Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1502, tiempo total: 0.025 segundos rss2

Senryu

Lenguaje mudo

Fracción de eternidad

Es un abrazo
leer más   
7
sin comentarios 20 lecturas japonesa karma: 92

Ya fui poema y canción♥♥♥

Ya fui flor y fui espina
ya me rompi en mil pedazos
ya sali despues del ocaso
ya subi y baje de la cima.

Ya me despoje de la avaricia
con que se vive en otra dimensión
ya fui poema y fui canción
fui abrazo y fui caricia.

Y cuando no hubo más voluntad
para abrir el cielo ante mis ojos
se me vistio el alma de rojo
con tacones de verdad.
leer más   
10
10comentarios 39 lecturas versolibre karma: 107

Ojitos tristes

Se dejaron la chispa, su luz, en alguna esquina. En la intersección entre el bombeo de la sangre y los equilibrios al soñar. Entre las caricias y las espinas.

Cuántas veces se cerraron con todas sus fuerzas para soñar más alto. Para sentir más fuerte.

Cuántas se cerraron flotando en lágrimas, esferas transparentes, imperfectas por la gravedad, que las deforma y las arrastra por las mejillas hasta que saltan del pómulo al suelo.

Cuántas miradas al centro de la Tierra. Como en un viaje de aventuras, indagando la manera de llegar al tesoro.

Cuántos cruces furtivos en escaleras. Entre la multitud. Conectaban a la perfección. Con miedo, y a pesar de eso, seguían buscándose. Como luna y lobo.

Cuántas miradas a las estrellas. Guardianas de esperanzas. Luces que duermen al alba.

Cuántas conversaciones en silencio. Cuánto pueden hablar unos ojos.

Y mis pestañas abrazaban las tuyas. Mis retinas guardaban tu esencia. Mis párpados eran lienzos de tus locuras. Ventanas de mis colores.

Ojitos tristes.
Ojitos cansados.
Ojitos dulces.


Llenos de magia. Pintados de flores.
leer más   
11
17comentarios 39 lecturas versolibre karma: 96

Sentimientos taciturnos

Hoy mis sentimientos amanecieron taciturnos.
Las palabras decidieron acompañar tu pretérito desconsuelo.
Aquella espera,
que fue la mía.

Y el sol del mediodía, parece no calmar el frio de la noche sempiterna,
que es la nuestra.
Deja las palabras revolotear tu espíritu en silencio,
ellas son niñas de la noche,
y recogen el calor lejano de las estrellas,
para colocar una guirnalda en tu pecho,
que tanto anhelo.

Ellas,
flotan paciente en nubes de la memoria,
recorre cielos oscuros y acarician ríos y riscos húmedos
esperando reconocer tu alma,
llenar tus vacíos de ansias enclaustradas.

Deja las palabras recorrer tu aliento, abrazar tu hastió.
Te las presto, te las regalo, ¡Amada!.
Prefiero que mi dolor sea mudo y conformado,
que imaginar una perla de cristal recorrer tu mejilla,
sin que mis labios la detengan.
en los tuyos.

www.youtube.com/watch?v=QgPiKgaMUA0
leer más   
12
12comentarios 52 lecturas versolibre karma: 96

Había olvidado

Había olvidado,
lo difícil que resulta olvidarte.
Que las arenas de la vida solo refleja las huellas de mis pies,
y la pena de saber que en otras playas las mías,
no son las que te acompañan.


Que el silencio duele,
y que mis cartas al alma sin tus ojos,
son gotas de agua que desembocaran al rio de Leteo.
Las mismas cartas que tome para poner,
en otros rostros la razón de mis palabras,
la culpa de mis cicatrices.

Que había inventado una vida en el lado oscuro de la luna,
para huir con Erebos y el reflejo de tu sombra,
y así desterrar en mi memoria,
esa carga que me abraza,
en este desierto que se muestra bajo mis pasos cansados,
de nuevo.

www.youtube.com/watch?v=bDSRJ8sJt6c
leer más   
5
sin comentarios 13 lecturas versolibre karma: 59

Desde aquel día

Y aquí me tienes, frente a ti
Sentada mirando tus ojos
Y tú los míos
Escudriñándome sigilosamente, lo se
Me doy cuenta, soy observadora
Me miras y te sonrío
Te parece un sueño que este frente a ti
Lo deseabas tanto y yo no tanto
Pero al final, cedi ante tu encanto
Me gusta tu sonrisa, me decías…
Me gusta tu encanto me repetías…
Y aquí seguimos mirándonos,
Y el café enfriándose..
Tomaste mi mano con ternura, y la besaste
Acariciaste mi cara, y me diste un beso
Desde ese día, ya no fuimos dos..
Tu cuerpo y mi cuerpo se fundieron en un
Abrazo y fuimos uno solo…
leer más   
4
2comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 55

Rayo de luz atemporal

Pequeño rayo de luz atemporal
en una vida indigesta
colmada de imágenes,
de ruidos,
de pensamientos insondables...

