Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 7671, tiempo total: 0.045 segundos rss2

¡Existo!

La lluvia que caía
siempre amenazaba,
acechaban continuamente
su ya quebrantable existencia,
hacía arroyos sobre la tierra
hasta que formó una laguna

Esa noche observó que la luna
sobre el agua reflejaba
en la superficie su silueta
observó la belleza de su ser,
ella no era un fantasma
a la vida sobreviviendo.

Era una mujer viviendo
por su fuerza y voluntad
de una sensibilidad inusual
mujer de una belleza sin igual
más que física espiritual

vio reflejado su perfil en las aguas
transaparentes de la laguna,
un rayo de luz de luna
iluminó entendimiento

Ella era una criatura exepcional
que daba vida a la misma vida
protegiéndole con su cuerpo,
como un halo protegía a la luna

en sus entrañas vivía el amor
era parte de su esencia de su ser
no importaba su concepción,
víctima indefensa del mundo,

Las penas del ayer quedaron atrás
descubrió su amor maternal
en su cuerpo en sus manos en su piel.

El mundo es cruel y darte algo mejor
no puedo pero solo nunca te dejaré,
susurraba con ternura a su bebé

Miró al cielo el halo de la luna
gritó con la fuerza interior de su ser
desafiando al mismo universo, exclamó,
¡vivo! ¡respiro! tengo vida ¡existo!
vida y amor va creciendo dentro de la mía.

MMM
Malu Mora
leer más   
17
15comentarios 100 lecturas versolibre karma: 93

Carta de Amor a mi Madre

Este domingo 13 de Mayo es el día de las madres en Chile
Este es mi homenaje a ellas personificado en Isabel, mi madre.

Carta de Amor a mi Madre

No dejo de pensar en ti cada día.
Naturalmente como respirar,
pienso en ti con alegría.

Me has acompañado toda la vida como un ángel,
un pequeño cupido con flechas de amor maternal,
que en cada momento de mi vida, con su miel
me ha iluminado y ha hecho sentir especial

No me acuerdo de ti desvelada ni estando al lado de mi cuna,
no vi tu preocupación cuando estuve enferma en el hospital…
Nada puedo recordar conscientemente
soy tan corriente como cualquier mortal.

Esos sufrimientos no están vívidos en mi mente,
sin embargo, el corazón humano, tan especial
guarda cada momento en mi inconsciente.
Ello es un tesoro que se acrecienta
con cada caricia, cada beso, cada palabra tuya
y tu amor siempre transparenta.

Pero nada es suficiente para tu corazón de mamá,
y aún después de todas las ingratitudes
y los malos ratos que te hice y seguramente aún te hago pasar,
siempre sigues allí, inagotable,
como un árbol frondoso y sin inviernos por llegar.

Sabiendo que es así
¡¿cómo puedo agradecerte?!
Si cada segundo que demandé de tu precioso tiempo
lo diste como la mayoría de las madres desinteresadamente.

Hoy sé que ese amor es absoluta, total y deseadamente desinteresado
algo que antes solo intuía y que hoy comparto con mis dos regalos más deseados.

Jamás podré darte una retribución equivalente a todo lo que tú me has dado.
Soy tan miserable en ese sentido,
que mi ser entero no equivale ni a la más mísera parte del tuyo.

Solo espero algún día, cuando acaricie a mis hijos con este amor universal
ellos sientan mi cariño tan fuertemente como yo te siento a ti.
Lograr eso será mi mejor tributo a tu alma noble y especial,
inmerecida pero divinamente regalada a mí.
leer más   
7
3comentarios 70 lecturas versolibre karma: 72

Desde entonces, todo es bello

Tenías la certeza del instinto maternal,
capaz de amamantar una vida que creías tuya,
como un desafío,
como un compromiso con el tiempo.

Una fuerza poderosa,
un aleteo tan sutil como embaucador
te abrió en canal el corazón
sin dejar marcas ni heridas
y construyó un nido en la ternura
sin tu permiso.

Desde entonces, todo es bello.

