Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 9197, tiempo total: 0.011 segundos rss2

¡Existo!

La lluvia que caía
siempre amenazaba,
acechaban continuamente
su ya quebrantable existencia,
hacía arroyos sobre la tierra
hasta que formó una laguna

Esa noche observó que la luna
sobre el agua reflejaba
en la superficie su silueta
observó la belleza de su ser,
ella no era un fantasma
a la vida sobreviviendo.

Era una mujer viviendo
por su fuerza y voluntad
de una sensibilidad inusual
mujer de una belleza sin igual
más que física espiritual

vio reflejado su perfil en las aguas
transaparentes de la laguna,
un rayo de luz de luna
iluminó entendimiento

Ella era una criatura exepcional
que daba vida a la misma vida
protegiéndole con su cuerpo,
como un halo protegía a la luna

en sus entrañas vivía el amor
era parte de su esencia de su ser
no importaba su concepción,
víctima indefensa del mundo,

Las penas del ayer quedaron atrás
descubrió su amor maternal
en su cuerpo en sus manos en su piel.

El mundo es cruel y darte algo mejor
no puedo pero solo nunca te dejaré,
susurraba con ternura a su bebé

Miró al cielo el halo de la luna
gritó con la fuerza interior de su ser
desafiando al mismo universo, exclamó,
¡vivo! ¡respiro! tengo vida ¡existo!
vida y amor va creciendo dentro de la mía.

MMM
Malu Mora
leer más   
17
15comentarios 105 lecturas versolibre karma: 93

Carta de Amor a mi Madre

Este domingo 13 de Mayo es el día de las madres en Chile
Este es mi homenaje a ellas personificado en Isabel, mi madre.

Carta de Amor a mi Madre

No dejo de pensar en ti cada día.
Naturalmente como respirar,
pienso en ti con alegría.

Me has acompañado toda la vida como un ángel,
un pequeño cupido con flechas de amor maternal,
que en cada momento de mi vida, con su miel
me ha iluminado y ha hecho sentir especial

No me acuerdo de ti desvelada ni estando al lado de mi cuna,
no vi tu preocupación cuando estuve enferma en el hospital…
Nada puedo recordar conscientemente
soy tan corriente como cualquier mortal.

Esos sufrimientos no están vívidos en mi mente,
sin embargo, el corazón humano, tan especial
guarda cada momento en mi inconsciente.
Ello es un tesoro que se acrecienta
con cada caricia, cada beso, cada palabra tuya
y tu amor siempre transparenta.

Pero nada es suficiente para tu corazón de mamá,
y aún después de todas las ingratitudes
y los malos ratos que te hice y seguramente aún te hago pasar,
siempre sigues allí, inagotable,
como un árbol frondoso y sin inviernos por llegar.

Sabiendo que es así
¡¿cómo puedo agradecerte?!
Si cada segundo que demandé de tu precioso tiempo
lo diste como la mayoría de las madres desinteresadamente.

Hoy sé que ese amor es absoluta, total y deseadamente desinteresado
algo que antes solo intuía y que hoy comparto con mis dos regalos más deseados.

Jamás podré darte una retribución equivalente a todo lo que tú me has dado.
Soy tan miserable en ese sentido,
que mi ser entero no equivale ni a la más mísera parte del tuyo.

Solo espero algún día, cuando acaricie a mis hijos con este amor universal
ellos sientan mi cariño tan fuertemente como yo te siento a ti.
Lograr eso será mi mejor tributo a tu alma noble y especial,
inmerecida pero divinamente regalada a mí.
leer más   
7
3comentarios 70 lecturas versolibre karma: 72

Desde entonces, todo es bello

Tenías la certeza del instinto maternal,
capaz de amamantar una vida que creías tuya,
como un desafío,
como un compromiso con el tiempo.

Una fuerza poderosa,
un aleteo tan sutil como embaucador
te abrió en canal el corazón
sin dejar marcas ni heridas
y construyó un nido en la ternura
sin tu permiso.

Desde entonces, todo es bello.

Te presentas ante el mundo
quitándote la ropa,
dejando la piel al descubierto
[la armadura pesa más de lo esperado]
y esperas con el miedo y el temblor apartados,
descubrir la crisálida del amor
y su inevitable metamorfosis
creando prodigios en tu pecho.
leer más   
13
9comentarios 100 lecturas versolibre karma: 75

