Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 694, tiempo total: 0.021 segundos rss2

Él

“La muerte no existe, la gente solo muere cuando la olvidan, si puedes recordarme, siempre estaré contigo.” Isabel Allende


El camino
De caminar
¿Pero si deje ese camino?
De maduras y verdes frutas
De árboles grandes y pequeños
De amistades eternas y pasajeras
Ese camino que te mantuvo en la vereda
En los instantes de amargura o quizás de dulzura
En las subidas y bajadas
En él que tú siempre eras tú
En el que ahora no estas
El que abandonaste en presencia
En el que dejaste huellas
Unas marcadas suavemente en el arenal del cerebro
Otras profundas en el vestido de la piel
Eras tú y solo tú
Esfumaras el talante pisado en la honda dejada por tu cuerpo
Tú perfil traslucido en el cristal de un 30 de Marzo
El día sellador de una vida conmovida
Era tu vida y la viviste
Yo sigo en la vereda…
leer más   
9
1comentarios 57 lecturas versolibre karma: 87

Otra vez

Yo buscaba la manera
de deshojarme el frío,
pero sólo encontraba
palabras rotas
y sombras abandonadas.

Yo me daba la espalda
y miraba con los ojos de nadie
porque no tenía dónde estar.

Así explicaba mi soledad.

Tú, que no entendías de remiendos,
viniste, sin saberlo, una noche
a recoger los cristales
de mi alma.

Ahora,
tengo miedo
de quererte
por miedo
a romperme
otra vez.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
13
4comentarios 67 lecturas versolibre karma: 103

20 palabras y un poema

Cuando la luz ilumina en etéreo,
y la aurora comienza a despuntar.
El arrebol trae una luz efímera,
rojiza, que nos invita a soñar.

En la soledad de mi cuarto,
me abandono al silencio.
Olvido los miedos y
las angustias de épocas sin epifanías.

El pensamiento sonámbulo,
deambula por una inefable estancia,
donde la luz iridiscente de una lágrima
proyecta una imagen inmarcesible
para mi memoria.

Cuando la mente se despeja,
y la elocuencia nos desvela
serendipias que emiten luminiscencias
en lo más oscuro del pensamiento.
Una música meliflua me transporta
al lugar donde la limerencia
predomina entre tú y yo.

Pero la realidad efervescente
me impide seguir soñando,
y la luz incandescente de un ocaso
que no deja de ocupar el horizonte,
me dice que el desenlace será pronto,
y será el que yo misma me cree.


Hortensia Márquez


Reto del slam propuesto por @PatVe , poema con estas 20 palabras:
Meliflua, inefable, sonámbulo, época, serendipia, limerencia, etéreo, arrebol, iridiscencia, epifanía, luminiscencia, soledad, aurora, olvido, efímero, incandescencia, elocuencia, efervescencia, inmarcesible y desenlace.
30
24comentarios 187 lecturas versolibre karma: 123

Orgasmo

Cuando tu húmeda palabra recorre mi espalda ardiente,
cinco mil caballos rojos se desatan sin control.
Cuando a mordidas desgarras mi alma,
busco asilo en la frontera de tus pechos.
Cuando tu mirada encadena mi voluntad,
me retuerzo hasta el abismo de tu ombligo.
Cuando el tronar de tu pecho abrasa mi piel,
me arrastro hacia tu final sediento de vida.
Es entonces cuando,
en la inmensidad de tu jadeante mar,
me abandono a morir de nuevo.
leer más   
15
5comentarios 89 lecturas versolibre karma: 100

Dos Objetos y Un Recuerdo

Un dia de noviembre 2017,
en algún oxidado anaquel del alma mater,
reposa cansado y polvoriento,
el tomo de mis sueños.

Fruto de mis esfuerzos y tu paciencia,
tu nombre, simple y puro,
póstuma dedicatoria del primer folio,
espera sin letargos,
sentir el sol de tu mirada,
las caricias de tu aliento.

Sueños imposibles, destronados por el tiempo,
amarillentas páginas del oblivium.

