Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Cuando el alma grita

Cuando el alma grita
el corazón recuerda.
Cuando la ilusión despierta
la fantasía,vuela.
Cuando la memoria escribe
la piel, sueña.
Navegan las orillas.
Galopan las olas.
Recita la arena
El mar...
susurra poemas.
Cuando la luna asoma
se despiertan
las estrellas.
Cuando la noche llega...
bailan los luceros
Y extrañan
las quimeras.
Y a solas
bordean mis alas
tus letras.
leer más   
15
8comentarios 58 lecturas versolibre karma: 103

Sin mí

Quédate atrás como las sombras
y vuelve a mí sólo con luz.
No espero de tus labios nuestras sobras
ni obras que edifiquen una cruz.
Quédate atrás que yo te mire.
Quédate,
sin mí,
tú.
leer más   
15
5comentarios 54 lecturas versolibre karma: 101

Iluminado

Harto de dislates,
Botarates,
Por derecho,
Groseros,
Ilustrados del tebeo,
Reos,
De su ignorancia...
Harto de todos aquellos,
Que ocultan fallos,
Que se creen más,
Siendo menos,
Pobres necios...
Arquetipos,
Pobres tipos,
Creyéndose leídos,
Sabedores de nada.

Se me quitan las ganas,
Soy poema,
Fonema,
Vocablo,
Sé de lo que hablo,
Cuando afirmo,
En firme,
Que es verte,
Y querer irme,
Huir de tu estirpe,
Tus palmeros,
De tu escuela de necios,
De tus oyentes,
A mí me cansas,
Cuando hablas...
Sin decir nada.

No te escucho,
Iluminado,
Sin lumbre,
Normal que se esfume,
Tu moral,
Al escuchar,
La barbaridad,
Que escupes...
15
9comentarios 66 lecturas versolibre karma: 91

El amor no se bebe hirviendo

Tal vez no se trata de amar hasta que te hierva la sangre a 100 grados celsius,
quizás sólo son necesarios 85 grados para querer,
amando caliente pero no hirviendo,
dejando espacio para soplar las heridas del pasado,
pero no esperando a que se enfríen por completo,
quizás solo necesitamos bebernos el amor como bebemos el café,
dejándolo reposar mientras hacemos las tostadas,
no apurarlo,
solo esperarlo mientras estamos ocupados haciendo otra cosa,
tal vez el amor se bebe a 85 grados,
suficiente para que te caliente el cuerpo,
pero sin quemarte la lengua,
porque si te la quema después los amores que vengan no podrás saborearlos igual.
Quizás solo se trata de encontrar a ese italiano,
fuerte y oscuro que tantos nos gusta y dejar que nos deleite el paladar.
El amor no se bebe hirviendo, sino se quema,
te deja un sabor amargo
y te hiere,
así como ella se derramó en mi
así como ella me quemó la piel.
leer más   
14
4comentarios 49 lecturas versolibre karma: 106

Tatuajes de tinta y saliva

Abriéndose paso a base de pespuntes de piel, la aguja inyectaba tinta en un lienzo en blanco.

Expectativas, ilusiones, historias y abrazos de mil maneras pueden caber en un pequeño dibujo.

Besos rodados, besos soñados, besos imaginados, besos robados, besos en bucle, uno detrás de otro, se iban grabando en color negro en la memoria.

Acariciaban las agujas con regusto afilado. Sentada, la impaciencia esperaba, ansiosa, en un banco.

Al fin se reveló el universo particular. Asomaba al día un diminuto tatuaje. Tan grande que en él cabían deseos, estrellas, ecos, energías, constelaciones. Tan pequeño. Tan poco. Y tanto.
leer más   
13
17comentarios 97 lecturas versolibre karma: 97

Trastero

El amor llega a ser como un viejo trastero,
lleno de lo que hubo,
pero no abras su puerta
porque puede que esté nuestra dicha
hablando con la soledad
y una de las dos siempre sale y se queda.
12
1comentarios 37 lecturas versolibre karma: 99

Danza del olvido

Danzaste sobre mi vientre el olvido,
sazonaste la osadía con ponzoña,
trocaste la trayectoria de los péndulos,
exhibiste por error tu sainete,
llenaste de perfídia los yacimientos.

