Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

No lo recuerdo

No, no necesito mirarme
En un espejo
Para conocerme;
Normalmente
El reflejo nunca
Será el mismo...

Si creías conocerme
Te equivocas Cariño
Mi cambio es constante
Y no suelo mirar hacia atrás
Simplemente avanzo
Y tomo de la vida lo mejor;
Las experiencias,
Los sin sabores,
Las desilusiones,
Los desencuentros
Sirven para hacerme crecer,
Para hacerme fuerte,
Para saber que no voy
En un ritmo equivocado.

Sí, hubo alguien al que amé
Con toda mi alma
Y cuando Él partió
También partió mi corazón,
Dejo un gran vacío,
Una gran herida
Y de igual forma lo Amé,
Y dirás que a todos
Les…
leer más   
13
1comentarios 98 lecturas relato karma: 67

Los ojos de la guerrra

El sonido de la batalla tronaba en el cielo con la furia de los rayos del mismísimo Júpiter. Las armas chocaban entre sí, contra los escudos de los guerreros y contra la carne del adversario, tiñendo de rojo ese idílico paraje, antes, hermoso campo reluciente de fresca hierba. Aecio, combatía con el coraje que le permitía el presente temor de la guerra, pues él, era un tranquilo y sencillo campesino, incansable en sus tareas, rudo en sus formas, a veces, pero de noble y pacífico corazón. El Estado le había obligado a alistarse ante la inminente guerra contra los bárbaros del…
3
sin comentarios 27 lecturas relato karma: 45

Zapatos de tacón y luces de neón

El cielo se apaga, y Diana parte hacía ese frio lugar donde almas perdidas predican un poco de atención a precio estipulado. Allí no existen los sueños, y solo se presta atención a las agujas del reloj contando los minutos. Vestida tan solo con unos zapatos de tacón y sugerente ropa interior, guarda su corazón bajo llave en un oscuro cajón, pues no hay sitio para el amor. Carmín rojo y simulada sonrisa para aprobación del consumidor, mientras las actrices del placer, aprendices y maestras aguantan la jornada a base de evadirse de la realidad. Diana aprende rápidamente las culpas de…
8
sin comentarios 53 lecturas relato karma: 59

No fue la última vez

El reloj marcaba las 10 en punto, y Joseph corría escaleras abajo mientras escuchaba el inequívoco sonido del tren acercarse a la estación. Justo a tiempo, pensó, mientras se secaba el sudor de la frente con la palma de la mano. Entró al vagón, se sentó en uno de los asientos libres y sacó de su mochila el último libro de su escritor favorito, titulado, “El ángel que nació del fuego”. Abrió el libro por donde marcaba el punto y se dispuso a continuar donde lo había dejado. Treinta minutos lo separaban de su trabajo, así que comenzó a adentrarse en la aventura que le…
3
sin comentarios 26 lecturas relato karma: 55

Diario de a bordo

21 de octubre de 2151:
Después de más de tres años de camino, por fin, vemos en la distancia nuestro destino. Estamos cansados, pero muy ilusionados por lo que está por venir. Después del colapso de nuestro planeta, tan solo unos pocos conseguimos sobrevivir y escapar de la gran epidemia que siguió a la Gran Guerra, la cual, asoló nuestro mundo y prácticamente nos extinguió como raza. Por suerte, unos pocos conseguimos escapar a la extinción total a bordo de esta nave estelar, a la cual hemos bautizado con el nombre de “Esperanza”. Parece ser, que existe vida parecida a la…
7
sin comentarios 60 lecturas relato karma: 52

Una canción libertaria

Se escuchan en la loma de la más suave brisa, notas de una canción libertaria. Rozan mi piel desnuda, cubierta de profundas cicatrices que provocaron una vez los oxidados grilletes, ahora tan solo un oscuro recuerdo tatuado en mi piel. Respiro esperanza. Siento de nuevo la brisa, envuelta de olores de libertad.
Aunque a veces me pregunto, si bajo nuestra apariencia de hombres libres, todavía se esconde el vestigio de una élite inmune, corrompida por oscuros intereses que acaban pagando los más desprotegidos de nuestra sociedad. Un pueblo en estado de coma permanente, abducido por los…
12
2comentarios 70 lecturas relato karma: 65

Nunca dejes de creer

Hubo un tiempo, en que los aedas cantaban las gestas heroicas de esos hombres que desafiaron lo imposible y regresaron victoriosos, donde el día a día de la humanidad se mezclaba con lo desconocido, y donde dioses, seres fantásticos y mortales convivían en un mismo universo. Ahora, en un mundo dominado por la oscuridad, donde la razón y la sabiduría han perdido su valor a favor de los placeres más artificiales, y donde las consignas de un sistema que protege a los señores del capital ha hecho que la cuerda de la desigualdad se tense hasta extremos insostenibles para la mayoría de los…
4
2comentarios 32 lecturas relato karma: 45

A pesar del amor

Él se prometió no amarla, pero el corazón se sobrepuso a la razón. Ella prometió amarle, pero nunca consiguió hacerlo como él lo hacía. El amor los unió tanto que acabó separándolos. Él lloraba porque ella nunca lo amaría de la misma manera; ella lloraba porque a pesar de quererlo nunca conseguiría amarle como él deseaba. Y a pesar del amor que se profesaban, nunca más volvieron a encontrarse.
12
6comentarios 98 lecturas relato karma: 69

Trastorno obsesivo compulsivo

Tengo un TOC.

