Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La niña de los ojos de Luna

En el cielo sólo hay una,
con fulgor,
brilla redonda la Luna
provocando los antojos.
Pues aún más retan tus ojos,
porque además tienes dos.

Media Luna decreciente,
reducción,
se convierten de repente,
cuando ríes alegremente,
sin un motivo aparente,
ni causa, ni explicación.

El cráter la representa.
Cavidad.
Son hoyuelos la ornamenta,
satélites de sonrisa,
acompañantes sin prisa,
muestran su felicidad

Que refleja por la noche,
luz del Sol.
Fundiendo el oro en un broche,
Ilumina el gris del día,
cual faro de Alejandría,
con su puro resplandor.
11
2comentarios 68 lecturas versoclasico karma: 61

Ciprés

Enhiesto amigo,
eterno vigilante
duerme conmigo.
3
sin comentarios 53 lecturas versoclasico karma: 55

Alas (2015)

No vueles más en mi cielo,
no insistas más en mirarme,
no te acerques para amarme,
no sientas más ese anhelo.
No me dediques desvelo
ni lagrimas cristalinas,
recuerda, mientras caminas,
que a tu vida No convengo,
la flor que en mi interior tengo
tiene filosas espinas...

Te repito vida mía,
No te internes en mi cielo,
detén de una vez tu vuelo,
no aumentes mi fantasía.
Si tu alma también ansía
de repente acariciarme
y en tu lecho haz de soñarme
abrazándome a tu cuerpo,
abre tus alas a tiempo
para contigo Escaparme...

***************************************************
... A solas abre las Alas de tu Interior,
y Escapemos a donde No existan los Instantes...

2015
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
10
sin comentarios 48 lecturas versoclasico karma: 52

Haiku III

Puse las manos
sobre el pecho del cielo.
Le ericé la piel.


Cristina Díaz Aragón.
De la colección de haiku "De la lluvia, el invierno y otras tragicomedias".
leer más   
4
4comentarios 36 lecturas versoclasico karma: 59

La Paz

Hay estrellas en el suelo,
Y caminos en el cielo.
En el Alto un agujero,
De alivio, paz y sosiego.

Hay una sombra en el pueblo,
Porque tapa el Sol un cerro,
Es un cerro gigantesco,
De los dioses de otro tiempo.

Hay también muy poco viento,
Hay fatigas y hay jadeos,
Falta el aire, sobra esfuerzo,
Hay bastante desconsuelo.

Hay en sus calles acervo,
También mucho movimiento,
Opinión, levantamiento,
Hay desarrollo, hay progreso.

Hay también mucho arquitecto,
Todo aquí vale de cerco,
Levantando emplazamientos,
Sin mesura y sin acuerdos.

Hay una cebra en el centro,
Hay tres perros callejeros,
En la cuesta un cerdo suelto.
Conducir es un jaleo.

Hay juventud, hay talento,
Hay historia en el museo,
Pero el futuro es incierto
Porque aquí nada es perfecto.
5
4comentarios 31 lecturas versoclasico karma: 55

Sueños insomnes

Siempre que te asomas a mi ventana
el tímido reflejo de tus ojos
y la cálida brisa de tu aliento
rozan mi piel cautiva de deseos.
Siempre que te miro me tiembla el pecho
mis labios a besos gritan tu nombre
mientras me veo envuelta entre tus brazos
dulce abrigo de mis sueños insomnes.
leer más   
4
sin comentarios 25 lecturas versoclasico karma: 43

Soneto. Pájaros del alba

Casi todos los pájaros del alba
-lúcidas neuronas de mi cabeza-,
dan fin a cada día, igual que empieza,
respirando en tus promesas de salva.

El hierro caldeado nos enalba
en ábacos de distancia y pereza
y, así, los sueños caen en tristeza
aunque, a mis ojos, seas como la malva.

Pájaros que nos duelen en el alma,
que desquician la paz de toda calma,
aunque nunca desvelan su secreto.

Y en el placebo natural del alma
siempre queda un trocito que está en calma,
que es refugio para tu amor completo.
leer más   
1
sin comentarios 22 lecturas versoclasico karma: 14

Adivina adivinanza...

Sin duda se sabe que es eso,
sin brisa se siente en exceso,
su sino es darnos un beso
de cálida vida sin hueso..

¿Qué es eso?
leer más   
1
sin comentarios 18 lecturas versoclasico karma: 12

Et Ipsa conteret Caput tuum

Mísero pesebre es mi cuerpo,
lisonja del aire que no lo traspasa,
qué más daría para esto mismo
estar hecho de barro de tinajas.

Porque respiro, ya me duelo,
y en este duelo que es la Vida,
hay quien vive con consuelo,
y por consuelo yo me muero.

Estrellas que lejos estáis,
seguid estando lejos,
esta noche cuando duerma
y mañana, cuando esté despierto.

Porque con sólo acercaros un metro,
arderíamos en nuestros cuerpos,
seguid lejos,para no abrasarnos,
seguid lejos, porque sólo así os queremos.
leer más   

etiquetas: lírico, cuartetos, pesimismo, vida, muerte
1
sin comentarios 15 lecturas versoclasico karma: 11
« anterior1234