Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Contemplación

Hay un secreto que guardo,
entre mis noches de insomnio
y mis sueños entre almohadas.
Me gusta cómo me miras.
Me encanta sentirme así,
por ti observada
y que tus ojos que amo,
recorran mi anatomía,
entre silencios y calma.
Y me agrada provocar esa sonrisa traviesa,
que tan tierno me regalas.
Ver asomarse esos dientes,
con los que comes y muerdes
y que tu lengua resguardan.
Me gusta que esa tu cara,
me grite un mensaje mudo,
que dice cuánto me quieres.
Cuando tu par de mejillas se encienden, sonrosadas,
me vuelvo una musa hermosa
y me siento contemplada.
Esa sensación me encanta.
Porque entonces soy perfecta,
como la obra maestra,
que a Da Vinci se escapara.
Me convierto en Mona Lisa,
Virgen de Rocas o estatua.
Soy bella porque me observas
y me enamoras, me abrasas.
Tu vista sobre la mía,
me hace La Venus de Milo,
de Velázquez La Menina
o de Goya alguna Maja.
Me fascina que me contemples,
con esa luz en el rostro,
más que diáfana.
Me gusta cómo me miras,
porque me besas el alma.
Me gusta que me contemples,
me gusta, cómo me amas...

EPadrón | Romántico | Verso Liibre
leer más   
13
1comentarios 51 lecturas versolibre karma: 87

Insomnio

Un goteo constante,
pasos en el techo,
ladridos distantes
y un reloj maltrecho

que solo da pasos
cuando no le veo.
Y de nuevo, siendo
en mi cama un reo,

veo una figura
naciendo en la esquina.
--Cálmate --me digo--.
Sólo es la cortina.

Finjo que no he visto
dos ojos brillar.
Decido taparme.
Prefiero olvidar

esperando el día.
Buscando escapar
de una cama fría
sin poder gritar.

Un zumbido seco
contra la madera
Luz ténue hacia el techo,
se acabó la espera.
leer más   
11
3comentarios 70 lecturas versolibre karma: 87

Cincuenta y cuatro

He medido mis palabras
con un metro de costura:
Doscientas treinta y seis letras
para vestir tu figura.

He cosido doce versos
sin agujas ni cordel,
pues las mejores puntadas
se dan con pluma y papel.

Tres estrofas he bordado
con hilo de tinta azul.
Otro vestido sin dueña
que va directo al baúl.
leer más   
11
12comentarios 140 lecturas versoclasico karma: 78

Flores en el suelo

Se acabó el tiempo de las palabras
y sólo quedan gestos que no sé descifrar.

Voy volando en círculos sobre mi propia vida
y tú coloreas mis alas con versos
que se convierten en ceniza después de tocarlos.

Hay demasiadas cercas rodeando la distancia,
y la aquiescencia de la luz
que debería marcarnos el camino
nos ciega los ojos.

Ahora entiendo
que Alegría lleva de la mano a Tristeza,
que se acumulan tres de cal y una de arena,
y que las emociones no admiten vuelta atrás.

A medianoche,
recoger las flores del suelo ya se ha convertido en ritual.



(imagen: actsofbeauty.co.uk)
leer más   
11
14comentarios 107 lecturas versolibre karma: 88

Iguales pero distintos

Quizás, entre tu mirada y la mía,
la distancia sutil que nos separa;
transparencia tenue, consciencia clara;
vida vedada a mi como utopía.

Dos líneas, difícil alegoría:
paralelas que el destino prepara,
cercanas, sin contacto, cruel tara,
abismo entre tu existencia y la mía.

Tu per se conocida, yo anodino;
yo en sombras, tu luciendo sin igual;
la nada mi herencia, tu el vellocino;

naciste en cama, yo en el lodazal;
para mí el agua, para ti buen vino.
La vida trata a todos por igual.
----
Perdón, me equivoqué, es que no atino,
Es la muerte la que nos hace igual.
Seguro que ha sido la mención del vino
leer más   
10
4comentarios 116 lecturas versolibre karma: 87

El final (Soneto)

Pupilas vacías en su mirada
Reflejaban el final conocido
Distancia del silencio permitido
Sentimiento que yace en su morada.

En pena con el alma desolada
Agradeció su tiempo concedido
Doliente olvido del amor nacido
Hiriente daga en el pecho incrustada.

Egoísta abrazo me das en migas
Fría despedida como la nieve
Lúgubre un último beso mendigas

Incómodo momento, llanto leve
Afloran los recuerdos del ayer
Largos caminos, que tu amor se lleve.

