Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Aldevarán

Impaciente tomé de la fuente lírica e impetuosa de tu brillar incesante.
Una fuente gótica de fríos alfares, de sombras penosas y lianas de raíces colgantes.

Bebí cuanto pude, desesperado por retener la diamantina crisálida de tu nobleza.
Aturdido por llameantes llamaradas de llamadas ruidosas, infinitas contingencias de la riqueza.

Dormí encantado, como envenenado o drogado, paciente entré árboles viejos y podencos.
Soñé dulces sueños de hadas y tauros, que corrían por un bosque retorcido y opulento.

Me alcanzó la noche y en ella la luna gatuna,
que escalaba por las ramas de las lianas,
que maullaba entre terrazas y cercos,
que gateaba esquivando pinzas, en cuerdas de tendederos.

La luna me arrastró la mirada hacia un punto en el cielo,
cuando te vi a ti Aldevarán inmóvil mirándome sin remordimientos.
Entendí que mi beber había sido ilícito y mi dormir fraudulento,
y de un zarpazo de sus garras filosas,
la luna me desgarró el pecho.

etiquetas: poesia nueva, lirica
5
1comentarios 42 lecturas versolibre karma: 73
#1   La estrella que ya era conocida por los griegos. Me gusta este tipo de tema. Saludos
votos: 1    karma: 23