Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 365, tiempo total: 0.023 segundos rss2

Aguas

¿Has visto una piedra caer en el agua?
Así se propagó tu ausencia dentro de mí.
Un mazazo inclemente
que llevó sus ondas
a todos los rincones de mis aguas.
leer más   
11
11comentarios 31 lecturas versolibre karma: 105

Aguas gélidas

Estoy hundido
como barco de papel
en la laguna.

Bajé a tu fondo.
Solo encontré basuras
en aguas gélidas
leer más   
5
2comentarios 27 lecturas japonesa karma: 66

Copérnico se equivocaba

La Tierra gira alrededor de su ombligo. Además es ciega y sorda. Es un ego desmedido. Tanto que, como Saturno devoró a sus hijos, se come sus propias entrañas.

El mundo rota alrededor del dinero. Manchado de ansias incombustibles. De mentiras y miedos. De corrupción y guerras.

La manta bélica deja dormir al raso muchos corazones. Endurecidos por las balas como si hubiesen echado hormigón a sus latidos. Sobresaltos nocturnos para tristezas en vela.

Somos la carcoma de la galaxia. Buscamos vida en Marte para hacer caja con viajes marcianos, todo un lujo al alcance de pocas manos. Y mientras, reventamos el planeta azul.

¿Azul? El aire se mastica, las aguas se eutrofizan.

Y las focas huérfanas de piel. Los conejos infectados en laboratorios. Los elefantes sin marfil, sin mes de abril. Un tigre de Bengala en la alfombra de un majara. Una garza disecada en las aguas estancadas. Un pez que se asfixia y un polluelo que no vuela.

Quiero pensar que algún día abriremos los ojos. Que agitaremos las ganas con viento y magma, que la corriente eléctrica surgirá al rozar unos labios, al besar unas manos.

Que la hierba tejerá sábanas frescas. Que las flores pintarán mi pelo. Que la lluvia silbará mañanas. Que la tierra germinará en tu suelo.

Quiero un mundo libre. Corazones justos. Quiero soñar despierta, surcar las nubes entre mil pájaros al vuelo.
leer más   
10
25comentarios 112 lecturas versolibre karma: 100

Mujer Valiente

Tu que surges de los caudames mas reconditos
Tu que afloras de los jardines de tus sueños
Me llaman valiente como estas aguas
Como la sonrisa que envuelvo ante mis porques
Soy la noche de alma guerrera
Por nacer de las entrañas de la tierra
Me llaman mujet valiente porque con mi fuerza derrumbo fronteras
Porque surgi de la cenizas
Porque entre las llamas del fuego alza mi vuelo ..
Si soy mujer valiente ... porque tu no ??
Porque tu no mujet valiente enfrentas con tu brisa
Tus dias y sueño ??
A ti que luchas por cumplir tus sueños..
A ti porque cada amanecida , cada pena , cada alegria ...
Cada sueño , entre tus noches y dias .. todo esto valdrá la pena
Valdra la pena que eleves tus manos al cielo inifnito
A ti mujer valiente ... haz que esta vida sea un baile sin fin
Un baole donde existan los sueños posibles
Donde tu seas feliz
leer más   
9
1comentarios 60 lecturas versolibre karma: 92

Haiku

Lleno el embalse,

un biberón de nieves,

aguas arriba
leer más   
12
2comentarios 49 lecturas japonesa karma: 91

Plástico

Es probable
que detrás del plástico,
haya gente
cuarteada,
con la carga de la vida
desordenada
en la acera,
el corazón seco
y las manos aguadas.

Mientras tus ojos
de plástico ven
una alegría
coloreada
y fría,

yo veo
las cenizas
de una mujer
olvidada
y vacía.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
10
5comentarios 51 lecturas versolibre karma: 83

Quise ser

Quise ser, arena movediza
entre tus manos
que deslizara y quede pegándose
a tu piel cual musgo,
y bebiera de manantiales
que de tus raíces surgen.
Quise ser, río crecido y
solo en ti encontrar calma,
que tú hubieras sido
el mar donde mi caudal,
desembocara lo bravío
de mi corriente.
Quise ser, nube cargada
de gélido granizo
y esa furia tú calmaras.
Que tus aguas termales
se encontraran con mi frío,
y se tornaran cálidas.
Quise ser, desierto
y vertieras en mí:
rocío, lluvia,
cada fluido que de tu ser surgiera,
hasta que en mi desierto
corran venas cristalinas
con tus aguas.
Quise ser,
luz que tu sendero alumbrara,
para guiarte a mí,
en cada oscuridad de tu alma;
en toda madrugada
ser ese rayo de luz
que tu rostro alumbrara.
Quise ser todo,
fui casi nada.
Solo un suspiro
en el viento,
solo un recuerdo olvidado.
leer más   
14
11comentarios 99 lecturas versolibre karma: 83