HB 28-08-17
@Simplemente Yo En Letras
leer más   
9
5comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 84

El invierno del amor

Te frotabas las manos,
la vida jugaba como mueren los niños en los juegos;
aprendiendo a sostener la sonrisa
en la primera lluvia,
en la primera mancha de barro,
en la primera herida.
Un día caminando te das cuenta
del viento en la piel,
del contar hasta cien sin que se esconda nadie;
ni el miedo,
ni el mañana,
y te encuentras cruzando una calle,
como los que mueren de frío,
con la sonrisa en la boca
en el invierno del amor.
10
1comentarios 59 lecturas versolibre karma: 71

Soy feliz

Soy feliz como un niño
que bella y linda esta Extremadura
cuando cae la lluvia.
Me asome a mi ventana el paisaje
Extremeño
húmedo.
Los colores verdes y ocres
me hablan.
De amor y caricias.
De dolor y vida.
Un arco iris desde
esta ventana
me ilumina y
con el viento allá
donde estés
te mando
un beso.
leer más   
8
2comentarios 72 lecturas versolibre karma: 86

Oración del Poeta

¡Oh musas
venid ahora!

¡Cread el climax!
que la hora
de la cosecha
se avecina.
leer más   
9
3comentarios 61 lecturas versolibre karma: 72

Viento de mi bosque

A veces quieres que te toque
Esa gracia divina y delicada
De separar palabras de mis versos
Y leerte entre mis líneas enamoradas.
A veces quieres, lo sé
ser viento de mi bosque
Ondear entre mis labios
con tu brisa de poeta
besarme con ternura
Como sol de primavera.
leer más   
9
1comentarios 55 lecturas versolibre karma: 91

La lluvia y su después

Después de la lluvia
viene tu amor a sembrarme
de esperanzas infinitas
de heridas cicatrizantes.
Después de la lluvia
viene tu amor a rescatarme
de este firme precipicio
donde me arrojo para hallarte.
Después de la lluvia
el desierto seca mi sangre
y en el río de tus besos
me ahogo por no amarte.
leer más   
7
sin comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 80

Los deseos de la Eternidad

A veces uno calla lo que realmente siente,
grita lo que uno quiere,
rompe los avernos para sacrificar su corazón
hasta el evento que los una por siempre.
A veces... A veces no,
constantemente digo lo que te quiero,
estallo en suspiros lo que nunca
había explotado el Big Bang,
esos retazos de existencia
que todavía no ha programado, solo por mar.
A veces lloro, a veces siento,
a veces sonrío
todo lo que te deseo.
A veces enamorado me quedo
observando cómo el sol
se transforma en anillo de oro,
para tus veinte dedos.
Hay ocasiones en las que mi dialecto
termina por ser único, entendible solo por ti,
y así siempre ha sido, es y será,
pues desconozco el motivo de nuestra unión,
solo sé que te amo sin razón.
Amor eterno, algo que no conoce el "morirá".
Sin ti no puedo vivir.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
7
sin comentarios 52 lecturas versolibre karma: 71

Soneto. Código de acceso

Si vuelves al umbral de mi avenida,
tendré abierto mi código de acceso
y en el alma aguardaré tu regreso
si te quedas para toda la vida.

En la rémora de amor, sin medida,
hay que poner fin al largo receso
que no entiende cuál será este proceso
mientras no halle una vida compartida.

En la cápsula de filosofía,
el AMOR, si lo es, existe de verdad
y es cultura de la filantropía.

Dos almas que eyaculan compañía
son el orgasmo de pura libertad
que alojan a nuestro amor cada día.
7
3comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 70

A tocar fondo

A esperar que el sol nunca saldrá.

A soñar contigo que mi realidad es fantástica
de tus manos, mis instantes se construyen y fortalecen
hemos tocado fondo, y
el abismo;
hemos vuelto sin habernos ido.

Te escribo con el corazón en medio del lápiz.

Las letras reflejan las arterias y
el color rojo es la sangre en mí;
te sigo escuchando en el viento.

Mis manos siguen enteras por dentro.

