Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

-Noche-

Melancolía

versos a medias
poema de pie izquierdo
y un sentimiento
en el lado opuesto

Tormenta que pasa
pero no moja
rosal sin rosas
árbol sin hojas

Bruma
nebulosa
Y el aire que pasa
Pero no me roza

Y la luna

La luna me mira
y ya no me acuna

Ya solo llora


@rebktd
leer más   
34
26comentarios 180 lecturas versolibre karma: 120

Helena... (@ARheinn & @AljndroPoetry)

Helena.

La estética griega
de la belleza.
La pasión carnal
de una guerra.
El deseo
de mi propia
condena.

El amor puro
por la Tragedia.

Las espadas
y el hierro
que en desenfrenado
frenesí
se funden
en las calderas.

Helena...

Sensibilidad
homérica.
La figura de una diosa,
el perfil de su silueta,
la sombra de su belleza;
que en su mortalidad,
el fuego hiela.

Saeta
que rasga
el viento,
trueno
que rompe
el silencio,
luz
que el abismo anega.


Por ella...
arrasaría Troya,
Pompeya;
y cualquier confín
que me dijera.

Por ella...
partiría en dos
la Tierra.


Helena...

Tu mirada
despiadada...
Ciega.

¡Qué importa
la muerte
y la tragedia,
mientras
de tu cáliz beba!

Tu figura
esbelta.
Tu belleza
de hiedra.
Tu silueta...
nublando mi existencia y
alimentando mi demencia;
conduciéndome,
a la perdición.

Precipicio,
locura
y redención.

En mitad del fuego,
de las llamas.
Solos.
Tú y yo.

Tú la chispa,
yo la flama.

Amar
y perecer;
por la traición
de una falsa moneda.
La dulce condena
de tu amor.
La pasión de la tragedia Griega,
encarnada en un hombre destinado
a arder como el carbón.

Por ti
seré fuego,
por ti
seré cenizas,
por ti
seré sedición.

Helena.
Mi hermosa
tragedia griega.

La condena
de un amor fatuo,
que sin remedio,
me obliga a desearla,
a quererla,
a amarla,
aún cuando ella,
sea el símbolo
de la Tragedia,
el motivo
de la Guerra,
la mujer,
por la que ardió
una ciudad entera.

!Qué importa
si por ti
se extinguen
mil imperios
y un continente entero
se anega!

Dulce final,
el que me espera.
La sombra de mi vida,
proyectada en la luz de su belleza.

Helena...
Helena...



@ARheinn & @AljndroPoetry
2018-feb-1
leer más   
32
26comentarios 221 lecturas versolibre karma: 107

Es el mismo que sangra

Sangre derramada
de Invisible mancha


Cuando ya no hay sal
Ni mar
Ni oleaje

Ni efímeras olas
borrando las huellas de tantas batallas

Cuando solo hay lluvia
encharcando el alma

Cuando ya la isla
se vuelve una jaula
Cuando entre barrotes un grito no sale
Y entre soledades se ahoga y fallece

Cuando no hay suspiro
que vuele en el aire
Ni suerte que baile
lazando la llave

Porque ya no hay nadie

Nadie

Que abra las ventanas
Y tire las puertas desde las entrañas

Cuando las miradas
solo dan la espalda
se vuelven navajas
haciendo diana

Y sabes
Es tu mundo
Mi mundo
Su mundo

— Y es el mismo el que hoy sangra—


@rebktd
leer más   
28
16comentarios 184 lecturas versolibre karma: 110

37 siglos en un día

no sé cuánto hace que te lloro
¿nos han robado los colores?
tengo un mar opaco
un lluvioso ocaso
y arena en los ojos

huelo a piel muerta
a beso suicida por falta de labio
y rozando la vida
una áspera caricia
en la llaga abierta

es una esperpéntica función
la de vernos destinados al olvido
y masticar el barro
y ser sólo un desgarro
atado a la razón

no sé cuánto hace que te lloro
y ni siquiera estoy segura
de si te lloro a ti o a mi propio corazón
27
32comentarios 158 lecturas versolibre karma: 112

Escarcha, camuflaje y 51 inviernos

Escarcha.
Escarcha en la mirada.
En la sombra que proyecto
sobre el césped de mis
estancias faltas de rayos,
de soles y lunas.

En las hojas de los libros
que tengo por escribir,
voy dejando un epitafio.
Una mueca rígida en una esquina,
una mirada de soslayo sin ver.

