
Somos unos viejos rompe cocos ! no solamente eso si no que muy dentro nuestro nos gustaría volver a tener 17 años, poder ir a bailar, salir de joda dos días seguidos sin que nos duelan hasta las pestañas, no tener los bolonquis de adultos, te acordás cuando nuestra mayor preocupación era como decirle al viejo que nos habíamos llevado alguna materia...?, y mas vale que se enterara por nosotros... volver a tener 17 años !...
Entonces seguíamos hablando sentados en la “pelopincho”, mientras a la sombra nos castañeteaban los dientes y al sol nos hervía hasta los huesos...
- así es Gaby... siempre “queremos ser”-, queremos tener otra edad, ser distinto a lo que somos...sin darnos cuenta que aquello que queremos ser, alguna vez lo “fuimos” y que lo que hoy somos... alguna vez “quisimos ser” por eso hijo tenes que disfrutar a full “todas” las edades en su momento ahora que tenes 17 disfruta todo lo que tu edad te indique, no “quieras ser” mas grande para tal o cual cosa...ya llegará su momento, todavía estas a tiempo de zafar del “síndrome del quisiera ser” simplemente “se”, se feliz, disfruta lo que tenes, disfruta de tu libertad de elegir, lucha por tus ideales sin perder de vista la belleza de las cosas simples, como el hecho de poder estar sentados acá charlando y disfrutando este momento...
Entonces me dí cuenta que me estaba hablando más a mi que a él, que eso era tan valido para él como para mí... para vos que lo estas leyendo, para todos !
Disfruta ahora, disfruta hoy... simplemente SE FELIZ...!
3
sin comentarios 50 lecturas relato karma: 68