Mi Ángel Especial

He visto a los ángeles cuidar de su rebaño.
Nunca supe el secreto que guardan en sus corazones,
ni el porqué, sus alas nunca descansan,
Ni la epifanía de los reyes magos,
que son seres tan mágicos.
Ni el amor que a los terrenales se nos acaba,
ni sus eternas flores blancas, que nunca se marchitarán,
ellos cuidarán por siempre a las almas y los sueños,
y el de todos sus angelitos.
Siento que muchas veces descuidamos estos placeres de escribir a los ángeles
a quienes admiramos con todo el corazón y nos enamoran con su alma tan brillante,
esa que muchas veces son maltratadas,
y no las ayudamos a salir desde el hastío que a veces se sienten.
Una musa de verdad nos haría enamorar y llenar de sueños de vivencias,
y placeres tan terrenales como necesarios para el hombre común.
Pero he aquí una paradoja para con mi corazón, puedo destruir los mitos del amor para mi ángel,
o simplemente amarla como si fuera un amor de verdad de esos que son tan perfectos,
que fuerzan a que la felicidad dure para toda la vida,
de esos que si me fallara el corazón ella lo cuidaría sin pedir nada a cambio.
¿Cuánto tinte poético deberé adornar en letras ese corazón tan trabajado,
para poder soportar el peso de las angustias, fracasos,
y dolores que su vida conlleva tan perfecta y sublimemente?,
es que una prosa o creo ayude tanto como ser esa musa del alma que vuela
como un ángel y cuando acepta ser terrenal,
lo hace mágicamente enamorando,
con su cuidado a tanto chiquilin que le implore tanto amor maternal.
Gracias a mi ángel especial.

José Luis Vega
leer más   
7
sin comentarios 124 lecturas prosapoetica karma: 78

Palingenesia

PALINGENESIA
- Por D. A. Vasquez Rivero.


PARTE PRIMERA

"Sobre el castigo infligido a unos amantes peculiares."

Zaeta envenenada con lujuria,
va Lélape tronchando matorrales
y atrae mil esencias naturales
su hocico (catavientos infalible).
Va en busca del motín apetecible,
de aquella que abrevando en una alberca
presiente esa ansiedad del alma terca
e izando su mirada hacia la oscura
maleza ve en seguida la osatura
del perro que acechando se le acerca.

Ostenta él estigmas en la testa
(terribles cicatrices como ganchos)
y ella, de cortarse con garranchos,
dos marcas en la pata delantera.
Él viste pelo verde, ella entera
es parda con manchones nacarados
y mientras él aguarda camuflado
se cuida ella de mostrarse atenta.
¿No entiende él, ignora a quién se enfrenta?
¿Desdeña o desconoce su pasado?

La presa no es cualquiera, no, mi amado
lector de legendarias moralejas.
Se trata de Teumesia, cuya oreja
distingue la presencia amenazante
del hábil predador milenios antes
que logre darle pábulo a su antojo.
No bien escucha el quiebre de un abrojo
o el mínimo gemir de alguna rama...
¡Se escapa chamuscando tierra y grama
tan lejos que no alcanza a ver el ojo!

Cautivos de emoción persecutoria
comienzan a latir dos corazones.
Pasión y adrenalina a borbotones
exudan al correr los animales,
abriéndose camino por trigales,
subiendo al frío inhóspito de heleros,
cruzando lodazales y veneros
y en vano fatigando los desiertos
que mueren como páramos inciertos,
ocultos a la luz del mundo entero.

Testigo de este juego interminable
el mismo dios del trueno se impacienta.
Apoltronado en cómodas tormentas
que alumbran hasta el lecho de los mares
cavila (realizando malabares
con nueve o diez gaviotas) la manera
de darle fin a tan horrenda espera
y tras considerarlo, por su boca,
dispara un maleficio y vuelve rocas
a aquellos dos amantes en carrera.

No obstante, cierta pena traicionera
rubrica duramente su semblante
(sutil remordimiento penetrante
golpea y debilita su cordura).
¿Acaso una recóndita amargura
nacida de anteriores conversiones
provoca que su vista se emocione
y llegue a esmerilarse con el manto
sagrado, melancólico del llanto
que cae devorando a las naciones?

Pues quedan bajo el agua del diluvio:
el corro de una tribu milenaria,
la sangre de su guerra innecesaria,
el puño sin piedad del gobernante,
la errónea predicción del quiromante,
el premio de la pútrida avaricia,
la falsa lealtad y su caricia,
lo fútil del honor y el apellido
y todos los pecados conocidos
ahogados en acuática justicia.



PARTE SEGUNDA
"Sobre cómo un hombre se vuelve símbolo de esperanza ante semejante tragedia."


Al tiempo que remiten las mareas,
saciadas con humanos por tributo;
teñido el velamén de negro luto
navega a toda marcha una galera.
De Prometeo el hijo la lidera
virando gobernalle al noroeste.
(Bien sabe que en la bóveda celeste
logró quedar en pie esa noble tierra
famosa por su oráculo que encierra
lo ignoto de las dádivas y pestes).

Despuntan las calendas de noviembre
y no sin privaciones acuciantes
fondea Deucalión a su gigante
navío sobre mustia costanera.
Tritones que descansan a la vera
del mar en vigilancia permanente
le ruegan: ¡Continúa hasta la fuente
rodeada por olivos y laureles.
Consigue que la pitia te revele
la forma y resucita nuestra gente!