Te presentas ante el mundo
quitándote la ropa,
dejando la piel al descubierto
[la armadura pesa más de lo esperado]
y esperas con el miedo y el temblor apartados,
descubrir la crisálida del amor
y su inevitable metamorfosis
creando prodigios en tu pecho.
leer más   
13
9comentarios 88 lecturas versolibre karma: 75

Mi Ángel Especial

He visto a los ángeles cuidar de su rebaño.
Nunca supe el secreto que guardan en sus corazones,
ni el porqué, sus alas nunca descansan,
Ni la epifanía de los reyes magos,
que son seres tan mágicos.
Ni el amor que a los terrenales se nos acaba,
ni sus eternas flores blancas, que nunca se marchitarán,
ellos cuidarán por siempre a las almas y los sueños,
y el de todos sus angelitos.
Siento que muchas veces descuidamos estos placeres de escribir a los ángeles
a quienes admiramos con todo el corazón y nos enamoran con su alma tan brillante,
esa que muchas veces son maltratadas,
y no las ayudamos a salir desde el hastío que a veces se sienten.
Una musa de verdad nos haría enamorar y llenar de sueños de vivencias,
y placeres tan terrenales como necesarios para el hombre común.
Pero he aquí una paradoja para con mi corazón, puedo destruir los mitos del amor para mi ángel,
o simplemente amarla como si fuera un amor de verdad de esos que son tan perfectos,
que fuerzan a que la felicidad dure para toda la vida,
de esos que si me fallara el corazón ella lo cuidaría sin pedir nada a cambio.
¿Cuánto tinte poético deberé adornar en letras ese corazón tan trabajado,
para poder soportar el peso de las angustias, fracasos,
y dolores que su vida conlleva tan perfecta y sublimemente?,
es que una prosa o creo ayude tanto como ser esa musa del alma que vuela
como un ángel y cuando acepta ser terrenal,
lo hace mágicamente enamorando,
con su cuidado a tanto chiquilin que le implore tanto amor maternal.
Gracias a mi ángel especial.

José Luis Vega
leer más   
7
sin comentarios 119 lecturas prosapoetica karma: 78

Palingenesia

PALINGENESIA
- Por D. A. Vasquez Rivero.


PARTE PRIMERA

"Sobre el castigo infligido a unos amantes peculiares."

Zaeta envenenada con lujuria,
va Lélape tronchando matorrales
y atrae mil esencias naturales
su hocico (catavientos infalible).
Va en busca del motín apetecible,
de aquella que abrevando en una alberca
presiente esa ansiedad del alma terca
e izando su mirada hacia la oscura
maleza ve en seguida la osatura
del perro que acechando se le acerca.

Ostenta él estigmas en la testa
(terribles cicatrices como ganchos)
y ella, de cortarse con garranchos,
dos marcas en la pata delantera.
Él viste pelo verde, ella entera
es parda con manchones nacarados
y mientras él aguarda camuflado
se cuida ella de mostrarse atenta.
¿No entiende él, ignora a quién se enfrenta?
¿Desdeña o desconoce su pasado?

La presa no es cualquiera, no, mi amado
lector de legendarias moralejas.
Se trata de Teumesia, cuya oreja
distingue la presencia amenazante
del hábil predador milenios antes
que logre darle pábulo a su antojo.
No bien escucha el quiebre de un abrojo
o el mínimo gemir de alguna rama...
¡Se escapa chamuscando tierra y grama
tan lejos que no alcanza a ver el ojo!

Cautivos de emoción persecutoria
comienzan a latir dos corazones.
Pasión y adrenalina a borbotones
exudan al correr los animales,
abriéndose camino por trigales,
subiendo al frío inhóspito de heleros,
cruzando lodazales y veneros
y en vano fatigando los desiertos
que mueren como páramos inciertos,
ocultos a la luz del mundo entero.

Testigo de este juego interminable
el mismo dios del trueno se impacienta.
Apoltronado en cómodas tormentas
que alumbran hasta el lecho de los mares
cavila (realizando malabares
con nueve o diez gaviotas) la manera
de darle fin a tan horrenda espera
y tras considerarlo, por su boca,
dispara un maleficio y vuelve rocas
a aquellos dos amantes en carrera.

No obstante, cierta pena traicionera
rubrica duramente su semblante
(sutil remordimiento penetrante
golpea y debilita su cordura).
¿Acaso una recóndita amargura
nacida de anteriores conversiones
provoca que su vista se emocione
y llegue a esmerilarse con el manto
sagrado, melancólico del llanto
que cae devorando a las naciones?