Celeste

Celeste, de verdes ojos & afilados labios rojos,
tengo envidia del cigarro que muere entre tus dedos,
que besas & besas mientras miras sin mirar,
& he memorizado esa forma en que trazas figuras
sobre el aire con manos ansiosas al hablar & cantar &,
oh Celeste, arrancarle una sonrisa a tu rostro
mientras piensas en el tiempo, la vida & la muerte,
es Ítaca para este Ulises que llevo en el pecho,
mujer de egregia idiosincrasia e inmortal autonomía,
te rebelas igual que una flor a la gris aridez de la ciudad,
Celeste, luna en mi espejo de aguas sosegadas,
me enamoro de ti lentamente, suavemente,
en silencio, como las majestuosas cosas
que en esta vida pasan desapercibidas
entre el horror de las horas ciegas & empecinadas.
Fuma & ríe con un ápice de larga tristeza en la mirada
mientras desangran las horas sobre al crepúsculo
& nos toma la noche sorbiendo el licor de la vida
como dos niños que han jugado una broma al mundo.
¡Un signo más de libertad & un triunfo más sobre la muerte!
canta dichoso el pájaro desvalido en mi pecho,
nos despedimos, & yo juro que esa tarde he amado.
2
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 28

El Amor Es Natural

Por caminos sin retorno
navegando sin timón y brújula
La pasión se labra a pulso sostenido.
Somos las huellas almacenadas en el tiempo
que solo buscan en una noche divina
embalsamar el aliento de fresa orgásmica.

¡Oh, mujer de mirada furtiva!
permite que mis labios sostengan tu panal de aguas dulces;
tus senos como granizada montaña
esperan ansiosos el beso y la caricia
mis manos se ocupan.

Fluye la energía,
es el acto de meditación más profundo
todo se detiene de lo sublime al éxtasis.
Una caja de Pandora
la locura se instala
solo el silencio es testigo
mudo y alcahuete.

Mis labios aprietan su impulso
es reversillo su ataque y los músculos se tensan
como la guillotina del verdugo
dispara su golpe mortal,
atraviesa el orificio,
rumbo al sacro templo.

Tus labios resisten al ataque
el pandemónium cobra vida.
Cuando gimes te acercas a lo maternal
la inocente hembra que lucha contra las tinieblas
es un grito que sale del diafragma,
poderoso músculo
que logra sostener la mayor nota del arpegio.

El amor es natural
el sonido original
no hay palabras y si las hay
es pidiendo que el fuego no se apague.
Un volcán con lavas enloquecidas que te abrazan los pies
somos uno en la intimidad,
acaso dioses encarnados
Dando vueltas.
Que volátil se vuelve el corazón,
siento su palpitar
No hay preocupación
Todo es natural.
Los minutos pasan,
parece una eternidad
no hay tiempo y espacio
el amor correspondido no tiene límite
es tierno
callado,
y sobre todo consecuente.
leer más   
4
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 48

Mis Días

Entre pensarte, extrañarte, idealizarte e imaginarte me transcurren los días; transitan las noches taciturnas y llegan a mí famélicas madrugadas.

Siempre con este fiel apego e infinita esperanza, persistentemente surcando los cielos del edén, cancerbero de la entrada a esa utopía que construí en mi mente, para acortar de ti tanta distancia.

Sosegado, aguardando como centinela pasan mis días mientras termina esta espera, expectante al instante en que las aguas en las que navegas tomen su cauce y a mí te traigan.

Permaneciendo en este invierno con su gélido abrazo, sabiendo que la primavera me acariciará con su tórrido roce y vendrás entre flores y mariposas que despiertan de su letargo a la espera de lo que ha de ser; añorando que coincidas con mi anhelo y total querer, y que los astros se enfilen a mi favor, y dejen de ser mis días tan colmados de tu ausencia, tan rebosados de esta necesidad de ti.

Y así van mis días.

