Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Última parada: Estación Z

Por debajo de sus temerosos pies, resonaban los maderos del viejo vagón al pasar continuado por las heladas vías del tren. Allí, hacinados como animales, cabían ciento cincuenta personas por vagón, según las autoridades militares del lugar. Llevaban dos días de camino, y las pobres almas que convivían en ese viejo vagón, lo hacían con los olores del miedo, el hambre, y la incertidumbre de no saber hacia dónde se dirigían. Habían salido desde su Francia natal, desde un pequeño pueblo situado a pocos kilómetros de Burdeos, obligados a subir apresuradamente al tren prácticamente…
3
2comentarios 45 lecturas relato karma: 58

Sueño...

Sueño….
qué maravilloso es poder soñar, dormir serenamente, aflojar todos los músculos del cuerpo y dejar a la fantasía en total libertad, en armonía con todos los impulsos percibidos pero soñando.
Sí, soy un tipo extraño para el resto del mundo porque en mis sueños estoy en completa soledad, no puedo refutarlo, pero tal vez haya una gran muchedumbre dentro de mi subconsciencia, y eso niega el estado autónomo y aislado de mi ser mientras duermo intensamente.
Me ocurrió una noche que, ya en el lecho, reflexionaba yo, justo en lo sucedido momentos antes.
Y eso no era nada…
leer más   
13
1comentarios 108 lecturas relato karma: 64

Relato de un viaje

¿Qué falta? - Pregunté mirando a la ventana -
Nada - Respondió la Muerte.

¿Quieres ser la fuente de inspiración?
¿De estos escritos?
De proceso de comunicación
Entre la percepción de este cuerpo,
La mirada de tu frente,
El ansío de encender la mañana,
O cerrar la urna,
En donde no hago otra cosa más
Soñar que llega la noche,
Podría encender con llamas
Algunos humos,
Porque no puedo hacer algo mejor.
Que entre plena oscuridad,
Se sirva el brebaje de bienvenida
A la apertura de un ojo inquieto,
A punto de abrir:

Nos regalan un cactus en la falda del cerro, en pleno Valle.…
3
sin comentarios 35 lecturas relato karma: 28

Eres bienvenida

La melancolía, una de las más lindas bellezas. No tiene porque ser triste siempre. La melancolía puede recordar tantos bellos momentos.... El recuerdo de tu primer baile de fin de curso, o el primer vestido que te hizo tu madrina, la muñeca que no soltabas ni a sol ni a sombra. Los atardeceres de una playa lejana, los besos de tu madre en la frente, el primer beso y el primer olvido.
Melancolía, ahora lo entiendo, eres importante, inolvidable, y parte de la vida.
Melancolía ven cuando quieras, eres bienvenida.
leer más   
10
5comentarios 121 lecturas relato karma: 45

Soy

Soy de las personas que aman la comunicación. El transmitir y entender. Soy de las que aunque no lo parezca, se esfuerza en cada letra, en cada estrofa. Milimetricamente cuidada. Soy de las que ama ver el Sol salir, y caer. De las que si tapas los ojos y sujetas con fuerza, se deja llevar.
También soy de las que camina sola. Aprendiendo siempre que uno es, no siendo con otro, que más que nada éste complementa, o mejora.
Soy de las que sonríe cuando ve un niño jugar, con entusiasmo o simplemente sonriendo. También soy de las que pasan miedo, no a la soledad, pero si a la…
leer más   
11
1comentarios 118 lecturas relato karma: 43

À Paris

En la vieja pero modernista ciudad de París Jacques Michel caminaba a su departamento aquel día cercano al mes de marzo muy distante de aquellas épocas, caminaba muy distinto a como lo hacía antes, en este tiempo Jacques caminaba lento y pausado, relajado sin presión por la hora, sin apuros por las responsabilidades, se deleitaba a ver los prematuros retoños de la primavera y se fascinaba cuando éstos envejecían y alfombraban las aceras. Jacques sonreía despreocupado, cuando miraba hacia arriba y apenas un rayo de sol que salía de entre las nubes le acariciaba la cara, por su mente…
3
sin comentarios 20 lecturas relato karma: 52

Herederos del 14 de abril

En el ambiente se respiraba un aire de alegría, de fiesta, de celebración. Todo el mundo había salido a la calle a ser partícipe de este momento histórico. Sonaban tambores y trompetas, los hombres bebían y fumaban, las mujeres vestían sus mejores ropas, los niños corrían por las calles arriba y abajo...;Emilio, observaba todo desde el balcón de su casa. Pensaba en como cambiarían las cosas a partir de ahora, y en cómo afectaría esto en su trabajo como profesor. Él lo tenía claro, y decía en voz alta: “A partir de mañana los niños podrán soñar con un mundo mejor, los…
3
sin comentarios 42 lecturas relato karma: 58

Llegué, vi, vencí, morí.