Pequeño lapso instalado
en el ahora,
en esta realidad austera
que llega sin avisar,
que invade un momento hallado
no buscado,
pausado...
como el movimiento de un ave irreal
que se cuela en tu pupila.

Fugaz segundo
encendido
por miles de luces brillantes,
de pequeñas almas que gimen
y susurran en nuestros oídos
palabras impronunciables...
y una dicha que abraza nuestros cuerpos
envueltos con miles de experiencias ya vividas
que se alzan
hasta la cima de esa montaña
que nos observa
al otro lado de la ventana de nuestros sueños,
a la luz de este instante sobrevenido
que nos engulle sin más.
leer más   
5
3comentarios 22 lecturas versolibre karma: 74

Ufff...… Que día, Umhh… Que noche!

Es un día de mucho trabajo,
un día de cansancio y de fastidio,
donde el almuerzo… un caldo de ajo,
y el descanso, con el contratiempo un idilio.

Es un día donde no hay respuesta,
un día que no termina,
donde fluye la letra muerta,
y donde la inspiración no germina.

Es un día que transcurre lento,
un día que no agoniza,
donde la impaciencia es el sustento,
y el transcurrir del tiempo martiriza.

Pero llegada “pronto” la invisible noche,
vuelve a nosotros la alegría y la vida,
cuando vemos a nuestro pequeño hijo
que con amor y gran derroche,
corriendo a nosotros un abrazo nos convida!


Rafael Puello
Barranquilla - Colombia
leer más   
9
6comentarios 76 lecturas versolibre karma: 103

Morir de piel

Prosaica madrugada
de almohada sin sueños
y velas sin lumbre.

Adormecidos los pétalos,
las flores se ven lánguidas.
Como gotas de lágrimas
que van cayendo
por la faz de una sombra
proyectada sobre la cara oculta de la Luna.

En el puño cerrado de la mano
guardamos las caricias nonatas.
Esperando la piel que las busque,
anhelando un abrazo con alma.
¡Cuánto tiempo malgastado
en reproches sin palabras!

No tocar es morir un poco de piel.
No besar es dejar secar la saliva.
No abrazar es desvanecer la calidez del espacio.

Estamos hechos de piel y roce,
tanto como de sueños y anhelos.




Hortensia Márquez


Imagen: de la película "La piel que habito"
21
18comentarios 147 lecturas versolibre karma: 115

Anocheciendo contigo, vida

Cuando un anochecer y un amanecer se unen, el Universo de la Vida cobra todo su sentido.
En sus manos acoge serena, a ese pequeño ser que amanece a la vida.
Blanco, puro y sin mácula, contrasta junto a su piel gastada, cuarteada por el tiempo y las batallas.

- Niño mío, yo te guardo.
Tu corazón naciente, pegadito al mío ya cansado. Así, latiendo juntos. Tu entrando y yo saliendo, en ese minuto regalo, que nos da la vida, para decirnos hola y adiós, entre besos y abrazos.

- Me gusta estar entre tus manos. No me dejes, necesito que me muestres el camino que debo tomar para no caer.

- No tengas miedo, estoy aquí para entregarte suavemente a la vida. Tu vida.
Será como si de un vals romántico se tratara. Acunadito mi niño, sin prisas; suave y dulcemente, meciéndonos juntos.

Después me iré, porque mi vida ya la recorrí. Las arrugas y los surcos de mi piel, reflejan el camino andado. Los sueños cumplidos, los que pasaron de largo. Las alegrías y las penas. Las soledades a solas y las compartidas, que son las que más duelen. Los silencios, las ausencias, los miedos, los dolores.
Lo que disfruté y lo que me ilusionó. Todo lo que aprendí y lo que olvidé. Todo lo que amé y lo que me amaron. Lo que entendí y lo que no logré entender.
Porque, ¿Sabes una cosa? Nunca llegarás a saberlo todo. Nunca aprenderás lo suficiente, para desterrar el dolor de tu corazón. Porque niño mío, vivir duele.

