Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El Amor es para siempre

El amor es para siempre
aun en la terquedad que todo lo clarifica,
el amor es como un segundo
que no piensa al oírme.

Te prometí amarte
nos quedamos en el intento de una promesa airada
aunque nunca faltaron los suspiros que enloquecidos terminaron en un tumulto que se confundió con el tiempo.

Hace tantos años
que escribí para ti este verso
que las hojas amarillas del texto
disimulan sufrir para no verlos.

Ahora solo siento como llega el frío a mi cuerpo
lo respiro congelando el deseo,
son como historias tristes que nadie paga un peso para soñarlas, pero que se incrustan perforando los sueños.

Tal vez siempre soñamos con tener un gran amor
¿Que es una fantasía que ama si no existe esfuerzo
en todas las mentiras que hablas?.

Fue muy tierno ver cómo el corazón muere
con esa canción de cantina,
como siempre no me alcanzaron las lágrimas
para consolar a un amor en ruinas.

Estamos acostumbrados al odio
que todo lo olvida
aunque ha estas alturas de la vida
nos hace falta más el sol que las caricias.

Ellos quieren ver perdida de mi rostro a la sonrisa,
no me importa arrugar un poco a la vida
con tal de no darles el gusto
de verlos burlarse de mi huida.

A veces solo tenemos que dejar pasar por alto
el concepto de la piedad,
conformarnos con un poco de calor de esa lámpara
que en las noches nos ve leer con pasión poesías.

El amor es para siempre,
aunque a veces el amor es muy lento
no es tan rápido como la muerte que enrojece a los ojos es como un cariño que no se sabe cuando se fue.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
22/11/2017.
18
3comentarios 131 lecturas versolibre karma: 90

Vacío

florecía la muerte
en cada esquina del jardín
silencios en llamas
abrigaban recuerdos aún vivos

por amor
posé mis labios sobre tu cicatriz

y el beso quedó dormido
leer más   
23
14comentarios 110 lecturas versolibre karma: 98

Todo está escríto

La sangre en mis manos
sangre repetida,
ya derramada por otros asesinos
sobre los lienzos antiguos
en manuscritos oprobiosos,
en la letra escarlata
salpicada en ropajes femeninos,
ocultos a los ojos
de los inquisidores.
Mi sangre no existe,
no es nada más que agua
que todos beben por igual,
mi manantial interior
ya fué derramado por otros,
esculpido en cavernas,
tallado en madera.
Solo Dios es original,
y eso es por que no existe
si no creo en él.
Sudan mis manos y mi frente
en busca de algún verso original
alguna estrofa inédita,
y me conformo con un sueño
que es de todos los poetas,
que tu sangre tiemble
cuando leas un poema.
leer más   
12
sin comentarios 107 lecturas versolibre karma: 94

Poder ganar

Inmaculado insomnio que bosqueja
un paraje somnoliento
en donde no existe la maldad.

Que ama arrebatar las horas a la noche
como si la madrugada fuera solo un privilegio
de la última hora en la que podré respirar.

Como conformarme con el frío
y quedarme varado con el último suspiro
de un domingo en una plaza más que desierta.

Como ignorar esas máscaras
que nunca sonrien
cuando la vida les zozobra.

No me bastará con actuar
lo suficientemente creíble ante los otros
para recordarles lo importante que es amar.

Nunca dejaré que la violencia de la noche
se acerque a mis recuerdos doblegando a mi mente
como un testigo mudo de lo que no pudo lograr.

Amo mi lúcida manera de poder olvidar
las impresiones de una vida
que nunca volveré a recordar.

Soy un vocero alegre que llega con el viento
un boceto incierto que siempre lleva consigo
el deseo de poder ganar.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
22/11/2017.
16
6comentarios 99 lecturas versolibre karma: 90

Le diría

Un casi recién nacido
me observa entusiasmado
desde el otro extremo del vagón.

Posa sobre los cristales
sus manos inocentes
que nada conocen,
y los pies candorosos
sobre la poca paciencia de su madre.

Contempla ese cielo desmedido del que huimos
mientras se me engastan el rugir de las horas
en un bosque de recuerdos hechos humo.

El niño se ríe.
Me mira de nuevo.
Se vuelve a reír.

Y yo me digo que podría decirle
todas esas cosas que no sabrá
hasta dentro de unos años.
Que, a veces, el empeño
se convertirá en ceguera
intentando encontrar aquello
que ni sabrá que buscaba.
Descubrirá que
no sirven de nada las búsquedas
porque al final nadie
termina por encontrar nada.

