Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1119, tiempo total: 0.011 segundos rss2

Carta de despedida

Hacer una carta de despedida es una de las tareas más difíciles.
Primero, porque conlleva no olvidarse de nada. Es un único disparo.
Segundo, porque en general no tiene réplica. Esto la hace más difícil, porque uno escribe para preguntar se y en este caso deberá escribir para despedirse.
Despedirse no es malo, es un gran acto de valentía que suele incluir un fuerte abrazo y un último beso. Meter las manos en los bolsillos, mirar por última vez a los ojos y darse vuelta para caminar en sentido contrario. Algunos, muy valientes, suelen mirar atrás, otros, no nos animamos y mantenemos la mirada hacia abajo.
Si uno lo piensa fríamente, constantemente se está despidiendo: en la calle, en un beso, en las redes, en la sobremesa o en el pasaje del invierno al otoño.
Algunos usan estilos dramáticos, otros románicos, y algún piantao manda una carta sin la certeza de que llegue a su destinatario. ¿Riesgo o acierto?
La carta tendrá sin dudas un posdata, ese renglón que nos salva del olvido o refuerza alguna idea. Esas pocas palabras que envuelven toda la gramática anterior y, como suelo pensar, el posdata es el último abrazo después del abrazo.
Es el que volvió sobre sus pasos para buscar otro último beso.

etiquetas: despedida, cartas, amor, concursoprimavera
6
2comentarios 32 lecturas versolibre karma: 96

De tamarindos y tamarells

Primavera en un lugar etéreo entre Menorca y Tailandia, salgo de Es Grau y me dirijo al camí de cavalls hasta llegar a la cala de los ‘Tamarells’ o tamarindos menorquines, a 10 km de Maó, dirección a Cala Torreta. Todo ello forma parte del Àrea Natural d’Especial Interès de s’Albufera des Grau (70 hectáreas de extensión, una profundidad media de 1,5 metros; de gran riqueza y valor paisajístico, floral y de fauna, lo que ayudó a que la Unesco declarase el 7 de octubre de 1993 Menorca como Reserva de la Biosfera).

Un tamarell menorquín me roza la cara y me trae recuerdos de aquel tamarindo cuya sombra me cobijó tras unas horas de andadura por la selva de la parte norte de Tailandia.

De la misma manera que ahora llego a la playa situada en la cala Torreta, entonces llegué a Sukothai, situado a unos 450km al norte de Bangkok y 300km al sur de Chiang Mai. Es un parque arqueológico que contiene las ruinas de decenas de templos y otras edificaciones de los siglos s.XIII y XIV.

Ambos sitios vacíos de almas y llenos de energía: el sol, la brisa nos abrazan y algunas aves nos dan la bienvenida. El cielo no entiende de fronteras, la naturaleza tampoco. ¿O quizás sí? ¿No será la línea del horizonte la última y única frontera entre el cielo y la tierra?

Sigo caminando y oigo el sonido de mis pasos sobre las piedras menorquino-tailandesas. A mi lado, pequeños montículos de piedras que sí tienen una carga religiosa en Tailandia, pero que son una desgracia medioambiental en Menorca como ya comenté en su día en otra entrada titulada Depredadors de platja.

Entre rocas y recuerdos de figuras de Buda observo los restos de un naufragio: maderas peladas por el balanceo al ritmo permanente de las olas y ese roce lujurioso entre sí. Igual que el roce libidinoso de esos hombres rojos y quemados por el sol tailandés contra los niños y niñas a los que abrazan. Paraíso de pederastas. El naufragio del macho-mundo occidental.

etiquetas: menorca, tailandia, tamarindo, tamarell, pederasta
4
sin comentarios 28 lecturas relato karma: 39

En ti

En ti, viví afable fantasía
en tu océano mi mar navegó.
De tus travesías
me palpé cada colina.
Fuí viajera de tu suelo,
inhalé, la fragancia de tu brisa.
Sentí, la tibieza de tus aguas,
y el calor de tu sol.
En ti, ví verdes horizontes,
el dorado atardecer, el cobijo del alba.
Contigo, viví el éxtasis de un beso
que dirigió a la gloria.
De ti, supe que manos saben
guiar a frescos campos,
o llevar a agitación.
En tu canto varonil,
vibré en suave espasmo y bebí
de ésa voz, cual árido desierto.
De ti, tomé la entrega de tu abrazo.
Duda no tuvo vida,
y mí ser halló su lar.
leer más   
10
4comentarios 45 lecturas versolibre karma: 105