David Felipe Morales
28 de Octubre de 2015
5
6comentarios 46 lecturas versolibre karma: 76

Noches de agua salada

Noche, oscura noche. Confidente y espía, guardando secretos de aquellos que no conoces. Paño de lágrimas, de sonrisas secretas y miradas perdidas que buscan una respuesta en tu resplandor mediante el brillo de la luna y estrellas.
Medianoche, momento del día donde la coraza se rompe, donde las compuertas que retienen las aguas en nuestro interior se abren y deja en libertad al manantial que tenemos guardado, sin filtro.
Lloramos porque tenemos fisuras, lloramos porque ya no podemos mantenernos en pie, seguir luchando por caminar un día más hacia el sol, ese que nos invita a ir hacia él con su calor y brillo, apartando las sombras que nos acechan.
Mírala a ella, llora mirando a la luna, pidiendo algo que ni ella misma sabe. Solo quiere que todo se acabe, pero no sabe como conseguirlo. Ella contra el mundo, ¿qué puede perder cuando ya ha perdido todo? Su almohada su refugio, su cama su escondite, su peluche…su protector.
Escudándose de las voces en un mundo donde no pueden alcanzarla. Lejos, ella se va lejos cuando las voces empiezan a increparle, cuando se cuelan por sus oídos e intentan atraparla. Palabras vacías, pero aun así dañinas solo de escucharlas.
Noche, tú que estás ahí con ella en sus momentos de debilidad, momentos de lágrimas y desolación, ¿qué le ocurre a la chica? Tú que estás ahí cuando deja su coraza de caballero y baja la espada, porque llega un momento en que le pesa demasiado la carga que lleva.
Noche cálida, noche fría…noches de agua salada por las lágrimas que se escapan de sus preciosos ojos contra su voluntad.
Noches de agua salada que muestra sus heridas.
5
3comentarios 56 lecturas relato karma: 42

Ley de atracción

La ley de la atracción se basa en órbitas,catalizadores, variables y alguna que otra incógnita que nunca han de resolverse, ya que el misterio es el elemento esencial en esta teoría tan subjetiva como poco acreditada.

Nuestros anhelos y voraz curiosidad cogen las riendas en arranque de lucidez o de temeraria ingenuidad. Eso que deseamos con vehemente pasión y alimenta nuestros sentidos (el sexto el que más) nos arrastra hacia encuentros inevitables, nos hace girar en el espacio y el tiempo, como caballos salvajes galopando a través de las estrellas.

Volvemos a creer. Somos invencibles.

Dentro de lo cambiante influyen y fluyen muchos factores, desde el desvarío atmosférico, véase aguas desbordadas, ventoleras o lunas fulgurantes, hasta la música que suene. Aquí hay que procurar que nunca halla exceso de violines.

Se permite la excentricidad en su justa desproporción, desde estampados florales hasta el más escandaloso de los aforismos. Hay licencia poética ilimitada para vivir.

Es esa ley que te empuja a querer saltarte otras, en cualquier estado,en especial el líquido.

Reacciones físicas espontáneas, química fuera de toda tabla periódica, e incluso encima de ella, donde haga falta.

Es un baile, un dejarse llevar, siempre a un lugar bonito. Los pasos también son palabras danzantes, diálogos súbitos a años luz, sintiéndose muy cerca. Incluso sin piel.

También hay dudas de las no razonables, ¿ Será un sueño?.
Con respecto a esto último, es mejor no cuestionarlo y dejar la ventana abierta para que trepe lo irresistible y se cuele en tu habitación.

Otro día escribiré sobre catalizadores.
10
8comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 92

Birimbaos y timbaletas

Tempestuoso, hermoso y maldito el mar brasilero que empujo mis velas al estuario de aguas calmas. Pasa por mis hombros tostados la fresca noche y en la proa contemplo el negro cielo. Las estrellas se encienden una a una reflejandose en mis pupilas y en la costa hay pequeños pueblos de pescadores que decoran sus calles con guirnaldas de coloridas luces.
A lo lejos escucho birimbaos y timbaletas que se acercan en procesion a la orilla del mar con sus antorchas. Crujen lentas las maderas de mi barca cuando las mece las caricias del agua, el silecnio tambien es sonido cuando tu alma se afina con el universo.
Desde la bitacora toma vuelo bajito un viejo mapa que aterriza en mis zapatos mientras termino de servir la copa de coñac. Lo abro sobre la mesa y los astrolabios ruedan imantados hacia las brujulas, las brujulas se deslizan lentas hacia mis manos.
Fue ese el instante en el que supe que debia trazar nuevos rumbos, que debia preguntarme si la direccion era la correcta o si el mar me estaba empujando en sus caprichos.
Entonces las flechas vinieron del pasado y se incrustaron magicas en cada extremo del mapa, el coñan cayo al piso y las preguntas se abrieron en la mesa. Preciso constelaciones que me guien al deseo original, pero ¿como recordar el origen? ¿como recordar al deseo?
Lin Mik May me dijo que en algún momento del viaje iba a precisar recordar lo que olvido a propósito y me dio aquel extraño retazo de tela hindú. Pequeñas ramas de ruda seca, hojas de menta, semillas rojas de muérdagos y coquitos de ciprés estaban envueltos en aquella tela. Debía encenderlas con las ultimas luces de la tarde e inhalar lentamente cada momento de las hierbas mágicas. Así llegaría al recuerdo, así llegaría al origen del deseo.
4
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 54

Besarte en lunas verdes (Poema surrealista)

Quiero besarte en lunas verdes,

en árboles lozanos renovados,

y pastos verdes, suaves y delicados.


