Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2341, tiempo total: 0.021 segundos rss2

Aquella primera vez

Cuando yo te conocí pensé
Que era lo más hermoso que había visto
Y ahora no me resisto
A separarme de usted.

En aquella primera vez
Que me rozaste la mano
Sentí que todo lo humano
Cabía en tu pequeñez.

Ahora vivo de tu aliento
Del dulce sabor de tu boca
Siento que la alegria me toca
Y me desborda el sentimiento
leer más   
15
8comentarios 47 lecturas versolibre karma: 109

Los niños de la guerra

El sol ya no pinta filigranas en sus ojos,
se olvidó de posarse en su paisaje
y ahora su horizonte
no es más que una bruma infernal
en blanco y negro.

No entienden de rencores
ni de odios enconados,
no saben quien inventó la guerra,
su inocencia no alcanza a comprender,
quien les niega su infancia.

Ignoran que lejos de las bombas
aún sigue limpio el aire.

Y sueñan,
pues no hay misil que se lo impida,
con escuchar de nuevo el eco de sus risas
sin el miedo ovillado en sus entrañas.

Sueñan con un mañana azul,
con cielos cuajados de luceros
y lunas deslumbrantes.

Aurora Zarco.
leer más   
11
11comentarios 38 lecturas versolibre karma: 105

~~~Fue el viento ....

No, no fui yo...

La culpa
es del viento
Él fue quien me trajo tu sonrisa en su vuelo


Y ahora yo ...
yo tengo un sol en mis ojos

Y una letra por cada silencio
abriéndome el pecho en destellos

Y apresuro el paso

Me apresuro
a tocar su luz
a vestir su aroma

A verme en sus ojos

Y me apresuro ; Y me desnudo...

Y después huyo

Porque no hay piel ... porque no hay ojos

Porque no fui yo
Porque no fue él ..,

Porque fue el viento ; porque sé que fue él ....


Y sin embargo
Soy yo
quien siento ...

@rebktd
leer más   
20
22comentarios 92 lecturas versolibre karma: 118

Cuando el corazón escampa

Ya no llueve,
ya el cielo no nubla
sus arrabales
de montañas rosadas,
las viejas miradas
han dejado de ser
tan grises,
la lluvia ha dado
espacio al sol
sobre las mejillas.

El Jazz acampa
en los oídos,
de los apasionados
escritores,
que dan vida
a las letras en versos
de su universo.

El sol
ha dejado de quemar
la lluvia
ha dejado de doler.
las mañanas,
el pasto fresco,
el "Buenos días"
de una madre,
las ganas
de querer,
el querer poder.

Las mañanas
ya son frescas,
las tardes
han caído
cálidas,
y la noche
se ha vuelto nuestra.

Ya no hay escombros
en el cementerio de
recuerdos,
al son del fuego
se han vuelto cenizas,
se han ido
sin decir adiós,
el tiempo pasó,
y al mal
se lo llevó la brisa.

Ya
la falda de la luna
no baila sola,
y el sentimiento
olvidado
ha tomado vida
como recuerdo,
ya
la vida no va
tan lenta,
va rápida
para el loco
que fingió ser
feliz,
cuando siempre
habitó
en la mente
de un cuerdo.

Pero escampa,
para los ojos
que llovieron,
y ahora,
sale el sol
por las mañanas,
con su abrigo de piel,
para el corazón
que supo naufragar
algún vano
sentimiento perverso.
leer más   
14
16comentarios 61 lecturas versolibre karma: 92

Te vas alejando

Un nubarron de tristeza abraza mi ser,
me enseñaste lo maravilloso de conocerte,
mi corazón aprendió contigo a querer,
ahora me dejas sin rumbo... a la suerte,
puedo sentir, cómo el viento, de mí,
te aleja, y empiezo en soledad a perecer.

No fui lo que esperabas, me marcho,
pisando de este volcán de sentimientos,
las lágrimas, como la misma lava.

Mi alma quedará muda, porque las palabras
se marchitaron, entumecidas no encontraton
salida, ahogadas reposaron bajo los caudales
de tus desprecios, que lentamente me torturaron.

Y yo insisto, a veces desesperada te busco,
y puedo sentir tanto frío que congela mi corazón,
¿Qué más puedo hacer corazón?
solo darte las gracias por tu paciencia conmigo,
Gracias por tu amor, en mí no merecido,