Le contaría que cuando todo sea jaleo
y montañas de preguntas por desmembrar,
quizás alguien levante la mano
y quizás las cosas que daba por sentadas
quizás vuelvan a ponerse de pie.

Podría decirle que, un día,
entre mucho cuento y patraña,
plantará una enredadera en el jardín
para así crecer paciente, aguerrido, honrado,
y ser querido y querer mucho
antes de estamparse contra este mundo
tantas veces vacío.

Podría explicarle que, un día,
la verdad se plantará en su calle
y esperará implacable para,
después, despojárselo todo,
incluso la inocencia, incluso la paz.

Podría decirle entonces que,
ese mismo día, esa misma verdad,
le hará arrodillarse entre sollozos
para no tener que morir entre sus brazos.

Y le diría que, a veces,
la vida será así
y que debe estar preparado.

Le diría tantas cosas,
que el niño se vuelve a reír
y yo prefiero callar.
leer más   
14
10comentarios 93 lecturas versolibre karma: 88

Que sí, te quiero

Apenas conocía de qué forma sucedían las cosas
Intentaba concentrarme sobre cómo todo cogía cuerpo a través de lo que veía
Las preguntas del pasado, las respuestas del futuro, la desmedida sincronía
Reconocí cada pasaje de mi memoria hecho contracorriente, y lancé el ancla sobre tierra firme para resolverlo
Encontré en medio de la multitud y su locura, el lugar más alto, donde el cielo se vuelve un manto y la ciudad duerme tranquila.
Pero las mariposas que me acompañaban volaron a nuestra ventana compartida, atraparon el último rayo del atardecer y encendieron tu cara y tu sonrisa.
Fue cuando despedí al miedo, o deje que me lo quitaras de encima
Me sentí afortunado, me entregué una y otra vez y una y otra vez entendía qué era aquello de la vida
¿Esto puede ser malo? Me hubiese preguntado, pero en serio, que ciegos estamos.
Guardé las palabras para después, me fundí en el lila sobre mis ojos, y en los colores de tu piel que ya sólo podía ver mi piel.
Abrí el lugar que dejaste en mi corazón
Y lo limpiamos un rato
Me sacudí la tristeza
Y me sacudí los problemas que no eran míos.
Me dormí una vez más en medio del humo, de ti y mi embriaguez; y desperté para decirte que siempre hemos estado bien cuidados
Me reí contigo, supe que aquí, o donde fuera, te vería igual de lindo.
Quise decirte que era mejor dejar los recuerdos para gente que no pudo vivirlos
Y que buenas historias hicimos.
Agradecerte los buenos deseos, reconocer que te voy a pensar muy bien
Y si te hiciste como quién no quiere la cosa, la pregunta de si te quiero, déjame decirte como quien siempre quiso la cosa que sí, te quiero.
leer más   
6
2comentarios 81 lecturas versolibre karma: 66

Alta literatura

Cuando uno era
más joven y más tonto, esperaba
ese golpe de belleza que te inspira
el poema perfecto.

La tenía, la tenía...
Mas era de locos.

Ay, molinos con ínfulas de gigante.
Ya no quiero ser el héroe
de un imposible.
Quisiera liberarme de esa quimera,
como el oro desprecia la avaricia.

Toda la poesía
suena complicada,
pero no lo es.

Y ahora, que la noche y el arte
me encuentran solo y más viejo,
todo es esperar, oír
la alta literatura de tus pasos
tras la puerta de casa.
6
2comentarios 72 lecturas versolibre karma: 86

He guardado en tu mirada algunos versos

Sin previo aviso,
he guardado en tu mirada
algunos versos,
retazos intrusos de una rima imposible,
letras escritas en sal y fuego,
restos,
de nuestro lenguaje vulnerable.

Allí, en el espejo donde reflejas
lo que llevo escondido,
entre el color y el cristal
de nuevas noches,
en el bosque de tus ojos,
donde me rindo

y me pierdo.

Sí, he guardado en tu mirada algunos versos,
sin previo aviso

hoy vengo por ellos...
15
3comentarios 65 lecturas versolibre karma: 88

De mar de viento

En un mar de eventos se sumerge
en la ola marina llena de fábulas
suele vivir en el oleaje
abrazar el vaivén entre sal aromada.