La guerra nos había separado. Hacía dos años que no sabía nada de mi hermano. Anhelaba encontrarlo, y el final de esta maldita búsqueda estaba a punto de llegar. Me había convertido en un victorioso general. Valiente, tácticamente efectivo, y enormemente carismático. Todo pasaba por acabar con el último reducto de los rebeldes, y en menos de dos horas conseguimos terminar con ellos. Después, mientras celebraba la victoria con mi Estado Mayor, mis hombres se encargaban de fusilar a los últimos insurgentes.
Esa fue la última vez que vi a mi hermano. Estaba con los ojos en blanco, entre decenas de cadáveres ensangrentados y amontonados en una fosa común. Ese día morí en vida, y nunca más he vuelto a ser el mismo.
3
sin comentarios 37 lecturas relato karma: 42

Diario de la Judía

CARTA A SU MADRE



Mamá, hoy me dieron de comer, me siento feliz en este mundo de desgracias, únicamente pan y agua, ¿te imaginas?, pan y agua, ¡qué suerte tengo!, hay gente aquí que muere de sed, sí de sed porque no les da tiempo a tener ni hambre. En otras ocasiones les hacen sufrir y los mantienen con agua para que mueran de hambre.





En realidad, la suerte me viene dada por el soldado que se ha fijado en mí, aunque si lo pienso no sé si es porque quiere violarme, otra vez, o porque siente lástima, incluso podría estar enamorado, ¡iluso!, ya ni los odio, no se merecen…
10
sin comentarios 71 lecturas relato karma: 74

El primer día de mi vida

Jamás tuve valor para hacer nada hasta el día en que nací. Esa mañana desperté pletórico, lleno de energía, y a pesar de mi aspecto, me encontraba más vivo que nunca. Encendí el televisor y sonreí al ver las noticias:
“Encuentran los cadáveres de dos conocidos delincuentes tirados en la estación Este. Según las cámaras de seguridad de la estación, después de propinar una brutal paliza a un viajero, este, en un descuido de los agresores, consiguió arrebatarle a uno de ellos el arma, disparándoles a bocajarro y huyendo rápidamente de la escena del crimen. No se ha identificado al viajero, aunque parece que se trata de un hombre de entre treinta y cuarenta años”.
Dirigí mi mirada hacia el revólver de encima de la mesa. Volví a sonreír. Luego, y tras acabar de almorzar, me curé con cuidado las magulladuras y moratones que tenia por todo el cuerpo.
4
sin comentarios 36 lecturas relato karma: 62

Esperando el momento

Cuando la noche llegó, el cielo se cubrió de tinieblas. No se distinguían ni la luna ni el titilar de las estrellas, pero los ojos de Eleonor lo distinguían todo perfectamente. Era algo magnífico. Caminaba sigilosamente a través de la arboleda. A cada paso se detenía a observar a su alrededor, pausada pero firme, mientras sus verdes ojos relucían en la oscuridad de la noche como dos esmeraldas bañadas por el sol. De repente, algo captó su atención. Todo pasó en unos segundos. Eleonor, se abalanzó de repente sobre una sombra, sin darnos prácticamente tiempo a descubrir de qué se…
3
2comentarios 33 lecturas relato karma: 57

Por Ti

Lance mi corazón al desdén. Me lo rompiste sin compasión, intente reparar algo roto pero solo lo despedazaste más.

Junte valor y le grite al mundo que me voy y no volveré no regresaré a vivir de un falso amor y no me callare. Jamás haré que me rompan el corazón jamas.

Lograré seguir adelante sin ti sin ti no lamentare haberme marchado aprendí a vivir sin ti.....
leer más   
6
2comentarios 32 lecturas relato karma: 41

Me imagino un Poémame... (relato, por llamarlo algo)

Sin nombres que señalen, que limiten el hondo piélago de la imaginación, me imagino un Poémame inserto en la naturaleza de los días. Más que un bar, una cabaña moderna. Mitad pastoril, mitad urbanita. Me imagino llegando a su puerta y en pie la primera persona con luz tras el humo que deja un cigarro sujeto en su mano, mientras coge en la otra una copa incompleta de cava, de cava y de letras. Me saludará con euforia y, a borbotones, saldrá la palabra derramada por su boca. Me imagino a un rompeolas en activo, salpicando frescura, y tendré que entrar, lo sé.

A los pocos segundos…
leer más   
15
18comentarios 185 lecturas relato karma: 63

¿Cómo saberlo?