Deseando concretar tamaña empresa,
surtido con lo justo y necesario,
prosigue el héroe rumbo al legendario
Parnaso (que descolla en horizonte).
Y así, como un audaz Belerofonte,
cabalga sobre vértigos crecientes,
pasando de prehistóricas pendientes
a escarpas, a mortales precipicios
y de éstos a un camino más propicio
del monte para entrar a sus vertientes.

Más tarde, sin embargo, se detiene
delante de una cueva arboriforme
a cuya fauce cuidan trece enormes
antorchas que iluminan sus entrañas.
Adentro, la figura más extraña
procura aproximarse presurosa
(en parte criatura, parte diosa)
preséntase Pitón, brutal serpiente,
jactándose del don clarividente
y al punto revelándole estas cosas:



PARTE TERCERA
"Sobre una decisión.”


- Escucha, fiel heraldo de tu raza.
¡Yo soy la verdadera Pitonisa!
Mi ofensa perdonaron Artemisa
y Apolo (desdeñando su venganza).
Ahora, con motivo de alabanza
y eterna gratitud, he decidido
sumirme en esta gruta del olvido
dejando que confluyan a mi mente
olímpicos mensajes que la gente
reclama tras haberme conocido.

Por eso te pregunto: ¿Qué secreto
anhelas al pasar por mi guarida?
Acércate, busquemos en seguida
propósito a mi historia y a la tuya.
- Quisiera que un encanto restituya
el cuerpo y el espíritu presente
en todas las personas inocentes
llevadas sin aviso al inframundo
- responde Deucalión con un profundo
fervor y le replican lo siguiente:

- ¿Qué vientre maternal te dio la vida?
¿Qué célico soplido, el intelecto?
¿Será que los humanos, por tu afecto,
merecen elevarse desde el Hades?
Después del muladar de iniquidades
merced al cual se vieron condenados,
difícil es que sean perdonados
sin antes arrancar de sus gargantas
el mismo sufrimiento que hoy espanta
mis ojos con un mundo despoblado.

- No creas, Pitonisa, que pretendo
salvar de los ignívomos abismos
a aquellos cuyo fiero despotismo
sembró lujuria, vicio, sed y muerte.
¡No corran ni los buitres con la suerte
de disputar su fétida carroña!
Sugiero ver la cura en la ponzoña
y darle nuevo aliento a quienes fueron
amantes hasta el fin y no vivieron,
(probando así que el bien siempre retoña).

- Tu sabia sugerencia me conmueve,
tu juicio me parece muy sensato…
¡Hagamos el milagro de inmediato!
Comienza por tomar aquella piedra.
- ¿Cuál? ¿Ésta? – Esa, quítale la hiedra,
preciso es que su forma limpia quede.
- ¿Así está bien? – ¡Perfecto! Ve si puedes
cegarte con el paño del turbante
que llevas pues, de ahora en adelante,
tan solo escucharás lo que sucede.




PARTE CUARTA
“Sobre los caprichos alquímicos de la naturaleza.”

Entonces Deucalión accede a hacerlo,
se cubre el rostro mientras la serpiente
reptando se desplaza lentamente
al fondo del palacio de calcitas.
Y allí do banderolas y helictitas
decoran un recinto preparado,
Apolo finalmente es invocado
mediante luz votiva y oblaciones,
dictando por Pitón revelaciones
que escucha nuestro héroe engatusado.

- ¡El polvo es la materia primigenia
del hombre, de la bestia, del cultivo;
por tanto, ¿puede haber algún motivo
que impida al mismo SER cuanto le plazca?!
Si dices: "Piedra, de tu polvo nazca
robusto corazón, labio discreto,
cerebro dócil, venas, esqueleto,
vital aliento o rítmico latido."
¿No hará a tu voluntad lo requerido
mutándose en orgánico sujeto?

Parece inverosímil, mas no tuerzo
mi lengua en artificios ni teorías,
si sigues mis palabras este día
naciones brotarán de los escombros.
- ¿Qué debo hacer? – Arroja sobre el hombro
tu limpio pedernal, hueso de Gea,
y tras de ti hallarás lo que deseas:
varón, mujer o grácil criatura,
dejando su asfixiante sepultura
en pos del aire gris que nos rodea.

“¡Así lo haré!”- Retumba, trona un grito
y su eco resquebraja las paredes
del dombo natural donde sucede
aquel prodigio previo pregonado:
El duro pedernal es arrojado,
cayendo y rebotando varias veces;
se encoge, se alabea, se estremece,
se para, salta, cae, se fragmenta
y sorpresivamente experimenta
una transformación que lo enternece.

¡Un hombre! ¡Ya respira! ¡Ya se mueve!
Un ser antropomórfico dispuesto
a irse de la cueva, lleva abiertos
los párpados plagados de lagañas.
Y sobre sus larguísimas pestañas,
encima de las cejas, claramente,
enseña siete estigmas en la frente
idénticos a aquellos que llevara
el perro cuya caza se frustrara
por no medir la astucia en su oponente…



PARTE FINAL
“Sobre el inesperado modo en que concluye esta historia.”


