Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Soneto. ¿Tú qué sabes de mí?

En el abismo o cautiverio habita
una sonrisa en el tiempo apagada.
La piel -mi piel- está tosca y cansada
y el amor, no regado, se marchita.

La luz del sol ya nunca resucita
y el dolor del olvido no me agrada.
Mi pensamiento se hace nada en cada
huracán de soledad infinita.

Los atisbos de las miradas dulces
han despertado al eco ya olvidado
y a las ásperas flores de mi seso.

Quiero que vuelvas para que me endulces
el gemir de mi pesar denostado
y el sentido fluido en cada beso.

etiquetas: poema corto, sonetos, soneto, poesía
16
6comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 71
#1   Sabe tratar verdaderamente bien el verso clásico. Un placer encontrarse con esto nada más llegar a la página. Un saludo.
votos: 0    karma: 7
#5   #1 La verdad es que me encanta el soneto.
votos: 0    karma: 12
#2   Hoy la cosa va de sonetos, muy bueno!
votos: 0    karma: 11
#3   Precioso soneto y su "huracán de soledad infinita". Bravo
votos: 0    karma: 9
#4   #3 Un placer. Saludos.
votos: 0    karma: 12
#6   La luz del sol ya nunca resucita

Hermoso soneto! Bravo!
votos: 0    karma: 19