En cierto paraje de tu barrio,
quizás al borde de un riachuelo,
descansa inerte y sin doliente,
los restos de la triste guitarra,
que guardaba tu nombre y un poema en su solapa,
su voz apagada y con pena,
no se atrevió a vibrar por la vergüenza

Un dia de noviembre 1992,
en cualquier rico del malecón,
entre la esquina del perdón y el orgullo,
donde alguna vez recorrimos nuestros sueños y sus luces,
tus ojos verdes como olivos,
abandonaron un sollozo en la vitrina,
origen de mis noches y sus fantasmas.

www.youtube.com/watch?v=hLQl3WQQoQ0
leer más   
10
10comentarios 99 lecturas versolibre karma: 98

Hay cosas muy hermosas...

Hay cosas muy hermosas,
ocultas tras la niebla
que vamos descubriendo
en medio de sorpresas,
a veces el cansancio
no deja que las vean
los ojos temblorosos
del hombre que se esfuerza,
y entonces los sentidos
se aguzan y se intensan,
y llegan esas "cosas"
por medio de las letras,
en versos trabajados,
en frases, quizás, sueltas,
en voces y suspiros
que sueltan las mareas...

Hay trozos de la vida
que ofrecen primaveras,
retazos de la infancia
y algo de adolescencia,
y están entre nosotros,
y puede que muy cerca,
con mantas y con brumas
detrás de la escalera,
si un día tú las buscas
seguro las encuentras,
y pueden que hasta admires
las rosas que están secas,
instantes de un verano,
de bailes y verbenas,
de guiños a la luna
y besos bajo de ella...

Hay cartas que se guardan
y luego no se encuentran,
pendientes y regalos,
también algunas perlas,
y un día, inesperado,
abriendo una maleta,
las ves abandonadas
y entonces las recuerdas,
fragmentos de un idilio,
vivido en la veintena,
instantes y emociones
que vuelven de la niebla,
de nuevo grita el alma
y hay algo que despierta
deseos y pasiones,
preguntas sin respuestas...

"...Hay cosas muy hermosas
que el tiempo nos enseña,
vivamos cada instante,
¡la vida es un poema!..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/05/18
13
8comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 103

¿Dónde estás? , ¿dónde estoy?

¿Dónde estás? ¿Dónde estoy?
¿Qué presente detiene tu mirada?
¿Qué locura te hace sonreír?
¿Acaso tus afonías coinciden algunas veces con las razones de las mía?.
Detenidas en el sorbo de un café,
pequeño compañero de furtivas memorias,
y de las huellas que dejas al borde de la taza.

¿Se detiene acaso, en aquel instante que bajo la tímida palma y sus arenas?,
donde en mis labios un destello dejaste.
¿Qué ritmos marcan el pulso de tu día?
¿Qué estrés desbordan tu paciencia?
¿Qué esperanzas mundanas socavan tu existencia?
Posiblemente atajada en la turbidez del tráfico,
tus pupilas fulguran con el recuerdo inconsciente de lo imposible,
y un inconsolable suspiro abandona tu alma,
para transfigurarse en los poemas,
que abandonan a mis dedos peregrinos.

¿En qué fríos procuras calor?
¿En qué noches se desvanece la luz de tu mirada?
Quizás procuran sosiego en aquel rincón alucinado,
donde cada noche muero para encontrarte.

www.youtube.com/watch?v=OL-CSxui3rA
leer más   
10
6comentarios 80 lecturas versolibre karma: 98

El aforismo del amor

Querida mujer de bellos ojos.
Querida mujer de bellos labios
que al viento le susurras.
Yo, que admiro tus andares
como la estatua de un filósofo,
como las palabras de un sabio
me pregunto: ¿Porqué me clavaste en mi cuerpo aquella rubias hebillas?
Me amas, me entregas y me abandonas...
En el Citerón, a merced
de cualquier rebaño...
¿Miedo tienes a la vida, a los sentimientos?
Mujer de bello cuerpo, con alma gélida.
leer más   
9
2comentarios 41 lecturas versolibre karma: 89

Budha turquesa

Budha turquesa abres la eternidad
para que la contemple un segundo y me esparza en el paisaje
como la savia emerge de la tierra.
El paisaje atraviesa mi existencia y me vuelvo efímero,
a su vez soy parte del todo que nos origina.
Velocidad lenta, el sin sentido del tiempo
y el espacio ya no aplican en mí.
Los collares de semillas se rompen y germinan largas manos.
Los pensamientos me abandonan como en una terminal de trenes y hay un para milagros colocados en el techo de esta locura.
Me abandono a tus presagios y soy un zahorí en la tarde.
Cuanto tiempo hemos perdido sin encontrarnos,
cuanto por no escuchar la vibración de nuestras almas.
4
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 49

