Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Me desperté con ganas de seguir viviendo...

Todas las noches se posa en el viejo cedro
dos cuervos de amplias alas y pico robusto
con su gritar áspero espantan las plagas de la noche
hasta suspenderse en la cornisa nocturna
es un rutina que se repite cada noche
pero esta tiene algo en particular
uno de ellos en sus garras y con trémulo gesto
sostiene un diminuto cofre como sacado de un portal imaginario
y con mucha parsimonia baja de la cornisa
y toca la traslucida ventana de hierro forjado
y permite que mis dedos mortales
toquen su plumaje y mire por el cerrojo del objeto
y observo con asombro un acantilado infinito
cuyo eco silbante y calmo contiene al SILENCIO
y una carga de aromas de bosques estallan
hasta fundir mi alma con la suya
y me transporta por caminos .:::::::
Siderales
Rutas imaginarias
Mares inhóspitos
Cristalinas aguas
Puertas angostas
Acantilado de rocas
donde las palabras del mundo
se ven como fragmentos roto
el pensamiento queda al desnudo
NO EXISTE EL EGO
solo la esencia del ser en su palacio de estrellas
domina el mágico y trascendental encuentro
un tumulto de hojas de los árboles ruedan rompiendo la calma
y con cierto mutis el cuervo se aleja
y vuela a la plataforma alta del viejo cedro.

Las ideas iracundas se desvanecieron no podía conciliar el sueño
Y un suave susurro me adormeció y
desperté con ganas de seguir viviendo…
12
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 84
#1   felicidades, muy buen poema.
votos: 0    karma: 20
#2   Gracias ...Muchas gracias me contenta que le guste...
votos: 0    karma: 18