Camuflaje.
Me mimetizo con los grises
y como un sándwich de tiempo.
El tic-tac se quedó clavado en la garganta.
Bebo un sorbo de anticongelante
pero la escarcha avanza sin descanso.

51 inviernos,
apenas 12 primaveras,
2 veranos
y un otoño que me mira.
26
20comentarios 218 lecturas versolibre karma: 102

Abrigo de otoño

Ante la ausencia
de verano, habité
en tu aciago invierno húmedo.

Y fue mi abrigo;
las ocres hojas mustias
de aquel tu infausto otoño.



@AljndroPoetry
2018-feb-12
leer más   
25
18comentarios 126 lecturas versoclasico karma: 102

Efigie de tu espalda

Sabiendo nada,
cual melodía de amor
arrugada en recodos,
con la rodilla en mis cenizas,
en cuya lápida están grabados
mis sentidos
y la efigie de tu espalda.

Certezas diluidas en despedidas
a corazón armado,
disparando adioses como anestesias
sanadoras del dolor,
cegando ojales que se desangran
por la falta de tus palabras.

¿Quién disparó el primer adiós?

¿De verdad importa?,
tal vez la memoria del abandono
desnuda la culpabilidad
para pintar falsos mañanas,
en los colores de alegrías
vacías de tu pecho.

Si a mi manera amo,
de la misma forma olvido,
sin arrinconar una coma,
mártires del primer adiós,
¡qué más da quien disparó!,
si la victima fuimos los dos,
sembrando éstos versos,
fríos, áridos, inermes,
en la efigie de tu espalda.

Amén
leer más   
28
20comentarios 158 lecturas versolibre karma: 107

¿Espejo o reflejo ?

Te compones
Y descompones
Y nunca
terminas de verte completa



Caminos
Bifurcaciones
Tropiezos
Saltos
Vuelos
Y
Caída

Libre eso si

-Siempre caída libre -

Sangras
Mueres
Y vuelves al puzzle

Piezas que no encajan
unas que sobran
Y otras...
que ya siempre echarás en falta

Carreteras
Líneas
Dianas

Puñales
Decepciones

y de nuevo sangre

Incolora

e Invisibles
Heridas
Cicatrices
Surcos
Derrapes

Y vuelves

Otra vez tú

Casa
Aroma
Fragancia
fogata

Mía

Y paso
Y me siento
Y veo el tiempo

Muerto

Y
el perdido
el absurdo
el desgastado

Tirado

Echo polvo
Arañado
Pisado

Y Pasado
muy pasado

Y me miro
Y me muestro

Un reflejo
Un espejo

Y ahí estoy
Yo

Solo yo
Con mi piel al descubierto
Y con el alma
sujetándola entre los dedos
Mostrándome mi caduco tiempo

Descubriendo

Que mañana

Será hoy
de nuevo

Reflejado en mi espejo



@rebktd
leer más   
26
10comentarios 110 lecturas versolibre karma: 121

Y vive nuestra caricia

Lo leo en tus ojos.
Hay un adiós esperando en la cornisa de los días.

Tiemblo,
tiemblas,
y nos acurrucamos en nuestra vida
para que no la oscurezcan.

Pero es débil la luz del candil,
son débiles las palabras
que se rompen cuando intentas pronunciarlas.
El roce de los dedos
no sabe aportar milagros,
el amor no entiende de ocasos forzados
y nos anochece el tiempo
en nuestras manos

Hay tantas estrellas en el cielo...
qué gana la muerte con robarme la mía,
la tuya,
la nuestra?
Qué gana la vida
con esa crueldad
disfrazada de ley
si la ley es vivirla?

No hay rebelión
ante tan inmensa fuerza que desgrana
con absoluta pasividad
las horas y los días.
Hemos caído
en un mundo donde los gritos
son silencios anclados
a un amor herido de gravedad.

Asumo la despedida,
pero que el tiempo se detenga
y haga de nuestra caricia
la más hermosa eternidad.
leer más   
26
13comentarios 185 lecturas versolibre karma: 114

Tuercas y tornillos

Un tornillo olvidado
en una cubeta despeltrada
en un rincón húmedo
del antiguo garage.

Una tuerca sin mangas
flotando en el charco primordial
de una vieja bolsa de utensilios
en la bodeguita
al fondo del jardín trasero.