¡Es Lélape! No busca la salida,
sino al lapídeo amor, la que antes fuera
su más preciada presa en las praderas,
los montes, los heleros y desiertos.
- ¿En dónde está? - pregunta el “antes-muerto”
a la serpiente y ésta le contesta:
- Si buscas a Teumesia solo presta
tu olfato al acre olor de mi caverna,
pues aunque afuera es piedra adentro es tierna
y emana aroma su alma, a VIDA apesta.

El perro vuelto un hombre se prosterna,
arrima rostro a tierra con recelo,
acerca su nariz a ras del suelo
y olisca musgo, barro, sal, incienso;
percibe el rastro débil, luego intenso
del delicioso cuero transpirado
bañado por esencias, perfumado
con jara, nerolí, carbón y albahaca.
¡No hay dudas que entre todas se destaca
la piedra de manchones nacarados!

- Es ésta - ¿Convencido? – Por supuesto.
- Tu turno, Deucalión, obra el milagro…
- ¡Despierta noble zorra, yo consagro
el cascarón a Gea, quedas libre!
¡Desúncete del yugo y haz que vibre
tu espíritu animal en sangre humana!
La piedra se cuartea, se desgrana,
se quiebra cual crisálida al instante
y surge de su seno la infartante
mujer, envuelto el sexo en finas lianas.

Ya presa y predador se reconocen,
contemplan asombrados sus figuras:
¿Cabello? ¿Piel lampiña? ¿La soltura
de un bípedo al andar y comportarse?
¡Añoran estar juntos! ¡Corretearse!
Y puesto que sus ganas son bestiales
se escapan a los valles ancestrales,
su idilio repitiendo por centurias:
“Zaeta envenenada con lujuria,
va Lélape tronchando matorrales…”
8
14comentarios 203 lecturas versoclasico karma: 48

Burbuja de la vida

BURBUJA DE LA VIDA (A MI HIJO)

Para Balder Aitor L L

En el acuario humano justo a la medianoche nadas como un pez en altamar, como un pez en aguas cálidas y seguras llevando alas blancas de libertad, alas de vida.

En medio del silencio, imaginariamente, contemplamos toda tu entelequia.

Con gran expectación nuestras manos se posan reiteradamente sobre la piel que nos separan de ti, sensibilizando nuestra fe e invocando creyentes en el milagro de vida.

No dejamos de repetir una y otra vez lo maravilloso que es palpar la vida más allá de la maravilla de la existencia.

Aquí estás, aunque no te podemos ver, si podemos sentirte.

Cuando apareces, siempre a la misma hora, mi emoción cabalga tan de prisa que la exaltación me embarga, me siento embelesado por tu presencia, fijando casi hipnotizado mis ojos a la burbuja humana donde has elegido estar.

Cuando te veo aparecer una y otra vez la respiración contengo.

La burbuja majestuosa dónde estás inmersa, se baña con lágrimas de porvenir y promesas futuras, esparciendo en cada rincón de la sutil membrana que te protege.

Nuestro ánimo de acompañarte en esta aventura maravillosa que es la vida, hace la noche más mágica de horizonte alguno.

Gimnasta, no sabemos mucho de ti, excepto ciertas medidas, rasgos pocos definidos, pero sabemos tu nombre.

Dentro de la maravillosa burbuja humana creces tan deprisa que pronto en este invierno nos apiñaremos los tres para darte calor.

Cada día se nota más tu presencia, como también las ganas de tenerte; las ganas de poder compensarte por todo aquello que nos das, para compensarte con millones de amorosas miradas, millones de te quiero, con millones de besos infinitos.

Estas conectado al cordón de la vida suspendido en el agua maternal, pero estás seguro y alimentado amado y deseado.

Eres parte de nuestra imagen y semejanza.

Cada mañana que comienza mi recorrido en la cotidianidad de los días, ansioso espero la media noche para verte brincar, para verte columpiarte ,para sentirte, para acompañarte en tu desvelo en la burbuja humana donde has elegido estar.



JOSE LARA FUENTES
leer más   
5
1comentarios 29 lecturas versolibre karma: 71

El amor es rojo

El amor es rojo, de carmín mordido
y tiene la falsa pretensión de cambiar la vida
¿A quién entregaste el tiempo?
porque la libertad es carcelera de intenciones,
una línea que si la sobrepasas hay otra línea
con un ejército de felicidad y largo invierno
y hay disparos y una última bala
¿Quién necesita la revolución?
¿El que tiene alas?
porque los que tienen más alas esperan,
vuelan para ver que nadie se acerque donde no están,
porque no preocupa que dos vayan agarrados de la mano,
ni el sabor de sus canciones con velas encendidas;
preocupa que haya quien baile con los árboles,
que su silencio no descubra lo que canta
y es entonces cuando cargan sus armas.
21
5comentarios 122 lecturas versolibre karma: 117

Amor de ocaso

La intrincada travesía
de la existencia mortal,
en su exiguo temporal
al ocaso se rendía.
Más la enervante agonía
de un otoño solitario,
flagelaba casi a diario
la ancianidad dulce y triste,
que esperando amor, subsiste
sin mirar el calendario.