Acuné entre mis pechos tu abandono,
descorché los coágulos de la cólera,
hice escabechina con tus arpegios,
de nuestros cuerpos tullí el bamboleo,
con tus escombros cimenté mi imperio.


Nada perforó tanto
como la danza de tu olvido
sobre mi vientre.
leer más   
12
6comentarios 54 lecturas versolibre karma: 106

Playa de estrellas

Micro poema

Cielo azul, arena blanca,
mar mezclado con brisa,
estrellas blancas de mar
que del sol toman su magia.

MMM
Malu Mora
leer más   
13
12comentarios 102 lecturas versolibre karma: 95

Algunas carencias

Este mundo no urge muros
ni ciento diez mil policías
hostiando negritos bien duro
hasta sangrarles las encías,
no exige este mundo hamburguesas
guisadas al fuego del dólar
y menos aún las promesas
de aquellos que mienten y roban,
apenas requiere este mundo
tópicos, lemas y proclamas
salidas del grito iracundo
que pasa las huelgas en cama.

El mundo precisa sin falta
recobrar la normalidad,
montañas de cimas más altas:
al mundo le falta igualdad.

Este mundo no urge guerras
ni rayas de coca en el baño
ni granos de oro en la tierra
ni criticar más al rebaño,
no exige este mundo milagros
forjados en papel moneda
y menos aún los macabros
métodos de un orden de mierda,
apenas requiere este mundo
comprar el perdón de los vicios
que han convertido en nauseabundos
algunos sueldos vitalicios.

El mundo precisa sin falta
desempolvar ciertos preceptos,
montañas de cimas más altas:
al mundo le falta respeto.

Este mundo no urge autopistas,
ni casas, ni trajes, ni tele
capaz de aupar al periodista
y hacer de la audiencia un pelele,
no exige este mundo perfumes,
frasquitos de crema antiarrugas
y menos áun que se inhume
la belleza en edad madura,
apenas requiere este mundo
doce mil canales de porno
que intenten en varios segundos
colmar apetitos sin fondo.

El mundo precisa sin falta
evocar una vieja caricia,
montañas de cimas más altas:
al mundo le falta justicia.

Este mundo no urge misiles
ni bancos, ni coches, ni ropas,
ni espectaculares desfiles
de tanques, banderas y tropas,
no exige este mundo esperanzas
cosidas en cromos sagrados
y menos aún ordenanzas
que reporten más deshauciados,
apenas requiere este mundo
partidos de fútbol, cerveza,
darle un portal al vagabundo
o ahogar en alcohol la tristeza.

El mundo precisa sin falta
antiguas lecciones de ciencia,
montañas de cimas más altas:
al mundo le falta conciencia.
leer más   
12
10comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 94

Envíos de primavera

Dejé, el viento me arropara en su susurro, me otorgó en rima tiritante el canto del cedro, olmo y pino; me dieron para ti, sabiduría del tiempo y del silencio sus secretos. Tambien, cada uno te deja su sapiencia. En mis ojos, del jardín de la vida, te traigo el color de las flores, el azul de la esperanza, del sol su fulgente, y el carmín de la rosa. Al vértice de montaña llevé mi paso, de allí tomé un poco de hielo, que mi labio fresco ahora te deja. A la mar y su orilla sumergí mis pies, de ellos recibe un poco de arena, de mis dedos toma sus espumas, el mar te envía una caracola, dijo, que al cerrar tus ojos nena mía, te llegará un canto melodioso de sirenas. Al río, en la Alameda llevé mi cuerpo, de sus aguas cristalinas recibe su pureza. Al saber, que en mis brazos estarías, canarios, jilgeros y ruiseñores a través de mi oído te dan sus trinos, ¡que se eleve tu alma al escucharlos!
Una paloma blanca de su pico da un olivo, y te desea quietud para los tiempos. Del exterior, he reunido sus aromas; de la gardenia, el jazmín y madreselva, toma su perfume. Amor mío, que la sabana de algodón, sean las nubes, tus sueños bóvedas celestes, tus mañanas primavera, que todo dolor de tu cuerpo desvanezca.
leer más   
11
10comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 91

Dalia Negra, Blanco Beso (De la mano de @ARheinn)

Lágrimas
recorrían mi rostro
en un infierno iluminado
por la luz de la Luna;
ardorosas
me condujeron
al caudal
de tu rivera traslúcida...

