Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Él solo era una ausencia

Llevame contigo, dirige mi cuerpo hacia tus brazos en esta noche sin luna. ¡Hoy me encuentro hundida en la penumbra! desde el día en que abrazarte dejó de ser cálido y seguro. ¡Desde que la vida decidió escogerme! y a ti la muerte llevarte.

Han pasado dos años, a mi parecer sigues a mi despasado. Pero hace dos noches no vienes ¿a caso te has enamorado allá en el infierno? ¡vuele! solo recuerdame una de esas noches en las que aún estando en la muerte, tú me amabas.

¡Responde mi llamado! amor eterno, amor amargo, amor desquiciado necesito sentir que a pesar de las dimensiones aún estás a mi lado, llévame al hermoso lugar que has creado sumido allá en las llamas de la culpa y los tropiezos. Me has contado que es amargo y tortuoso, has venido a mi jugado en sudor y llanto por el peso que te han asignado. Me has dicho que ese peso iguala tu errores en el transcurso de tu vida acaso tu...
¿Alguna vez me has engañado o incluso utilizado? Siendo asó me siento estúpida al mendigar amor a un muerto que en vida me ha traicionado.

Amo a un muerto que estando muerto me evita... Ame a un vivo que estando vivo jugó conmigo.


L.C.R.H.
(Esto lo escribió mi pareja, creditos a ella)

etiquetas: l.c.r.h
2
sin comentarios 45 lecturas relato karma: 16