Utopía que revela
ese deseo ferviente,
albergado por la mente
desde principios de escuela.
Realidad que deja estela
como le ocurrió al anciano,
mantuvo su amor arcano
y en su espera persistía,
entonces sintió que un día
alguien besaba su mano.

AMOR DE OCASO - CC by-nc-nd 4.0 - ESPECTRO
20
6comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 120

Recuerdo a un Amor de verano

Recuerdo a un Amor de verano
Amanda lamentaba él no haber
Conocido ese joven en aquel
Verano del 82.

Recuerda que era un día caluroso
Y los heladeros tocaban sus campanas.
Ella era una jovenzuela que paseaba
Por el parque, silbando esa canción que
Le cantaba su madre para dormir cuando
Era niña.

Era tan despistada que se le cayó el dinero
Para el pan.

Preocupada se sentó en una banca
A llorar.

El cual a su auxilio apareció un joven
Con ropa humilde y rota
que vendía Periódicos y le dijo:
-¿Qué pasa señorita? ¿Por qué esta triste?
Ella le respondió que había perdido el dinero
Para el pan.

El joven tomo su mano y le dio sus monedas,
De la ganancia de los periódicos vendidos en
El momento.

Ella se sorprendió que al ser una desconocida, el
Le diera su dinero. Así que le pregunto:
-¿Me lo das porque soy bonita?

Él respondió:
-¡No!, señorita, se lo dio
Porque conozco muy bien
El sentimiento de la tristeza.
Y eso sentimiento no me gusta compartir.
Aprendí que las lágrimas son
Pedazos del alma, nos purifican
para que nuestros ojos vean con
claridad y no se rindan.

Ahora ya no lloro, porque mi
Alma esta purificada.

Y además los verdaderos caballeros
respetan a las damas y sobre todo las cuidan.
Amanda se limpio las lágrimas
Y fue por el pan.

El joven le sonrió y con gran
Astucia vendió todos los periódicos
Que le faltaban.

Entre los periódicos tenía un
Libro gastado que leía y repasaba.
Amanda tan feliz, olvido pedirle
Su nombre.

Los días pasaron y el joven
No volvió a aparecer.

Ahora en la actualidad, se
Encuentra casada por un
Matrimonio arreglado.
Pero siguió el consejo del aquel
Joven. Las lagrimas ya habían
Purificado su alma.
Ahora ve al joven en las portadas
De las revistas de negocios.
3
1comentarios 20 lecturas relato karma: 51

Árbol del amor

Me diste y me quitaste
el oro de las dichas.
Sembré sueños
Y cosecho pesadillas.

El árbol del amor
Tarde o temprano da
Sus inevitables frutos de dolor.

Se llama soledad
A los estruendos del silencio,
Se oyen como llueven,
Las lágrimas del sol.

Miente la ausencia
Cuando dice que no estás.
Tu olvido es la pesadilla
De la intento despertar .

Voy buscando consuelo
Con el alma frágil,
como la piel,
Con un dolor que hace ver ínfimo al cielo.
leer más   
21
10comentarios 108 lecturas versolibre karma: 130

Amor terrestre

Llegaste a retar mi inestabilidad con la longevidad que otorgas a tu lealtad para cumplir promesas.
Vuelves todo tan sencillo que parece complejo
Y eso de que tener imperfecciones también es una manera de ser perfecto, no es solamente un cliché si tu eres el ejemplo.

Y si tu me aterrizas y yo te elevo,
quizás nos convirtamos en un mito cuando la gente diga que nos a visto levitando a medio metro del suelo
entre calles infestadas de realismo
que no parecen tan lobregas si tu compañía es al mismo tiempo amor divino e indispensable consuelo.

¿Y si todo este tiempo estuve equivocada y la belleza no se encuentra en los mundos etéreos, sino en gemas que llevan tu esencia y solo se cultivan en los escombros de mundos mas simples, colmados de defectos?

¿Y si el amor no es vino suave, sino veneno que asesina la realidad que conocemos y que al mismo tiempo es antídoto que nos quita el sesgo?

Quizás Randolph Carter no se habría frustado tanto cuando perdió la llave de plata de la ignota kadah
si a su lado hubiese visto lo que es el amor real y si hubiese descubierto que también hay belleza en lo que es racional,
en lo que no es eterno.

¿Que tal si le hacemos justicia a Carter? Y yo te acepto como mi amor terrestre, y tu me aceptas como tu amor etéreo y juntos desafiamos la física cuántica hasta desvanecernos
vanecernos
necernos
vernos
nos
os
s
14
10comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 143

Háblame de amor

Háblame de amor
para que pueda creer
para volver a mirar a los ojos
para que tus manos quemen mi piel
y me puedan poseer.