Se deshicieron escrupulosamente del cadáver. No estaban dispuestos a dejar ninguna huella ni pista que pudiera incriminarlos. Estaba claro que eran profesionales y que sabían lo que hacían en todo momento. Metieron el cuerpo en una furgoneta verde oscuro, sin cristales en la parte posterior, donde el rótulo de una tienda de electrónica se anunciaba en el exterior, sirviéndoles de tapadera; “Game Tronick”, creo recordar. Una vez todo limpio y despejado salieron del viejo almacén de Somersbridge en dirección a la carretera comarcal que se dirige al norte. Tras dos, quizá tres horas…
4
sin comentarios 19 lecturas relato karma: 54

La magia era esto

Abrió el libro y se sintió embriagado por un olor a polvo y sueño que le hicieron sonreír entusiasmado por la nueva aventura que tendría lugar aquella noche.
Un vigor inusitado le impulsaba a pasar las páginas y seguir el recorrido de hormigas negras, dibujadas sobre el papel de color arena, a través de las horas vacías de tiempo y llenas de intriga.
Pero el abrazo de Morfeo llegó a él y sus ojos empezaron a cerrarse, mientras su cabeza buscaba reposo ante la mágica senda de palabras que habían sido su luz en la noche y su oscuridad en el día.
7
1comentarios 73 lecturas relato karma: 38

Cuando acabó la Gran Guerra

En el aire se respiraba el funesto hedor de la muerte. La tierra estaba teñida de sangre, y las madres lloraban angustiadas en sus hogares por la suerte de hijos y maridos. En los campos de batalla de toda Europa se habían medido los sueños y esperanzas de millones de personas, insertados en la lucha de naciones codiciosas que se disputaban su trozo de pastel. Unos deseaban imponer su hegemonía, otros no perder su supremacía en la cima del poder. Después de varios años de sufrimiento y destrucción, y a pesar de posicionarse finalmente un vencedor en esta guerra, la verdad es, que después de los hechos, todo el mundo sabe quien ha sido el claro derrotado: La humanidad.
6
sin comentarios 47 lecturas relato karma: 73

Vuela

Vuela, vuela muy alto, tanto que puedas tocar las nubes con la punta de tus dedos y dime que formas ves en cada una de ellas; un corazón, un cometa, una nota de tu canción favorita.
Brilla el Sol pero hay nubes que te permiten viajar, imaginar el mundo que tu quieras, la vida que tu ansies.
Se que cuesta alcanzar el cielo pero impulsate más fuerte, yo te empujo y prometo estar ahí cuando decidas bajar al suelo. Cuando ya te hayas cansado de volar, de imaginar y quieras un escarmiento de la vida real.
Yo no me voy, yo siempre me quedo, al fin y al cabo prometí que lo haría aunque solo sea en tus sueños, a la hora de dormir acunada por la luna, rodeada por estrellas que no brillan ni la mitad que tú.

7
sin comentarios 72 lecturas relato karma: 39

Una imagen es lo que vale

Aquí estoy, con nuestra foto delante de mis narices, pensando que hacer, si quemarla, romperla, tirarla a la basura o quizás hacerte un garabato en la puta cara.
Cómo es verdad eso de que una imagen vale más que mil palabras, porque a mi me hace recordar cada peca de tu piel.
leer más   
12
sin comentarios 80 lecturas relato karma: 55

La Carta

Sacó del cajón la carta.
La había leído tantas veces que
sabía de memoria cada frase,
cada párrafo, cada palabra.
Volvió a leerla una vez más,
y volvió a llorar una vez más.
Fue la última vez que tuvo
alguna noticia suya.
En la era de los mensajes cortos,
escuetos y breves, eligió escribir
una carta larga, densa y eterna.
Parecía que quería decir adiós
mil veces. ¿Por qué?
¿A quién quería convencer,
a ella o así mismo?
Dobló de nuevo la carta,
pero esta vez no la depositó
de nuevo en al cajón.
La rompió en mil pedazos,
como los mil adioses,
depositó los pedazos en el sobre
y lo quemó todo.
-Ahora si. –se dijo-. Adiós.
3
sin comentarios 23 lecturas relato karma: 38

Berlín 1945

Por aquel entonces solo tenía quince años, y mi convicción y creencias eran firmes e inquebrantables, aunque claramente erróneas. Recuerdo los últimos días vividos en mi querido Berlín junto a Rolf, Friedhelm y Reinhard. Era finales de abril, y el ejército rojo arrasaba las calles de nuestra ciudad con sus cañones y morteros. Nosotros, resistíamos convencidos de la victoria final que nos había inculcado el Führer y la cúpula del partido, aunque estaba claro que la victoria final no sería nuestra, sino que caería del bando aliado. Nuestra posición estaba enclavada en el cruce…
7
6comentarios 79 lecturas relato karma: 64