Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Un ataúd para dos

Calista murió un martes por la mañana, murió virgen y joven.
Su lozanía no conoció nunca el sol que daba fuera del pueblo, y su huraño comportamiento de autoconfinamiento le hacía tener una piel pálida perenne, que le vestía con una suerte de lividez rígida y decadente.
Sus padres -decían sus vecinos- iban siempre de viaje largas temporadas por dedicarse al negocio de las mercaderías, y por sufrir ella de un extraño mal que le cubría el cuerpo de llagas si estaba expuesta a la intemperie y el sol como lo pudiera hacer una persona normal.
Era de poco dormir, o al menos eso…
4
sin comentarios 26 lecturas relato karma: 36

Un Relato de Amor en Navidad

La noche era muy fría, en una ciudad tan grande.
En soledad el frío se siente y congela hasta los huesos.

Como cada mañana muy temprano antes de que la luz del alba y se hicieran presente los rayos del sol.
Miné saltaba de la cama, se bañaba, se vestía, daba un beso a Marita su hija de nueve años
que todavía dormía, que se medio despertaba para responder a ese beso.

No había colegio, Marita estaba de vacaciones,
no tenían ni un pariente ni un amigo, lejos todos estaban,
preocupada salía hacia su trabajo en una ciudad tan grande.
No sin antes declamaruna a una las tan repetidas…
leer más   
13
10comentarios 171 lecturas relato karma: 75

Nuevo cosmos

Cuando Adrián y Astrid volvieron a encontrarse, el mundo real e imaginario convergió en una nueva creación. En ese nuevo universo no existía ni el tiempo ni el dolor, ni la amargura ni el desazón, y todo al que allí llegaba lo hacía a través del lenguaje del alma. Era cerrada noche, y la calle estaba iluminada únicamente por la cálida lucecilla de una vieja farola. Allí, bajo aquel débil refulgir, dos figuras intercambiaron miradas a la espera de nada, a la espera de todo.
3
sin comentarios 92 lecturas relato karma: 48

Jardín de Palabras

Un día, un poeta decide crear un jardín de palabras. Primero planta la palabra afecto: de sus verdes y cálidos tallos nacen las flores del amor, la amistad y el compañerismo.
Luego planta la palabra incertidumbre: de sus verdes y crujientes tallos, surgen las flores del miedo, la valentía, el odio, la compasión y la comprensión.
A continuación planta la palabra orgullo: de sus verdes y soberbios tallos, surgen las flores del egoísmo, la ambición, la necedad, el rencor y la osadía.
Finalmente planta la palabra Poesía: de sus verdes y mágicos tallos, surgen miles de diminutas y…
12
10comentarios 128 lecturas relato karma: 46

Cartas desde la Gran Guerra

Francia, 12 de Octubre de 1916.

"Queridos Padres:
Después de más de tres meses combatiendo contra las tropas alemanas en Francia, el frente del rio Somme se ha convertido en la tumba de miles de compañeros. Mi regimiento ha sufrido numerosas bajas, aunque no tantas como otros. Estamos estancados en las trincheras, cerca de Ovillers-la-Boiselle, y en todo este tiempo no hemos avanzado nada. Los bombardeos son continuos, y a penas tenemos tiempo para descansar. Si vierais en lo que se ha convertido este bonito lugar no daríais crédito. La sangre se ha mezclado con el barro, y…
4
5comentarios 85 lecturas relato karma: 43

Viajar

Este silencio migratorio, me produce insomnio.
2
sin comentarios 36 lecturas relato karma: 48

La Casa  vídeo

Mi primer regalo de navidad fue una casa, ha sido mi regalo favorito, aún la conservo y la llevo conmigo a todos lados.
Son las 7 am, llegan mensajes por doquier, la redes sociales suelen venir cargadas de deseos de dicha y prosperidad, mi teléfono no ha parado de sonar, las notificaciones saltan como sincronizadas notas de un alegre villancico alternándose de Facebook a Instagram, de Twitter a WhatsApp, la música que suena temprano, la cocina que debe perfumarse con apetitosos aromas, la ropa y los regalos por comprar, son los afanes del día, corro invadida por la prisa de lo…
5
sin comentarios 171 lecturas relato karma: 55

Juego de ajedrez

La vida es como un juego de ajedrez,hay sucesos que te atrapan en un revés, muchas veces los peones te pueden defender, y hay una reina que está dispuesta por su rey a padecer, los Jaque mate de la vida se sirven mejor con un tequila, para aguantar un momento que pone el cerebro al mil, pensando el movimiento y la estrategia a seguir donde puedes un encuentro finalmente afrontar, la vida ocupa un caballo que ataca en forma lateral y la unión de una familia te hace avanzar, creando toda una puesta en escena con actores que a tu vida llegan, ejecutando a un rey que se cubre tras la muerte de paganos que daban la vida por el, pero que no merecía ese trato ¡muerte al rey! Para que la reina aparezca, ella el reino defenderá de frente, en la vida la mujer trae historia y en el juego si la apoyas traerá la gloria.

Las letras de mi alma.
leer más   
3
2comentarios 32 lecturas relato karma: 55

Aquellos Maravillosos Años 90

—¡Cuánto tiempo sin pasar un rato contigo! —dice Elena con los labios algo morados y entumecidos del frío, aplastando la colilla de un cigarrillo rubio bajo la suela de sus zapatillas blancas. Iker tuerce la boca y guiña un ojo, mientras las sombras del atardecer se alargan y el día se desvanece a cuentagotas.
—Creía que este año habías dejado de fumar. ¿O es que no te atreviste con ese anuncio de acupuntura oriental del que tanto hablabas? —pregunta Iker, con esa mirada suya tan pícara como condescendiente. Ella vestía ell mismo jersey negro que ayudó a destacar sus ojos…
leer más   
10
8comentarios 239 lecturas relato karma: 51

Microcuento de tristeza

El vuelo de una libélula
creó una brisa suave
que lanzó al viento
el aroma de
una nostalgia triste.