Sentirás mis besos de manzana,

tu cuerpo se prenderá, como una llama.

Volarán las cometas del amor

y los peces saltaran de los ríos;

tu corazón estallará en la pradera

haciendo ritos de gozo.


Quiero besarte, besarte en lunas verdes,

para tenerte en noches rojas,

desangradas en pasión...


Ábreme ya tu corazón,

que mis lunas verdes se acaban.


Mis labios se tornan también verdes,

su huella quedará estampada en tus mejillas,

cual sello de pradera.


De mis cielos caen escarchas,

de mis ojos vitrales verdes

que te miran con amor.


Vamos al monte Vesubio,

y estallaremos en la entrega.

Nuestros follajes entonces,

se abrazarán en fusión de cuerpos,

volarán todas sus hojas,

por los aires incoloros,

y se estacionarán en nuestras pieles.


Abriremos la fontana,

beberemos aguas nuevas.

Nuestro amor, se teñirá de verde,

y nuestro futuro, de esperanza...


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
11
8comentarios 74 lecturas versolibre karma: 92

Selene al rapsoda

He venido a decirte que conozco cada recóndita palabra,

que las sombras y su diosa no colaboran si no elaboran,

esos sueños alcanzables que quizá no conquisten la luminiscencia.

Sabedores de lo efímero,

conscientes de la materia,

celadores del crepúsculo,

hemos nacido en la cara del amor que nunca será visible.

Pero elegimos la espesura ,

el verbo frondoso,

las aguas abisales del ánima

y creamos bálsamo de todo lo destruido.

Antes de que el mundo fuera insomne,

ya guardábamos secretos.

Anónimos de un cometido perenne y silencioso.


Lo más estremecedor para la luna es su propio aullido.
12
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 86

La Sirena Samurái

Ella es inquieta y luchadora. Se mantiene atenta por si necesita de su ayuda. Pero jamás interviene porque sabe que los procesos son personales y únicos. No tolera el dolor, ni físico ni mental, pero eso en vez de ser una debilidad es una de sus mayores fortalezas. Le permite sentir empatía por quienes sufren. De sus ojos sinceros emana toda la fuerza con la que se puede comenzar el día. Son como fuente de Castalia. Si se la consigue, puede arreglarle la jornada. No hay oídos mas amables que los suyos, siempre dispuesta a calmar las aguas que no pueden contenerse dentro. No desperdicia palabras, así que, si decide regalarle algunas, aprécielo. Seguro servirán para traerlo de regreso a tierra. Locuaz y silente, monje y samurái. Ella puede serlo todo a la vez.
Una mañana, despertó con la sensación de ser el Monte Fuji. Le gustó tanto que sus cabellos empezaron a transformarse en un hermoso arcoíris que devino en azul rey. No hubo argumento que le hiciera cambiar su apariencia de sirena citadina. Es tan mágica que a veces parece irreal, pero sus clavículas emergen de su cuerpo para recordar lo humana que es.

Su tozudez es otra de sus fortalezas. Si decide creer en algo, cree. Si decide dejar algo, lo deja. No carga lastre. Deja que cada quien se hunda con su saco de piedras o flote con su cannabis mental. Puede ir por la vida haciendo amigos pero no se enclava en ningún afecto. Respeta las elecciones ajenas y espera que respeten las suyas. Quien la conoce, sabe que es afortunado en tenerla entre sus afectos, ella es como talismán que guinda de los corazones.

Ella va transformándose en su andar. Pero no se equivoque; es una sirena samurái, muy leal a sus ideales. A veces puede caer por las escamas que sobresalen de sus talones, pero cada caída, la hace mas fuerte y ligera. Como sus escamas son hermosas y tornasoles la gente quiere verlas. Cuando las personas se agachan para admirar esas hermosas escamas multicolores, pareciera que la reverenciaran. Por eso muchas veces la confunde con alguien de la realeza ¡Y quizás ella lo sea!