Corazón oceánico
trazo de viento
en el horizonte
sirena de sueños
azul roce lunar
que el paisaje
humedece.

Yohelava D.L.
19
2comentarios 64 lecturas versolibre karma: 82

Me iré....

Me iré como desaparece
el eco de una sirena,
como los surcos de espuma
mueren en su adiós.

Sin la niebla de la despedida
ni la bruma de los reproches,
me iré y mis pisadas sobrevivirán al olvido.

Remando en los ribetes de la despedida,
nunca estación, siempre errante,
dejando que el camino haga mis pasos.

Me iré de la mano de tu recuerdo,
apretaré los dientes de la melancolía,
mientras en la comisura de una mirada,
de reojo a la vida,
el viento de lo inevitable
arrostre tu nombre hecho arena.

Amén
leer más   
15
5comentarios 57 lecturas versolibre karma: 94

Sueños de una noche sin Luna

Una blanca nube
estira unos brazos de
dedos finos y largos,
acariciando la oscuridad
de una noche sin luna.

Una danza de luciérnagas
Ilumina una cara de ojos
tristes que derraman
lágrimas sobre el frío suelo.

Un grupo de náyades juguetea
a la luz de una lamparilla,
que chisporrotea en el agua
tranquila de un clepsidra.

La fogata de los enamorados,
que prendieron cerca del río,
para dar color y calor
a las caricias y besos.

Sólo son sueños, dulces sueños, de un noche sin luna.
10
sin comentarios 55 lecturas versolibre karma: 105

No (me) llores...

No llores
cuando me sientas como el suspiro de un recuerdo,
como ese anhelo de luz en la más absoluta de la oscuridad.

No, no llores...
cuando me nombres y mi nombre sea vacío en ti...,
cuando el más todopoderoso de los silencios repique
en tu pecho y en tu mente,
como la última campanada de media noche...

No..., no me llores...

©ɱağ
leer más   
11
2comentarios 55 lecturas versolibre karma: 87

La incoherencia

La incoherencia hace mella
en este mar de lodo
que carcome mi sombra.

Ya no sé reconocer los parámetros de navegación,
¿Autoficción?
¿Autobiografía?
supongo que viene a ser lo mismo
que sólo cambian los disfraces y máscaras.

Oí decir que los poetas
son los que más cambian de máscara
para ocultar la explícita desnudez
de su persona.

Yo digo todo lo contrario,
que bailamos nuestras máscaras
al son de la vida
desnudándonos en cada verso.

Supongo que el nudo de la corbata del ensayista
estaba demasiado apretado.

Si a la incoherencia
le sumamos un exceso de ocio
los manantiales de lucidez
se eclipsan con tormentas vanas.

Las cartas de Cicerón a Ático
hicieron recibir más de un castigo paterno a Petrarca,
¡Pobre!.

Hoy la incoherencia hace mella,
me adhiero a mi sombra
en este mar de lodo.

Creo que no tengo
nada más que decir,
una retirada a tiempo
antes de caer en una caricatura
de mi mismo estará bien.
leer más   
14
3comentarios 54 lecturas versolibre karma: 85

Me contaba la vida

Me contaba la vida que entonces
habría un ahora como este,
sombrío de otoño, con rosas que saben
a mañanas pasajeros, a últimas copas,
En aquellos tiempos vivía, tal vez en un beso,
desnudando la lluvia entre un cabello de sal
y, puede, que con nostalgia de futuro,
ahora, es la noche incipiente la que escribe,
como una hoja más cayendo entre el viento
sin importar la tierra donde se pose,
sin que importe la cama donde duermas,
sin que importe el nombre de quien amas.
Me contaba aquel tiempo qué entonces
y, ahora, conozco la verdad que desconoce
el ahora de tantos ahora.
Me contaba la vida que entonces
y ya no la escucho, tan sólo intento sobrevivir
a otra noche, como si fuese el comienzo

de todo lo que termina.
9
5comentarios 54 lecturas versolibre karma: 87

Imisericordes

Fuertes y gruesas murallas encierran
en círculo cerrado el patio cóncavo
donde en la entrada la atlëtica águila
levanta con altivez su gran antorcha
que podría llenar con su luz purísima
deslumbrando hasta la noche mäs negra.

Malditos seamos por nuestros errores grandes
porque por ellos seremos arrojados lejos
y sin piedad conducidos hasta las tinieblas
donde reinan las cucarachas inmundas
que corren crueles atraidas por los ayes
de las almas que están clamando por su luz.

