Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Sirena

En mar, a la deriva, nado a tu contracorriente,
Bebiendo agua salada
Y escarbando la arena
con los dientes.
La tumba del marine,
ha sido profanada de sexo.
Él, experimentó lo que era ver tu cuerpo,
Inaprensible de ser ejecutado
Y preso.

Entre aquellos arrecifes y redes del barco,
Eres la sirena más hipnótica,
de gran afinidad al coral y el alga.
Hazme sentir cada golpe de marea,
Las subidas y bajadas del agua,
Y los naufragios de lo que es tu alma.
Enfréntame al acantilado
A la vez que te destruyes entre los filos
De las burbujas y las gaviotas.
Embriágame de espuma marina,
Y llévame contigo a lo que es tu hogar,
La calma.

Te deseo de proa a popa,
A la vez que pliego y despliego
las velas del ecuóreo barco.
Aun cosidos en estrellas y olas,
Los mapas de cruces rojas,
Marcan las travesías en sexo
Por los continentes de tu cuerpo,
Que una vez navegué,
Entre sudor y mantas.
Cuanto deseo ser cada gota de sal
Salina de tu cola,
Ser cada curva de tu pecho,
Y surcar cada arista de tu cuerpo.
Acariciar cada pelo tuyo,
Y besar con agua
Cada isla que te forma.
Déjame amarte entre bitácoras,
Déjame respirarte entre las olas,
Pero no me dejes de ahogar,
Sirena y sin cola.

etiquetas: amor, destrucción, mar, agua
3
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 33