Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 538, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Danza del olvido

Danzaste sobre mi vientre el olvido,
sazonaste la osadía con ponzoña,
trocaste la trayectoria de los péndulos,
exhibiste por error tu sainete,
llenaste de perfídia los yacimientos.

Acuné entre mis pechos tu abandono,
descorché los coágulos de la cólera,
hice escabechina con tus arpegios,
de nuestros cuerpos tullí el bamboleo,
con tus escombros cimenté mi imperio.


Nada perforó tanto
como la danza de tu olvido
sobre mi vientre.
leer más   
3
2comentarios 11 lecturas versolibre karma: 47

Un día de estos

No te alarmes
pero
un día
una tarde
una noche
de estas
voy a juntarte toda
en una hoja blanca
pálida
y escribiré
de golpe
todo este disparate
de cosas
que no tienen nombre
y te pertenecen
escribiré,
por ejemplo,
este inventario
de nervios
que provocan
tus ojos
tus ojos de luna
huérfana y menguante
que me aquietan,
esta angustia
de lengua mordida,
por amordazarte
con un beso
que nos libere
plenamente
de la censura,
de las ideas locas
que se me ocurren
cuando hablas
con orgullo
de tu elasticidad
mientras yo miro
con malicia
tu cuerpo y
la alfombra,
de la realidad
del calentamiento global
de mi cuerpo
cuando poco a poco
te me acercas,
del recuento
de veces
que me
descubro
a mi mismo
pensandote
más de lo que
tu vida
me lo permite
y de todo
el imposible
que soy para ti
cuando
la realidad
oscura
decrépita
mirándome de reojo
me lo recuerda.

Escribiré de ti
como un ejercicio de caligrafía
hasta que aprenda a escribir
con mi mano izquierda
todos los versos
escondidos
en tu segundo
nombre
en tu lunar
azabache
de azúcar,
hasta que mi mano derecha
quede huérfana
para siempre
de cuerdas vocales,
y llamarte
sea igual
que hablar
una lengua
muerta.

Pero luego
doblaré el folio
en dos mitades
como la maleta
de un exiliado
político
que junta todo
lo que puede
con rabia y remordimiento
y en un sobre pálido
que sellaré
con mi boca
pasaré por la puerta
de tu vida,
y por debajo
de la entrada
sin avisarte
como el cartero que deja
la correspondencia
de una casa
abandonada
dejaré
los recibos
de un cariño
que se ha
olvidado.

No te alarmes
pero
un día
una tarde
una noche
voy a juntarte toda
en una hoja
blanca
pálida
sin retorno
y mi mano derecha
te olvidará
sin rencores
en silencio,
como quien
olvida las llaves
de una casa
que no tiene,
pero esta noche
que te extraño
entero
con todo
mi cuerpo
y tu ausencia
es el muro
de Berlín
de mis días
mis ojos de luna
menguante y ajena
esta noche
querida
no lo será.
14
13comentarios 92 lecturas versolibre karma: 102

La vida es maravillosa

La vida es maravillosa
vence el miedo que acongoja,
vivir es hermosura para un corazón de piedra
un amanecer dichoso con alegría.

Tierra fructífera
árboles sin sequía, eso es la vida,
hoy es un día maravilloso
para quien no lo olvida.

La luz ha encontrado lo perdido
lo guardado en el olvido
pídeme lo que quieras
menos que abandone la dicha de vivir en mis pupilas.

La vida es abrir los ojos nuevamente
y saberse vivo
milagro de risa y alegría,
flores del río y la montaña tardía.

La vida es un sauce agitado por el viento
un bosque que lentamente suspira
un rocío de la brisa de otoño
una azucena que crece a la sombra de la calma.

La vida es un perfume de flores
una arboleda con un ruiseñor
que canta un amor apasionado,
rivera que se asoma cariñosa en un nuevo día.