Pues quedan bajo el agua del diluvio:
el corro de una tribu milenaria,
la sangre de su guerra innecesaria,
el puño sin piedad del gobernante,
la errónea predicción del quiromante,
el premio de la pútrida avaricia,
la falsa lealtad y su caricia,
lo fútil del honor y el apellido
y todos los pecados conocidos
ahogados en acuática justicia.



PARTE SEGUNDA
"Sobre cómo un hombre se vuelve símbolo de esperanza ante semejante tragedia."


Al tiempo que remiten las mareas,
saciadas con humanos por tributo;
teñido el velamén de negro luto
navega a toda marcha una galera.
De Prometeo el hijo la lidera
virando gobernalle al noroeste.
(Bien sabe que en la bóveda celeste
logró quedar en pie esa noble tierra
famosa por su oráculo que encierra
lo ignoto de las dádivas y pestes).

Despuntan las calendas de noviembre
y no sin privaciones acuciantes
fondea Deucalión a su gigante
navío sobre mustia costanera.
Tritones que descansan a la vera
del mar en vigilancia permanente
le ruegan: ¡Continúa hasta la fuente
rodeada por olivos y laureles.
Consigue que la pitia te revele
la forma y resucita nuestra gente!

Deseando concretar tamaña empresa,
surtido con lo justo y necesario,
prosigue el héroe rumbo al legendario
Parnaso (que descolla en horizonte).
Y así, como un audaz Belerofonte,
cabalga sobre vértigos crecientes,
pasando de prehistóricas pendientes
a escarpas, a mortales precipicios
y de éstos a un camino más propicio
del monte para entrar a sus vertientes.

Más tarde, sin embargo, se detiene
delante de una cueva arboriforme
a cuya fauce cuidan trece enormes
antorchas que iluminan sus entrañas.
Adentro, la figura más extraña
procura aproximarse presurosa
(en parte criatura, parte diosa)
preséntase Pitón, brutal serpiente,
jactándose del don clarividente
y al punto revelándole estas cosas:



PARTE TERCERA
"Sobre una decisión.”


- Escucha, fiel heraldo de tu raza.
¡Yo soy la verdadera Pitonisa!
Mi ofensa perdonaron Artemisa
y Apolo (desdeñando su venganza).
Ahora, con motivo de alabanza
y eterna gratitud, he decidido
sumirme en esta gruta del olvido
dejando que confluyan a mi mente
olímpicos mensajes que la gente
reclama tras haberme conocido.

Por eso te pregunto: ¿Qué secreto
anhelas al pasar por mi guarida?
Acércate, busquemos en seguida
propósito a mi historia y a la tuya.
- Quisiera que un encanto restituya
el cuerpo y el espíritu presente
en todas las personas inocentes
llevadas sin aviso al inframundo
- responde Deucalión con un profundo
fervor y le replican lo siguiente:

- ¿Qué vientre maternal te dio la vida?
¿Qué célico soplido, el intelecto?
¿Será que los humanos, por tu afecto,
merecen elevarse desde el Hades?
Después del muladar de iniquidades
merced al cual se vieron condenados,
difícil es que sean perdonados
sin antes arrancar de sus gargantas
el mismo sufrimiento que hoy espanta
mis ojos con un mundo despoblado.

- No creas, Pitonisa, que pretendo
salvar de los ignívomos abismos
a aquellos cuyo fiero despotismo
sembró lujuria, vicio, sed y muerte.
¡No corran ni los buitres con la suerte
de disputar su fétida carroña!
Sugiero ver la cura en la ponzoña
y darle nuevo aliento a quienes fueron
amantes hasta el fin y no vivieron,
(probando así que el bien siempre retoña).

- Tu sabia sugerencia me conmueve,
tu juicio me parece muy sensato…
¡Hagamos el milagro de inmediato!
Comienza por tomar aquella piedra.
- ¿Cuál? ¿Ésta? – Esa, quítale la hiedra,
preciso es que su forma limpia quede.
- ¿Así está bien? – ¡Perfecto! Ve si puedes
cegarte con el paño del turbante
que llevas pues, de ahora en adelante,
tan solo escucharás lo que sucede.




PARTE CUARTA
“Sobre los caprichos alquímicos de la naturaleza.”

Entonces Deucalión accede a hacerlo,
se cubre el rostro mientras la serpiente
reptando se desplaza lentamente
al fondo del palacio de calcitas.
Y allí do banderolas y helictitas
decoran un recinto preparado,
Apolo finalmente es invocado
mediante luz votiva y oblaciones,
dictando por Pitón revelaciones
que escucha nuestro héroe engatusado.