El beso en la frente

Y ese latir sin tiempo,
desenredar los segundos,
esperar la desesperanza
que cae,
como gota enloquecida,
danzando en la mejilla
cristalizada de un niño.
El frío abraza el capullo
que una madre tejió,
con migajas de ternura
y la eternidad del sol,
un beso en la frente
por si llueve,
un dique en la garganta
para que las lágrimas
no quiebren el pecho,
solo queda el amor,
nave que sortea
el duro mar,
con el escudo del calor
en los labios de una madre.
leer más   

etiquetas: verso, libre, poética
2
sin comentarios 13 lecturas versolibre karma: 22

Esperanza de caos

Cuán lejos estás, paraíso olvidado
Dónde llorar el hombre sin temor,
Sin temor a ser amado
Como un cadáver que todavía respira

Perdido, en un inmenso atardecer
Enorme abismo de dolor
Sobre lo que otros llaman placer
Ahogate tu mismo en el poder

Alguien me contó, sobre una mujer
Esperando ahí afuera con flores y amor
Suave y tierna como una sensación de dolor

Puedo ver, en su totalidad
Labios de un alma iluminada
Donde el sol se une con su cuerpo
En una pureza nunca antes imaginada

Oh cálida brisa destructora
Abraza el éter de nuestro corazón
Invitandonos a vivir.
leer más   
14
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 104

Abrázate fuerte que amar te toca

Tus ojos gritan despavoridos
nadie escucha más que su propio silencio
pareces invisible en un mundo ajetreado y lleno de bullicio.

Muchas son las señales que enmudecen tu conciencia
muchos son los sentimientos que intimidan
a un corazón roto en mil pedazos.

Y aun así, nadie alcanza a limpiar tus lágrimas
nadie te escucha, por más que intentas gritar fuerte
nadie voltea a ver a tus ojos.

Es tanto lo que tus ojos hablan
que no necesitas muchos segundos para dejar de callarlo
grandes son las piedras que bloquean tu garganta.

Gritos sin voz que nadie interpreta
manos que bloquean tu habla

solo dios es testigo de tu inmenso sufrimiento.

Solo dios y nadie más observa
por más que imploras
tu ruego no se transforma en una salida inmediata.

Tu frente es la prueba de la frustración que siente tu plena inocencia
son los segundos eternos e interminables
que la propia oscuridad divaga en tu cabeza.

Delirios e imágenes interminables que las voces
y las pesadillas parecen incontrolables,
como quisieras que la noche nunca oscureciera.

Y fuera la luz un rayo eterno que te libera
como quisieras que una estrella fugaz llegará a tu día
y ya nunca tuvieras que guardar más ese secreto podrido.

Y como un acto divino un abrazo fuerte y limpio ahora te protege
tan fuerte lo abrazas que pareciera que no te alcanza
todo el aire del universo para respirarlo y poder llenar tus pulmones.

Tu sonrisa en un lindo rostro a regresado
vuelves a soñar con tus fantasías gloriosas
a correr por el parque a toda prisa.

A amar el cine que tanto te llena
tu niña interior es una niña hermosa
abrázate fuerte que amar te toca.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
9
6comentarios 154 lecturas versolibre karma: 98

¿ y me preguntas a mí?

¿Y me preguntas a mí,
qué es primavera?

Primavera es, oír tu trino
como suave música en mis oídos.
Es, sentir mariposas
revoloteando mi ombligo.
Es, el tacto de tus labios
presionando los míos.

¿ Y me preguntas a mí,
qué es primavera?

Es, oler el polen
de amor de las hadas.
Es, hacer remolinos inquietos
en las verdes aguas.
Es, hacer burbujas
entre retamas
Es volar sin alas
buscando el refugio
de versos que abrazan.

¿Y me preguntas a mí,
qué es primavera?

Es, andar en verde y amarillo.
Es, sentirme enredada
en tu cabello, en tu cielo.
Es, mirar en el espejo
olas de azul intenso
de miel y canela.
Es, llenar de coplas
el vino de los sueños.
Es, alzar la copa de aleluyas.

¿Y me preguntas a mí
qué es primavera?
Primavera, eres tú.

Angeles Torres
leer más   
10
10comentarios 50 lecturas versolibre karma: 90

Entre la niebla

A veces me despierto y todo ha desaparecido,
A veces me despierto y no tengo recuerdos,
A veces me despierto y tengo que buscarme entre la niebla.