La vida es maravillosa
con sus aves, los rayos, la luna, la ilusión y el sol
el milagro de estar meciéndose en una hamaca,
hoy es un día maravilloso.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
“El mute”
17/02/2018.
16
11comentarios 149 lecturas versolibre karma: 111

Caminata elevada

Escucha, detrás de la puerta,
El sueño de Alp,
Crujido fantasmal ¿Estás adentro?
Solo el sol lo sabrá

No es la verdad,
El cerebro nos suele engañar,
El mundo nos suele engañar
Y el ser humano no tiende a luchar
Más bien a aceptar la realidad

Arriba, un solitario castillo
Cubierto por montañas
Esconde el lento respirar

No vuelvas a ir,
El silencio duele en soledad
No hay cura para la eternidad

Siente, como nunca antes,
Crea sueños coloridos,
Intenta no abandonar,
Sé tú la belleza
Del mundo terrenal.
leer más   
3
1comentarios 22 lecturas versolibre karma: 54

Aquí estoy

Con la sonrisa a medias,
con las palabras cortadas
con mi alma destrozada
y con la pluma en la mano.

Aquí estoy pidiendo a gritos
estando callada por ratos,
dejando salir a la insegura,
para que saque la amargura.

La reprimida que mencionas,
la triste esencia que se abandona,
la curiosa pura sin maldades,
la que ya no se traga falsedades.

Aquí estoy sonriendo a medias,
liberando lágrimas por tragedias,
buscando arcoíris de sueños,
haciendo sus problemas pequeños.

Aquí voy, caminando sin destino,
conduciendo mis pasiones,
viviendo un colapso repentino,
mitigando el dolor en sensaciones.

Aquí estoy por si me buscas,
por si me quieres conocer,
por si te importa mi proceder,
o por si en mi ausencia te ofuscas.

Las letras de mi alma.
11
6comentarios 58 lecturas versolibre karma: 97

Desgano

La vida pasa muy rápido como el tren, aveces hay momentos que quiero estar en la estación y ver como la vida se va.
Hoy ya estoy cansado.

P.E.S.S
leer más   
10
6comentarios 30 lecturas versolibre karma: 95

Marcha

Siempre me voy; siempre permanezco. Estoy y no. Podría ser. No soy... o soy pero termino yéndome. Vuelvo; me quedo en ti y reconstruyo aun sin ruinas. Todo es a partir de un nuevo cimiento o de ninguno. El ciclo es así... el tuyo, el mío. En él estás y estuve ahí antes. Creí que estaría después; no esta vez. Temo que no podrá ser. No seré, no fui. No me voy a pesar de todo, ni permanezco del todo; no podría ser aunque me vaya o aunque vuelva. No me quedaré ni reconstruiré mis paredes con tus rocas vírgenes. No lograré marcharme a sitio alguno, ni fuera ni dentro. Quizá lo haga cuando no sea posible. No podemos habitar la nada, besar el aire o vivir de sobredosis de oxígeno a la deriva del desamor o de la cama que levita. Me iré... No me encontrarán, ni tú, ni tu memoria, ni la mía, ni las culpas o la excitación pura de los días; ni siquiera el aliento que solías decir que yo te era. Debo dirigirme en línea recta, ocupándome de las heridas que sangraran el trayecto entero. Cuando quede vacía del camino, de no quedarme a pesar de esas pupilas ocre que me persiguen a oscuras y proyectan las sombras que me erizan... Cuando reflejen mis hombros el brillo que me dejarían tus incipientes expectativas y tus dientes, romperé el contenedor... se abrirán las suturas.

Desataré los miedos. La sangre seguirá su cauce en picada.
Para no amarte, me negaré el antídoto.

Me perderé y así, perderé intencionalmente todo rastro de ti...

Me iré de mí.



Yamel Murillo



Incisiones
El Diario de Paloma©
D.R. 2015
leer más   
6
5comentarios 56 lecturas prosapoetica karma: 82

A solas

Esta mañana
en que el sol me coquetea
salgo al umbral
para verte amanecer...