Hemos caminado juntas. Pero a medida que pasa el tiempo siento que ella apura el paso. No se si es porque me he vuelto lenta. Lo cierto es que pronto se me adelantará demasiado y cuando eso suceda, me quedaré con su holograma. Porque no me atrevería, ni siquiera pensarlo, en colocar plomos en sus extremidades. Ella es como esas criaturas que se ven flotando, apacibles y encantadoras, como las medusas en la fosa abisal. Esas que lo hacen a uno suspenderse entre nubes de emociones.

Será interesante ver a la sirena de este relato terminar su transformación camino al océano infinito de oportunidades. Quizás en algunos años usted se la pueda conseguir. Y, en lo que la mire a esos expresivos ojos, sabrá que ya la conocía. Querrá sumergirse en esas fuentes pardas de Castalia para conocer el futuro; pero ella no lo permitirá. Probablemente no lo dejará ser indiferente tampoco. Y cuando usted menos lo espere, caerá postrado ante sus talones lleno de escamas multicolores en una elegante reverencia.
4
sin comentarios 22 lecturas relato karma: 42

Veremos barcos...

Veremos barcos cruzando mares
con velas blancas sobre las olas,
veremos niños, veremos hombres
que los contemplan, y las gaviotas
de grises alas darán mil vueltas
sobre la playa de arenas sordas,
y es que la arena tiene su encanto
por el nordeste que da su forma
dejando asientos en los rincones
con atalayas que la coronan,
y aquella vista tan elegante
será el refugio de las esposas,
y de las madres de los marinos
que por las aguas pescan y bogan,
y estos retales son los recuerdos
viejos fantasmas que nos desbordan...

Veremos luces en las esquinas,
pequeños faros, cual mariposas,
veremos velas de cera blanca
que parpadean entre las sombras,
y más abajo, por la calzada,
pasan los gatos de largas colas,
pasa el nordeste, llega la brisa,
que se encarama por las farolas,
luego desfilan los caracoles
y las cigarras cantan y atoran,
aunque las vacas y las ovejas
están por prados rumiando solas,
y mientras tanto las madreselvas
cierran los pliegues que son sus hojas,
y aquellas sombras, nuestros fantasmas,
siguen muy dentro pidiendo rosas...

"...Y esta es la vida de los recuerdos,
vivos fantasmas que dan la nota,
pues nos abrazan tan fuertemente
que poco a poco, ya nos ahogan..."

Rafael Sánchez Ortega ©
23/05/18
10
4comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 88

Sequedad

Al ver el brillo de aquellos ojos me quedé.
Pero era un brillo fugaz.
En si, él ya era luz
apagada, muerta.
Allí, solo había un vago
intento por sobrevivir.
Él era agua turbia de jarrón
que hacía mucho fue limpia y clara.
De sus rosas que un día fueron fragantes
y frescas quedaban tallos agotados y rotos.
Sus pétalos negruzcos, dispersos por el piso
de a poco olvidó levantar.
Donde un día hubo sonrisas ,
ahora no había ni el intento por sonreír;
solo había muecas amargas,
y unos labios agrietados y sangrantes.
En aquellos ojos brotaban lágrimas,
que corrían en un rostro cubierto
de hendiduras que se corrían hasta el cuello.
De sus manos, ya no surgían caricias
solo movimientos bruscos y torpes
que herían más que acariciar;
de su voz, ya no sonaban dulzuras,
sino, palabras toscas y ofensivas que
azotaban y estremecian.
Y yo que creí ver un brillo en aquellos ojos
mas mi propia luz fue pereciendo,
fui deshidratando de a poco.
Mi sequedad fue tanta que corrí
buscando aguas de los cielos por cobijo
y luz solar que me alumbrara
¡ y no paré hasta encontralos!
leer más   
12
4comentarios 84 lecturas versolibre karma: 99

Mi país

Me gustan
los campos de su cuerpo,
crearé tribus
con mis sentidos
acampando en sus laderas,
beberé el horizonte
sorbo a sorbo
las lunas y lunares
dormire en su gramilla
besaré sus grietas
desmayando mi lengua
sobre sus aguas,
ese será mi país
territorio de deseos
esperando despertarse.
leer más   
12
8comentarios 161 lecturas prosapoetica karma: 85

Sales Plateadas

Aquella mancha plateada
en la quimera de tus oros
ha enchapado el estuario
tus lechos de plomo.

Líquidos donde bañas las balas
en la lejana mansedumbre
aguas olímpicas y claras
que preguntan tanta noche
en el brillo de otra luna
despierta entre niebla
y mujeres de luz
tan minúsculas y hermosas
decorando el caparazón.

Mientras el sodio cae
salando la tierra impresa
la impronta ferrosa del suelo
desprendiéndose de mí
esas sales que no sequé
(o no alcancé a atajar).
leer más   
8
6comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 96
« anterior1234519