- ¡El polvo es la materia primigenia
del hombre, de la bestia, del cultivo;
por tanto, ¿puede haber algún motivo
que impida al mismo SER cuanto le plazca?!
Si dices: "Piedra, de tu polvo nazca
robusto corazón, labio discreto,
cerebro dócil, venas, esqueleto,
vital aliento o rítmico latido."
¿No hará a tu voluntad lo requerido
mutándose en orgánico sujeto?

Parece inverosímil, mas no tuerzo
mi lengua en artificios ni teorías,
si sigues mis palabras este día
naciones brotarán de los escombros.
- ¿Qué debo hacer? – Arroja sobre el hombro
tu limpio pedernal, hueso de Gea,
y tras de ti hallarás lo que deseas:
varón, mujer o grácil criatura,
dejando su asfixiante sepultura
en pos del aire gris que nos rodea.

“¡Así lo haré!”- Retumba, trona un grito
y su eco resquebraja las paredes
del dombo natural donde sucede
aquel prodigio previo pregonado:
El duro pedernal es arrojado,
cayendo y rebotando varias veces;
se encoge, se alabea, se estremece,
se para, salta, cae, se fragmenta
y sorpresivamente experimenta
una transformación que lo enternece.

¡Un hombre! ¡Ya respira! ¡Ya se mueve!
Un ser antropomórfico dispuesto
a irse de la cueva, lleva abiertos
los párpados plagados de lagañas.
Y sobre sus larguísimas pestañas,
encima de las cejas, claramente,
enseña siete estigmas en la frente
idénticos a aquellos que llevara
el perro cuya caza se frustrara
por no medir la astucia en su oponente…



PARTE FINAL
“Sobre el inesperado modo en que concluye esta historia.”


¡Es Lélape! No busca la salida,
sino al lapídeo amor, la que antes fuera
su más preciada presa en las praderas,
los montes, los heleros y desiertos.
- ¿En dónde está? - pregunta el “antes-muerto”
a la serpiente y ésta le contesta:
- Si buscas a Teumesia solo presta
tu olfato al acre olor de mi caverna,
pues aunque afuera es piedra adentro es tierna
y emana aroma su alma, a VIDA apesta.

El perro vuelto un hombre se prosterna,
arrima rostro a tierra con recelo,
acerca su nariz a ras del suelo
y olisca musgo, barro, sal, incienso;
percibe el rastro débil, luego intenso
del delicioso cuero transpirado
bañado por esencias, perfumado
con jara, nerolí, carbón y albahaca.
¡No hay dudas que entre todas se destaca
la piedra de manchones nacarados!

- Es ésta - ¿Convencido? – Por supuesto.
- Tu turno, Deucalión, obra el milagro…
- ¡Despierta noble zorra, yo consagro
el cascarón a Gea, quedas libre!
¡Desúncete del yugo y haz que vibre
tu espíritu animal en sangre humana!
La piedra se cuartea, se desgrana,
se quiebra cual crisálida al instante
y surge de su seno la infartante
mujer, envuelto el sexo en finas lianas.

Ya presa y predador se reconocen,
contemplan asombrados sus figuras:
¿Cabello? ¿Piel lampiña? ¿La soltura
de un bípedo al andar y comportarse?
¡Añoran estar juntos! ¡Corretearse!
Y puesto que sus ganas son bestiales
se escapan a los valles ancestrales,
su idilio repitiendo por centurias:
“Zaeta envenenada con lujuria,
va Lélape tronchando matorrales…”
8
14comentarios 201 lecturas versoclasico karma: 48

Burbuja de la vida

BURBUJA DE LA VIDA (A MI HIJO)

Para Balder Aitor L L

En el acuario humano justo a la medianoche nadas como un pez en altamar, como un pez en aguas cálidas y seguras llevando alas blancas de libertad, alas de vida.

En medio del silencio, imaginariamente, contemplamos toda tu entelequia.

Con gran expectación nuestras manos se posan reiteradamente sobre la piel que nos separan de ti, sensibilizando nuestra fe e invocando creyentes en el milagro de vida.

No dejamos de repetir una y otra vez lo maravilloso que es palpar la vida más allá de la maravilla de la existencia.

Aquí estás, aunque no te podemos ver, si podemos sentirte.