Algún día fueron uno,
¡case impecable!
ella se enroscaba en él,
dichosa y pletórica,
él entraba y salía
y permanecía
en el centro de la existencia
de ella;
su armoniosa comunión
creaba un engrase perfecto,
el éxtasis de su simbiótica
existencia.
Juntos tenían propósito,
eran parte de algo grande,
algo que a ambos rebasaba,
algo que sin embargo,
sin ellos,
perdía su cabal plenitud.

Hoy ambos languidecen
en la ocre inexistencia
de sus mutuas ausencias,
asfixiados por el óxido
de las herrumbres memorias
de lo que ayer fue;
y que mañana,
nunca jamás será.


@AljndroPoetry
2018-ene-31
leer más   
26
23comentarios 201 lecturas versolibre karma: 99

Dulce

Era dulce.
Aquel tiempo en que nos adueñábamos de las tardes,
y nos describíamos las hojas
caídas de los árboles;
todo eran cuadraditos pequeños en tu pecho,
donde me acurrucaba
al son de un beso de aire que nunca se posaba
para no marcharse.

Tenía tu voz en mi oído.
Y me gustaba saber que me querías
y que un poquito,
yo también te quería.
No, no estoy triste,
no derramo añoranzas a destajo, no.
Llorar no se hizo para mí.
Pero era dulce saber,
era tremendamente dulce saber
que estabas ahí.

Fuimos enigmas a la luz de las velas,
espectros vacíos
buscando unos dedos con los que jugar.
Dos corazones atados
con un hilo tan delicado
que apenas se veía.
Fuimos. Éramos. Hemos sido.
-me pregunto si somos todavía,
si seremos siempre-

Porque era dulce despertarse con la poesía
sentada en tus labios.
Saberte entre mis brazos
siendo niebla,
al calor de una luz tímida en mi escote,
media sonrisa
y un beso con alas volando hacia el Norte.

Éramos sorbos de timidez
y temblor en la piel al servicio
del aliento.
Y era tan mágico saber que todo era silencio...
En el fondo, fuimos valientes.
Por enfrentarnos a la máscara que miente
y admitir
que sobre nuestras cabezas
pendían las promesas
que hacían silenciar nuestros latidos.

Y ahora,
que la noche coge ese cariz taciturno
y gris,
ahora que la noche susurra los versos al vacío
dime, ¿sigues ahí?
tenemos el cielo partido en dos
y no podemos cruzar al otro lado.
Pero sí, ambos lo sabemos, ahí estamos.
En nuestro silencio agrietado,
detrás de las luces,
por una calle estrecha de recuerdos
que nos dan la mano y sonríen con nosotros.

Y son dulces.



(Sweet; Cigarettes after sex
www.youtube.com/watch?v=pZ31pyTZdh0)
leer más   
24
18comentarios 138 lecturas versolibre karma: 105

Huir sin retirarse

Hay algo en la huida que no se va.
Corre la angustia encarnada en los labios,
marcha indignación
de la mano de iris grises, disecados,
y se aleja el horror
enfundado en piernas, brazos
que avanzan sin saber a dónde van.
Sin embargo, permanece
lo que fue y no será fuera de allí:
vida arrancada al trozo de vida
que se hunde en el fango.

Hay algo en la huida que no se va.
La arruga en proyectos, los sueños inermes
o la historia amarrada a un cascote
de piedra de casa arruinada
que puede algún día, quién sabe,
volverse hogar.
leer más   
26
10comentarios 166 lecturas versolibre karma: 106

Un susurro tácito

un desastre
una rotura branquial
y el aire roto

espectro de tu sombra
caminas y revuelves
tus propios cajones
buscándote

quieres ese camino,
el que lleva al mar,
a la brisa de Otoño,
el que acaricia con cierta frialdad
para que sientas el calor
hecho llamas
por dentro

pero hay hierros
rejas altísimas
que acotan tu propia voz

bramidos que forman diques
que no te dejan ver
siquiera lo que estás viendo

sólo hay un tiempo,
sólo un corazón que lleve tu nombre
y lo sostenga

te grita la memoria,
pero hace mucho tiempo que aprendiste a hablar bajito
para que nadie te oyera

y ahora,
un susurro tácito
y patear al infortunio
con el viento que te queda
leer más   
24
7comentarios 97 lecturas versolibre karma: 105

-Sin X -

Hay días equivocados
Y no me acostumbro a tacharlos


Y sobre ellos ando

sobre los pasos
que me persiguen anclados entre los párpados
Y me siento barco
con rumbo fijado
aún sabiendo que lo que me espera
es solo el naufragio