Desierto, Soledad y Tú

En el desiertos de los olvidos
Donde las dolientes arenas
Son besadas por el mar de los silencios
Donde la soledad duele en la piel
Pasan frente a mí los recuerdos vividos,
Y por última vez gritare tu nombre ADELE
Y al darme cuenta que me muero poco a poco
Con mi corazón sangrante y roto
Mi alma fría desangrándose y enmudecida
Puedo presentir que voy amarte
Más allá de esta vida.
Me llevare tu sonrisa grabada en la memoria
Y al darme cuenta que jamás te he tenido
Soy un triste pájaro solitario y sin nido
Que se olvidó de cantar
Errante, vencido y sombrío
Su trinar es como un melancólico lamento
Gris, lastimoso y con su doliente acento
De la rustica armónica que lleva en su garganta
Que se olivo de cantar y sin saber lo que es amar
En la horqueta del árbol de su vida
Se quedó esperando la primavera que no ha de llegar.

En este silencio tan sincero como cruel
Donde los recuerdos te queman en la piel
Rodeado por las oscuras sombras,
Son las voces mudas de la noche
Tan crueles y amargas como la hiel.
En este desierto de soledades árido y sofocante
Vacío de sueños, sediento de esperanzas
Donde puedes morir de sed en un instante
No hay un oasis, un pozo una pequeña vertiente
O una copa con una gota de ilusión
Para calmar a este sediento corazón
Fueron secados por los soles ardientes de
la realidad
En sus cauces solo hay restos quebrajados
Ilusiones perdidas, Sueños muertos y olvidados
En sus lechos fangosos lleno de sombra y soledad.

Como una sombra más abandonada por el destino
Tambaleante por las tormentas del desierto
Parece ya sin vida, más bien como algo casi muerto
Que se aleja por los arenosos caminos
Dejando sus huellas que las arenas borraran
Por el viento y su fantasmal e hiriente silbido.
Se aleja el Poeta y Mendigo
Para descansar sus huesos
Cubiertos por su negro abrigo
Parecerá muerto pero aun
Los recuerdos no lo han vencido
Queda fuego en su mirada
Tan negra como la noche de su penar
Y aunque solo sabe por su ADELE soñar
Se parte su corazón al saber que nunca la podrá AMAR,
Que solo es la más bella de sus quimeras
Aunque una noche cualquiera
Le quitara vida esta pena tan profunda
Y antes que su cuerpo entre las arenas se hunda
Gritara fuerte por última vez su nombre ADELE
Se quemara por el fuego de su pasión
Se volverán cenizas sus huesos
Pero tú nombre por siempre
Quedará escrito en mi PIEL.

Mario Anónimo.
leer más   
5
1comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 69

Єllа Ў Él

Ella soñaba con la luz
que cada día le abandonaba,
sometida al yugo del miedo
frisaba un resquicio
por el que calara el amor.

El verde de sus fanales
ansiaban convertir
el dolor en nubes,
su desierto en playa.

Él caminaba con
la tristeza como piel,
con el desaliento
por respiración.

En su huir tropezaba
con cada decisión,
su corazón gastado,
se levantaba tras
cada latido fallido.

La lava de sus versos
disgregaron pavor y recelos,
su verbo en mariposa,
su falta de horizonte en
acordes para la penitencia.

Como bálsamo de su tristeza
el fulgor verde de su mirada,
ella yacía en cada estrofa
que él sangraba.

Éℓ ησ тєηíα ησмвяє, єℓℓα ραѕιóη у ∂єѕєσ…
[ዕቿዕጎርልዕዐ ል ነዐክጎል ]

αмéη
leer más   
23
29comentarios 175 lecturas versolibre karma: 100

Silence

¿Y a que le temes?
dejé a un lado los sin sabores que había tenido en el día,
extrañaba el olor a café de las tardes y esa serena brisa de recuerdos.
A mis oídos llegaban las serenatas de la melancolía,
mi otro yo hurgaba entre los pedazos de mi alma y pegaba a golpes las palabras de auxilio que exclamaba mi silencio.
Mis dedos tocaban el desvanecido azul del cielo y despejaba el gris de mis ojos...
Le temía al abandono y fui la primera en marchame.
leer más   
4
2comentarios 68 lecturas relato karma: 50

Amada mía (Jotabé con estrambote)

En mis labios reposa el dulce aroma
que suave, como plumón de paloma,

acaricia mi alma y mi corazón,
me envuelve en una encendida pasión,
y a abandonarse invita a mi razón
en juegos de cálida sensación.

