Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Arcilla

El sol aún no se oculta
la lluvia aparece a cantaros
tengo la miel de tu ternura
te vivo en voz alta
venida de la noche insomne
el musgo de tu presencia
es alegría en estos vientos

quiero dibujarte versos
en los campos abiertos
en el reloj sin horas
prendido del alma
fraguando la arcilla
con el olor de nuestro suelo

las aguas con duendes
en su mar intenso
un lugar lleno
de tardes con trigales y
luceros con un amor sencillo,
un amor entero.
leer más   
7
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 82

Mientras todo pasa y nada queda

Mientras la belleza lentamente se desvanece,
mientras cada hoja, cada planta y cada rama
lloran por una gota de agua.

Mientras cada una de las aves del cielo
guarda silencio para no espantar el recuerdo
de la lluvia que está por venir.

Mientras la sangre es el único arroyo que fluye
y la sombra la única luz que brilla.

Mientras nada tiene sentido, ni la razón ni la cordura.
Mientras las miradas no ven, los corazones no sienten
y las gargantas duermen.

Mientras las encinas mueren invisibles,
los arroyos secos gimen y el bosque pide clemencia.

Mientras los ojos humildes se secan
contemplando el océano de sus propias lágrimas,
a la vez que sus últimas lágrimas se deslizan
por su piel labrada.

Mientras la juventud duerme con corazones viejos
y decrépita cordura, las bocas ancianas hablan,
sin ser oídas, con más juventud en su melancolía
que pasión en nuestros jóvenes cuerpos.

Mientras todo pasa y nada queda,
nuestra tierra conserva empuje y fuerza
para florecer, brotar y dar sus frutos.
Por eso, os llamo flores, musas y poetas
y os invito a resistir frente a la sombra y a la muerte.
Yo os invito a la mayor de las locuras:
a la de enfrentarnos a la nada
en la que el mundo se va convirtiendo.

Mientras todo pasa y nada queda,
prometamos resistir,
incluso, cuando no haya motivos
para la esperanza.
7
6comentarios 47 lecturas versolibre karma: 97

Un bocadillo de amnesia

Y reventamos el día
con los puños gastados de la noche,
y colgamos las botas
en todos los bares de la manzana.

Mientras estábamos desmenuzando
un pastel de berenjena
el aliento de dos ángeles turbios
doblaron los tenedores
y desterraron la espuma
de los vasos recién llenos.

Como bichos fuera de plaga
nos deslizamos al otro lado de la barra,
vuelan rodajas de limón,
una alcanza un ojo otra una oreja.

Un grito cruza
los cuatro metros de distancia:

¡Tres y cuatro esto es un sí!

¿Un sí?,
hey tío
¿cuántas vueltas hemos dado
a la manzana?.

Rápido hacemos inventario
de espacio tiempo
entre hipo y chasquido de dedos.

¿Por casualidad nos hemos tomado
un chupito de absenta ?.

Perdón camarero,
¿ve usted a esos dos ángeles turbios
que están en el taburete?

No caballero el local está vacío
y usted aun estando solo
ha estado pidiendo para dos personas.

¡Vaya!.

Rayos y centellas
abandonan los televisores apagados,
la señal,
yo abandono también.

Abro diligencias contra mi mismo:

-He bajado a tirar la basura.
-Como si nada he entrado en el bar de la esquina
a tomarme una caña.
-Antes dejé la basura entre dos coches.
-Pasa el camión en intento alcanzarlo
para depositarla.
-Como un bocadillo de amnesia.

¡Uff!
miro el letrero luminoso
de la farmacia y veo
día, hora, y temperatura.

¡Joder!
me ha costado una semana tirar la basura.
leer más   
7
2comentarios 42 lecturas versolibre karma: 100

Sigo aquí (en tu conciencia)

Se acercaba a mí y me derrotaba.

Me miraba y caía en el abismo de sus manos
me abrazaba y se detenía mi sangre
me susurraba y yo me volvía fractal;
peor aún,
me tocaba
y se anunciaba mi muerte.

Siempre acababa pidiendo que fueras de mis letras
pero siempre te ibas;
siempre volabas,
siempre dejabas un vacío,
siempre temía los “siempres”.

Y nuca acababa de limpiar tus huellas
leer más   
8
1comentarios 29 lecturas versolibre karma: 105

El mar de tu mirada

Dos caminos un solo destino,
un cruce de miradas
que se ignoran desde el deseo
o la curiosidad.

Tu de la mano de un futuro,
yo desde el son de un presente
que quiere olvidar el suyo.

Mas las líneas paralelas
también se rozan y se encuentran
desde el destino o esa dama
llamada casualidad.

Mis sentidos estallaron desde
el sonido de tu voz,
a través del mar de tu mirada,
encontrando el andén de tu sonrisa,
la sencillez de tus sentidos.

Y me pregunto cómo será
amanecer y descubrir que el mar
tiene el color de tus ojos,
que mis alientos estremezcan
los susurros de tu piel.

Sonrío ante el pellizco de tu nombre,
ante el roce de mis alientos
despertando el mar de tu mirada.

Amén
leer más   
7
1comentarios 34 lecturas versolibre karma: 104

Alma en pena

No quiso esconderse.
Quiso que el dolor la encontrase de pie,
maltrecha y sincera.
libre,
a su pesar,
sin tener a nadie que la reclame.

Qué menos que alguien llore por ti
cuando lo dejas marchar, pensó.

Qué pena esperar
de quien no se puede esperar nada, corroboró.

Y allí permaneció,
muda,
alma en pena,
casi invisible,
atenta y dispuesta a no perderse
ni una sola de las ostias
que la vida le tenía preparada.
leer más   
7
1comentarios 34 lecturas versolibre karma: 94

Entre columnas

Escógeme entre miles de errores
que envuelvan tu pasado
Entre la sobriedad y la ternura
de la escasa poesía y la minuciosa diablura
Escoge entre el tiempo dolido
y las hermosas flores arrancadas del pecho de la dama
Que más da lo que encontremos
en la esfera negra. Todo lo observaremos
Sin pecados y sin errores
Alejados del miedo surgido en mis temblores
de apátrida miel sollozando entre mis dedos
Elígeme entre el odio y la escasez
de los renglones que sólo deberían leer
los ojos hermosos de una tímida vejez
Epifanía en los albores
Gorriones de vuelos sutiles
Escógeme entre todos ellos
Para que jamás me adores

SCDT
leer más   
6
2comentarios 49 lecturas versolibre karma: 94

Alta literatura

Cuando uno era
más joven y más tonto, esperaba
ese golpe de belleza que te inspira
el poema perfecto.

La tenía, la tenía...
Mas era de locos.

Ay, molinos con ínfulas de gigante.
Ya no quiero ser el héroe
de un imposible.
Quisiera liberarme de esa quimera,
como el oro desprecia la avaricia.

Toda la poesía
suena complicada,
pero no lo es.

Y ahora, que la noche y el arte
me encuentran solo y más viejo,
todo es esperar, oír
la alta literatura de tus pasos
tras la puerta de casa.
5
sin comentarios 67 lecturas versolibre karma: 85
12» siguiente