Háblame de amor
y dime sin palabras
como se promete con caricias
esas que no mienten
con besos de labios apasionados
con almas palpitando
como laten inconscientes
los sentimientos.

Háblame, murmura
susurra a la piel,
al corazón
al oido
sólo
lo que pueda
tu corazón al mío
cumplir…

Háblale a mis ojos
verdades,
que descreidos
no quieren ver
y cuentale que hoy
si es deseo
y que nos vas de amor
a mentir.

Que hablen tus manos
tus dedos a mi piel
que arde en deseos
y se niega de tu amor
a beber.

Que hable tu boca
abierta casi muda
y que tu lengua
distraiga y vulnere
la mía, para que no piense
y en tus labios se desnude.

Que hable tu hombría
de juegos, de roces
del deseo, de mis piernas
que te esperan
y que cedan
perdiendo
su alerta
y te dejen pasar.

Háblame por fuera
y que tu cuerpo
me hable invadiendo
desatando cadenas y miedos
soltando deseos.
(Lol@)
19
10comentarios 153 lecturas versolibre karma: 97

Extravío amoroso

Donde estas?
paloma que bajo mis besos
caíste, herida y salvaje.

Amada, el calor de tu abrazo en mi cuerpo,
es la respuesta al solitario escalofrío,
que de mi soledad nace.

Una sola cama y una sola luna,
son dos claridades que se funden
y estrellan la noche
con el amparo del amor desnudo.

Construye una rosa en mi pecho,
que vibre y palpite en mi corazón,
y que este amor sea en mi vida,
el fin y el comienzo de todo.

Amorosa mujer recostada en mis brazos,
hagamos que florezca este amor
para siempre.
leer más   
12
2comentarios 66 lecturas versolibre karma: 125

"Amores Perrunos"

Amigos fieles de cuatro patas
Que engalanan con colores
Mis días con tintes grises
Con solo acariciarte se
Liberan mis tensiones no
Hay mejor terapia que
Tus lengüetazos cada
Mañana, como no amarlos
A estos ángeles peludos
Que te sorprenden con
Tremendas travesuras
Zapatos mordidos o cojines
Desplumados, con actitud
Sospechosa, tu solito te delatas
Pero con tu mirada tierna
Regañarte no podría porque
Tu llenas mis días en momentos
De profunda melancolía
Tu colita revoltosa que mueves
Sin parar, cada tarde que
Vuelvo de trabajar, tu amor
Es incondicional, no sabe de
Odios ni rencores, solo de
Caricias y mordisquitos de amor
Que me llevan a impugnar
Que se les llame animal
Para mí son humanos
Reencarnados que solo saben
Amar.



A mis amores perruno
Aceituna
Chistoca
Antinea
Chunchito
leer más   
21
12comentarios 89 lecturas versolibre karma: 131

?¿Qué pasó, amor

Quiero que me mires a los ojos
Y me digas qué pasó.
Confía en mis te añoro
Pues sólo tu oído lo oyó.

Tengo triste el corazón
Con la voz alegre
te digo adiós, sintiendolo
porque no soy yo.

¿Por qué insistir si no
puedo encontrar tu voz?
Y si lo hiciera, debiera
devolverte a quien movió.

Te añoro, confía en mí
Por qué tú eres calor
El que se que está ahí
sólo cuando tiene valor

Confía en mí, como
en ti lo hago yo.
Por que así quiso el destino
Qué te quisiera, amor.
leer más   
11
1comentarios 52 lecturas versolibre karma: 116

Poemas De Amor Y Amistad Cortos

Poema a la amistad

La amistad considérala un tesoro preciado

Es algo que incluso se duda que

Los ricos no la puedan Tener.

Pero la amistad esta para todos.

Lo bueno de la amistad que es un tesoro

Puro, agradable y que nos fortalece.

La amistad que recibes y das es como un

Efecto boomerang, Pero no se trata de

Cuanta amistad tengas o que tan querido seas.

¡No!, sino de cuanto tú aprecias la amistad de los demás.

El apoyo que te dan, las ayudas sin conveniencias,

La amistad puede lograr que un amigo sea un hermano

Y hasta parte de tu familia.

La amistad es más que un simple valor, es el valor que de sus

Ramas vierte las demás en nuestro comportamiento.

Aceptar que siempre nos necesitaremos los unos a los otros.

La amistad gema que brilla como que los diamantes.

La amistad que origina destinos y aliados por conocer.

La amistad que rompe barreras, idiomas y razas.


Poema al amor


Amar, atraer y sobre todo cuidar.

El amor no solo es una palabra

Formada de 4 letras.

El amor es una forma de

Identidad.

La identidad de cuanto

Estimamos a los seres y

Tipos de vida sobre este

Planeta.

El amor para unos es cuando

Su corazón late sin control

Al estar en contacto con otro

Ser.