Te llevo
entrelazado por mi cintura
a la melancolía
del rosal
que se abre para perfumar
mi idea de ti,
la que sabe como aullan
mis brazos por los tuyos
cuando mi loba
abandona la matinal ceremonia.

Te amo.

Eres mío
y lo has oído
del rito que nos une;
que duele
mas deleita mi piel
duplicada en ti
al besar
de tu pensamiento.

Ocupamos ese espacio fino
que arde impasivo
cuando tu mirada
tras la mía
gotea su mar,
la prueba silente
de toda tu perfección
y mi sublime afecto;
día y noche;
limón y miel...

Ahí te conviertes
en el mirto
que me extasía
sobre el alféizar
y te veo
muriendo al agua,
embriagado
del cáliz desbordado
con la uva de los labios
que arrebatas,
mientras hambriento
arrastras mi cuerpo
al campo de tu vid
y el platino de tus cabellos
es la rienda
y la enredadera
de todos mis deseos.

Esta mañana
en que el sol me coquetea
y te ve amanecer...
mi horizonte azul,
mi erguida pradera,
no olvides:
la que te ama tanto
te mostró el atajo
por donde vengas pronto.

Aquí te aguardo
tan impaciente como tuya

para quererte...

a solas.




Yamel Murillo



Nocturnal epístola.
El Diario de Paloma©
D.R. 2016
leer más   
12
11comentarios 73 lecturas versolibre karma: 115

La vida

Soy un bala perdida,
por favor, sálvame la vida,
en este océano de pensamientos en tempestad,
busco calma, un rugido del viento en una planicie abisal.

No me desheredes de consciencia,
no lo hagas, por favor te lo pido, soy pequeño e inexistente,
quiero ocupar mi parcela desde un principio hasta la muerte,
en un trayecto carente de sentido pero exigente,
complicado a veces es no abandonar,
pero cuando encuentras un sentido a todo esto, tú sentido,
vale la pena quedarse,
aunque los tifones bifurquen las aguas,
ponte las ilusiones en la solapa y marcha entre ellas hacia la linea del horizonte, que parece infinita pero se acaba.
leer más   
3
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 34

El camino del Adicto

Los mataría a todos, sin prisioneros,
sin pudor, sin contemplaciones,
sin conocimiento, en el ardor de la guerra
sin miedo, ni arrepentimiento.

Como un animal ávido de muerte y carne,
como lobo entre ovejas,
que griten los corderos,
que sangren las corderas
como perras en celo,
abaláncese la muerte entre el heno.

Pero ya no soy ese monstruo,
fui soldado, que no asesino.
Pero el dolor que me provocan
es tan intenso,
que han vuelto esas ansias a mí ser,
quiero quemarlo todo.

Y cuando la ceniza tiña mi rostro,
saltar a la hoguera.
Aún así me doy la vuelta,
les doy la espalda y me gritan, ven aquí, no te vayas.

Ríos de sal y lava recorren ya mi cara.
¿Tú, qué predicas?, si ayer te relamías
con lo que hoy me pides que no coma.
Me llamas pervertido, cuando tú,
todo lo perviertes, sacándolo de su naturaleza.
Haciendo de lo bello, algo trágico y moribundo.
Tu, que le provocas náuseas a mí culo.
Tu me pides, que no la vea,
que no la oiga, que no la sienta.
Que cuando pase no respire.
Que no me abandone
y con paso firme cumpla con mi misión.


Si, a veces y sólo a veces me siento así,
desamparado, sólo.
Pero siempre estuve sólo.
Aún teniendo hombros
para llorar las penas,
la vida era una montaña
de piedras que mordían mis tobillos,
¿y yo?, yo con mis calcetines blancos.

Una vez cuando estaba a medía montaña,
me sentí desfallecer y vi
un lago azul bajo mis pies.
Salté, sin más, cerré los ojos y mi corazón,
dejé que el dolor se adueñase de mi alma.
Vi a la virtuosa y su guadaña,
no me pareció tan triste final.