Yo
sigo navegando
aunque sea a la deriva
Aunque vuelva una
y otra vez a la misma isla
donde entre mis dedos
solía ver crecer margaritas

Hoy
solo hay tallos
Y no quiero mirarlos

Y vuelvo al ancla de mis párpados
Y vuelvo a crearlos
a sentirlos
a verlos
a tocarlos

A soñarlos

Aún sabiendo
que cuando despierte
Entre mis dedos
no habrá nada
Solo tallos
y restos
de pétalos
Ya marchitados

Porque el pasado

siempre

será eso ...

Pasado .

@rebktd
leer más   
23
8comentarios 97 lecturas versolibre karma: 106

Y se ríen

Y se ríen porque escribo poesía,
pero al alma no la alimenta
el escándalo de la burla

Ni rindo pleitesía
a quienes acosan
con el filo de la lengua

Ni acobarda la mala crítica,
ni me debo a ella...

Me debo a lo que percibo
y a las frases
que dan sentido a una existencia

me debo a éste impulso
de seguir mi estrella,
encontrar mi Norte

quizá con varias tormentas
y muchos soles

mismos que atraparé en letras,
haciendo caso a este instinto,
de devorar todo
con una pluma,
café y hojas de papel

saciando el apetito de mis bestias
y mis Ángeles...

*****************************
Y se ríen
Nov - 2017
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
23
26comentarios 201 lecturas versolibre karma: 99

Despojos bajo la luna llena (@DanielOPDD & @Pequenho_Ze)

Un camino plagado de circunstancias
para que al final sea la evasión
la que me lea la cartilla.
Baches fueron mentiras,
cambié las piedras por pastillas
ahora siempre amanece en lunes
Da igual como lo mires,
todo lo que no salió de mi boca
fueron mis orígenes.
Se han marchitado princesas,
he deshojado labios
pero todo lo que retuerza la metáfora lo pagaré con intereses.

Sin apenas comprensión,
ni deseos, ni vida, ni muerte,
recorro los caminos más inaccesibles de mi mente
para huir de las redes
que apresan mis piernas.
¿Es posible volar con siete mil cadenas
haciendo rozaduras en la piel?
El viento me quema
los versos tatuados en tu voz
simulando el incendio de una vida obtusa
atorada en un silencio amarrado al corazón.
Recojo las cenizas de todas las sonrisas
para venderlas al mejor postor.

Voy llorando por las esquinas
¿por qué tiene que inspirarme lo que me lastima?
hace un par de copas que te recuerdo
y ni falta que me hacían. Te reitero.

Y a mi lado camina tu sombra
completando mi espacio, mientras tú,
en tu trono de silencios, anestesias
la triste memoria que viste mis horas.

La muerte desnuda con manecillas cose el lienzo,
odiando a viejos dioses y amando a los nuevos,
todo fluye pero el río no cambia es el mismo agujero.
Puedes recordarme como quien casi te conoció
con una sobredosis de tiempo
en tu cerebro regado con la sangre
de las víctimas que no mataste pero que quisiste.
Tu boca en mi oreja diciéndome: esta herida no la cicatrices
metiendo el dedo en mi llaga como en mi ano
pretendiendo sacar oro
como si fuese un tesoro lo que me diste y ahora me has quitado.

Me falta camino
para ir destilando de mis lágrimas
el dolor que necesito para olvidarte.
Que me falta un nuevo dios a quien rogarle.

Y ahí sigues, con mi paso tras tus pasos,
llevando mi propio corazón en el costado
y encumbrando sus latidos en tu mejor sonrisa
mientras permanezco estático y ciego
bajo una losa de temblor y lluvia.
Me han quedado sólo palabras heridas
pintadas en mis manos.
Me sangran los labios si grito tu nombre.
Fui presa fácil de tu propio delirio...
Que esta muerte silenciosa sea el verdugo
de un tiempo enrarecido y monstruoso
que ahora tras tus ojos se descubre.
leer más   
43
8comentarios 129 lecturas versolibre karma: 110

Realidad

Lo significativo del absurdo,
cuelga una palabra en el viento,
pasa una rama, como un nada del aire
y la palabra se vuelve hoja y cae,

vuela, remolino entre piedras, vuela
leve, sólo ante quien lo observa,

un rayo de nieve en las manos acaricia la verdad,
de la sombra el agua es el libro que nos lee,
no bebas porque entonces tendrás sed,

detente, no hagas caso, sigue,
no olvides que estás solo,
que los demás están viviendo.
22
11comentarios 81 lecturas versolibre karma: 109

Una de vaqueros, indios y forajidos

Los versos forajidos
han asaltado el banco de poesía
del pueblo,
a rima armada
y antifaces de métrica descuadrada
acribillan a la guardia de sonetos
que vigilaba la entrada.