Cuando apareces, siempre a la misma hora, mi emoción cabalga tan de prisa que la exaltación me embarga, me siento embelesado por tu presencia, fijando casi hipnotizado mis ojos a la burbuja humana donde has elegido estar.

Cuando te veo aparecer una y otra vez la respiración contengo.

La burbuja majestuosa dónde estás inmersa, se baña con lágrimas de porvenir y promesas futuras, esparciendo en cada rincón de la sutil membrana que te protege.

Nuestro ánimo de acompañarte en esta aventura maravillosa que es la vida, hace la noche más mágica de horizonte alguno.

Gimnasta, no sabemos mucho de ti, excepto ciertas medidas, rasgos pocos definidos, pero sabemos tu nombre.

Dentro de la maravillosa burbuja humana creces tan deprisa que pronto en este invierno nos apiñaremos los tres para darte calor.

Cada día se nota más tu presencia, como también las ganas de tenerte; las ganas de poder compensarte por todo aquello que nos das, para compensarte con millones de amorosas miradas, millones de te quiero, con millones de besos infinitos.

Estas conectado al cordón de la vida suspendido en el agua maternal, pero estás seguro y alimentado amado y deseado.

Eres parte de nuestra imagen y semejanza.

Cada mañana que comienza mi recorrido en la cotidianidad de los días, ansioso espero la media noche para verte brincar, para verte columpiarte ,para sentirte, para acompañarte en tu desvelo en la burbuja humana donde has elegido estar.



JOSE LARA FUENTES
leer más   
5
1comentarios 29 lecturas versolibre karma: 71

Como al amor

No trates al tiempo como a un amigo,
siempre se está marchando;

trátalo como al amor, sin detenerlo.
17
4comentarios 75 lecturas versolibre karma: 97

El amor es punto y aparte

Ahora versando con rima “Arte”


Esto del amor es punto y aparte,
realmente el amar es un arte,
yo he intentado mi alma entregarte,
pero es difícil cuando no paras de quejarte.

He tratado de muchas veces jalarte,
pero sigues evitando que quiera atarte,
dices que los hombres son de Marte,
y por eso evitas conmigo juntarte.

Aunque no quito el dedo para juzgarte,
se que soy de tu corazón una parte,
aunque me digas que no, vivo para pensarte,
Y en mi mundo solo quiero amarte.

Puede que con mi forma vaya a contagiarte,
y algún día lograre ese vacio llenarte,
voy a hacer que dejes de asustarte,
cuando de mis locuras dejes llenarte.

Seguire luchando hasta presionarte,
porque no concibo que quieras marcharte,
cuando tengo tanto en mi, para darte,
y aunque quieras, no voy a dejarte.

Quiero que sonrías al acariciarte,
y sentir lo que siento yo al mirarte,
sabes que estaré aquí para abrazarte,
cuando en soledad quieras ahogarte.

No te dejare con fantasmas marcharte,
porque con amor voy a endulzarte,
y en mis corazones voy a colgarte,
para que vueles a mi lado y entonces atraparte.

Las letras de mi alma
leer más   
9
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 94

Canción de amor y muerte

Se arrastra hacia la sombrilla
una ola juguetona,
amorosa,
con mucha sed de la orilla,
elegante y peleona,
temblorosa.

Detrás de aquel ser sereno,
una ola que gigante
se abalanza.
Al tiempo tierno de un trueno
hacia atrás la de delante
dulce danza.

No hay ninguna escapatoria:
ola grande con la enana
juega cruel.
¿Es trampa o pura amatoria
en la mañana temprana,
muerte o miel?

Podría ser un final,
el inminente fracaso
de la huida.
También puede no ser tal:
ser inicio lujurioso,
unión, vida.
2
sin comentarios 20 lecturas versoclasico karma: 12

Amor eterno

¡Porque
yo te voy a amar
con un amor eterno,
aquí dentro,
en este mi mundo yermo;
donde te quedaste a vivir!




~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-jul-18
leer más   
14
13comentarios 102 lecturas versolibre karma: 105

Amores largos

Mi amor es largo
en tiempo y distancias,
largo en ausencias,
es camino largo
de tierra y aguas
con una meta:
alcanzar tu cintura,
tu piel serena.

Llegaré hasta tu puerta;
una rosa en la mano,
y unos besos prendidos
entre los labios
para entregarte
en la noche de fuego
que nos espera.