Ahora vuelvo a estar en la falda
y me duelen menos los mordiscos.
Además cada día aprendo trucos nuevos
para que no me muerdan las piedras.
Y eso me lo han enseñado aquellos
a los que mataría.
He de estar agradecido,
seguir escalando y cogerme de algunas manos.
Aunque a veces los mataría,
a todos, sin prisioneros.

Camaleontoledo*
leer más   
7
3comentarios 51 lecturas versolibre karma: 72

Este yo

Cuando ya no me alimente
de las olas del mar,
cuando deje de trasnochar
y mi vida tenga nudos y cadenas...

Cuando ya no tenga tiempo
para leer, para soñar,
para besar, para querer,
para amar el cabaret
un martes,
un miércoles,
el jueves que vendrá...

Cuando deje de bailar
al ritmo del son,
cuando abandone escuchar
las voces más
desgarradas del jazz...

Cuando ya no funcione
el motor de la ilusión,
el deseo y la pasión...

Cuando se apague la luna,
cuando este yo muera
como murieron los otros,
entonces me habré hecho mayor.
leer más   
14
4comentarios 89 lecturas versolibre karma: 84

A los olvidados

Los olvidados nos miran de lejos
cómo evitando el recuerdo de una silueta borrosa
entre las sombras de un ayer extraviado
en la amnesia de un viejo corazón que añora
el infinito que en el dolor siempre es perpetuo.

Sus manos supieron vivir
hasta que el desconsuelo los llenó de tristeza,
la luna se olvidó de quienes eran
ahora sienten vergüenza
el abandono poco a poco los va cubriendo.

Los olvidados llevan su melancolía pasada
como un camino empolvado
que ya nadie recuerda,
su único consuelo es saberse mortales
ante los placeres de otros y sus pesares.


A los olvidados solo les queda el rencor
un silencio de saberse añorado,
el vacío lleno su derrotero fortuito
en cada rincón oscuro
que le queda para esconderse.

A los olvidados se les marchitó la esperanza
son ignorados con un vacío premeditado,
la paciencia les resultó tan incómoda
que solo la desdicha de sufrir
los acongoja.

Los olvidados tienen penurias
andan buscando perdón
en un abismo que es infinito,
se sienten culpables
de haber vivido pesadillas para ya no seguir.

Poesía
Miguel Adame Vázquez
14/02/2018.
15
9comentarios 172 lecturas versolibre karma: 88

Efigie de tu espalda

Sabiendo nada,
cual melodía de amor
arrugada en recodos,
con la rodilla en mis cenizas,
en cuya lápida están grabados
mis sentidos
y la efigie de tu espalda.

Certezas diluidas en despedidas
a corazón armado,
disparando adioses como anestesias
sanadoras del dolor,
cegando ojales que se desangran
por la falta de tus palabras.

¿Quién disparó el primer adiós?

¿De verdad importa?,
tal vez la memoria del abandono
desnuda la culpabilidad
para pintar falsos mañanas,
en los colores de alegrías
vacías de tu pecho.

Si a mi manera amo,
de la misma forma olvido,
sin arrinconar una coma,
mártires del primer adiós,
¡qué más da quien disparó!,
si la victima fuimos los dos,
sembrando éstos versos,
fríos, áridos, inermes,
en la efigie de tu espalda.