Rumores corren
que tienen doce musas vírgenes
como rehenes
y amenazan con desflorarles
toda su prosa poética
si el alguacil y sus hombres
se acercan.

El pueblo está alarmado,
a Billy the Kid han llamado,
─el de los poemas infantiles─
a ver si les rompe
toda su madre retórica
a los asaltantes desalmados.

Las solteronas y las viudas
de versos libres
corren por las calles,
desmedidas y sin estructura
van aullando los miedos
que embargan al pueblo.

Se oyen balazos
en el banco
y se rompen los cristales
de las ventanas,
unas sinalefas triples
salen volando hacia las calles
y quedan medio muertas
frente al establo
de hiatos y diptongos;
es pristino
el ritmo melódico
de la balacera .

Los versos pieles rojas
de unas tribus
de quintillas y décimas,
en manada india
vienen cabalgando
desde el desierto;
a punta de flechas rotas,
y hachas oxidadas
diezman a casi todos los
versos forajidos.

Un antiguo haiku samurai
que vive en el pueblo
entra con su sable kireji en mano
por la puerta trasera del banco
y le rompe todas las metáforas
al jefe de la banda.

El alcalde de la ciudad,
cuando todo ha concluído,
dice en su discurso:
"Muchos versos han muerto
en este acto sangriento,
─mas las musas han salido ilesas─;
pero no teman ni se aflijan,
que la memoria de todos
los versos valientes
será hoy y para siempre honrada,
con este monumento que hemos levantado
frente al banco de poesía".



@AljndroPoetry
2018-feb-5
leer más   
24
30comentarios 179 lecturas versolibre karma: 106

El espectador

Cada vez
más frío,
cada vez
más lejos.

La contemplación
del que sólo
observa.

Sin acción,
sin participación.

Almas
que beben
del manantial
sin alterar su
superficie.

Ya no participo,
no volveré
a actuar.

Interacciones livianas
en una relación fugaz
y pasajera con el mundo.

Cálidos rayos de sol
te acarician
sin desvelarte,
sin perturbar
tu plácido sueño.

Distancia…
Lejos…

Yuxtapuesto
en una escena
en la que no
debería estar.

Un viaje en el tiempo;
un hombre del futuro
en una foto del pasado.

Coloridas siluetas
en un fondo sepia,
escenas superpuestas
sin continuidad;
nexos inexistentes.

La incapacidad
de arraigar.

Un mismo viento,
vagabundo,
que recibe un nombre diferente
allá por dónde pasa.

Un viento
del que apenas
saben el nombre,
y del que nunca
reconocen el rostro.

Rheinn

"El espectador"
RheinnPoetry
26
12comentarios 188 lecturas versolibre karma: 134

Calor de olvido (@sarrd8r & @Pequenho_Ze)

Alquilo calor por falta de leña,
ascuas huérfanas de tu oxígeno
crepitando en el silencio de tu partida,
mientras amasas la vida en corazones,
el mio se escarcha abrazado a la soledad,
silbando tu nombre en cada sístole.

No es que no quiera, es que me quema,
mirar en las paredes tu silencio,
sentir el frío vistiéndome el presente,
ahora me hace de hogar un páramo yermo,
bajo un cielo absurdo que se hace velo negro
cubriendo de cenizas éste invierno.

Cenizas de ésta lava que no se apaga,
incendio en los que acaban o tal vez empiecen
nuestros mundos bipolares,
de palabras paridas en el arco iris
del umbral de tus despedidas
y mi necesidad de esperarte,
sin el gris de la muerte, del olvido.

Frenesí de copos de ceniza

Recoge de mis labios los colores,
tomo de tus manos los delirios,
demos vida a ese beso en las entrañas,
vistamos de presencia este vacío.
Es mi alegato de amor contra la pena:
cambio el gris de esa llaga cruenta,
por la muerte del olvido.
leer más   
23
14comentarios 113 lecturas versolibre karma: 105
« anterior1234534