Si te alcanza,
una lluvia de lágrimas
empapará tu pena.
17
6comentarios 153 lecturas relato karma: 56

Te desearía Feliz Navidad

Te desearía una Feliz Navidad y un próspero año 2018 pero me suena a tópico y cumplido. Por eso te deseo que hoy seas feliz, sin más. En este momento tienes la posibilidad de alegrarte de la vida, de reconocer a tus personas queridas como lo mejor que jamás soñaste, de respirar, de sentir, de amar e incluso de sufrir. Si es así, todavía dispones del gran regalo de la vida. ¿Qué más quieres?
No es necesario que digas nada, simplemente sonríe. Aunque nadie te vea estarás siendo consciente de tanta riqueza. Disfruta sin medida, abraza para sentirte cada vez más cerca de la humanidad, saborea el pan duro que no consumiste el día anterior, recréate contemplando las hojas caídas, mira hacia atrás y ríete de tus payasadas. Sueña en la vigilia y duérmete recordando cualquier cuento infantil. Tal vez aparezca esa estrella que siempre has estado buscando.
13
10comentarios 236 lecturas relato karma: 81

Finales de Septiembre (relato corto)

Amanecía, y la luz de la mañana se filtraba por la cortina, haciendo que la habitación estuviese iluminada, con esa tenue luz que te permite verlo todo sin que moleste. Adoraba aquellas mañanas perezosas de sábado, de finales de septiembre. Cuando ya los días van a menos (como decía su madre). Le gustaba despertarse así, de a poco, comprobando cada rincón de aquel espacio que tan bien conocía. Haciendo memoria de cosas banales del día anterior. Poniendo una pequeña lista de planes para el día.: leer, pasear, quizá un café con Ana, o podía quedar para ir a ver alguna…
10
2comentarios 57 lecturas relato karma: 49

[ Sin título • 2016/Nov/28 ]

«Pensé que no hay tal cosa como darte un motivo único para explicar que soy tuyo. Ya en mi mente te dibujé al recorrerte de memoria: Perderme en tus cabellos. Contarte las pecas y zambullirme en los hoyuelos de tus mejillas. Ver a tus tacones hacer surcos en la mar de asfalto. El perfume de tu piel intoxicando al viento. Escuchar el eco de tu risa, y ver como el sol nace en el oriente de tus labios para acabar en el atardecer de tu otra comisura. La aventura de recorrer tu espalda o beber de tu pecho. El movimiento de tus pies cuando los tuerces al reír por las cosquillas. La…

4
sin comentarios 24 lecturas relato karma: 46

A la sombra del árbol...

El día era normal y relajado, un típico día de noviembre que comienza a anunciar que el frío llegará pronto y aun así nos regalaba sus últimas trazas de un cálido sol. Por el camino los pequeños bambúes se mecían con la mano suave del aire y sus hojas silbaban con un tono bajo y esperanzador, su baile era casi hipnotizarte.

Mientras tanto en mi auto la temperatura subía, el sol me abrazaba por completo y las gafas obscuras parecían solo un tenue paño ante tal brillo... una gota de sudor recorría mi frente lentamente, como si reconociera cada surco, cada arruga, cada ínfimo…
11
2comentarios 91 lecturas relato karma: 55

Los secretos del mundo

Ella le cogió de la mano. Subieron por unas empinadas y estrechas escaleras de piedra hasta toparse con una puerta redonda, como esas tan graciosas de los hobbits. Daba a un pequeño desván, oscuro y polvoriento. Al fondo había un ventanuco que apenas dejaba pasar los rayos de luz de la mañana. Las tardes debían ser de penumbra, silencio y seres invisibles moviéndose entre las sombras. Las noches... no quería ni pensarlo. Apenas se distinguía gran cosa, pero Loth pudo apreciar que todas las paredes estaban llenas de estanterías, desde el suelo hasta el techo. En unas había libros;…
4
2comentarios 75 lecturas relato karma: 63

Y en el silencio, te encuentro

Apenas habían pasado cinco minutos desde que aquel muchacho de mirada olivácea había entrado a la biblioteca. Parecía no buscar nada en concreto mientras sus nerviosas pupilas se movían de un lado a otro resiguiendo las estanterías dedicadas a las novelas de aventura. Un gran cartel en la puerta rogaba silencio en todo el edificio, así como las pequeñas señales que se encontraban situadas en otros puntos de las diferentes plantas de la gran biblioteca. Allí, entre las estanterías donde corsarios, guerreros antiguos y nobles caballeros eran los protagonistas se vieron por primera…
4
sin comentarios 162 lecturas relato karma: 65

Reminiscencia de invierno (parte V)

Esa mañana todo el mundo tenía antojo de un pastelillo o una galleta de “A&C sweet shop”, la tienda de pastelillos de Claudia y Alessandra. Ya fuera para acompañar el primer café del día o para el coffee break de media mañana. Filas y filas de personas con sus abrigos, sus guantes, sus gorros y el vaho humeante de sus bocas en las conversaciones; parecía que se hablaban con señales de humo y no con palabras. ¿Sería el efecto de los gélidos vientos del norte que no menguaban? Como a las 11:00 am, sin embargo, la tienda se queda vacía, no entra ni un mosquito. Alessandra y…
12
24comentarios 153 lecturas relato karma: 61