El beso
de una Dalia Negra;
el amor
de la belleza pura;
las pinceladas
sobre un negro cielo,
en los trazos
de una Luna Oscura.

La conjunción
de dos celestes cuerpos
en su desvarío
intermitente,
descendieron
supremos
al ras de la superficie
de la sabana estrellada.

El beso
de labios de marfil
sobre un frío pecho de mármol;
un infierno helado
que me hizo amar
la pureza del blanco.

Suelo gélido
que te mira impávido
a tu tocar
de su cráter brillante.

Su blanco,
inerte destino;
su misterio
indescifrable,
ahora tuyo es
en su inevitable alunizaje...



@ARheinn & @moonlighting85
(Colaboración)
leer más   
10
9comentarios 77 lecturas colaboracion karma: 101

Senryu

Párteme el pecho
y con hilo de plata
le uniré a ti ...



@rebktd
leer más   
10
6comentarios 55 lecturas versoclasico karma: 95

El viaje de una lágrima

Nazco porque no existen palabras para describirme,
ni risa que me calle, ni pena que me mate,
me asomo de a poco, sin que nadie me llame,
llevo conmigo un nombre y un recuerdo,
soy un pedacito de dolor que te besa la cara para despedirse en tu boca,
y decirte 'fui bueno'.

Nazco porque algo muere,
y cuando me voy, un pedacito de esperanza aparece en mi lugar.
Todo va a estar bien, llorame si tienes que llorar,
aunque prefiero que me rías sin parar.
leer más   
11
8comentarios 42 lecturas versolibre karma: 91

Te recuerdo María

Te recuerdo María,
con lágrimas de fogón,
manos de manteca
y boca refunfuñona,
peleando con las brasas, el molcajete
y el comal caliente, de tortillas lleno,
anunciando un viaje hasta los dientes.
Te recuerdo María,
entre el humo condenado,
de ese jarro de frijoles
y mi sabor predilecto:
del cántaro de agua fresca
y un taco de guacamole.
Te recuerdo María,
con el delantal mojado,
de lavar al mediodía,
regazo de buen sosiego,
con aroma de jabón,
de ternura y de lejía.
Te recuerdo María,
con pañoleta en la frente,
en gran charla con las flores,
esperando con paciencia,
la novela de la radio,
una Oyuki con pecado,
o bordando aquel mantel,
que a suspirar te ponía,
destrenzándote las penas,
de una flaca economía.
Te recuerdo María,
cuando corrías al umbral,
a por tu príncipe azul,
y todo el trajín de casa,
lo compensaban sus mimos,
su silbar en tus oídos
y el pecho lleno de amor.
Eras tan linda María,
preparándole el café,
con la pizca de canela,
y al asomar de la luna,
recostada entre su abrazo,
contabas cien mil estrellas.
Y te recuerdo María,
soñadora, cantarina,
una mujer del ayer,
alcanzada por el siglo,
valiente a más no poder.
Sigues contando luceros,
sin las manos de su abrigo,
sonriendo aun al silbido,
que trae el viento consigo,
acariciando tu tez.

©2018 Te recuerdo María | EPadrón
leer más   
9
5comentarios 68 lecturas versolibre karma: 91

Equilibrista

Tierra,
nadie mira, saltas,
un segundo en el aire, distancia,
caes,
se desvanece la nada,
astillas de musgo sobre una rama,
el silencio alado de la última ave,
el gris del viento, evaporado, sobre un charco,
la presencia desnuda de una pregunta,
es un segundo la respuesta,
al caer,
tierra,
tierra abierta, rota,
equilibrista entre sombras chinescas
hilado en el tiempo,
posándose
en un sepulcro de palabras.
9
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 95

Llegada a Puerto

A mis manos, solo di que lo siento.
A este pecho, cerrado canto a canto.
Cantando esperaré yo la marea,
que me regrese al lugar del que vengo.

Virando sobre arena, haciendo surcos,
asediando la horrible maquinaria,
anclará la nave en la noche eterna;
aullarán jarcias, y quebrarán juncos.