De Cantos del Llano (en llamas).
leer más   
13
7comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 91

Así te amo, con este amor

Como en esta noche te sufro
como en esta noche te extraño
pido al cielo por tu sonrisa
y verte muy pronto a mi lado.

Eres el árbol que da sombra
al cansado andante
que bajo el sol ha caminado.

Eres agua bendita que se derrama
sobre lo querido y amado.

Eres tierra que dice “aquí estoy”
y sostiene las pisadas.

Eres señal que guía los pasos
del indeciso o perturbado.

Así como árbol, agua, tierra y señal eres,
así como esas cosas, simple yo te quiero,
dándole olor e impregnándote en mi vida.

Que seas parte mía,
quiero ese destino para nosotros.

Que nos vean otros,
simples, sencillos, amándonos:
como ama la luz a los ojos
y las palabras a la boca,
como ama el invierno a sus fríos y lluvias,
y el otoño a sus hojas caídas.

Como ama la primavera a sus flores
y sus aromas,
como ama el sueño al dormido
y la tristeza al abatido.

Con amor de rico, con amor de pobre,
con toda clase de amores,
humilde, egoísta,
amor solo tuyo, amor solo mío:
amor nuestro.

Con el amor oscuro de callejones
sin nombre,
con el amor de la gente,
con el amor de los hombres.

Con amor angelical, de cielo infinito,
con amor terrenal, escrito y transcrito,
con amor callado y amor a gritos.

Con amor original o cotidiano,
con amor conocido o extraño,
con amor sutil y suave
o con amor escandaloso o impulsivo,
con amor activo o pasivo,
con amor que espera esperanzado…
por ti.
12
8comentarios 96 lecturas versolibre karma: 96

El AMOR es AMOR (Libre)...

El amor es
ARTE. abrazar,
acariciar,
besar, amar..

El amor es...

LIBERTAD.

Cada uno es
libre de amar
a quien quiera
amar.

El amor no
tiene que ser
juzgado, ni
señalado, tiene
que ser
LIBRE, y
RESPETADO...

El amor no se
esconde, se
muestra.

Qué el amor, no
entiende, ni de
razas ni de colores,
ni orientación
sexual

Todos tenemos
derecho a amar
y a ser amados,
y no ser
JUZGADOS, por
lo que sentimos
en el corazón...

Todos merecemos
RESPETO...

El amor es...

LIBERTAD.

No importa a
quien se ame,
lo importante,
es lo que abunda,
cada uno
en su corazón...

Nos gusta amar,
nos gusta que
nos amen.

¿Acaso importa la
orientación sexual,
de los demás?

Si lo que importa
es quien eres

TÚ,..
de verdad.

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
7
sin comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 58

Amor propio

Tienes miedo de que nadie te elija porque sabes que tú no lo harías.
Tienes miedo de quedar en un estante vacío, lleno de polvo y que ni las pelusas se acerquen a tocarte.
Pero te has olvidado de que no eres inmóvil, de que puedes moverte por toda la habitación y sacarte brillo cuando quieras.
Te has olvidado de que eres tú quién cierra el cajón, quién elige un lugar, quién mira por sí misma.
Te has olvidado de quererte porque no te han querido.
Te has olvidado de cuidar de ti porque sentías solo vacío.
Te has olvidado del amor propio y del amor a tu vida porque creías que eran otros los que le ponían el precio por ti.
Hartate de cuidarte y de pensar en ti, los demás vuelven cuando te vas.
A ti que estás leyendo esto, se tu propia inspiración, tu punto cardinal favorito, tu persona de paz.
leer más   
4
sin comentarios 15 lecturas prosapoetica karma: 51