“El daño y el remedio
Somos tu y yo”
leer más   
7
5comentarios 83 lecturas versolibre karma: 70

Rieles y Globos

Tal vez perdí el tren que me llevaría a lo que tanto quería
por hacer tiempo con quien no debía,
arrepentirme me haría un cobarde
desquitarme sería menos placentero que una paja
o que un café a las tres de la tarde -para los míos-
y no pretendo gastar mis manos en ello(s).
así que: me toca caminar
porque el tiempo pasa y yo siento que me quedo purpura
con algo que no me corresponde,
aunque el kilometraje de mis pasos esté por sobregirar
y lo caliente del asfalto se coma la planta de mis pies,
aunque avance hacia adelante –o hacia arriba-
el nuevo camino me muestra todo lo que queda detrás-o debajo-,
los colores que nunca debí haber usado
las palabras que nunca debí haber creído
los ojos en los que no debí buscar nada más que mi reflejo
las sonrisas que debí apagar cada que comenzaban a iluminar mi ciudad.
Y cuales nunca debí haber reemplazado
y es bueno
y está bien
porque aunque los días sumen y sumen
para hacerse más,
en algún punto vuelven a comenzar
haciéndose uno.

Aunque esté en éste momento sin nada más que imaginarlos pasar destiñendo azules que robaron rojos y se hicieron verdes de un amarillo oscuro que resultó morado pero invisible.
Juro que por algún instante los palpé
y los tuve entre mis dientes
me aferré a ellos de cientos de maneras
porque escuché decir que: no hay recompensa sin esfuerzo.
Y supongo que el mío fue poco,
menospreciado
o en vano, en un escenario más trágico.

Pero que voy a saber yo de trenes perdidos
y de flotar
si de mi cuello cuelga un ancla
con su(s) nombre(s)
y los únicos rieles que tengo
son los que siempre llevan mi tren a perderse en bocas que mastican para luego escupir.
Y ya es bien sabido que:
a mí no me gustan las bocas
que no dan amor un poco más abajo de mi ombligo
ni
aquellas
que
se rehúsan
a besar
los
tres
lunares
de mi miembro.




Superior



derecho.
leer más   
6
1comentarios 60 lecturas versolibre karma: 83

Sacrificio

Mediodía. Las doce campanadas resonaron desde la torre del templo cercano. Bajo la alocada huida de los pájaros, por primera vez en siglos, los Puros descubrieron el pecho palpitante de un Maldito.

Rápidamente, la carne fue desgarrada con saña por decenas de dientes afilados. Tibios hilos de sangre oscura se escurrieron con lentitud hacia la tierra.

Concluído el sacrificio, los Puros se dedicaron a ocultar los restos bajo el pedregullo y tras los arbustos.

Trabajaron en silencio. Algunos tenían dudas sobre lo sucedido, pero no se atrevieron a hablar sobre ellas ni a hacer preguntas. Ninguno quería transformarse en Maldito.

Siempre habían existido discusiones sobre si los Malditos, estando vivos, resistían la luz del sol, pues la Primera Carta no hablaba sobre ello. Lo que sí afirmaba el antiguo texto es que, luego del sacrificio, los restos de la víctima se esfumarían al contacto con los rayos solares.

Mas lo cierto era que eso no había sucedido.

Mientras emprendían el retorno, un extraño vértigo los envolvió, pues la inocultable realidad era contraria a lo que siempre habían creído. Evidentemente, vivos o muertos, los Malditos eran inmunes a la luz del sol. Pero no a las dentelladas de los Puros.
leer más   
6
sin comentarios 46 lecturas relato karma: 70

Ser Becario

Estoy en una prisión, con ventanas,
Mi mente ufana atada,
A una silla sin respaldo,
Por un sueldo de saldo,
Lastro en balde mi espalda,
Aquí nadie me habla,
Y me pagan con retraso,
Debería no hacer nada,
Pero trabajo a destajo,
Mi jefa está obsesionada,
Con su base de datos,
Y yo aquí pasando el rato,
Con los dedos entumecidos,
¡Tranquilo! , la montaña ha reducido,
Me dice la compañera,
Mientras ella atiende llamadas,
De clientes que nunca llegan,
Suena el timbre,
¿Cliente? Imposible,
El sonido me miente,
Es el otro compañero,
Llega tarde como siempre,
Me pregunta ¿cómo vas?,
¿Ya has llegado a la dos mil?,
Esboza una sonrisa pueril,
La pasé hace semanas tranquilo,
Hace tiempo que cumplí mi objetivo,
Él se levanta de su sitio,
Va a por otro bocadillo,
Mientras yo… yo sigo con lo mío,
Otro día de horror,
Otro día redentor,
Otro día en mi infierno,
Hasta finales de invierno,
Contaré los días que restan,
Maldigo al calendario,
A ser Becario,
Maldita desdicha,

Bueno dejo de escribir… que me vuelven a meter prisa.
6
3comentarios 58 lecturas versolibre karma: 71

Sueños (mini poema)

Mientras el viento roza mi cara,
la tarde a la noche encontrará
sueños de amor ella traerá
antes que nazca la aurora.

MMM
MaluMora
leer más   
6
2comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 69