Ese dulce aroma, cariño mío,
es tu amor, puro cual blanco rocío,

que a mi corazón enseñó su idioma
hecho de esperanzas y de ilusión
que sin querer subyuga mi albedrío.

Mas, cual sereno río
que tranquilo fluye en la primavera…
¡Tu alma siempre será mi compañera!
13
5comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 95

Amor

Amor ingrato y decolorado,
me atrapas en una red de fantasías,
prometiéndome vértigos,
existir en realidades ficticias,
obligándome a no vivir
sin tus emociones y exigencias.

Amor canalla y pérfido,
pues haces que me olvide de mi,
de quien fui, de mis pensamientos,
arraigaste en mi diez mil alas
batiendo felicidad en mis entrañas,
jurándome ausencia de dolor eterno.

Amor esquivo y perecedero,
me has abandonado a mis angustias
por no encontrarte en mi almohada.
Al despertar noté tu ausencia,
ausencia de emociones que broten
cual catarata de prosas pícaras,
que inunden de color mis miedos.

Amor imposible de ignorar,
tu ley es la ley del hielo,
pones en una hoguera de pasiones
y desasosiegos mi irreflexivo corazón,
para dejarlo posteriormente
escarchado de pesadumbres,
plenas de evocaciones con sabor a sombras.

Amor, tal vez en eso radica tu magia
en tu precaria relación con el tiempo,
pues no podría resistir esa intensidad
como forma de vida permanente,
mas cuando te vas, mi vida muerta
permanece enmudecida por tu partida
y mi corazón inanimado transita
entre el sueño y la esperanza.

Amén
leer más   
17
8comentarios 84 lecturas versolibre karma: 100

La girnalda enamorada

Flor de mi juventud
soles brillantes en un jardín de otoño
vida que crece y se hace más fuerte
perfume dulce en su deleite.

Aromas impregnados de color
en un crepúsculo azul y esplendoroso
que refrescan mi amor en un oleaje
de unos ojos relucientes que grandes me miran.

El grillo redobla su canto
es como si quisiera ver salir agua de la roca
y que el verdor de un desierto floreciera
multiplicando su júbilo en un cielo caudaloso y supremo.

La sonrisa tiene un dulzor
que los astros del cielo iluminan inmortales
como si el agua del mar nunca se acabara
ante los eternos sauces de su orilla florida.

El elefante es sabio
recuerda siempre el lugar en donde camino
cuando era muy pequeño,
me acordaré de ti y de tu amor verdadero.

Mi corazón fulgura en esta noche de mayo
hasta el viento quiere soñar con el otoño,
como unos dulces ratoncitos que juegan sin preocupación bajo un jardín en su laurel asoleado.

Yo mismo en versos de amor
quisiera deslumbrar una pasión
que me hagan perder el miedo
como si me hubiera atrevido a amarla.

Tu ayer se llevó a mis lágrimas
como frutos maduros en los rosedales
como un flor fiel que dura hasta que
los brotes frescos de un árbol salen.

Aunque tu no lo sepas es verdad,
los sueños son como una primavera pasada
una tarde que se baña con el ocaso
de una juventud abandonada.

El porvenir es una guirnalda enamorada
de blancos rayos de luz de un cielo
que usó el Amor para exaltarse
sabiendo que todavía aún te amo tanto.

El mute
13/05/2018.
16
10comentarios 243 lecturas versolibre karma: 92

Verano vivido

VERANO VIVIDO PLATEADO AZUL Y BLANCO. 2010-08-29

I Parte.