gracias por lo que fue.
Solo sé que donde vaya, siempre en mí te llevaré.
leer más   
11
12comentarios 96 lecturas prosapoetica karma: 101

Sin Retorno

¿Para qué volviste?

Creíste la ceguera un punto de trance
y el balance obvió los valores rojos;
donde escondiste el secreto
murieron los silencios que dijeron
tanto viento pasajero.

Te presté atenciones y oídos
me quedé sordo de tanto escuchar
y el odio ahora me abraza dolido
esperando una última oportunidad.

Nunca quise esperanzas,
latidos y hemorragias casuales.
Solo quebranté un poco los mares
para llevar a mi ego de paseo.

Sin retorno.
leer más   
8
3comentarios 29 lecturas versolibre karma: 93

Ahora que no estás

Ahora que no estás, pesa tu ausencia
y el vacío inllenable de tu espera
falta el dulce olor de tu primavera
y el carisma que adorna de tu inocencia.

Ahora que no estás ,se acumula tensión
en los puntos donde más me duele
tu recuerdo golpea y hiere
y me hace trizas el corazón.

Ahora que no estás entiendo
lo que la soledad comprende por amor
el verdadero significado del dolor
y de la amargura que estoy sintiendo.
leer más   
14
14comentarios 89 lecturas versolibre karma: 95

Desazón

Cuando todo es nada
y ahora es muy tarde,
la luz oscura
se posa donde arde,
la herida insana
de una amargura
inexplicable.

Cuando nada es poco
y nunca es muy pronto,
la comezón en las pupilas
de los insomnes ojos,
secuestran la mirada
en un tembloroso foco.


Es cuando sales a la calle,
y deseas solo …
que todo acabe.

mello
leer más   
6
1comentarios 24 lecturas versolibre karma: 75

El Fénix

Caminando cabizbajo
en mi mundo de tinieblas
de un pasado de tormentos
sumergido en la miseria.

Voy pisando los pedazos
de aquellos sueños en vilo.
Ya mi sombra no distingo
las penumbras me gobierna.

La esperanza yace muerta
en los campos del olvido.
Los recuerdos son tormentas
y yo un náufrago rendido.

Inundado en mis memorias ya no busco redención,
solo quiero hallar la paz en este mundo de cartón,
de apariencias, de mentiras y de falsos juramentos.
Decepciones de personas que asesinan sentimientos.

A mi izquierda veo al diablo fingiendo ser pitonisa,
prediciendo mi futuro me señala la otra esquina
donde se encuentra la muerte con su macabra sonrisa,
esperando con paciencia. Mi hora llega, ya está escrita.

* * *

Desvanecen las tinieblas y levantando la mirada.
Una luz que me enceguece resucita mi esperanza.
Resurgiendo como el fénix desde sus propias cenizas
le veo expandir sus alas y alzar vuelo con la brisa.

Viento suave que acaricia
lentamente el corazón,
cicatriza sus heridas
llevándose mi dolor.

Al destello, con intriga le pregunto ¿tú quién eres?
Con voz tierna, bella y pura me responde lo siguiente:
"Soy tu padre, soy tu madre, soy tu hermano, soy tu amigo
soy el ángel que te guía, no te rindas, soy tu hijo."

Ahora avanzo y miro al frente,
hacia un mundo diferente,
a un futuro de promesas
que le sigue a mi presente.
El pasado ya no importa.
Las cadenas de mi mente
ya se rompen, no soportan…
ellas ya no me detienen.
13
5comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 93

El silencio de Maria

Oh! María
Madre del Silencio.
Madre del Misticismo.
Bendita seas entre todas las mujeres.

Te comunicas a través del silencio,
Sin necesidad de gestos, ni palabras,
Solo tu silencio es digno de abrazarnos,
en el más inconfundible de los sentimientos: El amor

Estas allí,
Como una esclava,
Mientras retienes a tu hijo entre tus brazos.
Tu mirada se pierde en la inconfundible piedad
Tu silencio nos conmueve.
Arrastras tu dignidad; entre el dolor y la sumisión de ver a tu hijo cadáver.
Con tus lágrimas enjuagas sus heridas,
Con tu cabello acaricias el rostro de tu niño.

Lloras a tu hijo,