Como sabrás, se trata de un trastorno de la ansiedad caracterizado por pensamientos, sentimientos, ideas, sensaciones y comportamientos repetitivos y en ocasiones incontrolables, que impulsan a la persona que los padece a realizar acciones una y otra vez compulsivamente. En mi caso, tengo una completa obsesión por comprobar todas y cada una de las tareas que realizo a lo largo del día, de la primera a la última. Desde lavarme la cara por las mañanas hasta ponerme uno de mis muchos anillos.

Es una pesada losa que me lleva acompañando desde que tengo uso de razón, y es…
8
1comentarios 63 lecturas relato karma: 48

Decisión Mal Tomada

Jamás pensé que llegara este dia
En donde la decisión de dejarnos fue tomada
Pudiendo ambos buscar una solución a esto
Y sabiendo que en mi corazón fuistes siempre amada.

Pasamos por tantas altas y bajas
Pero no pudimos cambiar lo que dijo el destino
Destino que me obliga a hacer algo que no quiero
En dejarte ir y caminar en otro sendero.

Ahora dime que diablos voy a hacer ahora
Cuando no sienta tu calor corporal en mi cama
Deseando tenerle y tocarte en mi alcoba
Y escuchar ese frase tuya: Esta negra te ama.

Siento un gran vacío en mi alma vacía
Que sólo tu presencia solias llenar con tu hermosura
Ahora mi alma clama salir se este cuerpo
Diciéndome que yo sin ti soy una completa basura.

Pero no puedo darle para atras al tiempo
Ya que la decisión esta tomada
Ahora solo fui en tu vida otro mal flechazo de cupido
Mientras yo sin tu amor de esta vida me despido...
leer más   
5
sin comentarios 7 lecturas relato karma: 48

Las manos de Daina

Todo por lo que estaba luchando, la patria, la bandera, le golpeó con dureza la cabeza.
-¡Despierta! ¡No te rindas!- le susurró una conocida voz procedente de lo más profundo de su mente.
-¡Calla, calla!- replicó gritando Hugo.- ¡No eres real!
Las balas silbaban a su alrededor, mientras él, inmóvil, delante de la trinchera, se mantenía erguido, sumido en una especie de estado de ensoñación.
-¡Ponte a cubierto, Hugo! –le gritó Matías desde la protección de las trincheras.
Hugo continuaba de pie, con los ojos cerrados. El campo de batalla le era ajeno. De pronto, sintió como…
3
2comentarios 34 lecturas relato karma: 40

Ayer

El mar se seca,
los granos de arena vuelan,
y el vacìo sabe a sal,
a òxido, a nada.
El ayer se desenhebra
y el rostro inmutable
de los fantasmas
se acompasa con
su caminar en retroceso;
donde renacer, y afirman
jamàs haber existido.
Te sonrien como
a un desconocido,
y eres devorado
por el hoyo negro
de su amabilidad tenebrosa.
Sin memoria y sin mirada,
sin sombra ni reflejo,
sin verdad y sin remordimientos.
leer más   
11
4comentarios 80 lecturas relato karma: 48

En segundo lugar

La ternura con la que acariciaba su piel la estremecía. Estaba convencida de que su carrera en busca del verdadero amor había terminado.
Tras la ventana el atardecer se tornó grisáceo, mientras empezaron a sonar una tras otra todas las alarmas de los coches aparcados en la calle. Desde la cama revuelta, él, con una copa de champán en la mano, hizo el gesto de un brindis silencioso, al mismo tiempo que leía algo en el móvil.
Con el sonido estridente de fondo martilleando su cabeza, pudo percibir en él, lo que sus palabras ocultaban… Jamás dejaría a su mujer.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2017/10/08/escribe-tus-relatos-de-octubre-ii-con-kar
11
2comentarios 75 lecturas relato karma: 43