Aquella tarde caracolas de mar volaban por el espacio, horas tempranas nos avisan
Al día siguiente el aire sopla de levante, moviendo velas múltiples en el horizonte del agua.
Alto como una torre va Miguelillo por la playa, observa con ojos vidriaos la esperanza
Altanero como una espada y fibroso, camina con pisadas firme sin voz ni palabra
Alguien le dijo al otro lado del océano hay una muralla, llena de enormes piedras
Altas como una torre fuerte y gruesa sin ventana.
Aleteaba con sus manos el loco de madrugada, sus manos giraban alrededor de su cuerpo como un paraguas.
Alas de un pensador lleno de vida sin vida sin esperanza, como el loco de Picasso
Desnudo y orinado mojado hasta los pies descalzo.
Al Dios de los vencidos, un desafío honrado.
Moviendo el Universo plateado.

El viento se cruzaba en mil direcciones limpiando y como un relámpago se iluminaba la calle,
Rostros sin expresiones paseaban sin ruidos
Pisadas huellas indelebles dejaban por el camino
Siempre el aroma de Tánger, en su mente loca de sabiduría pasadas y vivencias comidas
De día volaba el machuelo con sus ojos vidrios, y su plumaje nuevo
Olores a especies de colores tostados y ocres, rostros de bronce iluminados por el Sol

Cuerpos doblados en plata y blanco, y el negro como un regalo desafiando al espacio dorado.
Paredes de tonos azules, nos recuerda a cielos y mares.
Gestos de vida, brillante alegrías cogidos de las manos, energía positiva andando.
Lluvias de verano.

Luz seca abriendo veredas para caminar despacio, dentro del cántaro aguas y aires del pasado, lagrimas desterradas a los océanos.
En la plaza aves y reptiles, el calendario, el reloj, la sombra, se ha parado, Tánger camina lento y despacio.

El profeta andaba y buscaba, su pelo rapta blanco trenzado, cabeza y barba iluminada por el rayo
Sabiduría andando, silueta difuminada, soporte transparente y técnica mixta del pasado y presente
Dejaba una huella de dolor
En el espacio ausente
Entre la palabra la sonrisa y el llanto.

Silencio está cantado el gallo, solo en la alborada, me recuerda a Granada su Albahicin y sus gitanos .

Tornasoles giraban alrededor de su figura y el aire modelaba los árboles quietos
El mendigo lleno de todo y vacío de alimentos, caminaba lento, muy lento
Fuente de saber, universidad callejera con sangre, dolor, y miseria.

La sombra le acompaña y la tristeza es su compañera, truenos apocalípticos destruyen sus sueños, y su libertad se revela, profetas de los desiertos y los mares.
Poner orden en su cabeza, la dejadez, el miedo, golpea sus pies desnudos en las aceras
Es el testigo del milagro de los panes y los peces, y no tiene que comerse, solo sudor y barro a diario le acompaña.
Mañanas sin sombras, acarician sus miserias diarias, vientos de sabores tristes y húmedos en su cabeza,
Profeta de Chaouen
Sol con tormentas
Ser humano abandonado
De dolor y soledades desiertas.

Silencios rotos en estas calles estrechas, la montaña que se toca con las manos y brota de ella el agua, blanca, azul, serena.

La llamada a la oración descalza la conciencia, aunque libres, atados aún tronco florecido con mágicas recetas, creando con el viento caricias en sus manos.

Levitando la tarde ha perfumado sus existencias
Una mano poderosa, les lleva a crear y extasiar, la verdad de una fe llena de esperanzas
Primavera del profeta.

No son candados, ni si quiera son besos ni caricias que nos llegan, son ramas secas vidas enteras, sin fronteras
Tánger dormida y despierta
Media luna iluminada, el verdadero loco de Picasso, viviendo la mañana resucitada
Volveré despacio me sentaré en las puertas y ventanas de Chaouen, en sus silencios me dormiré.
leer más   
4
sin comentarios 26 lecturas relato karma: 48

La edad del Quixote

Tener la edad del Quixote.
Perder la razón tras los versos de Neruda, Whitman y Lorca.
Caminar sobre las frías arenas de Isla Negra,
¡oh, marinero en tierra.!
Colectar sueños náufragos,
¡oh Capitán! ¡mi Capitán.!
De una herida milenaria,
¡oh, la sangre derramada.!

Vestir la oxidada armadura de Cioran, Unamuno y San Agustín.
Tomar las espadas del Nihilismo, la conciencia y la Fe,
para batallar la sinrazón de mis angustias,
¡oh, Vida, subterfugio de la locura,
permitirme mentir con el silencio,
y encontrar el amor sin sufrimiento.!