El Amor Y La Locura

Locura: sabes algo, Amor, me estoy enamorando… de ti.
Amor: Locura, tú y tus locuras… Sabes bien, que estoy ciega.
Locura: Si lo sé, y no me importa ¡¡¡, yo seré tus ojos y siempre estaré a tu lado.
Amor: Te cuento algo, locura.
Locura: Dime.
Amor: No me he llevado bien con la Razón, a herido mi corazón.
Locura: Dame la mano, Amor, y caminemos juntos, yo te hare reír, Tu podrás ser Tu.
Razón: Que locura pensar que la locura pueda guiar al amor,
Esperanza: Razón, tu Siempre pensando con la razón… ten esperanza.
Locura: Amor no lo pienses mas, dame tu mano y caminemos juntos.
Amor: te propongo algo locura, caminemos juntos, pero, tú no me guiaras, yo te guiare a ti.
Locura: Wooou será una locura. Vamos
Odio: Estaré a un paso de ustedes por si algo sale mal …
1. El Amor siempre va acompañado de la Locura
2. La Razón hiere al Amor
3. La Locura hace Fluir el Amor
4. La Razón, no entiende al Amor, ni a la Locura
5. La esperanza es buena consejera
6. La locura es perseverante
7. El Amor es consejera de la locura.
8. La locura es valiente
9. Del amor al odio solo hay un paso
leer más   
5
6comentarios 63 lecturas relato karma: 58

El amor también es una escalera

El amor es sucesión de peldaños,

una escalera de color siempre ganadora,

Incógnitas por despejar,

creación y estructura compleja,

precipitado accidente,

a veces mortal.



Es darse la mano para no tropezar

mientras se juega a medir las distancias.



Espera y encuentro furtivo en el rellano,

la refulgencia del objeto amado en lo alto,

esa penumbra geométrica

que dibuja el ala de su sombrero,

en el umbral de la ascensión.



Luminiscente final y el principio de toda ley.



Devaneo entre el subir y el bajar,

Un tango en el averno,

un bolero bajo techo o a la intemperie

que siempre es travesía hacia algún espacio,

preferentemente sideral y por descubrir.



Gradería de mensajes en cascada

entre dos misterios.



Escenario alusivo de tentaciones,

confluencia de lo platónico y desapercibido,

estallando como una manada de frenéticas estrellas.



La imaginación siempre tiende a la estrechura de su grandeza,

y es que otra escala del amor es una escalera.
15
8comentarios 78 lecturas versolibre karma: 116

Senryu (amor fugaz)

Eternidad
serás, mi amor fugaz;
mi sed de amar.





~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-jul-3
leer más   
17
4comentarios 71 lecturas japonesa karma: 97

Amor de hombre

El hombre ha de llevar,aunque agotado
ingente lid por siempre en esta vida,
y al sentir el dolor de su alma herida
por momentos rendirse anonadado.

No es indigno sentirse acongojado
por el deseo de una flor prohibida,
que cual maná por Dios es bendecida
aunque adorarla sea tu pecado.

A la insigne belleza que reclama
la paz que con anhelo cultivaste,
dale de tu pasión la última llama.

Fue por renuencia tú te esclavizaste
dale al amor el triunfo que proclama
que cuando él te derrota , tú ganaste.

AMOR DE HOMBRE - CC by-nc-nd 4.0 - ESPECTRO
8
7comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 62

Su amor sabe a certeza

Su amor sabe a certeza,
no quieres verla rota,
tu mundo colisiona de frente con su mundo,
es ajena a tus costumbres, no es como tú,
pero no importa, te vuelves sobre tus pasos,
ella te atrae y te arrastra…
no piensas, solo sientes su olor, ese aroma que
te transporta y te llena, la quieres tener,
quieres entrar en ella, sentir que te hundes en su abrazo
la quieres para ti, solo en ella tu amor sabe a certeza.
leer más   
5
2comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 59

Te entrego mi amor

Ahora que estás lejos no es igual
Recuerdo aquellos días junto al mar
Recuerdo aquellas horas que,
Pasamos en aquel café
Y hoy, yo quiero regresar

Aquellos fueron tiempos de soñar
De ver los días juntos terminar
De ver tus ojos y decir
Que son más bellos que la mar
Y así, volver a navegar

Ha pasado un día más
Y te vuelvo a recordar
No es algo nuevo
Te has prendido al corazón
Y me es fácil aceptar
Que te extraño, te extraño

Quisiera ahora el tiempo regresar
Y verme a tu lado una vez más
Decirte al oído que
Tu eres lo que yo soñé
Y así, no separarnos más

Pero tú no sabes
Lo que quiero decir
Lo que siento yo aquí

Solo espero el día
En que te vuelva a ver
Para decir…..
Te entrego mi amor
Te entrego mi amor
Todo mi amor…..
9
2comentarios 97 lecturas versolibre karma: 89

A mi querido amor

Mi querido amor, lo extraño es sentir un dolor y no llorar, que simple es perder a alguien que te ama, ¿prosa y verso será que se entiende? , ¿tristeza y alegría serán facciones de la vida?, ni yo mismo me entiendo, sólo sé, que me encuentro dianbulando en penumbras, alegría o felicidad, que más da, tu mi querida mente eres tiránica y desconcertante, ¿o difícil? O sólo eres producto de mi propia lúgubre vida, pues en verdad todo es extraño, pero más inconsciente yo, que te perdí por una gran estupidez.
leer más   
4
1comentarios 35 lecturas relato karma: 38

¿Qué es el amor?