Esnifando la

Me despedí de él, no podía verle en un tiempo. No quería separar mis labios de su lengua, no quería dejar de sentir su tacto por mi espalda.
Al cabo de un rato, conseguí separarme de sus brazos.
Ahora estoy aquí, en mi habitación, haciéndome la dura para no llorar, no hay nadie pero ya es por mí misma, por tenerme algo de amor por una vez. Y entonces lo sentí, era su olor como si estuviera aquí, lo dejó impregnado en mi camiseta y aquí estoy, abrazada a este trozo de tela, esnifando la, solo para sentirlo a mi lado, solo para tenerlo de nuevo, aunque sea por poco tiempo.
leer más   
10
sin comentarios 108 lecturas relato karma: 70

Infiel

Tenía el veneno dentro del cuerpo. Incapaz de reunir fuerzas y presumir del control necesario. Enferma de esa muerte silenciosa que se apodera de la dehesa y que se cuela por las raíces de los árboles secando lo que encuentra, produciendo improntas que marcan, desordenan y llenan de desasosiego. Así padecía sus ausencias, sus pretextos, sus mentiras que le marchitaban por dentro.
Sabía que su marido estaría con aquella mujer, mientras le contestaba a su whassap con otra mentira más. “Tengo trabajo y llegaré tarde. No me esperes despierta. Te quiero.”
No, no las quería a ninguna de las dos.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2017/10/08/escribe-tus-relatos-de-octubre-ii-con-kar
4
2comentarios 40 lecturas relato karma: 47

Recuerdo lunático

Recorde aquel barrio donde existiamos a diario
donde desnudaba el viento mi rostro
Para que me vieras.
Yo obrera de la vida dormitando sobre atardeceres y si que te veía más allá de las piedras, las mesas y los transeúntes.
Más allá de mi neblina lunática estaban tus ojos llenos de ternura donde ansiaba quedarme.
Habitar el abrazo hecho promesa
En tu mirada cálida.
Sé que disfrutabas verme, charlar conmigo aún en sueños, sé que anhelabas acercarte
tocarme inquieto, con el corazón entre las manos, enamorado.
leer más   
12
3comentarios 100 lecturas relato karma: 62

El autobús

Al sentarse en el autobús vio que el tiempo ya era suyo.

Miró por tercera vez su reloj y a ese tortuoso vacío en el asiento de al lado, mismo que una noche atrás acogió a la que pudo ser su última víctima. Su graduación, la hazaña optima de reafirmación; su mangum opus.

El autobús avanzaba despacio como el tiempo, sin señales de aquella víctima de la nocturnidad. Él, angustiado y con la rotunda aflicción de no volver a verla, tomó un pedazo de papel de su chaqueta. Escribe algo, lo deja sobre el asiento y sale caminando sin mirar atrás.

¨Me llamo Amor, no tuve tiempo de conocerte y arruinarlo todo¨
leer más   
8
4comentarios 85 lecturas relato karma: 43

Aquel bar

Todo lo que hacía no parecía tener trascendencia alguna. Callado, educado en sus formas, se pasaba las horas en aquel bar, sin prestar aparentemente demasiada atención a su alrededor. Un café con leche, a veces solo, y el periódico del día. Siempre puntual. De vez en cuando, anotaba algo en un pequeño blog de notas que siempre llevaba en el bolsillo izquierdo del abrigo. Hora de irse, las once en punto. Paga la cuenta, cruza un saludo con el camarero, y se despide hasta el día siguiente. Así fue semana tras semana, hasta el día en que desapareció. No se le ha vuelto a ver desde el día del robo al Banco Metropolitano, situado enfrente de aquel bar.
3
sin comentarios 36 lecturas relato karma: 54

Arde la tierra

La culpa no pesaba sobre su conciencia. Ni tan siquiera el ridículo, por esa estúpida pose de ignorancia deliberada, hacía mella alguna en sus pensamientos.
Con curiosidad malsana, observaba grupos de gente que se habían arremolinado, entre gestos de impotencia frente al triste espectáculo de las llamas.
Miraba con frialdad el reflejo del horror en sus caras, y el gesto pavoroso, de quien ve morir su tierra abrasada entre inmensas lenguas ardientes, que a él, le producían una inmensa fascinación.
No fue consciente de su complicidad en el desastre. El fuego era su obsesión, su droga mortífera.
Hoy, no amanecería en Galicia; un loco la cubrió con un manto oscuro, de humo, cenizas y desolación.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras y leído en la radio, Onda Cero Sierra. Enlace al corte de la emisión: youtu.be/X42mbnzKw_0
10
4comentarios 69 lecturas relato karma: 55

Elegidos para la muerte

Desde lo alto de la loma, se vislumbraba el clamor de la batalla. Improperios, arengas de aliento y frías caricias de acero forjado sesgaban almas que dejaban abandonados sus cuerpos en la roja tierra. Era una magnífica visión, pues pronto me reportaría grandes beneficios. Mi nombre es muerte, y ahora todas esas almas me pertenecen.
3
sin comentarios 31 lecturas relato karma: 56