- Entonces llévame contigo, no quiero sentir dolor.

- No, mi niño. La vida es hermosa y has de vivirla. Tu corazón está preparado para sentir y amar la vida. Deja que crezca en ti ese amor y únelo con el de las personas que te rodean y con el de las que están por llegar a tu vida.

- Y tú, ¿Por qué no te quedas siempre conmigo?

- Yo ya viví, mi niño. Este es el testigo que te entrego, ahora es tuyo.
Que cuando tu piel se escriba de arrugas como ahora la mía, puedas decir... He vivido y ha sido hermoso.



Publicado en "Gente Yold" el 10 de Septiembre 2016
6
4comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 84

Porque la felicidad merece tu nombre (Letizia-Feliz -Cumple)

Porque la felicidad merece
vivir eterna en tu casa
ser la mano que te abraza
y la boca que te bese.

Porque no existe verdad
sino estas tu primero
porque no vale un te quiero
sin tu sinceridad.

Porque en tu pecho descansa
lo bello y lo importante
y el amor se hace gigante
cuando existe tu esperanza.
leer más   
5
3comentarios 38 lecturas versolibre karma: 81

Traición

Jeremías 17: 5 dice:

"Maldito el varón que confía en el hombre..."
Y yo, confíe en ella.
Y me sobrevino maldición,
por la desobediencia
de mi terco corazón.

Aquel mensaje decía :
"confío en tí, y siempre confiaré,
aunque se caiga el mundo"
Y, he aquí,
el mundo cayó a mis pies.

Entregué todo mi corazón
a quien no debía,
mi amor y cariño
era para mi mejor amiga.
De ella eran mis sonrisas,
ella,
me hacía olvidar entre platicas,
hasta de mi familia.
Mi tiempo, mis abrazos,
mi alegría, mi todo.
Tendidas hacia ella,
mis manos.
Sin darme cuenta,
al pasar del tiempo,
de su corazón negro,
fui probando su veneno,
quiso mis ojos, y mi camino,
se llenó de envidia y quiso mi destino.
De mis fuerzas tomó posesión,
y así me dejó,
postrada en la nada,
sin aliento, y con dolor,
quizá desahuciada,
hasta arrancarme el corazón.
Quiso quitarme la vida,
y usurpar mi lugar,
con su imposición.

Luego de escalar de sufrir en sufrir,

Entonces entendí, que solo a Dios,
se le debe adorar con devoción,
solo Él pudo reparar,
cada Partícula
de mi quebrado corazón.

De mi amiga conocí,
la miseria humana,
que jamás imaginé,
aun así,
después de levantarme,
un abrazo le di,
y un te quiero le dejé.
leer más   
7
4comentarios 60 lecturas relato karma: 81

Ya no quiero imaginarte (@_Sejmet_ & @Verín)

Ya no quiero imaginarte
recorriendo los rincones de mi cuarto,
ordenando en los armarios esta historia
que escribimos a dos manos en el aire.

Ya no quiero imaginarte
abrazando con tu luz las soledades
que las horas han guardado en mis pupilas
y los días posan sobre el calendario.

Te imagino
dando lustre a las flores del jardín,
esparciendo por el cielo un nuevo azul
cada albor que interrumpa
el mismo sueño.

Te imagino
decorando con sonrisas el salón,
descorriendo la nostalgia de una vez
y besando cada uno de mis miedos.

He engañado a la memoria con futuros
de ornamento en la pared
porque temo enfrentarme a la verdad.
Te marchaste, ya hace tiempo,
y aún te guardo en mi bolsillo.
¿Dónde escondo los latidos del reloj?

Voy tejiendo los momentos que mi mente
ha dibujado,
escuchándote en la notas de un violín.
Cada vez que te imagino siento un nudo aquí, en el pecho,
presintiendo que muy pronto volverás…
y hoy me tiemblan en las manos los diez dedos
y me baila de contento el corazón.

Cuánto ruido hacen los versos
que te esperan...
Cuánta prisa se apresura
por mis venas...



