Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

De veredas, nubes de algodón y de poblados en donde el riesgo es que te quieras quedar

Estoy en la habitación que me ha visto crecer durante más de veinte años ya, increible. hace poco estaba en el transporte publico
escuchando una cancion que decia algo asi, como la nube de los años pasa rápido, suponiendo que mi memoria no me haga una jugarreta en estos instantes, y pensé, ¿Ya tan rapido?
me encontré en clase, creo que de anatomia con una imagen en texto, que me produjo cierta melancolía de cuando era pequeño, antes soñaba con pintar en cartón sobre las nubes blancas de algodón, ahora sueño con pintar una sonrisa en cada corazón frío que dejó una cruel guerra entre hermanos de mi nación, es realmente interesante ver que los jóvenes estamos moviéndonos, dejando atrás el quietismo, el miedo y la falta de amor, la falta de HUMANISMO. para volver a eso mismo, como sucedió ya hace algunas lluvias y vientos, en el renacimiento. volver a engrandecer al ser humano, acudir al arte, la literatura, la música, el diálogo en paz, entre muchas cosas mas que hacen ver, que acá no solo hay cien años de soledad, que a el escritor aquel, que entrado el siglo pasado ganó un nobel de literatura, y como dice un amigo, fue el baluarte de la otra cara de el país. le falto agregarle otro siglo más.

No todo es malo, nos estamos movilizando en masas, en paz. la sonrisa vuelve a los rostros llenos de polvo de las carreteras, veredas, barrios populares y plazas donde la seguridad fue un peligro para el estado mismo, la gente. El país tiene grandes escritores, artistas, deportistas, científicos, entre muchas personalidades mas que hacen de este país un riesgo, si. UN RIESGO, como dice la popular publicidad ya, creo que internacional. "El riesgo es que te quieras quedar". claro, con valles verdes, climas para escoger, sonrisas de múltiples colores, frutos de infinitos sabores, rios divinos, culturas que parecen sacadas de una crónica de un español. construcciones en pueblitos perdidos entre las hojas y los soles, entre las veredas, con sus calles de piedra, sus muros decorados y sus tejas romanas, es increíble. en el siglo de el remplazo de las tradiciones por la fibra de vidrio y otros materiales más modernos, hayan aún casas donde habitan ocho o más personas, familias que llevan escribiendo allí una historia, podría hacerse casi que una novela del género histórico con ellos y seguramente, sería del agrado de muchos.
Los escritos de un autor antioqueño que compila en ellos, las formas de ser de su época, todo lo que se pensaba, de esa colombia de ayer que hace unos cuantos años dejó de ser tan fuerte, vuelven a retornar como los cañones del castillo de san felipe o las piezas de artillería del camino de la playa en algunas zonas costeras del mar de los siete colores que es bañado por un sol eterno haciendo juego con esa arena color oro, quizás, el dorado sea esa, y no el material precioso por el que se han hecho y seguramente, se volverán a reactivar las expediciones, y es algo realmente, simbólico. Seguimos en la búsqueda del oro de metal, cuando tenemos el oro material más importante, la mayor o bueno, lo que queda, de diversidad en fauna y flora del país. los nevados, el desierto de guajira y otras zonas, más que vuelvo a decir, "El riesgo es que te quieras quedar".
Ahora, ver sonrisas, entre el humo de las grandes urbes, de la que llamaban en tiempos de Rafael Uribe, la atenas latinoamericana, bogotá, o la ciudad de la eterna primavera entre nubes de algodones que llevan un rato en el armario, y se tornaron de unos colores similares al de la roca del castillo ya mencionado.
Ver, como proyectos, urbanísticos, tumban y desechan como cualquier suciedad es barrida, por las traperas o las escobas de materiales caseros, de las grandes casonas tradicionales ya mencionadas también. Para elaborar el culto al REY dinero y al DIOS mercado, centros de comercio, cuando antes ahí, habitaron, figuras que con sus trazos, palabras, descubrimientos, compromiso con la vida y la gente, dieron impulso a un país, donde el café se volvió la cara ante el mundo. DAÑAMOS, porque lo permitimos, cómplices y fanáticos fervientes, del ritual al sol del los entes metafísicos ya mentados. ¿Por qué?
Los centros de la ciudad, donde los HISTORIADORES urbanos, antes se aglomeraban para contar historias de generales y revolucionarios, de las grandes construcciones, contar anécdotas de los ferrocarriles, compartir, con lo que un notable profesor de mi universidad menciona, como "El espejo de la historia de su nación" la comida, y la música. a tomar aguardiente de caña, con un habano de fabricación artesanal y un café, sacado del cafetal de la finca. ahora son, centros de populismo y de abandono. centros que pasaron a ser ahora los lugares de reunión de la basura de las grandes ciudades del afán y de las deudas impagables que crecen junto al amante que las paga.
Importantes iglesias de pueblos, siguen siendo convocatorias de viajes de sábados o de domingos, donde los automóviles de las familias modernas van a contemplar los PARQUES, de estos, las calles de piedra, las cantinas con cuadros, la vajilla de siempre con flores y animales, el olor a tinto y como no, los señores junto a sus amantes fieles de siempre, sentados con su ropa, que si fuéramos a unos cuantos minutos y entramos a uno de estos centros de las urbes, cambiarían los nichos ambientales. SI, estas grandes catedrales, siguen siendo sitios donde la familia, va y se da un paseo tranquilo, se toma una foto, respira un poco de el aire que se codea entre las nubes de algodon blancas, para retomar la vida, de los trancones, los huecos en las calles, los jefes, el statu quo y los ataques populistas radiales. Se podría agregar como no, los ruidos ensordecedores de los taladros de los pensamientos urbanísticos que cada cuatro años, se paran y ocho después vuelven a estallar como las minas, que fueron quitadas hace poco de los campos.

Lector (a), como dije en un escrito, pasado (Que tal vez no conozcas) TU TAMBIÉN VALES. disfruta cada momento de tu vida, recuerda que ella es sagrada y la de sus tentáculos que son varias manifestaciones de ella, igual. GRACIAS por haber leído estas palabras donde solo deje que los minutos se acompañarán de el sonidito algo fuerte de las teclas, y una pequeña alusión a varias cosas que me inquietan de la forma en la que se vive en mi país, aunque si, pudiste observar que cambie de un tema a otro. PERDÓN. igualmente, esa palabra anterior puede ser utilizada para disculparme por haber traspasado la barrera de la confianza y atreverme a escribir esto. ESPERO que te haya acompañado un rato en este momento tan efimero en tu dia. GRACIAS. hasta la próxima.
1
sin comentarios 33 lecturas relato karma: 7