Nombrarme caballero de las tristes Odas.
Combatir los molinos del olvido y sus tormentas,
ausente el escudero y su consejo
imposible predecir lo que venia.
¡Oh, Dulcinea de mis noches,
no permitas que la tinta se me acabe,
eres la musa de mis ansias.!

Regresar a la morada taciturno,
despojado de la gloria de mis egos.
Contemplar resignado las coplas en el rio,
que desaparecen sin voltear en la mañana.
¡Oh, Carrasco, bachiller de las verdades, los espejos y los bosques,
no lances al fuego el saber de mis demencias,
para acabar derrotado en la Barcelona de mi infancia!.

Retornar al Ser de las miserias,
transitante de semáforos y sirenas.
Volver a la rutina que me acaba,
abandonar el verso que me alienta.
¡Oh, Realidad, implacable e infinita,
ignora sin juzgas mis alabanzas,
a la noche, los sueños y las tormentas,
no permitas que muera en esta estrofa,
que tanto está exigiendo mi conciencia. ¡
leer más   
14
13comentarios 75 lecturas versolibre karma: 117

Caí

Cosas que emergen
de un todo emocional
que arrincona el dolor,
la venganza,
la tristeza pausada
que gana camino
hacia la oscuridad.

-Deseo en llamas,
juego mortal en las entrañas.
Olvidaste aquí mi calidez-

Una piel
que se seca abandonada
en un ciclo vital que no da vida,
que muerde las horas,
que rasga las verdades
que prometimos
colocando la magnánima herida
en lo alto del altar.

-Si pudiera sentir tu cuerpo
acurrucado junto a ese verso
que nadie puede entender;
si pudiera sentir tu boca
sedienta junto a mi boca
apagando la sed.
Ai, corazón de aire,
si sólo pudiera ver...-

Acoto las palabras tras la lluvia,
mediocridad en la sangre
que insiste en salir;
si ni siquiera te vi partir,
si ni siquiera supe ser valiente...

Ternura intermitente,
tus manos, mis manos,
y el desierto
haciéndose más amplio cada vez.

Caí.
Tú seguías en pie
y yo caí,
caí...
con tu nombre en mi piel.
leer más   
21
13comentarios 111 lecturas versolibre karma: 105

La jaula del poeta

Una mañana de mayo
donde la lluvia refresca el ocaso
y la serena sonrisa de un amor suave
se abre el corazón a la tarde.

En su cielo un majestuoso momento brilla
son sus ojos alegres
bajo una estrella que canta,
no te preocupes por nada bajo su tierna mirada.

Hoy vi volar golondrinas bajo mi ventana
buscan inquietas un rincón perfecto
para construir su nido de lodo
y poder cantar para siempre su melodía amada.

No me abandones en la jaula del poeta
en las preguntas de tus labios
quiero encontrar las hojas del durazno
que cayeron al suelo con la lluvia del verano.

Entre la tierra mojada espero tu amor
antes de volver a partir más allá de los manzanos dulces
que alegran mi vida
como esa última poesía de luz que me amanece.

Miguel Adame
07/05/2018.
19
18comentarios 148 lecturas versolibre karma: 104

Lloviendo

Está lloviendo.

Está lloviendo, bajo la gran bóveda de la fantasía y
nosotros, nos mojamos, de momento.
La ilusión de una noche de invierno,
hace que el tiempo se detenga y caminar más despacio
cara a la realidad de siempre.
Enfrentarnos a las limitaciones milenarias;
acostumbrarnos a la ilusión de cada minuto, es toda una vida
necesaria para morir.
Empecemos de nuevo -con la vida- porque la realidad
es como el suspiro de un beso:
Locos enamorados sentados en un parque perdidos en la gran ciudad.
La ciudad de hormigón y de hierro,
donde se alberga a todos los seres abandonados,
sin morada alguna donde habitar, soñar y amar;
lugar que destruye las ilusiones del hoy y del mañana,
que es capaz de ahogarnos en su llanto individual, a diario.
Dejarnos sin aire, entre cristales; transparentarnos sin vernos.
Expongamos los sentimientos con la única salida:
Visualizar el amor humano capaz de mover
esa montaña de ilusiones y proyectos.
¿Una fantástica realidad?. Está lloviendo y
los campos secos empapan la lluvia de primavera.
leer más   
6
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 72
« anterior1234535