Traspasando las brechas de la nada,
naufragarán los siete mares, juntos.
Así aquellos ojos, así estas manos

del mismo tejido, finito, roto,
arribarán la costa, todo arena,
todo brisa, todo espuma; amor, todo.
leer más   
10
6comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 90

Antes de ti

Si fuera antes de ti
sería la duda,
un viento desnortado,
un laberinto.

La lluvia que no llega,
la pregunta,
simiente adormecida en el camino.

Si fuera antes de ti
sería el anhelo,
un sueño interrumpido,
la demora,
la sed de primavera en un febrero.

Si fuera antes de ti
-sólo incerteza-
ya soy algo de ti mientras te espero.
leer más   
8
6comentarios 70 lecturas versolibre karma: 89

Hogar

Me he peinado al alba
con rayos de tu fuego...

Bajas sobre mi cuerpo
y derramas tus dulces almendras.
Cercas mis senos
pese a las súplicas,
advirtiendo al sol tu acercamiento.

El espejo breve nos imita.
Amanece la luz naranja y firme
de tu viril belleza
y tu boca yace
a punto de ser mi noche.
Versas de obsidiana
moldeando el cristal
y sus coyunturas...

Beberás de mi cerviz
con el fulgor de tu ingravidez,
cuando me prolongue
hasta ungirme
en tus húmedos óleos
y dibujar en los secretos lienzos...

Rebelde inconexo
del que hago propiedad
por abandonarse...
Mío.
Abductor impaciente
del remolino
de mis placeres:
¡no ignores
el amor
que escribo
sobre tu pañuelo apasionado!

Heme aquí
con toda mi blancura...
que eres mi palabra;
que me perteneces.

Acaríciame la sangre;
enloquece el silencio
para que huya extraviado.
Reconócete
en el murmurar ensordecedor
y el súbito pulso
que me invade
de tu cuerpo,

al mirarte así...
dentro de mi cuerpo.




Yamel Murillo



Confesionario II
Lunas de mayo©
D.R. 2017
leer más   
8
15comentarios 89 lecturas versolibre karma: 103

Sueños de Alas Rotas

SUEÑOS DE ALAS ROTAS


El sueño es un ángel de alas rotas;

se olvidó de que el mundo cabe

en nuestros ojos.

(Del Poema 44 del Libro Áncora y otros poemas

De Gustavo Batista Cedeño, Panamá).


Existe un mundo maravilloso

Donde la vida y la muerte se agarran de las manos

Donde la hipocresía y la mentira son una sola

Donde los sueños no existen y las metas no se cumplen.


Un mundo donde los niños lloran y las niñas sufren

Donde los pobres son más pobres y los ricos son más ricos

Donde la violencia predomina y la justicia no hace nada

Donde los delincuentes llevan saco y corbata.


Un mundo lleno de mentiras y falsedades

De políticos corruptos y dictadores

Donde la poesía ya no existe y los sueños se han roto

Donde las ilusiones se perdieron en medio de la noche.


Pero todavía en medio de la inmundicia

Existimos seres llenos de luz y sueños

Que buscamos tumbar las paredes del odio

Y los sueños de alas rotas.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
(Poema del Libro: Mis Sueños de Alas Rotas y otros Poemas, Antología Personal Lulu Estados Unidos).
leer más   
7
1comentarios 49 lecturas versolibre karma: 94

Miradas (Autor: Margarita MedGut)

Las rosas se envían miradas mesuradamente..
Las margaritas se van deshojando con el paso del tiempo..
Al igual que los desamores se van olvidando con el tiempo.
Los claveles rojos que mi madre ha puesto en el jarrón se abrazan unos a otros discretamente.
¿Acaso tú mirada me miente?
No lo sé...
Acaso tú corazón no siente?
No lo sé...
Solo sé que mi corazón te ama y te entiende..
A través de la ventana puedo verte sentado junto al rosal, absorbido por el tiempo, no existe una luz en tu camino solo inventos que la mente te propone. hay un sueño pegado a ti, que si no se lleva a cabo morirás frustrado y sin poder cumplir tu misión.
Sin importar nada lo importante es morir en paz y satisfecho sentado junto a mi rosal.
6
3comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 90
« anterior1» siguiente