Amén
leer más   
27
20comentarios 136 lecturas versolibre karma: 107

Recordándote

Se me apagó el universo
desde aquel último día que te fuiste.
El sol me mira raro y la Luna
no deja de llorar por tu ausencia.
Las estrellas ahora vagan por las aceras buscando una explicación y
las fugaces se quedaron atascadas,
como ese reloj de arena
abandonado que se olvida
del tiempo y es que
no quiero estar despierto
arrastrando este dolor que
me hace desvanecer en el cemento.
No quiero más cuestas
ni imaginarme ser otro
para poder subirlas.
No quiero este ahogo solitario,
ni estar buscándote
por el extrarradio
ni ser una sola montaña
para tantos rayos.
No quiero ser río de lágrimas
que no desenboca.
Ni ser sólo un suspiro de tu boca.
No quiero perderme
en tu recuerdo y mucho menos
quedarme preso de tu memoria;
Sólo quiero que sepas
que no quiero ser nada y
a la vez quiero serlo todo.
Que río y lloro,
y me relamo las heridas
siempre del mismo modo.
Aún espero tu llamada
con los clones de esta rutina
que me mata.
Espero tu voz de la misma
manera que un grupo de fans a su
cantante favorito.
Espero tu sonrisa al despertarte,
igual que tu figura desnuda
al acostarte.
No quiero hablar todo el día de tí,
pero la realidad es que
no sales de mi mente y
es evidente.
Nuestro amor se quedó
en aquel candado dentro
de un corazón colgado de un puente.
Donde llegue a protemeterte,
a besarte y a quererte
Y ahora tan sólo soy para tí
un ser inerte..
leer más   
12
8comentarios 106 lecturas prosapoetica karma: 93

Tragedia del día

Cansado de luchar
contra molinos de viento.
De oir mi armadura de hojalata
cuando me voltean en el aire
cada vez que me rechazan.

Mi rocinante me ha abandonado
y me ha pedido amablemente
que no le vuelva a dar la lata.
Ni siquiera me ha valido
la mediación de sancho panza

En fin que me voy al paro
a ver si conmigo trabajan,
porque dulcinea me ha jurado
que ya no limpia más la casa
y que vaya a dormir a la otra cama.

De nuevo volver a mi vida de ratón
a buscar cada día un trozo de queso
rogándole al cielo por una buena ración.
leer más   
10
6comentarios 74 lecturas versolibre karma: 115

El desafío

Miré ayer el horizonte;
me encontré perdido y amenazado...
de muerte.

Estaba ansioso, desesperado e inerte frente a tu puerta.
Los clavos insanos se me han ido hasta las pupilas,
ya aprendí a controlar los golpes de mi cabeza...
Y de mi cuerpo.

Ahora, estoy solo y parado en el borde;
Ahora estoy solo y quemado por las nubes.
Estoy aprendiendo a estar solo, aprendiendo a caminar solo.

Los tímpanos se me vuelan cada vez que aullo a la luna.
Tus manos vuelven siempre en cada estación y en cada parada de autobús.

Por un momento el ayer se me olvidó

La sed volvió y se desparramo en mi
¿En ti?
¿No lo sientes?
Se que estoy listo para morir;
para dejar ir
¿Y tú?

Vamos tu puedes, abandonemos la puerta y los clavos de ayer,
miremos nuestras manos;
descubramos el horizonte detrás de esa ventana.

¿Quieres saltar?
Adelante. Estaré aquí.
leer más   
7
2comentarios 45 lecturas versolibre karma: 101

Qué extraño lugar

Qué extraño lugar es el presente
que como una ventana abierto está
y los vientos del pasado nos mecen
los cabellos al asomarnos y mirar.

La luz del futuro en nuestra cara
ilumina y calienta nuestra piel
mientras miramos desde la ventana
lo que será y lo que fue.

El año ha pasado como ese gorrión
que de una punta hasta otra de la calle
buscaba con qué alimentar el corazón,
buscaba un huequito donde resguardarse.

Qué extraño lugar es el presente
que igual que la lluvia cuando te moja
en pasado ya se convierte
y es el futuro la que aún no te toca.

Desde él todo parece estar quieto,
lo que fue es una foto que mirar,
y en él creamos los sueños
que en el futuro pedimos alcanzar.

El año ha pasado como todos,
del mismo modo que pasa la vida,
la tierna primavera poco a poco
da paso al verano y su alegría.