Otras veces es la niebla
la que viene a buscarme
un abrazo blanco llega
y luego, desaparece.
Casi siempre es la niebla la que viene,
para hacerte olvidar quien eres,
con su aliento y con su voz
sobre el valle y en mi pecho,
la niebla vuelve y yo olvido
y ya no me quedan recuerdos
de su magia y de su nombre.

A veces me despierto y todo ha desaparecido,
A veces me despierto y no tengo recuerdos,
A veces me despierto y tengo que buscarme entre la niebla.
leer más   
11
2comentarios 35 lecturas versolibre karma: 85

Un día te perdí...

Un día te perdí
y atrás quedó el silencio,
arriba las estrellas
lloraron por mis sueños,
también las amapolas,
mecidas por el viento,
sacaron su tristeza
cerrándose sus pétalos,
y en medio de la tarde
sentí que todo aquello
volaba de mis manos
cruzando el universo,
te ibas a otra parte,
un mundo quizás nuevo,
y atrás quedaba el hombre
temblando con sus miedos.

Antes de conocerte
tuve un presentimiento,
quizás era un susurro
llegado de los cielos,
sentí que tú llegabas
viniendo de muy lejos,
quizás de otras ciudades
cruzando los desiertos,
sentí que me mirabas
y algo alteró mi pecho,
mis manos a tus manos
buscaban con anhelo,
y luego, en un abrazo,
fundianse dos besos,
tus labios y los míos,
saciando su deseo.

"...Un día, en un instante,
mis ojos no te vieron,
y un niño se hizo hombre
y allí terminó el cuento..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/02/18
8
sin comentarios 31 lecturas versoclasico karma: 77

Suicidas

La ventana abierta
tú en el suelo acostada
entre mantas protegida
enseñándole a la luna
tu mejor conjunto de lencería.

Un cigarro encendido
ceniza que el viento se lleva
y en sus susurros, poemas.
En tus labios viven
el fuego, las palabras,
en tus manos mueren
la ceniza, los poetas.

Y sin embargo,
asesina tú nunca eres,
pues no matas, por ti mueren,
suicidas.

Gritan tu nombre al saltar
y tú desde tu ventana, abierta,
nunca los pareces escuchar.

Mi grito, dime. ¿Te llegó él a abrazar?
leer más   
5
sin comentarios 24 lecturas prosapoetica karma: 65

He conocido la maldad

He conocido la maldad
hasta el mismísimo tuétano he sentido el odio y el rencor
de aquel que nunca recibió amor.

He sentido la rabia y el coraje
de una humanidad carente de misericordia y cariño
he padecido frío y hambre espiritual por los duros golpes
de seres que se alimentan del sufrimiento de otros
los cuales deberían ser protegidos.

He combatido la angustia y la desesperanza muchas veces
tantas que ya he perdido la cuenta de los duros reveses
me he quedado ciego y mudo por el dolor de ver destruido mi nido.

Pero nunca, ni una sola vez, ni un solo minuto
el sol a dejado de salir para mí y calentar mis suspiros
a pesar de todo y de todos los aullidos que calan el alma
el creador del universo nunca a dejado que mis ojos se cierren.

Sigo contemplando con valentía y dignidad la luz de una tenue mañana
sigo escuchando el canto de las aves y el silbido del viento en los árboles
mis días siguen siendo muchos días gloriosos.

Por medio de ti he conocido el amor y la dicha
la solidaridad y el cariño que no es de carne, sangre y hueso
he conocido el abrazo fraterno y desinteresado de un alma
y la sonrisa a vuelto a mi rostro todas y cada una de mis mañanas.

Me has enseñado que amar
es la mejor muestra que yo soy un ser amado
y que mi camino nunca será un camino en vano.

Me has enseñado que la semilla que siembras
siempre da fruto excelente
y que esa es la gran diferencia que marca
la esperanza que dejas en mi vida a dado frutos inmensos.

A veces pienso que el camino del justo no tiene sentido
pero veo la magnificencia de tus actos en mi propio destino
solo me resta seguir caminando sobre tus huellas trazadas.

Amar lo mal amado en este mundo
y recibir sin merecer una gran recompensa
un cariño y una amistad eterna
que no borrara el tiempo que emerja.

Gracias por ser la guía y protección de mi vida
Te quiero mi amigo
contigo a un lado
la vida es más plena.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
14
10comentarios 147 lecturas versolibre karma: 95

Vivirnos mortales

Que sea este el momento
de empezar el viaje.
De escurrir el traje al viento,
de saltar al vacío; inmenso.
De querernos con lo nuestro,
todo puesto,
aunque pese y a veces gane.