Lo lloras en el profundo silencio de tu ser.
Acurrucas su cuerpo contra tu pecho;
Y sientes al niño reír dentro de ti,
Eres madre:
Eres mujer.

Tus lágrimas se desbordan aun más.
Cuando lo ves destrozado.
Injustamente lo ves caer una y otra vez; entre la furiosa
Impotencia del hombre; entre látigos y dolor

Lo vistes correr desde niño,
Lo vistes reír y jugar.
Y ahora lo ves tan cerca de ti, desgarrado, mutilado, ensangrentado,
Sin aliento,
Sin latidos en su propia muerte


Oh! María,
El dolor te hace fuerte.
El silencio cubre tu sufrimiento.
Removieron su piel entre vísceras y sangre.
Escupieron su rostro.
Y se burlaron de su dignidad.

Y tu allí,
En silencio.
Escuchando su última palabra.
El dolor al exhalar cubrió tu vientre de dolencia
Y conocisteis el dolor de parir la concepción de la vida.

El Cielo cubre tu silencio.
El viento trastorna tu cabello.
El silencio sepulcral se adhiere a tu corazón.

Una vez más atesoras su cuerpo contra tu pecho.
Y lloras junto a su padre.

Oh! María,
Ya todos se fueron.
Los asesinos, los blasfemos
Adoradores del placer del dolor,
Se burlaron de su cuerpo al dejarlo desnudo frente a tus ojos

Oh! María,
Tu alma inmóvil evoca la impotencia de mirar hacia lo lejos,
Tu silencio conmueve.
Tu silencio grita en tu alma
Tu silencio no es ausencia, sino aceptación.
En tu silencio escuchas la voz de tu hijo.
Sed de Justicia.
Sed de Ti



Oh! María,
Tus ojos Misericordiosos enjuagados en lagrimas visualizan las migajas de tu hijo
Aguantas el dolor, la ira, la impotencia.

La verdad rasgada por la indiferencia del hombre ante tanta maldad.



Oh María!
Me entrego a tu profundo silencio.
Mi cuerpo está cansado de tanta inmundicia,
Se acoge a tu voluntad.
Todo a nuestro alrededor se deshumaniza,
lo que creíamos tener ya no está,
lo que acogimos con amor nos traiciona, nos decepciona.

Dulce María,
Me entrego a tu silencio.
Te entrego mi cuerpo; el cual esta desecho.
Concédeme dormir en tu pecho.
Enjuaga mi rostro con tus lágrimas.
Madre del dolor.
Madre admirable
Mujer.
Tu silencio Brillara para siempre.
Yo te saludo María.
leer más   
3
2comentarios 30 lecturas relato karma: 46

Coser para remendar

Y la madrugada me encontró
poniendo hilván a los remiendos
de una noche de rotos y costura.
Enmendar las grietas tiene doble lectura.
Aprendes por donde se rompió
y descubres porque lo hizo.


Avanzar en tiempo es saber
por donde vienen los golpes
y como esquivar las lanzas.
Los costurones ya son muchos
pero sigo poniendo empeño
en que cada zurcido sea con hilo sabio,
para que sea la savia de mi vida.

No me importan los remiendos,
es peor ir con los rotos abiertos.
Se escapan los llantos y los miedos.
Y se te cuela la bilis que lanzan.

Remiendo con hilo de sabiduría
los agujeros que me dejó la vida,
y ahora son la savia de mi existencia.



Hortensia Márquez


Imagen: de la película "El Bruto" de Luis Buñuel
19
21comentarios 114 lecturas versolibre karma: 95

Quizás

Simbad el marino,
quizás Willy Fog,
Lawrence de Arabia
o el gnomo Gruñón,

Puede que Espinete,
o en pleno esplendor,
Alaska y su bola
que lo adivinó.

¿Sería Chanquete?
¿Sería el temor
que "El exorcista"
en mi cuerpo infundió?.

Quizás sean la pista
"Los Goonies" o "ET",
o el ciego budista
de "Kung Fu" tal vez.

Madona, Mecano,
Sabina o Buñuel,
quizás Michael Jackson,
los Beatles también,

No hablemos de Lorca,
Quevedo o Dalí,
Beethoven y Mozart
y genios así.

Y más Buenafuente,
o Pepe Rubianes,
o Eugenio de frente
y su copa en los bares.

Quizás todos ellos
inspiren en mí
poemas de ahora
que son lo que fui.
leer más   
13
18comentarios 122 lecturas versolibre karma: 99

Funeral a media noche (Resubido)

En los tejados de la mente, le dije a un recuerdo: "Bájame la luna, mañana te la pago."