("Ya no quiero imaginarte" se está convirtiendo en canción gracias a la música de @eimosfromfield y la voz de nuestro querido @TuroCarballo. En este enlace podéis ver el primer ensayo en nuestro canal de YouTube, Poe&cíA: youtu.be/FRpKkFzigjU . Esperamos que os guste... )
18
16comentarios 225 lecturas colaboracion karma: 92

Cuando era felíz

Recuerdo cuando era feliz...
cuando lo único que hacía, era reír
cuando el único dolor
era el raspo en las rodillas.
Recuerdo cuando era felíz y no lo sabía.

Recuerdo cuando disfrutaba las cosas
sencillas de la vida
de un abrazo, de un helado
o de un día soleado.

¿Para qué era que queríamos crecer?
mmm no sé.
leer más   
11
2comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 88

Hogar, dulce hogar

Rozo con la punta de los dedos las ramas más altas
que besan el cielo
con la misma dulzura que lo acarician
y lo amansan.
Los pájaros le han declarado la guerra a las nubes
por intentar ponerle un límite a su infinita imaginación.
Y cantan burlones
que son libres y rebeldes,
que ni ellas
ni la peor de las tormentas
podrán jamás atrapar sus alas
sino desearlas,
como se desea la imposibilidad de todo aquello
que no se puede tener.
Y que su única patria
es y siempre será el viento
por ser el único capaz de amar su libertad.
Huele a enero y a tierra mojada.
Me he empapado los pantalones de barro hasta las rodillas,
y he rugido hasta doler la garganta.
La brisa es fresca
y me susurra al oído que me suelte el pelo,
que deje libres a todos mis monstruos,
porque hoy
mi instinto animal
se siente más salvaje y puro que nunca
y es capaz de dejarlos en bragas
en las mil y una batallas
que les proponga el viento.
He abrazado a la luna
con el corazón abierto de par en par,
y sin darme cuenta,
ha llenado sus esquinas de flores
y de toda la belleza y vida que tengo a mi alrededor.
Para que cuando sienta que no soy de ningún sitio,
que el único que me acompaña es el viento,
entienda que mi verdadero techo lo tengo dentro.
Que todo esto forma parte de mi
porque yo soy parte de todo esto.
Y que nunca estaré sola
mientras los pájaros sigan siendo libres y rebeldes,
el suelo, de vez en cuando,
siga oliendo a tierra mojada,
y la luna siga llenándome el pecho de flores mientras duermo,
para que nunca olvide quien soy
ni de donde vengo.
leer más   
9
8comentarios 90 lecturas prosapoetica karma: 89

Ramitas de vainilla

Cuarenta y cinco grados es el ángulo de mis pestañas sobre el horizonte. Posadas en páginas salpicadas de historias.

Rododendros mágicos en bosques perdidos son mis sueños. Nunca mueren. Nunca se apagan.

La imaginación camina de puntillas. Me trae ramitas de vainilla.

Helechos como antifaces entre el sotobosque. Me guardan de garras. Me refrescan los pensamientos.

Caigo entre cascadas con pájaros que las atraviesan, en picado, y con sus alas impermeables rebotan las gotas líquidas.

El vapor fresco inunda mis rizos. Mis hombros. Mi espalda. Recorre mi vientre. Mis dedos. Mis muñecas. Mis huellas.

Huelo a tierra mojada. A marrones rugosos de troncos que desafían las alturas. Líquenes como mantitas colgantes, mullidas sobre sus ramas.

Sabor a clorofila. Es la conexión entre mis neuronas. Pienso en verde. También en añil. En rojo fuego y en amarillo yema. Como la de los huevos de avestruces, enormes. Como los cráteres de la Luna.

Fotografío el universo con cada parpadeo. No quiero perderme el cielo por mirar sólo al suelo. No quiero dejar de abrazar la hierba por mirar sólo atrás. Sólo hay una vida. Una.

Y soy crisol de metales. Burbujas que surgieron en fraguas, incandescentes. Yunque tenaz, retumbo en el silencio de la noche, reluzco en el cenit del día.

A ti, lector, te regalo una página de mi diario que nunca escribo: el que siento y grabo por dentro. Contigo, cómplice lector, comparto un secreto. A ti, fiel amigo, te confieso que vivo.
leer más   
15
15comentarios 92 lecturas versolibre karma: 91

Mi sentido Animal

Leona: para proteger de la amenaza a mis críos.