El amor para otros es apreciar

Cosas que para ellos tienen

Un significado único y propio.

El cual puedes llamar

“Amor egoísta” que no compartes.

¿Amor personal o grupal? pero existe

Aquí y en cualquier lugar de este planeta.

Incluso los malos de este mundo, tienen

Una pizca de amor.
4
sin comentarios 27 lecturas prosapoetica karma: 61

Mi amor... (para @vsmc2002)

Te digo "mi amor"
y deja a un lado que pueda
ser una frase trillada
dicha por costumbre..
porque la digo con la
esencia aquella de la vez
primera...

Cuando me doy cuenta
de que todo alrededor
de éste, mi universo,
la estrella de tu nombre
va diseñando tu imagen en
un bello y exquisito recuerdo...

Te tengo allí en mi mente,
constante, como el tictac
en el reloj del tiempo...
en el reloj de mi vida,
te suspendes...

Mi instante sumergido en el
roce de tu piel. Perdida en el
beso suave y profundo jamás
correspondido..

Mi amor ¡ Por favor, abre con sutil
desliz, el origen de mi
inmenso sótano de sensaciones
donde se esconden las
golondrinas alegres...

Mi amor ¡ Ven, quédate aquí...

Letizia Salceda,,,
leer más   
16
21comentarios 128 lecturas versolibre karma: 129

"Telepatía de amor" dedicado a @Letizia y @vsmc2002

Era una historia que nació
Sobre una aterciopelada
Alfombra de sublimes poemas
Bellas inspiraciones iban
y hermosos versos venían
cada verso se transformaba
en una sentimental y
exquisita sincronización
de palabras alzadas, con la
fina pluma inspiradora de
dos palpitantes corazones.
las distancias eran solo
un par de números para
aquellas dos blancas almas
que se conectaban con una
celestial telepatía de amor
Letizia era su nombre
Víctor era el nombre de el
Dos esencias, dos perfumes
Que se entrelazaron como
Las ramas cuando buscan
Los tibios rayos del sol
Víctor y Letizia nombres
Llenos de alegrías y tiernas
Caricias.
leer más   
11
10comentarios 92 lecturas versolibre karma: 122

La droga del amor

Que alguien le diga a Cupido que ya estoy ebrio de sus copas, que ha violentado contra mi todas sus flechas con sabor a vodka, y que si... me emborrachó de sueños e ilusiones, de canciones y de horas al teléfono escribiendo su arte:

Que sus ojos eran fuego, y yo nunca había tenido tantas ganas de quemarme, que su voz era de caramelo, y yo nunca había tenido tantas ganas de endulzarme y que de lunes a domingos deshacieramos la cama haciéndole el amor al corazón con abrazos para dormir y con besos de despertador.

Que alguien lo detenga, por favor, porque luego de sus flechas atropelló mi subconciencia con sus drogas de distancia, y me hizo fumar caladas de nostalgia, me hizo inhalar líneas desmedidas de melancolía e inyectó en mis venas sobredosis rebosantes de poesia, ahora soy adicto, lo confieso...

Que alguien le haga saber a cupido que es culpable de este vicio, que le dejo un ultimátum en su puerta:

¡O me rehabilitas o la embriagas también a ella!
leer más   
6
2comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 95

El amor

El amor tiene muchas caras
y en todas hay que dar la talla,
es una revolución de ternuras
y a veces el sentimiento se calla.

El amor cambia a veces de color,
se transforma y mueve tu entorno,
a veces aumenta el calor,
y otras es una lagrima sin retorno.

Del amor he aprendido a tocarlo,
a cuidarme cuando me entrego
a veces he tenido que juzgarlo,
y otras simplemente lo postergo

En un beso puedes entregar el alma
en otras de la soledad una calma,
otras una caricia concedida,
pero siendo una pasión encendida.

¿Quién sabe que hay mas allá?
cuando se ama no siempre se sabe amar
a veces debes ver como todo estalla,
y otras debes asentir y todo calmar.

En las cosas del amor, hay diluvios,
se vienen días tormentosos,
carentes de razón y alivios,
que a los corazones vuelve borrosos.

El amor hay que vivirlo,
y solo se logra al sentirlo,
entre besos y caricias,
se muestran todas sus delicias.

Viviendo sin remordimientos,
aun se sientan sufrimientos,
pues envolverse en el placer
es lo que hará tu alma estremecer.

Las letras de mi alma.
12
6comentarios 57 lecturas versolibre karma: 121

Amor profundo

....

Me habitas fantasma,

Y yo, muriendo.

Te ruego, suplico

dejes tu corcel alado

y con amor renovado

navegues a mi lado

entre el mar y la tierra,

donde brillará eterno

nuestro cielo estrellado.