La grima del alma sin voz, que retumba el silencio,
como el peor de los ruidos.
El baile de brujas,
el canto de hadas,
en las miradas perdidas se encontraron las
penas,
las causas perdidas de sueños no deseados.

Cada noche en espacios de congregaciones en medio de la especulación,
se trazaban los ríos causados por la lluvia,
el charco de sangre del desvelo,
el enjuiciamiento tomaba rumbo cuando revivían mis penas de ataúdes,
en nombre de mis alter-egos.

Las miradas veían con ansiedad mi debilidad de sucumbir,
las voces murmuraban las dudas del sometimiento,
risas de niños hacían un circulo al rededor de un agujero en medio del desierto.

Y una pequeña sombra a escondidas exclamó, "Olvídalo todo, te convertiste en el fantasma de tu pasado."

Ahora muero cada noche, y juego con los recuerdos de mi mente, a mi propio funeral.
leer más   
3
2comentarios 19 lecturas versolibre karma: 43

Una sonrisa

Nunca quise verte llorar,
siempre quise ver tu mirada con tan solo una sonrisa,
bajo tus sabanas lloras cada noche por su amor…
Sabes que él se ha ido de este lugar y no volverá.
Una sonrisa busco en ti, una esperanza de vida busco para ti,
porque se cada mañana te transformas en un ser que no eres,
caminas muerta en vida, no me hagas esto por favor tan sólo dame una sonrisa,
como cuando fuimos niñas… tu mirada resplandecía y ahora no vives,
únicamente deambulas en este lugar, ya no llores por favor,
ya no seas infeliz que la vida se te está escapando,
es hora de que cambies de aires querida hermana….
leer más   
2
sin comentarios 22 lecturas versoclasico karma: 25

Melancólico

Solo en medio de la multitud
y acompañado de su soledad,
el melancólico camina sin actitud
como queriendo el infinito encontrar.

Solo él sabe mirar sin mirar,
viviendo infinitez en medio de lo tangible,
alargar lo infinito es su facultad,
para así, poder hablar en medio de lo invisible.

Antagónico de multitudes,
su alergia es el tumulto,
entre sus recetas más comunes,
el andar solo, o al grupo, sacarle el bulto.

En su dialectico caminar
de incongruentes pisadas,
se dedica con su soledad a buscar y a buscar
las respuestas, por otros no encontradas.

Sabio en concluir
y por otros no comprendido,
para él, en su yo, saca a relucir
en su análisis lo ya concluido.

Ahora gozoso se siente
por su ya reciente experiencia
aquella donde en plena libertad su mente
se extasió, en su sola presencia.

Experto en mirar lo intangible de lo tangible
se vuelve él en este momento,
viviendo experiencias de lo no posible
porque ahora su todo es, su interno conocimiento.

Pero este es el melancólico que no se echa a morir,
este es aquel que sabe “disfrutar”
de ese espacio donde se extravía el sonreír,
de ese espacio de estrechura espiritual.

Su rostro es una amalgama,
donde hay tristeza en su sonrisa,
su horizonte ahora es un pictograma
escondido en el latido de un poeta o de una poetisa.

Rafael Puello
Barranquilla - Colombia
leer más   
4
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 53

Color vital

Quisiera soplarle al viento todos los colores que pintan mis lunares, repartidos por mi vida y por mi piel.

Con los dedos acaricio el papel, pigmentos terrosos de holy y cañas de azúcar.

Me siento libre, como libélula violeta entre brotes de bambú. Verde manzana y madera gastada.

Cierro los ojos y el aire caliente del solsticio despeina mis miedos. El melocotón decora mis pómulos, el bermellón, mis venas.

Tengo recuerdos azules y horizontes claros. Tengo besos color chicle y susurros fluorescentes.

El color de la plenitud da vida a mis años. Mis metas son de tonos intensos, han ido llegando como fuegos artificiales.