Que sea este el momento
de escribir las frases.
De abrazarnos con el pecho,
de sumirnos en volcanes,
de entendernos a suspiros
cuando, al tiempo,
nos perdemos en mitades.

Que sea este el momento
de encontrar el traste.
De atarnos a los cuerpos,
de palparnos sin vernos...
De sentirnos inflamables,
encendernos
y llevarnos al desgaste.

Que sea este el momento
de vivirnos enteros,
vivirnos errantes,
vivirnos libres

y vivirnos

mortales.
leer más   
8
4comentarios 84 lecturas versolibre karma: 107

El estanque de la vida

Cuando el estanque de la vida
se llene de gotas de ausencias,
romperé en pedazos el cristal
que separa el hoy del ayer.

Permaneceré en ese estado
de irrealidad permanente,
abrazada a cada frío silencio.
Agazapada tras cada añoranza,
intentando convertir
lo intangible en tangible.
Lo soluble en sólido.
Lo perecedero en eterno.

Cuando el estanque de la vida se llene........allí te espero.
14
10comentarios 160 lecturas versolibre karma: 98

Quisiera escribirte...

Quisiera escribirte para saber de ti.
Quisiera hablarte para contarte mis cosas.
Quisiera que hubiera esa comunicación,
entre nosotros, que hubo en un tiempo,
y que siguiéramos viéndonos de tarde en tarde
y saludándonos como amigos,
tomar un café y sonreír,
intercambiar unas bromas,
como personas que se quieren,
aunque tenga que confesarme
que me duele muchísimo tu ausencia
y todavía más tu silencio,
ya que no sé si soy culpable del mismo
o si simplemente te has aburrido del otoño
y del invierno subyacente en mi persona.

Pero si quieres, y respetando tu silencio,
me gustaría escribirte,
hablarte con mis "palabras",
con mis letras, con mis versos
y desnudar mi alma para ti,
como tantas veces hice, quizás,
sin que te dieras cuenta.

De todas formas soy consciente
de que tienes tu propia vida,
tu camino juvenil y soñador,
tus sueños, incluso, tan variados
y reales,
tan auténticos y sencillos,
y por eso no quisiera romper
esa magia que rodea tu persona.

Antes creí verte pasar y te saludé,
pero no respondiste.
Quizás me equivoqué y no eras tú.
Quizás las legañas de mis ojos
confundieron tu persona con una ilusión,
con un sueño y un deseo de hace años,
y si es así pido disculpas a la persona
que equivocadamente saludé
ya que no era para ella ese saludo,
sino para ti.

Un día pensé que era la hora
de hacer un alto en el camino,
de parar y dejar descansar
a un corazón atormentado
por los sueños y los celos;
de recuperar fuerzas,
tomar un trago de agua
en la fuente fresca de la vida
y reanudar la marcha,
convenientemente renovado,
para afrontar la última etapa
de un otoño, que termina,
y un invierno que se acerca
y en el que empiezo a caminar,
sin darme cuenta.

Quizás por esto mismo
la nostalgia se apodera y me abraza,
me hacer recordar y querer imposibles,
abrir puertas cerradas,
mirar pupilas perdidas,
buscar sonrisas apagadas
y voces mudas, que solamente
quedan ya como rescoldos en mi alma,
de un pasado que se escapa
lentamente de mis ojos
y que, muchas veces, no sé
si fue verdad o fruto de la imaginación
y necesidad de un corazón atormentado
y precisado de cariño.

Pero, a pesar de todo, es cierto,
lo confieso, me gustaría escribirte,
me gustaría hablarte, saber de ti,
intercambiar esas "mariposas"
tan nuestras,
tan charlatanas,
tan pizpiretas,
tan canijas,
que solo con mirarlas ya se alegra el alma
y los días parecen tener vida propia
y hasta la sangre circula con otro tono
musical por las venas,
y los sentimientos se ensanchan y estiran
en la búsqueda de aquel eco del pasado,
intentando traerlo aquí, ahora,
a este instante, a este momento,
a tu lado y a tus ojos,
aunque sea una utopía irrealizable.

Rafael Sánchez Ortega ©
25/01/18
11
2comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 85

Preguntas...

Cómo se añora la vida

cuando huidiza se escapa;

cómo se recupera el tiempo

cuando este se malgasta;

cómo cierran las heridas

cuando infectadas te sangran;

cómo se abraza el amor

cuando el amor es la nada;

cómo se nace de nuevo

cuando se te muere el alma…
6
1comentarios 35 lecturas versolibre karma: 82

Quien más, quien menos, una primera vez

Una mirada,
un pestañeo pausado,
y un secreto inconfesable.