Oveja: humilde y obediente a la voz de mi señor.

Cabra montesa: para huir lejos a un recoveco de la gran montaña cuando
me rompan el corazón.


Camaleón: para pasar por desapercibida ante el peligro.

Osa: para darte un rico abrazo en el crudo invierno.

Petirojo: para cantarte una melodía en tu siesta del mediodía.

Gacela: para correr con agilidad cuando te vea cruzar el portal y con simpatía darte la bienvenida.

Delfín:para hacerte una fiesta de encanto cuando triste estés.

Murciélago: Mi radar en operación, para detectar a tiempo la calamidad. (ese me está fallando últimamente)

Hormiguita: pequeñita pero trabajadora para construir un hogar.

Colibrí: con ágil aleteo para llevarte buenas noticias.

Minino: para ronronearte cuando no puedas conciliar el sueño. (aunque este no le guste a Alejandro)

Caballito de Mar: Leal hasta siempre cuando mi amor verdadero llegue en un barquito por altamar.

Letizia Salceda,,,
leer más   
11
8comentarios 71 lecturas versolibre karma: 89

La boca llena de grano

Yo armado con una pala,
tú con otra,
enterramos nuestro amor,
no pusimos cruz,
pero tierra,
semillas y piedras,
y suspiramos: ¡al fin!
Allí reposa su cuerpo,
su boca llena de grano,
como sus manos,
tan ásperas los últimos días.
Nos miramos,
abrazamos y con otro:
¡al fin!
nos despedimos.

Creció la hierba,
el corazón se hizo pasto,
tímido,
de la alegría del silencio,
del incendio de las amapolas,
pero al final brotó,
brotó
entre la oxidada hierba
un jazmín
y de su flor el amor,
ese mismo amor enterrado,
¿qué hacer? No soy de mar,
no he nacido con sangre de pez,
sino con ese milagro terrestre
que florece una y otra vez,
no importa cuantas veces
lo entierre, aquí está,
una vez más naciendo
con la ternura de las flores.


.
leer más   
14
18comentarios 117 lecturas versolibre karma: 98

Oníricos

Trasparentes de cuerpos,
como enérgicas entidades que se dispersan en inmateriales sustancias.
Cuerdas de la tarde componen el nacimiento de la mar y se ríen cómplices con nosotros.
Amarrados nos retratan las ultimas aspas del sol.
La brisa nos roza como tambores de indios abstractos presagiándonos.
Estalla el cielo y un alma incontenible pinta deseos naranjas en la tarde.
Y abres tu frasco de esencias iluminando la sorpresa en mi rostro.
La belleza crece entre nosotros mientras nos abrazamos
y murmuras en mi oído que los espíritus nos sobrevuelan.
Y así, puedo sentir en vos las alas de los que libres sueñan.
4
1comentarios 20 lecturas versolibre karma: 53

Una señal ¡

Mis lágrimas están contenidas en un odre.
Cada paso que doy, no lo siento, huyen de mi propia sombra.
He perdido la orientación.

Mi sol se ha quedado inmóvil como en la tierra de Jericó. Pero no siento calor.
He perdido el horizonte dibujado con sueños que prometían ser realidad.
No los puedo alcanzar.

El cielo me ha lanzado una escalera, me pregunto si yo debo subir o esperar a alguien bajar.

Mi corazón tiembla y me pide piedad, un momento de relax.
He dejado de hablar, mi garganta tiene vidrios rotos y mi alma en trizas está.
En la noche me refugio y duermo en posición fetal, abrazada a mi almohada,
escuchando las voces del infinito y recordando el lugar en el que nunca sola me sentí,
pero mi madre dijo que no me podía quedar allí, porque la vida es sagrada y hermosa,
pero con sabiduría del cielo hay que saberla guiar.

Señor Mío¡ Magnifico tu nombre porque en el dolor también hay que saber alabar.
Que tú no eres más que sabiduría, poder, justicia y eres Amor,,,
oh mi Dios, derrama sobre las almas abatidas y corazones quebrados un
hálito de tu magnifica bondad.
Porque la vida aquí en la tierra es maravillosa,
pero con dolor es complicado encontrar la verdad.

Dime señor si yo debo subir o esperar a alguien bajar... Dame bondadoso señor una señal ¡


Letizia Salceda,,,
leer más   
12
16comentarios 122 lecturas versolibre karma: 106
« anterior1234550