Agradezco al presente la luminosidad de personas entrañables, el calor de la risa y la sensación refrescante de las almohadas sin remordimientos.

Soñar a pleno color y guardar trocitos de mi vida en esos negativos que jamás caducan. Porque el blanco y negro también existen. Porque sombrean fotogramas como escalones al cielo.

Abro las alas color pomelo, las de atardeceres suaves. Las de mañanas limpias. Las de estelas de aviones pespunteando las nubes.

Y revoloteo entre cometas, aquí, ahora.

Me desnudo el alma. Pinto la vida con luz en los dedos.
leer más   
6
7comentarios 34 lecturas versolibre karma: 71

Tardé en reaccionar

Era de noche y de repente mi cabeza dijo: "Sal corriendo o grita pero hazlo AHORA".

Sin embargo ya era tarde, me agarró, me tiró al suelo y eso es lo último que recuerdo.

Ya hace 1 año y aunque sigo teniendo miedo aprendí que cada vez que aparezca un AHORA en mi vida lo tengo que aprovechar y no dejarlo escapar o será tarde, muy tarde.
leer más   
7
sin comentarios 61 lecturas relato karma: 80

De dos amantes que observaban el color naranja de la luz en el agua

Camisa de cuadros, blanca con negro, cuello moderno. Qué hacía dar la imagen de que era una persona con cierto poder económico, suponiendolo. Chaqueta de pana color café con leche, correa color negro, jean azul desteñido y zapatos deportivos cafés. La joven iba vestida con un atuendo veraniego, aunque el libre maratón del viento, rozaba su tersa piel generando una vibración inconfundible, que el hombre notó y cedió su pana cafe. Un gesto, noble, acompañado de un íntimo abrazo en donde los sentimientos y los pensamientos de la semana convergen en una danza furtiva, ante el pecador dedo de la sociedad conservadora, con estructuras que aún poseen ese brillo dorado que muestra una imagen viva de milagro.

Avanzaba la tarde, una leve mirada al reloj para disimular un bostezo, de ambos, un apretón forzado de ojos. Una mirada de aprobación mutua, fue un acto coordinado. La charla continuaba entre gemidos de charlas de manos cariñosos, risas por chistes, bebidas tanto calientes como algo frías, algunos pasteles y un cigarrillo compartido ante la mirada del resto de transeúntes, estaban ahora en una pequeña banca de madera, observando al río junto a sus góndolas, que adornaban con colores y atuendos al naranja del agua.
leer más   
4
sin comentarios 20 lecturas relato karma: 50

Amnesia

Sensación dulce pero extraña
he tenido al despertar,
pues no sé si esta es mi casa...
debo recapacitar.

Mi nombre se me olvidó,
no distingo bien mi cara..
pero tengo una razón
que mantiene mi esperanza.

Lo primero que recuerdo,
es el eco de tu voz,
y lo último un anhelo
por besarte con fervor.

Sí me acuerdo de tu piel,
saladita y remojada,
de tus ojos color miel
e infinito en tu mirada.

Pero en cambio se me escapa
cómo he llegado hasta aquí,
y ahora dudo de que haya
nada más después de ti.

La cordura me falló,
se fugó por la ventana,
y el cerebro se rindió
a una mente obsesionada.

Ya no sé si soy humano,
dónde voy o a dónde fui,
pero sí siento aún tu mano
acariciando mi nariz.
leer más   
16
12comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 95

Eterno

Sé que cuando centelleas,
me susurras en morse,
que, si no puedo ser eterno ahora,
lo seré contigo.

Sé que, en un momento dado,
podré exhalar en diferentes ruidos fatuos,
que no estaré mañana
pero, lo estaré contigo.

Sabré que caer en el olvido de diferentes presagios
y ser el punto final de sus letras,
no será el peor de los finales,
sino es contigo.

Podré olvidar todas aquellas estrellas
y no poder agitar todas las nubes del cielo
con mi dedo
pero, podré afirmar que, hoy
yo aún, te quiero.
leer más   
18
10comentarios 107 lecturas versolibre karma: 90
« anterior1234550