Una canción,
una pequeña navaja,
y un corazón en el bosque.

Un cine,
una tormenta,
y bailar bajo la lluvia.

Un beso,
una mejilla,
y un corazón desbocado.

Un abrazo,
una sonrisa infinita,
y un porque sí.

Un portal,
una adiós que no se acaba,
y un suspiro al aire.

Un [lo sabe],
un [seguro],
y aún no hemos dicho "te quiero".
leer más   
16
8comentarios 102 lecturas versolibre karma: 99

Tormentas de arena y fuego

Abrasan cuerpos, destapan los trucos bajo el sombrero.

De la mano te llevo a través de las dunas. Los pies descalzos, las manos desnudas.

Como el que muere de sed, esperamos impacientes las primeras nubes. Cargadas, henchidas. Rosadas, plomizas.

Rompió la tormenta, y por fin empapamos los ojos, los labios, las palmas, los dedos.

Oasis de palmeras abrazan los miedos. Los amansan. Hasta convertirlos en pequeños granitos de arena que caen y se amontonan, se pierden en la inmensidad.

Somos halcones libres. No volvemos a ninguna mano cetrera. Ningún lienzo de cuero curtido nos pesa en las plumas.

Charcos mágicos en mitad del desierto. Los genios de las noches, cargadas de estrellas. Pintadas de ternura.
leer más   
4
4comentarios 33 lecturas versolibre karma: 73

Soneto. Estrellas

El volcán de mi alma, sin más abrigo,
se me infecta de lava sin salida
y otro año, que acaba, se muere en vida
esperando el abrazo de mi amigo.
Mi corazón solitario es testigo
de carencia de afecto sin medida
y el dolor, que es más dolor sin herida,
me impregna soledad si no es contigo.
El mundo está lleno de caras bellas
y hay millones de personas buenas.

(Pero...) ¡ Sólo tú me elevas a las estrellas !.

El mundo está lleno de caras bellas
y hay millones de personas buenas.

(Pero...) ¡ Sólo tú me elevas a las estrellas !.
leer más   
15
2comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 87

Ahora sí sé lo que quiero

Quiero subir tan alto como pueda
para estar cayendo durante toda la eternidad.
Pues sólo así el frío de ahí fuera
podrá abrazarme sin que hable la ciudad.

Quiero darte la espalda durante un segundo
y que me parezca un castigo infinito.
Pues es lo que me enseñó vuestro mundo,
me lo tienes que quitar para que valore el hito.

Quiero que me grites en la cara
y te quedes tan a gusto como puedas.
Pues va a ser tu más preciada bala
antes de que veas cómo mi otra voz me enreda.

Quiero que el oro y los diamantes hagan reverencias
a todos los que sangran por el premio.
Pues tan sólo desde su inconsciencia
se puede entender que permitan el asedio.

Quiero detectar con tiempo, cual radar, a los alcahuetes,
y ver su marcha con remordimientos en la nuca.
Pues me gustan los niños adultos sin juguetes
y los demás están más de más que nunca.

Quiero que no cuenten conmigo
porque ya ni decepciono.
Pues el cuco siempre vuelve al nido
después de días sin su todo.

Quiero tenerlo aun sufriendo de más
porque no merezco lo que espero.
Pues estuve delante y detrás
y ahora sí sé lo que quiero.
5
2comentarios 49 lecturas versoclasico karma: 58

¿Que es el amor?

¿Que es el amor?
¿A caso no es como un manantial
que nace en las aguas más cristalinas de un corazón que ama?

Eso es el amor
un sol radiante en una bella mañana
el mejor paisaje que ha quedado marcado indeleble en la memoria.

El amor es un sentimiento secreto que nunca tiene su propio fin
que ni los años podrán hacer en el metralla
en el más puro sentimiento que tengo por ti.

El amor es una aventura que crece a raudales en mi interior
es una hermosa canción que basta con escuchar una sola vez
para quedar impregnada para siempre en los más íntimos recuerdos.

Eso es el amor
un valor sin precio, una tierna caricia, un perdón supremo
un te escucho con calma, un abrazo tierno en la mañana.

Es el momento oportuno para acercarme a ti
y saber que en ese momento eres todo lo que tengo
a pesar que a veces no tengo nada.

El amor es un refugio seguro ante la tormenta que arrasa
el saber que siempre estarás ahí cuando más me haces falta,
un destino al final del camino en una sola palabra.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
20
13comentarios 183 lecturas versolibre karma: 98
« anterior1234550