Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Solo doble

Cuando llamaron a la puerta, abrí y vi a mi doble que miraba y se encogía de hombros con gesto de perplejidad.
- ¿Qué quieres? – le pregunté.
- Entrar.
- Entra.
Entró y yo salí. La puerta se cerró tras de mí. Entonces me percaté de que me había olvidado el móvil dentro, así que llamé a la puerta. Cuando ésta se abrió vi que mi otro yo me interrogaba con la mirada. Yo le respondí con un gesto de perplejidad al tiempo que me encogía de hombros.
- ¿Qué quieres? – me preguntó.
- Entrar.
- Entra.
Entré y él salió, pero antes le introduje mi móvil en el bolsillo de la chaqueta y a continuación cerré la puerta.
5
3comentarios 36 lecturas relato karma: 51
#1   Muy loco y muy bueno...
Saludos
votos: 0    karma: 20
#2   #1 Locas gracias.
votos: 0    karma: 11
#3   Muy bueno hay que dejar entrar a nuestro otro yo siempre Te sigo e invito cordialmente a mis letras
votos: 0    karma: 13