Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

A mi Abuela

No llegué,
tú, carita de ángel,
yo, de tu sangre,
oveja negra descarriada
con la muerte en la mirada
y el dolor en la cara.

No llegué, no entendí que tenía tu querer,
que me esperabas,
que tus manos me arropaban,
como ahora, me arropa tu mirada.

No llegué, hoy te lo digo
con el corazón en un puño,
roto de dolor,
bajo mis parpados
el agua no para,
sollozos y gritos en mi alma.

Con los ojos cerrados
parece que sonríe tu cara,
tu pelo plateado
eres una reina en un trono floreado.

Desde detrás del cristal viejita
desde detrás del cristal,
un abrazo y un beso te voy a dar.

A tu último suspiro no supe llegar viejita,
no supe llegar,
pero hoy un último beso,
viejita, te voy a dar, viejita
Desde detrás del cristal
mi beso te va a llegar.

Camaleontoledo*
leer más   
14
6comentarios 65 lecturas versolibre karma: 68

4 de septiembre...

Me senté a tomar el café de las 6;
encantado me sentí, mirando el crepúsculo;

una tarde perfumada,
por tus fotos,
por lo que hablamos;

me senté, este lunes, a tomar el café de las 6;
con latidos rápidos;

sé que estoy enamorado;
leer más   
13
1comentarios 123 lecturas versolibre karma: 66

Sin título

Desnuda los ensueños
cuervos en un crepúsculo
levantan el vuelo.

Agridulces palabras
se funden al poema.

¡Bendito el poema
ha reclamado mi cuerpo!
leer más   
10
2comentarios 73 lecturas versolibre karma: 72

¿Nos bastará?

La oscuridad, la voz, como un matiz
donde olvidar la vida, la niebla entre la noche
en un espacio de historias enfrentadas,
tal vez una oración que surge sin palabras,
tal vez el ritmo que nos abandonó, sin llegar a saberlo,
entre las sombras desencajadas de nuestro desorden,
tal vez fue así, o no.
Lo que no somos de lo infinito,
ese cauce de tierra acariciando otra tierra,
o puede que sea un lugar para enterrar el eco del silencio
¿Nos bastará qué sea una pregunta?
9
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 74

Confieso ¡ te he pensado !

Con una sonrisa en mi rostro
Y aunque mi mente lo prohiba
Cofieso ¡ te he pensado !

Aun creyendo en lo imposible
Acaricio la suerte que me mires
Para evocar tus ojos esquivos

Distancia imperfecta e insufrible
como acrecientas mi necesidad de ti
apenas si recuerdo tu cara

En las noches tan frías como esta
Mis sentimientos flotan por magia
Y te anhelo y te deseo y tu no lo sabes

Te conviertes en mi historia deseada
No se si alguna vez vueles hacia mi
Solo se ; que te pensado una vez mas
leer más   
10
1comentarios 48 lecturas versolibre karma: 76

Bajo la larga escalera

Cuando el silencio se apaga
sin una ventana abierta,
la noche ya no es tranquila.
Algo muerto se despierta.

En el oscuro pasillo
resuena afinando un eco;
Grita por unos segundos
y tras ellos para en seco.

Más incansable es el llanto
de eso que siempre duerme.
Y si despierta con Luna,
hace que la vida merme.

Enfría toda la sangre
y hasta el corazón se para.
Lo que abajo está llorando
malas nuevas me depara

Bajo la larga escalera.
Un miedo viejo se asoma.
El mismo que nunca muere
se levanta de su coma.

Pasados los escalones
hago que se calle el llanto.
Pongo su boca en mi oreja.
Mensajero del espanto.

Le susurro dos palabras,
Al otro lado un suspiro.
En el mío una pregunta
y por respuesta un gemido.

El tiempo se para en seco
frente a caras olvidadas
De parientes muy lejanos;
de mis viejos camaradas.

Encerrados tras el cristal.
Por siempre jamás cautivos:
Los que moran en el muro
de momentos ya vividos.

De pronto el cuerpo me pesa
y en los huesos siento el frío.
Lo que en la mano sostengo
salta de pronto al vacío.

Y quedando suspendido
como un péndulo se mece.
Recreando el triste baile
del que en la horca perece.

El dolor rompe mi rostro.
Oprime todo mi pecho.
Pesa como cien medallas
y me deja más maltrecho

que tres años en trincheras
bajo lluvias de metralla.
He perdido más ahora
que durante la batalla.

Esta noche sin estrellas
abandonó mi morada
todo lo que antaño tuve:
Su perpetua luz dorada.

Fue mi faro en la tormenta,
mi ardiente antorcha y mi bastón.
Primavera de mi vida.
Hoy, invierno en mi corazón.

Pues se convirtió en recuerdo
lo que significaba amar.
Si la vida fuera un sueño
hoy querría despertar.
leer más   
6
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 67

Pensativa

Le extraño con ganas, le quiero sin pasión.

Pasatiempos fue el deseo sentido, estaciones que no pasaron,
momentos que no se vivieron, instantes que se han congelado.

Solo el, persigue lo que a otros entregue complaciente.

Son esos cabellos culpables de esta negativa que siento.

Me buscó con ganas y le deje sin ellas.

Ahora, he de querer que me encuentre.
leer más   
6
2comentarios 27 lecturas versolibre karma: 66

Quiero poesía

Yo quiero poesía como receta a mis temores crónicos,
como cura a mis desastres genéticos.

Quiero poesía como aman los animales,
con instinto.

Con la naturaleza de quien ama por supervivencia.
6
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 68

El otro lado

Vamos a pasar al otro lado de nosotros,
cada uno desde su orilla,
sin calcular la distancia, sin mirar el paisaje, ni la ternura,
sin hacer travesías eternas en este lecho de soles,
sin que cuente la presencia del destino,
vamos a pasar al otro lado de nuestros vacíos
y hay tantos estigmas enfurecidos con la piel
que hace que seamos capaces de meter el mar
en una gota de lluvia, de ponernos las noches en los sueños,
y los zapatos de otros, de no cortar ya flores,
de llevarnos los inviernos bajo techo, de brindar con nieve
antes de ser fuego y sin embargo, ya ves,
cada uno desde su orilla, como traficantes de desencanto,
como esos pasajeros que nunca van a ningún sitio,
cada uno desde su orilla, espectadores agonizantes,
sabiendo que ha llegado ese momento.
5
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 65