Inmisericordes son siempre por las muertes
que dejan clavadas en estas tierras impuras.
Como esas efigies de adustos guerreros
que fueran alzadas y armadas en piedra
aunque hoy se vuelvan solo arenisca,
quedando al aire la fatuidad de su lucha.

Oh las glorias y vítores pútridos
que canturrean sus olvidados loores
aunque dejaran los corazones secos.
Esos corazones que, aun a su pesar, amaron
y que con sus sangres y grandes dolores
dejaran baldío todo presente y futuro
de sus terribles y sangrientas peleas
y en nos sufriendo los hoscos tiempos
con un sabor acre y un regusto al amargo.
leer más   
7
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 86

Entre columnas

Escógeme entre miles de errores
que envuelvan tu pasado
Entre la sobriedad y la ternura
de la escasa poesía y la minuciosa diablura
Escoge entre el tiempo dolido
y las hermosas flores arrancadas del pecho de la dama
Que más da lo que encontremos
en la esfera negra. Todo lo observaremos
Sin pecados y sin errores
Alejados del miedo surgido en mis temblores
de apátrida miel sollozando entre mis dedos
Elígeme entre el odio y la escasez
de los renglones que sólo deberían leer
los ojos hermosos de una tímida vejez
Epifanía en los albores
Gorriones de vuelos sutiles
Escógeme entre todos ellos
Para que jamás me adores

SCDT
leer más   
8
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 77

Orilla

El mejor poema
es ese que se llora
calladito
a la orilla de una almohada

Mariana Antúnez (2017)
leer más   
12
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 82

Mientras todo pasa y nada queda

Mientras la belleza lentamente se desvanece,
mientras cada hoja, cada planta y cada rama
lloran por una gota de agua.

Mientras cada una de las aves del cielo
guarda silencio para no espantar el recuerdo
de la lluvia que está por venir.

Mientras la sangre es el único arroyo que fluye
y la sombra la única luz que brilla.

Mientras nada tiene sentido, ni la razón ni la cordura.
Mientras las miradas no ven, los corazones no sienten
y las gargantas duermen.

Mientras las encinas mueren invisibles,
los arroyos secos gimen y el bosque pide clemencia.

Mientras los ojos humildes se secan
contemplando el océano de sus propias lágrimas,
a la vez que sus últimas lágrimas se deslizan
por su piel labrada.

Mientras la juventud duerme con corazones viejos
y decrépita cordura, las bocas ancianas hablan,
sin ser oídas, con más juventud en su melancolía
que pasión en nuestros jóvenes cuerpos.

Mientras todo pasa y nada queda,
nuestra tierra conserva empuje y fuerza
para florecer, brotar y dar sus frutos.
Por eso, os llamo flores, musas y poetas
y os invito a resistir frente a la sombra y a la muerte.
Yo os invito a la mayor de las locuras:
a la de enfrentarnos a la nada
en la que el mundo se va convirtiendo.

Mientras todo pasa y nada queda,
prometamos resistir,
incluso, cuando no haya motivos
para la esperanza.
8
6comentarios 52 lecturas versolibre karma: 79

Ojos negros

Allí donde los espejos solo son si rotos,
donde caminas constante junto al abismo,
y todo es baldío y el sol no florece,
donde el silencio se presta
y quien se ríe es un loco.
Allí, el lugar donde con licor
se curan las injurias,
donde las noches se alimentan
de humo y de polvo,
la vida avanza por colisiones
y los besos marchitan antes de ser dados.

Ciega miré por última vez tus negros ojos,
y supe entonces que no había sido aquél el lugar
al que debería haberme asomado.
leer más   
10
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 95

Los años

Que larga se ve la vida cuando contamos los días
entre los diez y los quince, o somos adolescentes.
Que corta se ve la vida cuando al pasar de los veinte
la juventud se nos va, diciendo adiós para siempre
y sonriendo va viajando dándole paso a los años.

Que largos se ven los años cuando después del otoño
comienza a llegar el invierno y sonriendo va viajando
después que se fue el verano y caen los copos blancos
donde un día fue primavera, cuando las flores hermosas
cubría mi cabellera.

Y sin darnos cuenta un día ya la ancianidad nos llega
dejando atrás el camino del invierno, del otoño
del verano y primavera.
leer más   
10
5comentarios 51 lecturas versolibre karma: 81
« anterior1234