@Inmalitia, Andrés García. © Septiembre, 2018
Imagen: Pintura de ANNA SILIVONCHIK
leer más   
20
33comentarios 163 lecturas versolibre karma: 130

Amor secreto

- ¿ Qué fue lo nuestro?
- Una serendipia que cuidadosamente mantuvimos reservada y oculta. Un misterio al que hicimos esperarnos en un escondrijo del alma. Un intrincado mecanismo oculto que sólo tú y yo sabíamos abrir para disfrutar de los tesoros que encerraba...
- No te entiendo.
- La parte del cerdo que te cocinaba con patatas.
- ¡Ahhh! ¡Un secreto!...
- Por eso terminamos. No es posible el amor entre la poesía y la vulgar gula.
5
sin comentarios 32 lecturas relato karma: 63

El amor

La primera vez que te ví
Mi corazón no ha parado de latir
Algo raro estaba pasando
Y descubrí que me estaba enamorando
Sabía que nunca me ibas a dejar
Porque nuestro destino es estar juntos
Pase lo que pase lo vamos a lograr
Hasta el último día de nuestras vidas
Luchando por nuestro amor
Y escuchando nuestro corazón
leer más   
10
4comentarios 58 lecturas versolibre karma: 108

Por qué le llaman amor

Por qué le llaman amor.
Acaso no existe un intersicio
que no sea un vacío
no una zona de combate

simplemente un juego

sombras intermedias
posiciones intermedias
cosas intermedias
un interregno
adonde todos puedan ir
tumbarse
y estar
fuera de ellos mismos
unidos en comprender la incomprensibilidad de lo común.
Estoy hablando de las formas intermedias del amor.
Estoy hablando de los entreliños de los sentimientos.
Rebelarse contra la soledad producto del amor.
Salir yo mismo paseando por la ventana
dirigirme directamente a tu corazón
llenarlo de opio, azucar y dulzura
llenarlo de violentos gritos
como cuando el amor es reconocido
como cuando la poesía del amor está comprometida.
Existe la plena realidad.
Existe la fantasía, el comienzo y la plena realidad.
Existen las impresiones transportables al trance.
Este go de cuerpo a cuerpo.
Este pulso.
Durante el coito la belleza está asegurada de sí misma.
Durante el coito el cuerpo está solo
sin sintaxis
esquizofrénico en su felicidad.

Durante el coito el mundo es una caricia.

Che-Bazán.España Poema
leer más   
12
4comentarios 73 lecturas versolibre karma: 127

Poema: Mirada De Un Amor Imposible

Mis días suspiran por ti, el acariciarte, el besarte.

Pero solo es un bardo espejismo por no afrontar

A mis sentimientos y armarme de valor.



No sé si tu sientas lo mismo por mi ó en otros

Casos desvíes la mirada como yo por ocultar

Dichos sentimientos sea por temor o vergüenza.

Espero que algún día me atreva y cuando me atreva

Sea de corazón sincero como mi afán de tocar tú

Mano e ir juntos al parque.



Creo que solo la carencia de riquezas sea un impedimento.

No sé si tu familia crea en el amor verdadero aunque sea

Humilde.



Pero en caso contrario solo me hago falsas esperanzas, no quiero

Traerte problemas ni malas lenguas.

Por una parte tu felicidad es mi felicidad.

Si solo con el hecho de verte sonreír me hace reír.

Espero que con quien termines te sepa valorar y te ame

Sin importar condición social.
5
1comentarios 27 lecturas prosapoetica karma: 75

Nostalgia de un amor

Anhelados momentos que fueron.
Recordando un pasado tan cierto,
deseando que caminara atrás el tiempo.

Piso arena de la playa al caminar
buscando encontrar tus huellas, no están más,
borradas por las olas que llegan a la orilla a descansar.

Solo vestigios en mi mente de aquellos pasos
que allí dejaste.
Me detuve por un momento…

Sí, aquí fué, bien lo recuerdo,
con una caracola que encontré grabe tu nombre
sobre la blanca arena.
Y las olas, sí. También fueron ellas quienes las borraron
más no podrán hacer lo mismo en mi memoria.

Fué aquí, a la sombra del palmar
donde por vez primera nuestros labios se probaron
enlazando nuestras manos, con los ojos cerrados.

Ah!... Pareciera escuchar nuevamente tu suave voz
diciendo: Lo necesitaba, no podía más quedar callada
ante este amor que ahora siento por ti.

Recuerdo respondí: No solo tú lo sentías
también me quemaba por hacerlo.
Y sentados mirando hacia el mar sereno,
tu recostada sobre mi pecho, transcurrieron las horas
hasta que la luna apareció y allí nos encontró.

De ella nos despedimos caminando la orilla de las olas
tomados de la mano mientras el viento despeinaba los cabellos.

Ahora voy de regreso, con la misma luna, sobre la misma orilla
sin tu mano, sin tu risa.
Tan solo con la nostalgia de un amor como compañía.

(Recordando a la sirena de la isla...)

Xavier H.© 2016

(Audio incluido en web del autor)
10
4comentarios 89 lecturas versolibre karma: 107
« anterior1234550