Y con la sabiduría de septiembre
los ojos alcanzan a ver
que no hay verano “para siempre”
y entonces empiezan a llover

los colores de la nostalgia de octubre
que alfombran el suelo de añoranza,
leña caída que servirá de lumbre
para calentar las manos de la esperanza.

Qué extraño lugar es el presente,
El tiempo se parece al invierno
no lo ves llegar, pasa siempre,
hasta que el frío te cala los huesos.

Y ves que al fin, ya ha pasado un año,
llegan los propósitos y las enmiendas,
y decimos no volver a abandonarnos,
cumplir al fin esas promesas

que nos hacemos una y otra vez
endeudándonos con nosotros mismos.
Cumpliremos ahora, querer es poder,
este año será distinto.

Qué extraño lugar es el presente,
no dura nada y sin embargo
no acaba nunca ni se detiene.
Es infinito en su acotado espacio.

Y entonces los ojos se nos llenan
de esa cálida ternura infantil
que trae de a poco la certeza
de que la primavera vuelve en abril.

Y tendremos de nuevo un verano
joven y eterno, eternamente joven
que llenará nuestras manos
de agua que no corre.

Y vendrá otra vez septiembre
a separarnos los dedos
para que el agua se cuele
libre entre ellos.

Y volverá de nuevo la esperanza
a calentarnos en Diciembre
que como dijo Cortázar
la esperanza no nos pertenece,
es la misma vida defendiéndose.
leer más   
15
15comentarios 138 lecturas versolibre karma: 101

Esta noche olvidé tu nombre

Esta noche olvidé tu nombre
y los labios quedaron vacíos
como una casa abandonada

Solo queda el miedo

de una puerta entreabierta
como una arma blanca
que rasga las canciones
que aprendimos
en aquellos años

de soleados días

cuando descubrimos la piel
de nuestros secretos
mirando todo, en la segunda fila,
al margen de la euforia

con la nostalgia inadvertida.

Pero hoy

hoy olvidé tu nombre
y te marchaste con mi miedo
entre las líneas,
entre el lenguaje impune

de esta poesía rota
6
3comentarios 52 lecturas versolibre karma: 70

Diumenge d'hivern

Aquell últim diumenge de febrer
em vaig prometre, plena de fermesa,
no abandonar-me més a la tristor,
no deixar-me vèncer per l'ofec,
fer-li front en el murmuri de la foscor.

Des d'aquell últim diumenge de febrer,
inspiro la serenitat amb puixança
i la dolçor amb que la vida m'ha obsequiat.
Ara ella s'endinsa dins meu i salpa:
expiro alleujada la desesperança.
leer más   
11
4comentarios 71 lecturas catala karma: 90

Vivir sin ti

Si te vas lejos mi alma llora
a partir de ahora las noches
serán eternas y los días infinitos
aunque todo florezca y las aves
canten, todo será sombrío y triste para mí.

Las alegrías y diversiones serán
de ahora en adelante sustituidas,
por los paseos en el cementerio;
y el llanto para los difuntos,
caminaré con la cabeza cabizbaja
triste, solo y sin tí...

¡Todo acabó!¿qué te hice?
¿Por qué me abandonaste?
estoy como un náufrago
en medio de una tempestad
asido a una tabla, la cual es su última esperanza
esa tabla representa tu amor, casi perdido.

Estoy lleno de angustia, mi alma
está envuelta en una mortaja
mi cuerpo, desafallece cual cadáver
y mi esperanza se enrrumba hacia la fosa.

Sin tu amor, soy como el hombre
que va rumbo al patíbulo o a la guillotina
esperando la funesta señal
del trágico desenlace.

La vida, ya no es vida, porque tú
eres la vida...
Angel de la muerte ven y mátame
que ya no siga en este sufrimiento
tal halle descanso en la muerte...

PD: Este poema está dedicado a todas aquellas mujeres,
que lo crean cierto...
leer más   
4
sin comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 37
« anterior1234527