Sublime sentimiento,
divino y misterioso y divino,
fundamento de locos enamorados,
le gusta reír y cantar y jugar,
llave del cofrecito mágico que inspira,
científicos locos que no creen en espontaneidad,
el amor:
No se oye,
no se ve,
no se toca,
no se huele,
pero es real.
Dios es loco de locos,
creó amor,
simetría,
mitad y mitad,
reciprocidad.
El amor nace y se propone,
el amor es mi Dios,
motor que mueve el mundo,
más allá de las fronteras va,
¿qué es el amor?
Amor: es el sentimiento pensado…
10
1comentarios 61 lecturas versolibre karma: 93

R y O: Una Historia de Amor

R Y O: UNA HISTORIA DE AMOR

A O le gusta R pero no lo quiere admitir. A R también le gusta O pero no sabe como llegarle a su corazón. Ella es hermosa como una flor, dueña de una hermosa sonrisa, una mirada capaz de derretir un tempano de hielo. Él es un hombre bastante mayor que ella de ojos cafés y cabello castaño con muchos problemas familiares y personales pero de gran corazón. Ambos se miran penosamente pero no se atreven a dar el siguiente paso bueno R si quiere ser su amigo para conquistar poco a poco su corazón pero la familia de O tiene miedo de R ¿o al menos eso parece indicar? pero R no se da por vencido y buscará a como de lugar primero ganarse la amistad de O, el permiso de su padre y finalmente el corazón de ella para conquistar su amor. Una bella historia de amor entre dos jóvenes uno poeta y soñador la otra cargada de inocencia y belleza total ¿ganara el amor? el tiempo lo dirá.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Mayo 2018
leer más   
9
4comentarios 78 lecturas relato karma: 93

No le Temas al Amor

NO LE TEMAS AL AMOR

Déjame entrar en tú alma
no le tengas miedo al corazón.

No le hagas caso a lo que demás digan
que ellos hablen lo que quieran
lo importante aquí es lo que ambos sentimos
y nada más.

No le temas a lo que mi mirada refleja
es que he pasado por el infierno y he vuelto
pero soy como un libro abierto que puedes leer.

Déjame disfrutar de tu sonrisa
de esa mirada encantadora e inocente
de esa picardía que posees
no me temas que no te haré daño
soy un hombre sincero niña mía
no le temas al amor.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Mayo 2018
15
10comentarios 112 lecturas versolibre karma: 96

Amor a la orilla del mar

Un día te despertare con una caricia suave,
será como el beso de una ola a las rocas del mar.
Sentirás silbidos, estruendos y gruñidos
de mi boca para tus labios al rozar.

Te tomare con un abrazo de mis olas
y rodeare tu cuerpo como él sol al atardecer.
Sera un baño de sentimientos bajo el océano
y todos nos miraran besarnos al amanecer.

Nos encontraremos en un estuario de pasión
donde se unirán nuestros ríos y mares interiores.
En un solo cuerpo agónico y en una misma
noche de ilusiones seremos muy felices.

Habrán movimientos de olas en nuestros
cuerpos y me ahogare en tus besos eternos.
Una noche estrellada helada la convertiremos
en calor y habrá un delirio en nuestros interior.

Entre dos botecitos nos dormimos y de telón
de fondo pequeñas nubecitas nos verán al pasar.
Las estrellas nos miraran a lo lejos y nuestra cama
de arena será nuestro refugio a la orilla del mar. 

Con tu cuerpo hare un castillo de arena
para que todos lo contemplen. En el centro
pondré un corazón de perlas cultivadas
con tu nombre, mi nombre y un “te amo”.

Así será nuestro viaje al atardecer, con tu
cuerpo formado de olas, ondulado, suave
y a veces tormentosa; como es usted, como tú,
como te veo…… hermosa a la orilla del mar.
leer más   
3
sin comentarios 45 lecturas relato karma: 31
« anterior1234550